Skip to content

Fábrica de irresponsables

marzo 12, 2009

Y de chupópteros y de dependientes. Hablo, evidentemente, del Estado.

Escribo esto a raíz de los comentarios de Matritensis y Anonimus en la entrada de ayer de YSH.

Matritensis se preguntaba en relación a las drogas, si debemos costear los gastos sanitarios de la gente que no mira por su salud. Yo opino como él, y como liberal, creo ciertamente que no es justo que el Estado gaste mi dinero en tratar enfermedades de otras personas derivadas de sus actos y hábitos que se sabe y son bien conocidos que le podían llevar hasta ese estado. Ahora, no solo estaríamos hablando del consumo de drogas “ilegalizadas”, sino también, como apunta Anonimus, de fumadores, bebedores, consumidores de grasas saturadas y un larguísimo etcétera de hábitos y costumbres que pueden ser nocivos o lesivos para nuestra salud.

Se me ocurren varias formas en las que el Estado podría responder a esto, a cual más escalofriante e hiriente para los que creemos en la libertad individual. Una, prohibiendo el consumo o venta de sustancias nocivas y el seguimiento hábitos “insanos” o peligrosos, como se hace ahora con las llamadas drogas duras, pero que podría extenderse como de hecho se ha extendido o se ha intentado extender, al tabaco, el alcohol o la superbigking. Segunda, haciendo campañas paternales de concienciación por el seguimiento de una vida que ellos consideran sana, por supuesto, las campañas no son gratis, ya sabemos de dónde proviene el dinero. Y tercera, pasándoles la factura a los “sujetos insanos”.

Esta última respuesta me parece también injusta y peligrosa. Antes he dicho que no veía justo que todos tengamos que pagar los gastos sanitarios derivados del infarto de una persona que fuma 40 cigarrillos al día y no sabe lo que es comer un tomate. Pero es que a esas personas, al igual que a los demás, también les están expoliando, y nadie les pregunta a la hora de quitarles parte de su riqueza si quieren darla o no, ni siquiera en el caso de que ellos decidan no usar la sanidad pública les van a devolver la parte robada.

Si no existiese sanidad pública y los ciudadanos no nos viésemos en la obligación de tener que sufragar sus amplísimos y escandalosos (no vale ni la cuarta parte de todo lo que nos quitan) costes, la usemos o no, este problema no existiría. Cada uno sería libre de hacer lo que quisiera con su cuerpo y cada uno sería responsable de las consecuencias derivadas de ello. Lo contrario sería continuar con el expolio, el liberticidio y seguir contribuyendo a la creación de una sociedad irresponsable y absolutamente dependiente.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. marzo 12, 2009 8:31 pm

    El paso siguiente es poner un impuesto a los políticos por las subidas de tensión que provocan sus acciones, yo es ver a más de uno por la tele y entrarme unas palpitaciones y una ira que para qué. Si en uno de esos trances me muero de un infarto ¿quién es el responsable? ¿ZP? ¿Soraya? ¿la Pajín?

    En fin, la última es que van a regalar frutas y verduras en los colegios para que los niños obesos por la irresponsabilidad de sus padres aprendan a comer bien.
    Tal y como están los niños hoy ya me estoy imaginando el uso que harán de las frutas y verduras, España será toda ella una tomatina pero es más, ¿quién paga la fruta? ¿quién la logista que se encarga de distribuir la fruta a los centros escolares? ¿quién paga al mandaoo que reparte la fruta? y si hilamos fino habrá que pensar en poner un policía que custodie el material ya que los jubilados con el “gratis” podrían provocar disturbios.

    Que nos dejen en paz de una maldita vez

  2. marzo 12, 2009 9:21 pm

    Aunque sabeis que soy un defensor del estado del bienestar, coincido con vosotros y me parecen muy buenas tus reflexiones sobre el dificil papel de regular la atención médica por los desmanes de uno mismo en su salud. De hecho creo, como defensor del estado del bienestar, que estos individuos suponen una amenaza para su supervivencia, por lo que, como veis, es criticable tanto desde el liberalismo como desde la socialdemocracia.
    Un saludo

  3. liberand permalink
    marzo 12, 2009 10:43 pm

    Matritensis: a comer bien se aprende en casa, como haya que delegarlo también a los profes… mala cosa.

    David: también está la libertad de uno para autodestruirse, para mí eso no supone un problema porque no defiendo el estado de bienestar. Otro saludo para ti.

Trackbacks

  1. Atraco que sabe a poco « LA LIBERTAD Y LA LEY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: