Skip to content

Compro Oro, o peor, lo vendo

enero 4, 2009

En momentos de crisis conviene buscar valores seguros en los que tratar de mantener nuestra riqueza a salvo de fluctuaciones generalizadas o de la mera inflación. En los últimos tiempos el Oro ha vivido momentos dulces y muchos han optado por cambiar sus inversiones en otros activos, o sus saldos en dinero fiduciario, para fijarlo en un valor más seguro. Podemos hacer dos cosas: bien acudir a los mercados internacionales, adquiriendo derechos sobre cierta cantidad de metal. Su precio varía y en cualquier momento podemos dar la orden de venta, o de compra, pero nunca veremos físicamente el oro en cuestión.

Podemos, de igual forma, acudir a las distintas formas de adquisición física del preciado metal, haciéndonos bien con lingotes, de diferentes tamaños (desde 10 gramos hasta 3000 gramos, por ejemplo), u oro acuñado en monedas que no suelen superar los 40 gramos. Para esto no hace falta echar mano de los peristas de antaño, ni siquiera darse una vuelta por las tiendas de numismática de la Plaza Mayor de Madrid. Existen empresas dedicadas a la venta de monedas y la importación de lingotes, generalmente con páginas web muy accesibles.

El problema es el siguiente: si compramos en los mercados internacionales de oro, sin llegar a tenerlo físicamente con nosotros, lo haremos por un precio inferior y una gran liquidez, puesto que basta con dar la orden de venta para lograr el precio de cotización. Para los desconfiados, los que creen que en una situación crítica estos derechos sobre cantidades de oro pueden quedarse en nada, e incluso desconfían de que pudieran llegar a tomar, allí donde presuntamente se deposita el metal, la cantidad adquirida por vía  telemática, no queda otra que acudir a otro tipo de mercado. Quien quiera tener oro en casa o en una caja de seguridad bien cerquita, deberá asumir ciertos costes adicionales: primero, hasta un 10% de recargo respecto al precio de cotización oficial en el mercado internacional del oro; y segundo, una caída libre en la liquidez de su activo, es decir, dificultad para desprenderse del mismo logrando un precio siquiera similar al pagado en su día. En las mismas webs donde podemos comprar oro existe la posibilidad de venderlo: siempre a precio de mercado, es decir, más de un 10% por debajo del precio ofertado por el mismo portal. Y nada garantiza que siquiera a este precio, siempre inferior al que podríamos haber pagado el día anterior a la misma entidad, nos vayan a comprar todo o parte de lo que quisiéramos desprendernos.

En realidad, en cuanto al oro físico, lingotes o monedas, el panorama es mucho más desalentador. Quienes si quieren oro, aunque no cualquier cantidad ni cualquier calidad, ni en todo momento y lugar, a un precio de mercado (índice internacional) de 20,2 euros el gramo, como es el actual, no pagarán, en ningún caso más de 16 euros el gramo, y ni siquiera eso, porque lo normal es que se hagan ofertas por una cantidad dada sin calcular exactamente el precio por gramo, más o menos a precio alzado.

Aunque estos portales puedan presentarse interesados en lingotes y monedas, que reintroducirán en su negocio con ese 10% de margen, dependerá de la situación y de sus saldos, o el volumen de sus ventas y las necesidades que tengan. Por ejemplo, hace unos meses en Alemania se quedaron sin oro físico que vender. En ese momento, seguro que si hubiéramos querido acudir a estas entidades para desprendernos de nuestro oro el precio habría sido muy atractivo y la liquidez alta. En España sucedió algo por el estilo y los portales de venta se quedaron con pocas existencias de oro y lingotes. Hoy en día la situación es muy distinta, y quien quiere vender su oro no encuentra sino complicaciones de todo tipo. No le queda otra que acudir a otras vías, ajenas a estos portales con página web. Los joyeros artesanos o empresarios del sector pueden llegar a quererlo, pero nunca pagarán más de lo que cobran sus proveedores naturales, y esto no suele caer de los 18 euros el gramo, es decir, nunca pagarán, con los precios actuales, más de 15-16 euros el gramo.

Así que ya sabéis, quien oro quiere, oro le cuesta.

Saludos y Libertad!

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. Merco permalink
    enero 4, 2009 2:28 pm

    No hay que tener temor por comprar oro en los mercados de futuros, al fin al cabo, estas comprando oro a plazo, por así decirlo. Lo único, es que como suelen ser mercados apalancados, debes tener suficientes garantías para aguantar la posición si la cotización sufre un revés, es decir, que si has comprado un contrato de oro, que la cotización baje demasiado y no tengas más remedio que deshacer la posición.

    Aunque creo que no debemos ver al oro como inversión si no como una forma de preservar parte de nuestro patrimonio.

    Saludos!!

  2. chema martinez permalink
    enero 8, 2009 3:56 am

    ¿Quién es el indocumentado autor del artículo? Llevo un año comprando y vendiendo oro en Madrid, industrial y manufacturado, con beneficio… y nunca me han tratado así de mal: más un 10% al comprar y menos otro 10% al vender…¡Qué locura!
    Lo malo de los periodistas no especializados es que saben poco de muchas cosas…
    Si, de verdad, alguien quiere comprar o vender oro de 18 ó 24 quilates, me llamo Chema Martínez y tengo el teléfono 637.505.225… o mi e-mail: chema.trapiche@hotmail.com

  3. enero 8, 2009 10:01 am

    Indocumentado, seguro, pero si consultas los portales que por internet tratan de vender oro esos son los márgenes que manejan. No sé por qué vías comparas o venderás oro, ni lo desesperados que estarán quienes te venden y lo incautos que son quienes te compran. El negocio de “compro oro”, en piso del centro y hombre anuncio no lo conozco, lo siento.
    Saludos!

  4. chema martinez permalink
    enero 10, 2009 1:56 am

    Querido “Yosoyhayek”: Paso varias horas diarias siguiendo los precios internacionales del oro en EEUU, Alemania, India… Los portales españoles: SEMPSA, AMPSA,CIODE y muy especialmente ORO DIRECT cargan ese 10% del que tu escribes. Pero ¿quién desea pagarles esa supercomisión?
    Yo compro, legalmente, a instituciones oficiales muy serias y les vendo a esas mismas instituciones… en absoluto “desesperadas” ni “incautas”.
    Dar por supuesto que sólo se puede comprar oro “en piso del centro y hombre anuncio” es lamentablemente mezquino e insultante. Sinceramente creo que me debes disculpas.
    En cualquier caso no tengo inconveniente en conocernos y hablar más tranquilamente.
    Saludos cordiales.

  5. enero 10, 2009 2:10 am

    He tenido el día fino, lo reconozco. Pero sigo sosteniendo que quien compra oro físico no lo debería hacer buscando una rentabilidad atractiva a corto medio plazo (quién sabe si a largo), porque no la va a encontrar, salvo que sirva de intermediario entre poseedores de oro con muchas ganas de vender, y compradores buscando precios inferiores a los fijados por el Sempsa, por ejemplo. En ese caso algo se puede sacar.
    Saludos!

  6. GIOVANNI permalink
    febrero 24, 2009 5:03 pm

    CUANTO VENDE Y CUANTO COMPRA EL GRAMO
    DE 10K, 14K, 18K, 24K

  7. julio 2, 2010 10:12 pm

    no entiendo a estos señores llamarse mayoristas. de compra de oro porque estafan a los pequeños compradores, y no compran en base a la bolsa. saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: