Skip to content

Justicia, ira y autocomposición

febrero 25, 2009

“No hay solución: ojo por ojo diente por diente, hijos de puta”. Son las palabras de quien tomó una maza y quiso hacer justicia destrozando una Herriko Taberna. Horas antes, su piso recién reformado había sido destrozado por el atentado etarra contra la casa del pueblo de Lazkao.

Pocos negarán la simpatía con la que asistieron al relato e imágenes de la noticia. Reviviendo lo más fiero del espíritu de Ermua, por fin alguien dirigió su rabia y determinación contra los verdaderos culpables. No sabemos si los causantes paraban en aquella Herriko Taberna, pero seguro que los que la frecuentan ampararon y celebraron el atentado. La justicia es eso, a cada cual lo que es suyo, ojo por ojo

Un sistema legal, judicial, policial y político que es incapaz de resarcir a las víctimas en sus lesiones y pérdidas, no es un sistema capaz de garantizar la paz y el sosiego social. La búsqueda de una autoridad comúnmente reconocida en un ámbito territorial busca la aquiescencia general respecto al juicio concreto sobre unos hechos determinados.

Si cada uno de nosotros prescindimos del recurso heterocompositivo, procediendo de forma autónoma a practicar lo que creemos es justo, la convivencia tiende a envilecerse hasta hacerse impracticable. Los jueces, magistrados o jurados populares refrendan pretensiones dotándolas de la autoridad necesaria para que su exigibilidad sea aceptada por la inmensa mayoría. Cuando de forma reiterada leyes y juicios (consecuentes) dejan de responder a la demanda social de soluciones “justas”, la tendencia camina hacia situaciones como la comentada.

Zapatero recibe a los padres de la adolescente asesinada (aun no hay cuerpo del delito) en Sevilla. Piden la Cadena perpetua como solución justa ante semejante tropelía. Todos recordamos a la madre de Sandra Palo desgañitándose a la entrada de los acusados del asesinado de la pobre chica. Pedía una Justicia que los jueces, con las leyes vigentes e irrevocables no fueron capaces de dictaminar. Menores de edad que asesinan de forma brutal y en pocos años recuperan la libertad, dejando entre ellos y las víctimas o damnificados de sus crímenes apenas unas kilómetros de distancia.

Otro ejemplo, clamoroso e impresentable, son las penas efectivas cumplidas por etarras con varios asesinados o lesiones graves a sus espaldas. De Juana no pagó ni un año por víctima. Eso no es justicia, a nadie se le escapa, ni al más bondadoso amigo de los presos y condescendiente cuando no le salpica el crimen, es capaz de articular un argumento creíble afirmando lo contrario.

La autoridad que intercede y reviste el juicio de imparcialidad y la indispensable aquiescencia general de la tomar la fuerza para ejecutarlo, se debe a su función mediando la habilidad de no caer sin más en la iracunda petición de los más radicales. Es una labor complicada que juega entre la conservación de su estatus autoritario y la complacencia mayoritaria respecto a su juicio.

Esa función a modo de parapeto, impidiendo a las víctimas tomarse la justicia por su cuenta y riesgo (sobre todo el riesgo de envilecer el resto de sus relaciones sociales y el ambiente en el que viven), son la única baza que legitima a la autoridad efectiva.

El Estado procura esa posición privando al proceso social del dinamismo competitivo indispensable para que surjan autoridades sólidas, leyes justas y buenos juicios y resoluciones. El Estado español ha fracasado por culpa de las leyes que de forma monopolística ha querido imponer guiado por un cálculo de utilidad social o impelido por la presión de una ideología fundada en el máximo error intelectual.

El Estado español no satisface a las víctimas, pero lo que es peor, tampoco al resto de ciudadanos que asisten incrédulos a la consecuencia de una legislación caprichosa e injusta. No sé si la cadena perpetua es solución, pero sí que en determinados casos parece más justa que el buenismo carcelario practicado en este país.

Si la reforma del piso y la indemnización por daños morales del señor de la maza vinieran del bolsillo de los etarras y sus hinchas, todo sería muy diferente. Si la T4, el destrozo a Ferrovial, las casa del pueblo, los coches y autobuses incendiados, las vidas cercenadas, los cuerpos mutilados, se pagaran con la libertad de los criminales y el patrimonio de todos los que les apoyan, no sé si el terrorismo iría perdiendo adeptos y cayendo en intensidad, pero seguro que la sensación general de indefensión e injusticia sería otra.

El Estado ha fracasado, y por mucha reunión que Zapatero ofrezca a los familiares de esta o aquella víctima mediatizada, nada hará para solventar el fiasco que a todas luces generan sus leyes y resoluciones judiciales.

Consecuencias: Los radicales empapelan Lazkao de amenazas a la víctima que destrozó una ‘herriko taberna’

Saludos y Libertad!

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. febrero 25, 2009 12:39 pm

    Alguien debería repartir mazas en los kioskos

  2. febrero 25, 2009 2:15 pm

    Me temo que el sistema no hace sino validar esa idea… así de triste.
    Saludos! 🙂

  3. liberand permalink
    febrero 25, 2009 3:22 pm

    Ibarretxe pide “confianza en los políticos”. ¿Confianza en qué?

  4. spartan permalink
    febrero 25, 2009 10:48 pm

    Si llevo el coche a lavar y no me lo lavan en toda la mañana, me piro y le doy dos manguerazos y le paso el aspirador.

    Si a los que les cedemos el monopolio de la violencia no me defienden ……

    Por cierto, enhorabuena por el vídeo. Lo había visto ayer a mediodía en A3 y lo busque por la tarde en la red, pero solo encontré la parte de cuando están deteniendo al héroe de Lazkao. Este me lo guardo.

  5. febrero 26, 2009 3:11 am

    Estoy completamente de acuerdo!

  6. febrero 26, 2009 9:39 am

    Liberad, hace un rato le he escuchado en la radio hablando de diálogo, vamos, lo de siempre

Trackbacks

  1. Horror y Vergüenza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: