Saltar al contenido

La Intervención del Estado Moderno.

diciembre 22, 2008

El conocido como Mercantilismo significó sin duda la concreta manifestación de la interacción entre el poder central creciente y el dinámico y expansivo comercio. Como ya se ha señalado, desde las profundidades de la Edad Media, a través de diversas fases, manifestándose en concretas plazas, bajo el rigor de factores particulares, el comercio, producción e intercambio, abrieron los horizontes de prosperidad y bienestar. El mundo moderno no nace de la noche a la mañana, es un proceso, del que podemos afirmar su entidad cuando sus características aparecen con tal evidencia que hacen imposible negar la transformación del mundo anterior.

                Dos motores caminan juntos produciendo toda una cadena de cambios fundamentales. El primero, el que arrastra en gran medida al otro, el factor económico y su expansión. Por detrás, como proceso, vamos a llamarlo, natural, la conformación de un poder central más amplio que la anterior configuración de dominio, enfrentado entre iguales tras una victoria consolidad frente a los poderes hegemónicos del Medievo, Papado e imperio, ya obsoletos y defenestrados del conflicto internacional (ya puede empezar a llamarse así).

                Un creciente poder, ante nuevos desafíos desatados tras el descubrimiento del nuevo mundo y de la forma esférica del planeta, abriendo más rutas, reverdeciendo las entumecidas y dando una nueva visión, y en lucha común, entre iguales, desemboca en una inevitable estrategia de engrandecimiento. Los Estados, copiando, o espontáneamente actuando, como las ciudades-estado italianas, requieren de un gasto ingente para mantener sus desbocadas operaciones internacionales, así como la consolidación de las monarquías a nivel interno. Cuando no hay nada uno, o bien se queda quieto, cosa poco frecuente, o busca soluciones. Cuando hay mucho, las soluciones se simplifican y obnubilan la mente de los técnicos y visionaros. Eso sucedió en relación a la trepidante escalada impositiva y reguladora de los estados Modernos. Sin comercio, sin desarrollo productivo, sin las posibilidades que aportaba el nuevo mundo, el atractivo comercio con oriente, el Estado no habría sido lo que fue, o mejor dicho, no habría labrado un sistema de control e intervención como el que se dio.

                Pero no fue un proceso de estrangulamiento irracional de la economía. Sus fines, aun siendo maltratados por muchos, eran en mayor o menor medida el engrandecimiento del país, en todos los campos. Para lograr mantener un imperio y la hegemonía sobre las demás potencias, eran indispensables gastos elevados. Para financiarlos, requerían de todo tipo de estrategias, que no siendo suficientes con la vía impositiva, recurrieron al terror inflacionista. Ideas erróneas pero demasiado “evidentes” en esos tiempos, favorecieron políticas de proteccionismo y de acumulación de oro y plata que por un lado contribuyeron a dilapidar el esfuerzo espontáneo comercial de muchos, a la par que generaban un incremento de la moneda en circulación, lo que unido a devaluaciones y la novedad fiduciaria despedazaban la estabilidad económica pretendida.

                Una intervención lleva a otra, y el desconocimiento o error conceptual, conducen a decisiones equivocadas que siempre producen el efecto contrario al pretendido. Esto puede resumir el mercantilismo, el intervencionismo del Estado Moderno. Creían que era la única forma de asegurar la viabilidad de un orden espontáneo que no llegaban a asumir como dinámico e imposible de manipular sin destruir su original naturaleza. Creían que con monopolios mejorarían la producción y la exportación, que con aranceles protegerían a los suyos en una retroalimentación satisfactoria, pensaron que expandiendo la oferta monetaria no pasaría nada malo, sino todo lo contrario, y que con el papel moneda salvarían de la crisis financiera al Estado sin tener que lamentar bajas de ningún tipo. Todo esto es obvio que lo creían quienes se beneficiaban del modelo, quienes vivían de él, o quienes erróneamente comulgaban con las medidas mercantilistas.

Los comerciantes que se veían al margen, que no eran alimentados por las estructuras de intervención, mantenían su lucha diaria por expandir su actividad, por buscar soluciones y oportunidades allá donde se les presentarán. Muchos lucharon por el libre comercio, se resistieron a las medidas mercantilistas. La actividad siguió con mayor o menor intensidad en todo occidente, pero sólo allí donde los pueblos no cedieron, donde la querencia de Libertad, el individualismo se manifestó con más fuerza, logró el mercado hacerse con las riendas, lograron los mercaderes, los empresarios, hacer evolucionar las formas de producción hasta un límite inconcebible. La industria nación donde lo hizo por muchas circunstancias que posiblemente no sepamos, otras sí, pero sobre todo por un espíritu individual, cultural, muy concreto. Es posible que hoy en día, cuando vivimos una situación con bastantes rasgos de aquellos siglos cuando el Estado moderno apareció en escena, solo una sociedad consciente de su Libertad pueda poner freno al expolio de un poder público desmesurado.

About these ads
2 comentarios leave one →
  1. diciembre 22, 2008 11:20 pm

    Podrías poner un listado o sección con tus actualizaciones sobre Historia, no? Llevas unos cuantos posts así como para agruparlos :)
    Saludos!

  2. diciembre 23, 2008 10:42 pm

    Son artículos que dejé preparados para ir publicando durante la semana que he pasado sin internet, o con problemas para encontrar conxión. Liberand ha tenido la gentileza de ir colgándolos. Tomo nota, prepararé un enlace de historia.
    Saludos navideños!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 280 seguidores

%d personas les gusta esto: