Skip to content

Agitprop

marzo 23, 2010

Admitámoslo, todos lo hacemos: agitación y propaganda. Lo que diferencia a los socialistas, es su extraordinaria capacidad para conseguir resultados: su propaganda conmueve, y su agitación moviliza. Más de un siglo de experiencia, movida por fines diversos, avalan el saber hacer de la actual socialdemocracia. No negaremos que el totalitarismo violento, propio de los regímenes de socialismo “real” como Cuba o Corea del Norte, ejercitan también un tipo de agitprop altamente sofisticada, pero nada que ver con el totalitarismo dulce, el estatismo maternal encarnado en la socialdemocracia. Las técnicas de manipulación de corte escandinavo se han demostrado como las más eficientes y efectivas, superando incluso a los movimientos clásicos, como lo fueron el bolchevismo, el fascismo o el nazismo. No podría ser de otro modo: la socialdemocracia es el totalitarismo más extendido y duradero que ha conocido el Hombre… y seguimos.

La derecha mediática, por llamarla de algún modo, se esfuerza en emular a sus adversarios, recurriendo a las mismas estrategias de manipulación, agitación y propaganda. No es que sus ideas sean menos extremas, o que algunas no sean incluso mejores, o menos lesivas con la libertad individual. Les falla el estilo, quizá condicionado por alguno de sus fines y complejos. La izquierda apela siempre al sentimiento atávico, a la envidia y la irresponsabilidad individual. Factores irresistibles cuando se oponen valores tradicionales, cierto inmovilismo, más cuando se hace con un toque cutre, casposo, tan característico en formatos de Intereconomía o LD tv. Lo siento, pero no llegan, ni siendo más liberales, ni cuando les asoman sus pasiones igualmente socialistas, aunque ciertamente reaccionarias. Los progres saben hacerlo mejor, y en eso andan.

Todo esto viene a cuento por una curiosa manía mía: prefiero ver la sexta o cuatro antes que Antena 3, u otras con menos presupuesto. Y como veo al enemigo, y me río con él, no puedo evitar cierto colapso cuando advierto que saca la patita a pasear. El sesgo ideológico de personajes como el Wyoming, es terrorífico. En su blog clama vendetta, platica en clave guerracivilista, se pone gallito, suelta barbaridades y apela a las vísceras, antes de hacerlo lo propio con el sosiego y la razón. En su programa se hace el graciosillo, volviendo casi imperceptible el odio que rezuma en su interior. Por eso la gente se cree las denuncias que no tarda en presentar ante la opinión pública, cuando se sabe o siente objeto de críticas por cosas que diga o haga. Es un cobarde creíble, aunque en realidad sea sólo un cobarde mezquino. En su programa de la noche carga contra sus enemigos, sutil o no tan sutilmente: la iglesia, el PP, Aznar y Esperanza Aguirre. Poco importan los argumentos, porque él se permite el lujo de hacer un programa diario de humor donde el eje es la mofa del oponente político. Un run run que cala, convence, se propaga y agita conciencias y acciones. Un run run que hubieran querido para sí Hitler o Stalin. Si cambias de canal, más de lo mismo, porque Pablo Motos, siguiendo o no consignas de arriba, hace todo lo posible para dejar claro de quien se puede reír uno, a quien se debe despreciar o temer… Lo hace con descaro y con gracia.

Pero esto no es nuevo ni autóctono. Nada más lejos de la realidad de los EE.UU donde los medios y el entretenimiento audiovisual poseen un sesgo ideológico que hace caja al mismo tiempo que propaga y agita conciencias. Aquí, dentro de lo que cabe, se hace incluso con muchísima menos gracia, pero en términos relativos, con un estilo muy superior al demostrado por los medios de derechas.

Agitprop que no descansa, que se infiltra en el mercado, se adueña de la creatividad, sirviéndose de todos los medios que la libertad pone a su alcance. Sin duda, ejemplo de cuál es la clave del éxito socialdemócrata: penetrar, vaciar de contenido, pero resistir a costa del huésped, en este caso, el mercado y la libertad individual. Sus fines son distintos, pero han asumido que para conseguirlos, paso a paso, y con cierta sostenibilidad, la clave no está en rediseñar el orden, sino en adaptarlo. La socialdemocracia es contradicción aparente (aunque no real), falta de escrúpulos, nihilismo y culto por lo mundano. De ahí proceden todas las crisis, incluidas las económicas: creer que no tiene consecuencias semejante esperpento. El atavismo hace peligrar el orden social extenso. La socialdemocracia como criterio dominante a un lado y a otro del espectro político, genera más problemas de los que dice solucionar. Es por ello que resulta indispensable manipular conciencias y mentir. Lo de meterse con el PP, que es casi tan malo como a quien defienden los maestros del agitprop, es casi anecdótico, dentro de la estrategia general de propaganda y agitación que se propaga desde la izquierda.

Saludos y Libertad!

About these ads
One Comment leave one →
  1. Cleverhand permalink
    marzo 23, 2010 6:47 pm

    Pues por las cifras de audiencia no parece que lleguen a la gente. Corrígeme si me equivoco, pero más de un programa de esos cutres que dices le gana al wyoming.

    Hay mucho de tigres de papel en lo que señalas. El peligro de esta gente no está en los chistecitos sino en los despachos. El mensaje no cala por estar mejor cuidado sino por lograr la ilusión de que es el único posible/aceptable. La pelea constante de la socialdemocracia es sobre todo contra la pluralidad de información y de opinión, que no se hace precisamente con programas que, el fin y al cabo, compiten con otros en motivar el simple gesto de apretar un botón.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 284 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: