Saltar al contenido

Los problemas de Grecia

mayo 3, 2010

Resulta demasiado fácil y simple atribuir al Euro todos los males que hoy padece Grecia, cuando en realidad la pertenencia a un espacio monetario tan amplio como el Euro no es el problema (en sí mismo). Las dos razones a las que Grecia debe su profundo desequilibrio económico son la Inflación y la Deuda (pública y privada). Es obvio que en estos factores intervienen por igual las decisiones de la autoridad monetaria, más si cabe cuando se trata de una autoridad que manipula el tipo de intervención, la oferta monetaria, o ampara y promueve la expansión artificial del crédito. Todo ello gracias a que el Euro, la moneda de este espacio monetario común, no es convertible a ninguna otra mercancía, y su valor depende del valor de los activos que garantizan o respaldan la expansión crediticia. Pero no olvidemos la capacidad de distorsión que tiene la acción del gobierno.

Grecia, perteneciendo a un orden monetario que la supera, debe su quiebra no tanto a los excesos del BCE (que también) como a los de su propio gobierno. Con tasas de inflación superiores a la media de la zona euro, el tipo de intervención del BCE se convierte en negativo. Esta situación agudiza todas las contradicciones generadas en las fases expansivas del crédito. En Grecia los agentes privados se sobre endeudaron, como en España, con el objetivo de invertir en sectores sobredimensionados. Paladas de dinero y un crecimiento insostenible del valor de determinados activos, mientras que el consumo se redobla y los precios suben en general. Una crisis de deuda, de mala deuda, a la que el gobierno heleno no supo responder favoreciendo el ahorro y la austeridad, a fin de que el mercado despejase la maraña inflacionista y los precios relativos regresaran a su condición de señal coordinadora.

El gobierno griego cometió el mismo error que están cometiendo, con mayor o menor intensidad, el resto de países de la zona euro: déficit y endeudamiento público. Mientras que sus ciudadanos se afanan por ajustar y ahorrar, el gobierno de Grecia se convierte en el gran inversor, el gran consumidor, presumiendo equivocadamente que solo así se logrará frenar el derrumbe de la economía. Esto es falso por una sencilla razón: tirar de la demanda y tratar que no se produzca el ajuste y caigan ciertos precios, o se desmoronen ciertos sectores de actividad, es equivalente a negar el carácter insostenible del crecimiento anterior, la capacidad catártica del periodo de Crisis, y la oportunidad de reajuste genuino de la economía.

El déficit es una agresión contra el saneamiento del mercado, tiene efectos descoordinadores y únicamente contribuye a perpetuar la agonía. Pero es que además, siendo como es esta crisis una crisis de deuda, tiene menos sentido aún que se confíe en el endeudamiento para salir del atolladero. Lo que ahorran los ciudadanos, en Grecia o fuera de Grecia (resto de países Euro, con el plan de rescate, por ejemplo), se lo come el Estado heleno tratando de parchear aquellos ámbitos donde todo se derrumba, sin detenerse a pensar en que dicho desmoronamiento no es sino la constatación de que dichos sectores deben ser liquidados antes de que la economía vuelva a crecer (mejore su coordinación y se ajusten los precios de mercado).

Cuando se expande el crédito como se ha venido haciendo durante los últimos 15 años, es lógico que sean las zonas donde a determinada tasa de descuento del BC se genera en la práctica un tipo de interés negativo, aquellas que sufran el impacto del grueso de la expansión. Una vez que la expansión toma posiciones y comienza a sentirse, se autoreproduce adoptando la forma de una espiral difícil de abortar salvo que se recurra a medidas rotundas que eviten la burbuja en los sectores económicos críticos (esto pudo hacerse en España entre 2003 y 2005, pero se evitó a toda costa, confiados como estaban todos –gobierno y oposición- en la bonanza sin límite de nuestra economía).

En época de crisis, casi todo el mal está ya hecho, siendo el momento en que una buena o una mala política económica del gobierno decide en qué sentido irá la recuperación o, en su caso, el estancamiento (e incluso la quiebra del país, nótese que hablo de país, y no del Estado como agente distinguible: una quiebra pública y privada al mismo tiempo).

En Grecia, como en España, el desajuste era tal que sólo un gobierno audaz e inteligente podría haber tratado de evitar lo peor. Sin embargo, desde hace dos años, los dos gobiernos se han dedicado a dilapidar el ahorro, impedir el ajuste espontáneo y necesario, así como a quebrar las cuentas del Estado.

El problema del Euro es que no todos los países entraron cuando debían, dada la realidad de las economías fundadoras más importantes, o la política monetaria dirigida por el BCE, acorde con dicha situación de partida desigual. Grecia o España no debieron haber entrado, pero no porque el Euro o la unidad monetaria sean un mal, o una fuente de inestabilidad, sino porque sus gobiernos, antes, durante y después, no han sabido acomodar su gasto y sus decisiones al orden y las instituciones monetarias a las que se estaban adhiriendo.

Saludos y Libertad!

About these ads
6 comentarios leave one →
  1. mayo 3, 2010 5:14 pm

    Si que se pueden atribuir al euro. En tiempos de las divisas propias cuando por errores o causas externas (que tambien las hay) un estado/pais no podia sostener el ritmo la devaluacion permitia obtener un respiro sin coste tecnico y con un coste politico moderado o sea que no interferia demasiado en una decision necesaria pero si era lo suficientemente elevado para que los gobiernos prefiriesen no verse obligados a ella.

    El Euro quiere decir que los 600 deben rodar al ritmo de los Porsche. Y cuando se empiezan a ir a la cuneta el unico remedio es salir de él lo cual tiene un coste politico elevadisimo que acobarda a los politicos y encima ya que hay que poner en circulacion una nueva divisa no es posible implemùentarlo en los plazos razonablemente cortos que se requieren. Lo cual equivale a conducir sin frenos y con el accelerador en posicion fija con la unica opcion de reducir marchas si te encuentras ante un obstaculo.

    Por si fuera poco otro efecto perverso del euro es la mistica paneuropeista en las elites de los paises grandes que lleva a los pequeños a a contar, cuando se endeudan, en que los grandes los rescataran para evitar que el euro vuele en pedazos.

    • mayo 3, 2010 5:36 pm

      De acuerdo, el “Euro”, como proyecto de unidad monetaria, es en parte responsable de lo que hoy pasa en Grecia (y en España), pero no tanto como unidad monetaria en sentido abstracto. Me explico: si tuviéramos patrón oro sucedería lo mismo, salvo que institucionalmente se persiguiera la doble disponibilidad (el caso flagrante es la reserva fraccionaria en los depósitos a la vista). Es decir, la pertenencia a una unidad monetaria, sea patrón oro o dinero fiduciario, sea tipo de cambio fijo, o directamente unidad de divisa, siempre genera situaciones de desequilibrio que, si no fuera por la intervención y la perturbación que entidades soberanas con capacidad de endeudamiento provocan, tenderían a corregirse solas.
      Lo del riesgo moral es evidente: Grecia sabe que es rescatable. Pero no sucede igual con España. La Quiebra de España sí supondría una grave amenaza para el Euro. O no, porque hace bien poco la mismísima California “ha quebrado”, y nadie se ha atrevido a cuestionar la viabilidad del dólar.
      El error es de origen: la entrada en el Euro no tendría que haber sido una meta política, sino un éxito en la política económica previa, y posterior, de quienes lograran incorporarse. Se incumplieron los requisitos de Maastricht, antes, y después, que es tanto o más sangrante. Dejar que Grecia entrase fue un error, para la Unión monetaria, y para Grecia misma.
      Por cierto: los tipos de cambio flotantes no son buenos aliados ni de la libertad ni de la riqueza de los ciudadanos de un país. Tampoco consiguen lo que se proponen, aunque de la sensación de que devaluando así sea. Los precios tienen que caer en España, pero de forma artificial, sino libre y naturalmente, dejando que ajusten donde sea.
      Saludos!

  2. Montecristo Conde Enlace permanente
    mayo 4, 2010 12:55 pm

    Por fin hay alguien un poco más cuerdo en Europa. Hoy estaba leyendo este artículo en Libertad Digital y creo que es lo más sensato que se puede pensar ahora mismo.

    http://www.libertaddigital.com/economia/el-ibex-35-cae-un-136-tras-activarse-el-plan-de-ayuda-a-grecia-1276391710/

    La caida de Grecia puede ser un lastre para el resto de PIGS europeos, nunca se debieron incluir en el euro a países con intituciones de dudosa reputación (digamos España, Grecia o Portugal), por cuyas salas caminan personajes sin moral y mucho menos con la debida formación académica (España).

    La vuelta al tan discutido Patrón-oro es bastante dificil por no decir imposible, pero visto por donde caminamos sería la mejor de las opciones, jugar con una base monetaria al antojo de gobernantes de turno es pavoroso. Con tanto dinero apalancado e invertido en productos financieros da miedo pensar que pasará cuando todo este montante salga a superficie y se comience a generar una espiral inflacionista. Con tipos de interes tan bajos y que ningún Chairman de ningún banco central se disponga a subir los tipos da mucho que pensar.

    Volviendo a Grecia, un país sin apenas industria y con la mayor parte de sus ingresos provenientes de la industria turística tenía que haber sido estudiado con lupa antes de haber entrado en el euro. Europa es un experimento, aunque a muchos les parezca que es una realidad política con un futuro único. Las diferencias entre estados son y serán palpables mientras no se cuente en cada país con una serie de instituciones serias y solventes, unos gobiernos concienciados y pragmáticos, y unos ciudadanos concienciados en que los acontecimientos y la historia no la escriben los gobiernos y sino ellos mismos, la ciudadania.

  3. Roberto Castro Cueto Enlace permanente
    mayo 12, 2010 7:05 pm

    Bueno Mundo: Como es de esperar, el Capitalismo, es igual al Consumismo, y eso acaba a los Países Pobres o Ricos, porque se endeudan, y se produce la catástrofe de Grecia y España, icluso el fenómenosde EEUU,caídas de la Bolsa por eso hay que buscar el Vivir Bien!!!! no el vivir mejor!!!, sihan el eJEMPLO de Bolivia y mi Presidente Evo Morales y suPol{itica pueblos del Mundo.

  4. julio 26, 2011 10:02 pm

    INTERESANTE……….PERO DISCUTIBLE

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 280 seguidores

%d personas les gusta esto: