Skip to content

La mala educación

diciembre 22, 2008

“Una vez le pedí a Fidel que contara cómo se hace la revolución, y él me contestó que la mejor revolución se hace con la salud y la educación. Hoy puedo decir: ¡misión cumplida ante el mundo entero!”.

 

Son las palabras de Evo Morales durante el acto del sábado pasado en el que se celebraba que Bolivia se ha convertido en el tercer país de América Latina libre de analfabetismo, tras, no podía ser otro modo, Cuba y Venezuela. Durante el Gobierno de Morales, se ha pasado de una tasa de analfabetos de 15-13% a menos del 4%, la ayuda cubana y venezolana han tenido mucho que ver en este logro.

 

Los países del eje antiimperialista, los líderes del socialismo del siglo XXI, han conseguido que toda su población sepa leer y escribir. Habrá gente, la mayoría, que vea en este hecho un motivo de alegría; otros, apelaran a la falsedad de los datos o atacarán afirmando que por mucho que sepan leer siguen siendo pobres.

 

Creo que la frase del principio resume a la perfección el método a seguir por los líderes populistas. Dales un médico y un maestro y te ganarás su apoyo de por vida, hazles ver que sin su ayuda y sin la del todopoderoso Estado no serían nadie y no tendrían donde caerse muertos, eso sí, no les des más porque si ven que ya no te necesitan, puede que dejen de votarte. Algo similar ocurre en el sur de España, las famosas paguitas de Don Manuel, el cacique mayor del Reino.

 

Pero esta estrategia no sólo les es útil en su país, también de cara al exterior, donde toda crítica parece poder ser parada con un “sí, pero tienen muy buenos médicos”. Y es que solo los populismos son capaces de recurrir a “sus profesionales” como método de propaganda y ensalzamiento al Estado. “Formamos a los mejores médicos”, “toda nuestro pueblo está alfabetizado”. Lo siento, pero no me imagino al Presidente de EEUU, aludiendo a “sus” médicos por haber realizado el primer trasplante facial en su país, todo a mayor gloria del Estado, claro.

 

Propagandas estatistas a parte, lo que vemos son los datos, el resultado final, pero lo que no vemos es la cantidad de dinero y recursos destinados a tales causas, dinero y recursos que los estados boliviano, venezolano y cubano han decidido redistribuir a algo que ellos (y solo ellos, sin contar con los verdaderos propietarios de los recursos) han decidido que era bueno para lograr unos fines (propaganda interna y externa y mantenerse en el puesto, creo yo, pero démosles un voto de confianza, a lo mejor lo hacen con las mejores de las intenciones, me da igual, el resultado es el mismo). Me explico de otra forma, Evo y compañía gastan un dinero que no es suyo en alfabetizar a 824000 personas, mujeres campesinas indígenas en su mayoría, cuando a lo mejor si los bolivianos, venezolanos y cubanos dispusiesen de ese dinero que es suyo lo podrían invertir en lo que crean más conveniente en cada momento para lograr sus propios fines.

 

Habrá gente que me diga que de otra forma seguiría habiendo analfabetos y no tendrían un médico. Eso no lo podemos saber y ya no lo sabremos, lo que está claro es que los hijos de esos bolivianos recién alfabetizados sí sabían leer y escribir (por lo que a lo  mejor no era una prioridad que sus padres y abuelos lo aprendiesen en las circunstancias y en el momento en el que se encuentran) y también sabemos la cantidad de carencias (ya no hablo de falta de libertad, aunque sea de las principales causas) que siguen sufriendo por culpa de unos estados que se ven con la capacidad suficiente como para poder decidir por todos y cada uno de sus ciudadanos.

 

“Ya no me engañarán nunca más” dice una de las bolivianas alfabetizadas. Te seguirán engañando, saqueando y expoliando, pero tú ni te enterarás, con que sepas leer para escoger la papeleta correcta e introducirla en la urna, les basta a los visionarios que te gobiernan para seguir decidiendo por ti y todos los demás.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. diciembre 22, 2008 9:09 pm

    “Ya no me engañarán nunca más”.
    Pobre mujer. A ver quién la explica ahora que el mayor índice de engañados se da en las facultades universitarias.

  2. liberand permalink
    diciembre 23, 2008 12:38 am

    Hay veces que sería mejor vivir en la mayor de las ignorancias, Argonaut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: