Skip to content

La Caza y lo de siempre

febrero 25, 2009

Ya empezamos con los topicazos que derrotan. Ahora resulta que solo cazan los de derechas, o peor, no es propio del buen ciudadano de izquierdas practicar una afición en la que intervienen armas, presas animales y caros equipamientos. Vamos, que cazar, jugar al golf, al tenis, ir a esquiar, hacer shopping en Nueva York o ejemplos por el estilo, son cosas que hacen los de derechas, fieros, avaros y malvados (ya lo dijeron en intereconomía) y no los de izquierdas.

O peor, para ser de derechas hay que ser un rico típico o un pobre imbécil, un aburguesado pretencioso o un señorito de toda la vida. La izquierda está reservada para el obrero sanote, el intelectual concienciado, el artista consecuente y el burgués comedido y vanguardista. Juntar capital y crear riqueza es cosa de avaros, mangonear a los trabajadores exige llevar la raya a un lado, la bondad y la conciencia de clase nos depara el reconocimiento del resto de proletarios, y las cosas que toda la vida han hecho los que tienen están muy mal vistas en el hijo del que no tuvo casi nada.

Estas tonterías dominan la mentalidad cargada de lugares comunes y topicazos de los que disfrutan y se mueren de gusto “siendo de izquierdas”. Tristemente abunda, por no decir que domina en igual medida, los complejos y miserias de los que se pavonean con más o menos vergüenza “siendo de derechas”.

Al igual que hay socialistas de todos los partidos y que la dicotomía derecha/izquierda únicamente sirve como distinción practicada en función de la radicalidad o la moderación de los fines y el arrebato para conseguirlos, buenos y malos abundan en todas partes, la codicia no distingue, tampoco la solidaridad, la intelectualidad o la gilipollez.

Cazar es caro, pero no tanto como parece. Cazar en determinados sitios y determinadas piezas es carísimo. La diferencia ronda la distancia de precios entre unos palos buenos de golf y unos del Decathlon, entre practicarlo en el campo artificial montado por los Aguirre y los González, hacerlo en el municipal del Juan Carlos I, o en uno de Sotogrande.

Si uno quiere bañarse entre la crema y la nata sienta candidatura de socio en el Real Club Puerta de Hierro. Si se conforma con compartir aguas con vecinos, fieros y gritones, se pasa por la piscina del barrio. Nadar nadaban los señoritos haciendo largos a braza, pero también los pobretones en la charca del rio más cercano.

La libertad tiene algo fantástico: el consumidor manda. Y si gusta cazar de vez en cuando a cada vez más gente seguro que se abren cotos, se crían presas y todo el mundo contento a un precio asequible para esa demanda potencial. Si apetece hacer cosas antes reservadas para los pudientes, nada impide hoy por hoy que con apariencia similar y mejores condiciones, sean actividades accesibles para el gran público.

Cazar es bueno para el campo, el ecosistema y las propias víctimas de los cazadores. Sin utilidad, ni bosques, ni ciervos, ni nada. O se valora más mantener intacto o representar un paraje en estado natural, o no existirá espacio alguno. Todos los bienes tienden a asignarse a las prácticas más valoradas. Hoy en día la caza alimenta o sostiene bosques y estepas, es el deporte más “ecologista”, y por tanto, a ningún progre debería descomponerle pegar cuatro tiros un fin de semana al mes. Hasta que una panda de hippies no junten unos cuantos millones de euros y adquieran hectáreas de territorio para crear reservas naturales para su uso y disfrute, mandará la caza, mandarán los senderistas, los domingueros, los que aguantan atascos para visitar la Pedriza o hacen turismo rural.

La escena de Bermejo y Garzón, mano a mano, abatiendo bambis indefensos con sus gorrillas y sus chaquetones austriacos, suena a Escopeta nacional, Nobleza inglesa haciendo sonar la corneta o a Franco haciendo de las suyas, lo admito. Amantes de los animales tenemos de todo pelaje: Hitler los adoraba, no se los comía siquiera, lo que no le impidió cargar contra otros seres humanos toda su ira. Los progres típicos no matan conejillos pero si aplauden abortos de 20 semanas. O no, porque seguro que hay gentes de izquierdas antiabortistas, gentes de derechas muy capullos… puede incluso que al final nos pillemos los dedos con casi cualquier cosa y resulte que esto de la caza no es sino otra gilipollez supina de la que echar mano cuando nos apetezca volver a discursos del siglo diecinueve.

Saludos y Libertad!

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. febrero 25, 2009 9:04 pm

    Hola. ¿Cómo estás? si te soy sincero he etado muy ocupado y no pude seguirte durante este medio mes tan ajetreado. Entre un viajecillo a Milán y pensarme mi voto en las gallegas no he podido estar atento a tu bitácora. Creo que me decanto por UPyD, a pesar de que no soy imparcial porque viví cinco años con su candidato.
    Un saludo

  2. febrero 25, 2009 10:41 pm

    Buenas! Ya se te echaba de menos. No sé qué decirte, es un voto complicado, espero tus impresiones sobre los resultados.
    Saludos! 🙂

  3. mentiroso permalink
    febrero 25, 2009 11:22 pm

    Mentiroso, cazar es asesinar inocentes. PUNTO.
    Y por favor, no te atrevas a decir que es ‘necesario’ para nada, ni el campo ni el ecosistema, unicamente es necesario para el ansia de sadismo de asesinos.
    El campo se puede cuidar de muchisimas formas, con reservas naturales, espacios protegidos, asociaciones biologicos y de proteccion de especies, de ninguna manera te atrevas a decir que el hacer zonas para disparar escopetazos a ciervos es la manera de proteger el campo, es la peor manera y es muy hipocrita.
    Y no salgas con que criticar la caza es de izquierdas o progres o del grupo x que te caiga mal para asi no tener que usar argumentos y cerebro. Usas las emocione o tecnicas manipuladoras tipo, los que critican tal son todos del grupo x, y los x son malos asi que no escucheis ni penseis!
    Me gustaria que el que publica un blog llamado la libertad y la ley, hablara y explicara cual es su punto de vista sobre la explotacion de animales, sobre su tortura para todo tipo de fines, desde diversion a gula, podrias explicar que teorias eticas usas para justificar la caza y a donde te llevan y como las interpretas por favor?

  4. febrero 25, 2009 11:53 pm

    La relaciones entre animales y humanos no son éticas. La ética trata sobre cosas humanas. Eso no impide que a determinados animales les concedamos culturalmente un reconocimiento extraordinario. A los cerdos los hacinamos, como a pollos y conejos… a los perros les queremos, a los gatos les consentimos, a los caballos los admiramos… no busques principios éticos en todo ello, solo conductas, hábitos, reconocimientos contingentes y relativos.
    Saludos!

  5. febrero 26, 2009 10:45 am

    Con el rollo de utilizar etiquetas, ya se sabe, izquierdas, derechas, centros… estos caraduras seguirán teniendo su ejército de votantes.

    La libertad implica responsabilidad y eso no lo quiere casi nadie…

    Un saludo en Libertad.

  6. febrero 27, 2009 4:55 am

    No entiendo cual es el problema político de tirar balas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: