Skip to content

Día de la Mujer Trabajadora

marzo 8, 2009

Resulta contradictorio que la ideología causante de todas las trabas y dificultades que padece hoy por hoy la mujer trabajadora sea la que monopolice celebraciones y discursos.

El Feminismo no aspira a la liberación de la mujer, en sentido estricto. Nunca lo ha hecho, en absoluto. Lo que pretende en todo caso es la imposición de un nuevo modelo de sociedad a través de mandatos coactivos que resarzan, de alguna manera, la supuesta marginación injustificable sufrida por esa media humanidad de sexo femenino. Para conseguirlo ignoran por completo la evolución institucional, el cambio social, el acomodo inevitable del ser humano y su desarrollo cultural a las circunstancias particulares de cada momento histórico. Las mujeres no han sido “discriminadas”, ni arbitrariamente relegadas a un segundo o tercer plano. No ha existido en sí misma ninguna voluntad definida que haya constituido institucionalmente un orden social basado en la opresión de la mujer. Esta generalización no impide que podamos advertir elementos que llegado un momento puedan considerarse abiertamente fundamentalistas en algún sentido, o peor, que desde nuestra perspectiva occidental se nos antojen como auténticas barreras institucionales que impiden a grupos humanos concretos mejorar su coordinación e incrementar la complejidad de su orden social.

Este post no pretende ser una divagación sobre un tema tan difícil, pero sí una denuncia contra el feminismo. Por desgracia pocos movimientos de esta clase han asumido con la suficiente lucidez la causa básica de la paulatina liberación del individuo. Han sido el libre mercado y la propiedad plural (privada), junto con otras instituciones morales y jurídicas, los únicos que han sido capaces de favorecer la liberación individual en todos los sentidos. Analizar la historia desde una perspectiva clasista o colectivista resulta absurdo. El individuo, hombre o mujer, con un credo u otro, de una raza o nacionalidad concreta, ha logrado el mayor reconocimiento de su dignidad e integridad, incorporándose plenamente en la consideración social como sujeto dotado de plena personalidad y capacidad jurídicas, nunca gracias al socialismo, sino a la libertad, entendida como ausencia de coacción. Parece de cajón semejante idea: el socialismo se caracteriza por tratar de organizar la sociedad a través de coacción sistemática e institucionalizada sobre el libre albedrío del Hombre.

El Feminismo no solo hace una lectura sesgada, ridícula, tendenciosa y poco científica del papel de la mujer en el orden social desde que el Hombre es Hombre. Es que además se propone emprender cambios y reformas siempre orientados por un ciego frentismo del que son incapaces de advertir que el auténtico enemigo de la liberación de la mujer rige por completo su ideología totalitaria.

La mujer no ha logrado la equiparación del reconocimiento social con traducción moral y jurídica respecto al hombre gracias a revoluciones políticas o movimientos de “clase”. Los cambios previos, irresistibles, han impulsado a muchos y muchas a la defensa de la igualdad civil, pero, como siempre ha sucedido en estos procesos de transformación social, la realidad económica es requisito ineludible. Nuestra libertad individual es causa y consecuencia directa del desarrollo del libre mercado y el respeto y definición de la propiedad privada. Causa por sin ellas no ha lugar a la coordinación y el ajuste necesarios para pasar de la sociedad tribal a la Gran Sociedad, o sociedad extensa. Consecuencia porque dentro de un proceso dinámico la tendencia hace que un retazo de libertad requiera mayores dosis, que ese incremento genere una nueva situación que a su vez permita una más intensa liberación individual…

La izquierda pretende monopolizar la legítima defensa de la plena igualdad civil entre hombres y mujeres. Lo hace con eslóganes viejos, del pasado, pero vivos en su capacidad de distorsionar emociones y embaucar la debilidad intelectual que por otro lado tratan de alimentar como estrategia para permanecer por siempre en el poder. Un Ministerio de Igualdad que es en realidad un agente activo de discriminación, y ahora, con el tema del aborto, una excusa para edulcorar la decisión de hacer un poco más irresponsable a la gente a través de la banalización del embarazo y la cosificación del ser humano en formación (desde la misma concepción…).

La Igualdad civil es muy sencilla de alcanzar: basta con no hacer, con no coaccionar, con eliminar las normas que impiden a determinados tipos humanos acceder a esta o aquella actividad, reconocer esferas de libertad a todos y no convertir en Derecho lo que debe ser moral, y por tanto, reglas de cumplimiento voluntario. No hace falta que una analfabeta funcional encabece un costoso ministerio, a no ser que sus funciones sean propagandísticas, o peor, se pretenda “transformar la sociedad” a golpe de mandato.

Deberían todas estas y estos socialistas que hoy restriegan el día de la mujer trabajadora apreciar que barreras hacen que hoy las mujeres tengan socialmente mayores perjuicios que los hombres en su incorporación al mundo laboral o profesional. Quizá un paro estructural consecuencia de la regulación del mercado laboral, el sistema de seguridad social y demás ejemplos de intervención, tengan algo que ver. Si el trabajo no es una mercancía escasa en todo sector, si el empresario es incapaz, dadas las trabas de la intervención, de generar la actividad suficiente para conseguirlo, la mujer, por razones biológicas obvias (s es que quisiera ser madre de forma natural), encontrará inevitablemente un obstáculo en sus expectativas laborales. Todas las medidas paliativas, de ayuda a la maternidad y demás “conquistas sociales” en este sentido, no hacen sino crear una situación de ficticia protección que en realidad redunda en más problemas para las mujeres. Es un tema complejo que merece otro post, para no alargar este indefinidamente, pero decir que el socialismo es el causante de todos los males que dice combatir, es la afirmación más cierta que uno puede hacer.

Saludos y Libertad!

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. marzo 9, 2009 12:33 am

    Celebro que, de repente, seas feminista. Al menos presumes de saber qué busca el feminismo, como si lo supieras de siempre. Para empezar, con tu juventud, y habiendo nacido en un país donde el feminismo no es más que una mera anécdota, deberías ser más cauto antes de decir cosas del tipo “el feminismo nunca…”.

    “la supuesta marginación injustificable sufrida por esa media humanidad de sexo femenino”; “Las mujeres no han sido “discriminadas””; “No ha existido en sí misma ninguna voluntad definida que haya constituido institucionalmente un orden social basado en la opresión de la mujer.”
    -Interesante punto de vista. Cerrar los ojos no hace que las cosas desaparezcan. Nunca he sido pro-feminista, aunque en mi familia ha habido cierta tradición.
    Pero, querido YSH, negar que en nuestra sociedad occidental (no hablemos de otras, nos queda grande, y lejos) siguen existiendo muchos restos, preocupantes algunos de ellos, de lo que ha sido (y es) el ostracismo jurídico, económico y social de la mujer con respecto a ámbitos como la cultura, la ciencia o la política (por decir tres) es un ejercicio de ciencia ficción.

    Un mero ejemplo. En España, en las Universidades, hay casi tres mujeres por cada hombre (y eso a pesar de que se mantienen las titulaciones “masculinas”, como las ingenierías). Sin embargo, la proporción de licenciadas universitarias mujeres con puestos relacionados con su especialidad es peor que inverso: hay cuatro hombres por cada mujer. Y no hablemos en campos concretos. ¿Cuál es, según tú, el motivo? ¿Están menos preparadas? ¿O el famoso argumento de que “ellas” se centran más en su vida personal y menos en el trabajo?

    Recuerdo algunos artículos tuyos anteriores donde hablabas del modelo familiar como valiosa unidad social básica. Pues recuerda que, hasta que avance la ciencia (mucho), una mujer es la única que puede estar encinta y alumbrar a un hijo. Ello significa también que tiene un condicionante laboral, y por tanto económico, que ningún hombre tiene. Y que, por ello, pagan las consecuencias. ¿Cómo crees tú que se puede evitar, desde el liberalismo total, que miles de mujeres sean despedidas, o jamás contratadas, porque sus contratantes no quieren arriesgarse a perder a su empleada cuando se quede embarazada? El mero hecho de decir “tengo pareja” o “soy casada” implica, en un 90% de los casos, el rechazo de una solicitud de empleo. ¿Realmente crees que “dejándolo todo en libertad” se acabaría ese problema?

    Saludos afeminados,
    Anónima Por un Día

  2. Esporádico permalink
    marzo 9, 2009 1:45 am

    Juer, Yosoyhayek, que a veces te complicas:

    Dices: “Lo que pretende en todo caso es la imposición de un nuevo modelo de sociedad a través de mandatos coactivos que resarzan, de alguna manera, la supuesta marginación injustificable sufrida por esa media humanidad de sexo femenino.”

    Y valdría un simple “Lo que busca es venganza”

    Gracias.

  3. Antonio López permalink
    septiembre 8, 2010 12:48 am

    Estimado Yosoyhayek,

    Excelente argumentación que solo puede negarse apelando a visceralidades y vuelta a apelar a supuestas discriminaciones que son imposibles de eliminar de forma natural en cuanto hombres y mujeres poseen distintas biologías y distintas sicologías. Sus arrebatos mesiánicos como tantos otros, solo pueden realizarse -temporalmente- mientras duren sus leyes autoritarias y el silbido de los disparos de sus comisarios políticos.

    La mujer decide sobre el 83% de las compras mundiales siendo que representa el 51 % de la población según el último estudio de una de las mas afamadas asesorías comerciales del mundo que radica en Boston. Y a pesar de la evidencia las feministas siguen con su táctica victimísta, pidiendo más y más ayudas, privilegios y subvenciones para “independizarse” y liberarse de la familia, que para ellas es liberarse del hombre. Las feministas tienen el descaro de hablar de la feminización de la pobreza o de que en las guerras ellas son las que más sufren y no los muertos y los mutilados de guerras, principalmente hombres. El estudio al que aludíamos, contra toda la manipulación feminista de la realidad deja perfectamente claro que en lugar de discriminación laboral, lo que existe es una feminización de la riqueza, por cierto que es una práctica milenaria. Es decir, una cosa es que tradicionalmente los hombres sean los que se desloman en los campos, se pudren en las minas, se oxidan en los navíos y se abren en canal o se amputan en los campos de batalla para defender a su tribu y otra es que sean ellos los que disfrutan del esfuerzo de su trabajo. Detrás de todo hombre acaudalado hay una mujer ociosa y eso es lo que ha provocado el feminismo de las familias de niñas pijas, el ignorante deseo de usurpar al hombre no solo del producto de su esfuerzo, tendencia femenina universal más conocida como hipergamia, si no también de la fuente de su riqueza, el trabajo fuera del hogar, ahora que la tecnología ha hecho fáciles muchos trabajos que antes solo los hombres estaban dispuestos a realizar. Se trata de matar a la gallina de los huevos de oro. Bastaría una crisis energética para que, a la vuelta de la falta de iluminación y fáciles medios de comunicación para que las mujeres exigieran el abuso de haberlas incorporado al mercado de trabajo y la vuelta a la seguridad del hogar…

    Los mitos y anhelos feministas son solo caprichos de niñas mimadas, egoistas e insolidarias que se encuentra a años luz de la verdadera mujer, un ser real y encomiable que se eleva por encima de sus límites entregándose a la realización de su propia naturaleza y a ejercer su rol natural con toda naturalidad, no en usurpar el del hombre, que es la mayor de las injusticias.

Trackbacks

  1. elentir.info :: Contando Estrelas | El feministo quiere legalizar el feminicidio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: