Skip to content

Ari! ari! ari!

marzo 4, 2009

Muchos en el PNV están que trinan. El programa de ETB, Pásalo, es un buen termómetro para medir la rabia y la mala leche que tienen. Pero también la cara y los ojos brillantes de la portavoz del gobierno vasco, o las declaraciones y escritos radicalizados de alguno de sus líderes.

El foro en que cada tarde se convierte la sobremesa de ETB2 trata de representar el panorama ideológico y político vasco con apenas seis contertulios. Lo consigue muy a menudo. Ayer una “restauradora” de la tierra, nacionalista hasta la médula, con cara de Begoña y estilo Colón de Larreategui demostraba su indignación ante la mera posibilidad de que un infiel, y encima maketo, aposentara sus vergüenzas en Ajuria Enea.

El PNV ha ganado las elecciones con un resultado histórico, de eso no hay duda. El deficiente sistema de representación política diseñado en la Constitución de 1978 ha extendido al ámbito autonómico todos sus males. El sistema parlamentario tiene sentido cuando el poder ejecutivo, con más o menos prerrogativas y capacidad, es concedido a una magistratura vitalicia, hereditario o no. Fuera de esta situación, en sistemas como el Español, el italiano, el Alemán o el Portugués (por poner algunos ejemplos, monarquías o no), donde la jefatura del Estado, sea vitalicia o electiva, únicamente sirve funciones de representación formal o de intervención institucional en momentos de extrema necesidad, el parlamentarismo únicamente contribuye a perturbar y romper el nexo de unión entre representantes y representados.

No basta con la máxima “un ciudadano, un voto”. Poco sentido tiene hablar de proporcionalidad. Lo que realmente importa es el vínculo que se establece entre votante y votado. Ese es el motivo por el que cada magistratura pública de carácter político deba ser elegida por la circunscripción a la que está llamada a representar. En el caso del Presidente de un gobierno, es obvio que por una vía u otra, el voto debe ser directo y mayoritario.

El despropósito servido en España, con un sistema partidocrático abierto al fraude, la distorsión y el pactismo envenenado, ha venido perjudicando tradicionalmente a la derecha política. En esta ocasión parece que su víctima será un PNV victorioso, con un resultado histórico, pero incapaz de recabar los apoyos parlamentarios indispensables para aupar a su candidato hasta la presidencia del gobierno vasco.

Los políticos son fieros e hipócritas. Patxi López no tiene la legitimidad que dice para encabezar un frente anti nacionalista. No estamos ante el pacto previo entre Mayor Oreja y Redondo Terreros que a punto estuvo de precipitar el triunfo de la suma de PP y PSOE sobre el PNV. Desde que éste rompiera con los socialistas, en esos gobiernos de Benegas y Díez, los etarras (o íntimos de los etarras, como se quiera) han decidido, por acción u omisión, el color del gobierno vasco. Lo decidieron en términos parlamentarios, porque como el pasado domingo, en número de votos, el PNV lleva ganando desde 1986.

La mayoría de los vascos preguntados sobre el tema prefiere un gobierno de acuerdo o pacto PSE-PNV. Salvo los que votan al PP o a UPyD, el resto, socialistas, nacional socialistas, nacional revolucionarios, o lo que sea, detestan, con más o menos intensidad, la alternativa españolista. El PSE, dicho sea de paso, ha logrado plantear la alternativa y crecer gracias a ella. Lo ha hecho también gracias a su disposición a la negociación política con los etarras y a los esfuerzos de Zapatero por aplacar el “conflicto vasco” reproduciendo el lenguaje y las taras nacionalistas. Los vascos que han favorecido el ascenso del PSE lo han hecho a sabiendas de esta situación, en contra de las tesis de PP y UPyD. De ahí que la presunta legitimidad de López para ser investido con sus apoyos sea más que dudosa.

No tiene sentido hacer algo hoy de lo que dentro de 4 años no se pueda llegar a rentabilizar con una mejora en los resultados. El PSE se la juega. Por un lado comprende que expulsar al PNV del gobierno es sano y podría suponer un revulsivo social inaudito en la comunidad. Pero también sabe que establecer un frente común con el PP y sus tesis garantizarán un futuro descalabro. La complejidad política de los vascos es directamente proporcional al grado de bravuconería, hipocresía y soberbia que domina sus desmoralizantes convicciones. Es una pena, pero lo que tienen ellos y lo que reparten por el resto de España no es únicamente responsabilidad de ciento y pico mil zumbados que siguen apostando a estas alturas por la lucha armada revolucionaria. Propios y extraños, una vez pisan “Euskadi”, caen bajo los efectos del hechizo particularista.

Dudo que López tenga la legitimidad que presume. Dudo que le vaya a ser fácil consolidar una alternativa de gobierno que no incluya al PNV. Dudo que el PP o UPyD vean satisfechos sus objetivos apoyando al socialista. La situación promete. Preveo golpes de efecto y traiciones a medio plazo. Una deriva singular del PSE y un más que probable fracaso en las expectativas de normalización y regeneración que muchos sostienen confiando en un político de la personalidad de Patxi López.

Saludos y Libertad!

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. liberand permalink
    marzo 4, 2009 7:43 pm

    Una vez en la tele salió un vizcaíno de pura cepa con txapela diciendo que había tres temas intocables en “Euskadi”: ETA, el
    PNV y el Athletic de Bilbao.

    Frase clara y lapidaria.

  2. marzo 5, 2009 12:57 am

    Desde que leo vuestro blog, es, con diferencia, la vez que menos de acuerdo estoy con lo que leo en una entrada. Y eso viniendo de mi, casi debería ser un piropo para ti. No sé si hablas desde la desinformación o sencillamente de lo que te gustaría que sucediese. Mezclas conceptos de forma tendenciosa, los agitas, y te sale algo que ni siquiera tiene una coherencia.

    Lo más peligroso de todo es este tono de “reconquista” que se extiende en prensa y cuidadanía castellana ante los resultados el as autonomías “díscolas”. El PSE es un partido democrático, y el PNV también. Serán todo lo catetos que queramos, pero si llevamos años repitiendo aquello de que ETA hace muy mal porque mata, cuando debería defender sus argumentos de forma exclusiva en la política, no podemos meter en el mismo saco de mierda a quienes defienden sus argumentos políticamente. El PP, en Euskadi, sólo quiere poner la pica. El resto le da exactamente igual. Se frotan las manos en Génova con todo el provecho político que pueden sacar a un eventual (y artificial) pacto con Patxi López. Pero lo repugnante es que piensan en el provecho político en el resto de España, no en el País Vasco.

    Saludos sin más.

  3. marzo 5, 2009 9:26 am

    ¿sabes leer, o únicamente faltar?
    Cómo eres… nos das una tregua, y vuelves con estas… Lo que me asombra es que seas tan listo, estés tan informado y nos des a todos mil vueltas. Qué “injusta” es la vida, verdad?
    Saludos!

  4. liberand permalink
    marzo 5, 2009 11:45 am

    ¿En qué no estás de acuerdo?

  5. marzo 5, 2009 3:51 pm

    “¿sabes leer, o únicamente faltar?”

    Para empezar, en todo mi comentario no hay una sola falta de respeto. Tú ya empiezas con una. Pero vamos a dejarlo así, si te quedas más a gusto dudando de mi alfabetización, no seré yo quien te quite el caramelo. Como no haces una sola objeción a mi comentario, sino sólo palabrería para intentar amedrentarme y/o ridiculizarme, permíteme que responda a liberand, que al menos me ha hecho una pregunta.

    liberand: no estoy de acuerdo con lo siguiente.

    “El deficiente sistema de representación política diseñado en la Constitución de 1978 ha extendido al ámbito autonómico todos sus males.”
    -Apocaliptismo anticonstitucionalista. Es una buena manera de empezar, para luego seguir por la jefatura del Estado, sin explicar cómo saltar de una cosa a la otra. El sistema de representación es el que es, y es muy similar al del resto de países democráticos de eso que llaman “nuestro entorno”.

    “El despropósito servido en España, con un sistema partidocrático abierto al fraude, la distorsión y el pactismo envenenado, ha venido perjudicando tradicionalmente a la derecha política”.
    -Es una forma muy divertida, pero también tendencionsa, de expresar que la derecha política española (PP, PNV, CiU, por citar los más señalados) tiene la creencia de que ellos, o gobiernan solos, o mejor no gobiernan. En mi experiencia cercana, con el PP de por estos lares, el motivo es simplemente que el clientelismo no funciona tan bien si hay varios partidos en el Gobierno. Lo veremos en breve de nuevo, ahora que Feijóo ya tiene una corte de 12 ex-directores generales de la época de Fraga siguiéndole a donde va. Y por cierto: la derecha española también ha pactado, pacta, y pactará. Véase Basagoiti con cara de solterona buscando novio en el altar.

    “La mayoría de los vascos preguntados sobre el tema prefiere un gobierno de acuerdo o pacto PSE-PNV. Salvo los que votan al PP o a UPyD, el resto, socialistas, nacional socialistas, nacional revolucionarios, o lo que sea, detestan, con más o menos intensidad, la alternativa españolista. El PSE, dicho sea de paso, ha logrado plantear la alternativa y crecer gracias a ella…”
    -Si la mayoría de los vascos opinan una cosa, tienen razón. Eso, en mi tierra, se llama democracia. Aquí pensaba que también. El recurso a llamar “nacional socialistas” es muy interesante, pero no es original. Es de libro de estilo básico. Según ese párrafo, sólo se salvan del radicalismo los que votan al PP y UPyD. Eso viene a significar que Euskadi debería ser tomada por el ejército mañana mismo, por “infieles”. Luego vienen unas frases interesantes sobre las negociaciones con terroristas… no las extracto porque ni aquí vienen mucho a cuento.

    “La complejidad política de los vascos es directamente proporcional al grado de bravuconería, hipocresía y soberbia que domina sus desmoralizantes convicciones. Es una pena, pero lo que tienen ellos y lo que reparten por el resto de España no es únicamente responsabilidad de ciento y pico mil zumbados que siguen apostando a estas alturas por la lucha armada revolucionaria. Propios y extraños, una vez pisan “Euskadi”, caen bajo los efectos del hechizo particularista”.
    -¿Coqueteos xenófobos para terminar? Bravucones, hipócritas y soberbios. Y luego decimos que Ibarretxe es el anticristo por decir esas cosas de los castellanos. Si nos anclamos en el tenis, cada uno a su lado de la red devolviendo perlas como esa, la cosa no va a cambiar nunca.

    También hay algunas cosas en las que estoy timidamente de acuerdo, no vayas a pensar. Pero visto el carácter de YSH y lo bien que se toma las críticas, prefiero dejarlo así, por si acaso.

    • mayo 6, 2009 2:55 pm

      “-Si la mayoría de los vascos opinan una cosa, tienen razón”

      Valiente sandez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: