Skip to content

Una apuesta peligrosa

marzo 23, 2009

La polémica suscitada tras el anuncio realizado por la Ministra Chacón sobre la continuidad de la misión española en Kosovo ha distraído por completo aspectos fundamentales de la situación. Zapatero es un radical, de eso no cabe duda. Su particular visión de la historia y el papel de España y su Estado a nivel nacional e internacional no deja de impregnar y doblegar alguna de las más sólidas posiciones afianzadas en nuestra política exterior.

La salida de Kosovo es coherente con la postura adoptada por el gobierno socialista. Alineados con Rusia y Serbia en el no reconocimiento de la independencia unilateral (pocas no lo son) de Kosovo. Si es miedo lo que inspira este desmarque del resto de países occidentales, incluidos los EEUU, muy torpe y de gravísimas consecuencias podría calificarse la medida.

Es evidente que Chacón, en la intimidad de su despacho en Castellana, con el ex director del FNAC Callao (primer secretario de Estado de comunicación de Zapatero), y su marcial retoño, no ha adoptado semejante medida con total independencia y sentido de la oportunidad. Es una decisión política de gran calado, tomada por Moncloa, no tanto por el gobierno en pleno, sino por los fontaneros que alimentan y susurran al oído del Presidente. Chacón simplemente ha escenificado el papel que le toca. Tono solemne, algo dramático, y un discurso rimbombante y mal declamado.

España desea mantener unas relaciones privilegiadas con la Rusia de Putin (y el otro de cuyo nombre no quiero acordarme). Son varios los intereses, económicos, estratégicos y políticos que le mueven. Por alguna razón que desconozco es uno de los legados que pretende dejar tras su paso por La Moncloa. El hecho de que Obama ofrezca un perfil más simpático que el de Bush no quiere decir que la diplomacia norteamericana vaya a olvidar fácilmente los desplantes y agresiones cometidos por Zapatero. Lo sabe, y aun cuando mendigar un apretón de manos fotografiado o grabado en vídeo sea una de las metas de nuestro presidente, hay cosas que no tienen vuelta atrás. El socialismo del siglo XIX a la ibérica tiene matices tan sorprendentes que una visita de 10 minutos, a hurtadillas, por las cloacas monclovitas, nos dejaría, con toda seguridad, algo más que pasmados.

No reconocemos independencias unilaterales. Parece miedo a aceptar la descomposición política de España. No, no se rompe como tal, pero la pujanza del nacionalismo y la reconversión de los socialistas hacen, cada día que pasa, que el modelo de Estado plural sea más y más inviable. Todo depende de la voluntad de unos cuantos y del control que ejerzan sobre los residuos y productos moldeados por sus decisiones e irresponsables proclamas y falacias. Kosovo puede representar una amenaza, o eso creen algunos. Los mismos que asumen el discurso particularista y ven paralelismos entre la situación de los Balcanes y la española. Ese error conduce a nuevos y más peligrosos errores.

Pero no es esa la justificación de nuestro segundo plantón a los americanos. En ese proyecto no nos tendrán. Pero sí en Afganistán, donde la propaganda de unos y otros no deja de vendernos su importancia en la lucha contra el islamismo radical (otros lo llaman “terrorismo internacional”), pero no aclaran si esa relevancia reside en su vecindad con Pakistán, las relaciones de este con la India y su condición de potencia nuclear, o el contagio a otros países cuya estabilidad política resulta indispensable para otros intereses muy distintos. No sabemos si Afganistán forma parte de la contención de Irán, ni tampoco porque Irak dejó de serlo para convertirse de inmediato en una “guerra injusta”, mientras que aquella, con Budas destrozados y mujeres emburkadas, resultaba ser la cruzada del amor…

España planta a EEUU, deja entrever cierto nerviosismo respecto a las independencias fácticas reconocidas internacionalmente, y traza una política internacional equidistante entre rusos, americanos y europeos. Una isla en el océano que aprovechará su presidencia de la UE para impulsar el entendimiento con el régimen socialista cubano…

Saludos y Libertad!

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. Marqués de la Polla Lisa permalink
    marzo 23, 2009 5:38 pm

    Estimados Señores,

    Hemos de tener clara una cuestión. Poner a la Sra. Chacón al frente del Ministerio de Defensa, es como si uno está enfermo y en vez de al médico, acude al electricista. Lo normal es que no pueda solucionarle el problema.
    Independientemente de que la ministra tenga le mejor voluntad o no, no tiene ni la menor idea de lo que significa la Defensa. Sinceramente y sin ningún ánimo de ofender, no creo que sea capaz de distinguir un cabo primero de un sargento o el 5,56 del 7.62 . Por consiguiente, pretender que maneje apropiadamente cuestiones de mayor calado es un tanto ingenuo…
    En cuanto al tema de Kosovo, no comparto las formas pero sí el fondo. Hasta el propio gobierno ha reconocido que la forma en que se trató la salida de nuestras tropas no ha sido la más adecuada (por no usar otra expresión). El hecho de que el Secretario General de la OTAN se enterase un día antes de que la noticia apareciera en la prensa, habla por sí mismo, no precisa más comentarios.
    Pero noo olvidemos que aunque la población de Kosovo no sea mayoritariamente serbia, la provincia ha sido históricamente, algo así como el corazón de Serbia. No es necesario hacer analogías, aunque se puede, con el caso español para defender esta postura.
    Hablando de Afganistán, honestamente, no creo que se nos haya perdido nada allí. Mucho menos que se pueda justificar la muerte de españoles en relación con estar supuestamente luchando contra el terrorismo internacional.
    En mi opinión, la única forma de justificar nuestra presencia en suelo afgano, es querer desempeñar un papel en el plano militar acorde a nuestro poderío económico. Reino Unido, Francia, Italia y Alemania, entre otros, están allí y si no queremos ser ignorados como lo somos habitualmente, no nos queda más remedio que aceptar compromisos internacionales de mayor tamaño.
    Y con el presupuesto actual de Defensa es ABSOLUTAMENTE imposible. Hoy por hoy NO estamos preparados militarmente (ni socialmente) para hacer frente a una mayor responsabilidad en Afganistán, que conllevaría sin duda la ejecución de acciones ofensivas y/o de combate. Esto lo dice alguien que ha estado una buena temporada en Qala-i-Now…

    Un cordial saludo

  2. Rafa permalink
    marzo 23, 2009 10:58 pm

    En esto de las intervenciones militares cuanto menos mejor como el estado.

    Ya que no pintamos nada en ningún foro internacional y no nos hacen caso, por lo menos ahorremos el dineral que cuesta tener soldados por ahí corriendo peligro y traigámoslos a todos de vuelta. Ganaremos más que perderemos y total para hacer el primo con Chavez y Castros da igual estar o no en Afganistán o Líbano.

    Con la crisis que hay lo mejor es reducir gastos en todo, empezando con las tropas fuera, las traemos y cuando Zapatero caiga, le hacemos responsable de las retiradas y si hace falta las mandamos con cuentagotas de nuevo y exigiendo mucho más a cambio que lo que nos cueste mandarlas(a esto se lo llama pragmatismo). Por que parecemos idiotas repartiendo pasta por la cara por el mundo si sacar nada a cambio.

  3. marzo 23, 2009 11:49 pm

    ¿Y QUE ESPERAMOS DE ESTE DESGOBIERNO? No respetan nuestra nación, ni nuestra bandera, ni nuestra vida, y por supuesto menos respetan aún a nuestro ejército. Felicidades por el post.

Trackbacks

  1. Pobre Carme « LA LIBERTAD Y LA LEY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: