Saltar al contenido

ECONOMÍA Y OPINIÓN PÚBLICA (I)

abril 7, 2008

Debemos ser prudentes y permanecer atentos. No todo es opinar y acertar, teorizar y producir la mejor respuesta, la más coherente, la que más se ajuste a los supuestos. Si no revisamos nuestro credo y las formas con las que pretendemos transmitirlo intentando su éxito, nunca seremos capaces de mostrar al mundo que las ventajas que disfrutan son consecuencia exclusiva de la libertad de mercado, y que las miserias que efectivamente padecen y creen también que brotan de él, no son sino las nefastas lacras del socialismo intervencionista.

MISES:

“Esta diferencia epistemológica cobra decisiva importancia si observamos que la aplicación práctica de las enseñanzas económicas presupone su aceptación por la opinión pública. La implantación de cualquier innovación técnica, bajo un régimen de mercado, sólo requiere que cierto individuo o grupo se percate de su utilidad. Ni la ceguera ni la indiferencia de las masas pueden paralizar a los heraldos del progreso. Para llevar a delante sus planes no precisan éstos la venia de nadie. Los llevan a cabo a pesar de la frecuente hilaridad de las mentes obtusas. Cuando luego aparezcan en el mercado los nuevos productos, mejores u más baratos, quienes antes se burlaban serán los primeros en lanzarse atropelladamente a adquirirlos. Hay, ciertamente, gente muy torpe; pero todo el mundo distingue perfectamente entre calzado caro y calzado barato, entre zapatos buenos y zapatos malos.

No ocurre así en el campo de la organización social y de la política económica. Aquí las más fecundas teorías pierden su virtualidad si la opinión pública no las respalda. Son totalmente inoperantes si la mayoría las rechaza. Es imposible a la larga gobernar, sea cual fuere el sistema político, en desacuerdo con la opinión pública. Prevalece siempre, en última instancia, la filosofía mayoritaria. No es posible gobierno impopular y duradero. A este respecto, no existe diferencia entre democracia y despotismo. La diferencia entre ambos se refiere sólo al modo en que se llega a acomodar el orden político a la ideología sustentada por la opinión pública. Para derribar al dictador, es preciso recurrir a las armas; al gobernante democrático, en cambo, se le desplaza pacíficamente en la primera consulta electoral.

La supremacía política de la opinión pública no sólo confiere a la ciencia económica articular condición en el conjunto de las ciencias del saber; determina, además, el curso de la historia.

Vanas son las conocidas discusiones sobre el papel que el individuo desempeña en la evolución histórica. Es siempre un cierto individuo quien piensa, actúa y realiza. Las ideas nuevas, los proyectos revolucionarios, son invariablemente fruto de mentes señeras. El hombre excepcional, sin embargo, fracasa al pretender actuar en el orden social si previamente no ha sabido conquistar la opinión pública.

El progreso de la humanidad depende, por un lado, de los descubrimientos sociales y económicos que los individuos intelectualmente mejor dotados efectúen y, por otro, de la habilidad de esas mismas u otras personas para hacer que estas ideologías sean atractivas a la mayoría.” (La Acción Humana, Ludwig von Mises, ps.1020-1021)

Podemos sacar muchas conclusiones, es obvio que Mises en muchos aspectos ha sido mejorado. Pero sirva este texto, impecable en su contenido, para avivar un debate de trascendental importancia entre los que defendemos el credo de la libertad.

Saludos y Libertad!

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. abril 7, 2008 7:11 pm

    El papel de la opinión pública es fundamental y no solo fue estudiado por Mises. Hayek apunta algunas cosas al respecto en “Derecho, Legislación y Libertad” basandose en la máxima de David Hume: “Aunque los hombres son en buena parte gobernados por el interés, ese mismo interés, así como los restantes asuntos humanos, estan sometidos a la opinión”. Mill y Tocqueville también lo trataron en diferentes contextos. Tengo algo escrito sobre el tema pero no se si lo publicaré y cuando.

    Un saludo.

  2. angel permalink
    abril 7, 2008 9:03 pm

    Buen post, el papel de las ideas y la opinión pública es trascendental para, en un futuro, poder disfrutar de algo más de libertad. Por eso hay que luchar la batalla de las ideas, por eso gente como Ron Paul es muy bienvenida, etc.
    Te recomiendo uno de los primeros ensayos contenidos en ‘La tendencia del pensamiento económico’ de Hayek, en el que habla de este tema.
    Y citando a Mises: “Los hechos por sí solos no pueden ni probar ni refutar nada. Todo se resuelve por la interpretación y explicación de los hechos, por las ideas y teorías […] Sólo las ideas pueden vencer a las ideas, y sólo las ideas del Capitalismo y del Liberalismo pueden vencer al Socialismo”

    Un saludo

  3. abril 7, 2008 9:18 pm

    Gracias a los dos por comentar y puntualizar y aportar ideas. Es curioso cómo los post con menos éxito son los que reciben mejores comentarios.
    Saludos y Libertad!

  4. Libertarian permalink
    abril 8, 2008 9:19 am

    Siempre se aprende de Mises, qué duda cabe. Como no te lo había dicho en los comentarios del blog, me alegro que “Libertad y la Ley” esté por RedLiberal. Ya lo sabes. Un abrazo.

  5. Jose permalink
    abril 16, 2008 9:23 am

    Me gustaría ponerme en contacto con el autor de estos interesantes artículos liberales. Mi email se lo he puesto en el formulario.
    Enhorabuena por el blog que he conocido a través de Lugo Liberal.
    Un saludo y adelante

Trackbacks

  1. ECONOMÍA Y OPINIÓN PÚBLICA (II) « LA LIBERTAD Y LA LEY
  2. Lugo liberal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: