Skip to content

Garzonadas

febrero 13, 2009

Garzón es de esos jueces que ordenan detenciones los viernes, se van de caza el fin de semana, vuelven, se lo piensan, saludan a la extraña señora que se pasea a diario por la zona del TS y la AN, vuelve al despacho, interroga, abre diligencias, se luce en un auto, y deja en libertad a aquel del bigote.

Garzón dispara, apunta y dispara, yerra, deja a sus piezas mal heridas, las remata o deja que se desangren en la cuneta. Los Correas y los bigotes tienen cara de delincuente: eso dicen los tertulianos y los editorialistas serios.

Cara de delincuentes, sin lugar a dudas, con auto de detención del señor Garzón, esperando saber algo, algo que mínimamente aclare los hechos delictivos, el destino de las dádivas, el origen de las mismas, si Génova hacia caja, si la hacían Consejeros u otros altos cargos. Garzón se aferra a Su Sumario, como lo hizo en día con el lio de las fosas comunes del 36-39, o la imputación de muertos como autores de genocidio o crímenes de lesa humanidad.

Garzón descubre causas, se apunta el tanto, sale en la tele, posa con desgana para portadas y reportajes, y luego los deja pudrirse con descaro. Los medios contentos, el mejor escándalo es el escándalo sin causa o fundamento, reorientan sus lentes y afiladas intenciones, y Garzón a lo suyo, que algo encontrara.

Da la sensación de jubilado en busca de zanjas y fornidos obreros adoquinando suelos. Pero en realidad su actividad debería ser frenética, en sus cosas, que se le acumulan en torres de sumarios, autos pendientes, diligencias que no salen, investigaciones que no prosperan.

El estrellato exige discriminar, el ánimo tendencioso impone un criterio determinado de selección. El trabajo de un juez puede ser tedioso, odioso, horroroso… a no ser que uno esté en la AN y tenga entre manos competencias tan divertidas y en muchas ocasiones ambiguas.

Saludos y Libertad!

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. febrero 13, 2009 12:04 pm

    Garzón tendría que apuntar a los narcovoladores…

  2. febrero 13, 2009 1:53 pm

    Hombre, de caza se van casi todos. Es parte del “oficio milenario”. Yo, personalmente, cesaría inmediatamente a todo cargo público que se vaya de caza y a jugar al golf, pero es una postura muy personal y casi xenófoba fruto de mi repugnancia por ambas actividades, teniendo en cuenta que en este país, a todo ricachón le gusta la caza y el golf. Es símbolo de status.

    No olvides que, en cualquier caso penal, el porcentaje de imputados que resultan ser inocentes ronda el 50%. ¿Por qué nadie se preocupa del señor al que metieron en la cárcel por abusar de su hija, y resulta que era inocente? Si el común de ciudadanos estamos expuestos a que un error judicial nos vete de por vida con la letra escarlata, los políticos con más razón.

    Saludos preventivos,
    Melchor y Gaspar Garzón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: