Skip to content

Gobierno en la Sombra

abril 7, 2009

Zapatero forma gobiernos con cierto gracejo, reconozcámoslo. Provoca, da de qué hablar y entretiene a los medios, que es lo suyo. Mientras tanto España se adentra sin remedio hasta un punto de no retorno, donde la descomposición del tejido económico y social amenaza con deshilacharse por siempre. Este proceso podría calificarse como la “argentinización” de España, o mejor, la sudamericanización de España. Suerte que seguiremos en la UE, no se sabe si juntos o separados…

Zapatero, sus gobiernos, el partido socialista y los sindicatos mayoritarios están quemando todos los cartuchos a su disposición. Esperan que el milagro llegue del exterior y no se dan cuenta de que España ya ha agotado su particular “ventaja comparativa”. Únicamente el empobrecimiento masivo de los españoles sería capaz de generar cierto atractivo. Nunca es bueno retomar fases ya finiquitadas hace décadas. O se avanza, a pesar de los escollos, o se cae en arenas movedizas sometidos a una compleja y prácticamente irreversible crisis institucional. Los reajustes económicos tornan imposibles bien por la tara ideológica y el adanismo de los gobernantes encargados de hacer o dejar de hacer, bien por la descomposición institucional: hablo de normas básicas, reglas de mera conducta, el carácter general de los individuos, la moral social misma.

Gobierno en la sombra porque todos sabemos que este amago de seriedad (risible cien por cien) no es sino una pantomima de cara a la galería. El Consejo de Ministros no es el centro de decisiones gubernamentales de este país. Ni siquiera la Comisión de secretarios de Estado y subsecretarios (presidida por de la Vega). Los presidentes del gobierno tienden a conformar un núcleo duro y cerrado de asesores y gabinetes atrincherados en el Palacio de la Moncloa. Todos lo hacen, pero de distinta manera. Zapatero ha triplicado las instancias y vaciado de contenido los órganos constitucionales. Él, como presidente, con su gabinete y personas de confianza, rigen los destinos del partido, el acuerdo político entre partidos, las decisiones y reformas principales…

Por esa razón el Consejo de Ministros puede llegar a ser casi cualquier cosa. Unas veces son nombrados como castigo y apartamiento, otras por sus dotes de mando, la mayoría por la imagen que proyectan y el efecto mediático que podrían desencadenar. Gabilondo es un premio para un sector. Trinidad un premio para ella misma. González Sinde un guiño a sus propagandistas. Elena Salgado recibe una manzana envenenada pero también la confianza del Presidente: solo tendrá que parecer solemne, mentir y dejar que la oficina económica de Moncloa haga el resto. A Pepe Blanco le regala una buena pensión de exministro abriendo la puerta del gobierno a las entrañas de Ferraz. Y lo de Chaves no sabemos si es castigo, premio, huida o broche de oro para una carrera de cacique infame y ridículo.

No debemos sufrir por los que se van. Tranquilos, todos lo hacen con un porvenir asegurado y la mayoría con un cargo en el que cobrarán más, podrán mangonear más a gusto y sin el estrés de la primera plana. Se mire por donde se mire, un chollazo. Zapatero hace y deshace sin olvidarse de los bolsillos y las apetencias de sus entregados lacayos.

Ni se reduce el número de carteras y secretarías de Estado, ni entra un peso pesado en Economía, ni se advierte un cambio de estrategia. Yoismo ilustrado y revolución perpetua: solo así consigue el totalitario la desmoralización y el atolondramiento de sus sumisas y dependientes víctimas.

Saludos y Libertad!

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. spartan permalink
    abril 7, 2009 10:23 pm

    Aparte de las perlas de Pepiño y la ministra del canon, me parece increíble que no haya suprimido ningún ministerio, aunque sea por dárselas un poquito de austero.

    Igualdad entiendo que no lo quite (aunque sea un derroche), no lo esperaba, es uno de sus estandartes y lo puedo llegar a entender. Pero, ¿Vivienda? ¿de que sirve ese Ministerio precisamente ahora? Educación y Cultura, otro. Por cierto que feo es Gabilondo.

    Creo que haciendo las cuentas incluso aumenta en una las carteras. No es un ministerio exactamente, pero ha creado otra vicepresidencia para Chaves. Y se queda él con Deporte, que es lo único que va bien en España. Sigue con su estrategia de poner sparrings a su alrededor

  2. liberand permalink
    abril 7, 2009 11:26 pm

    ¿Y para cuándo la marcha de él mismo? De Z me refiero, claro…

  3. abril 8, 2009 11:38 am

    Buen post. Ha decidido mal, muy mal. En Cultura en vez de dar un giro de 180% grados nos deja con un petarda de cojones.

    Lo de Blanco no tiene nombre…

    Mientras España se hunde, podemos pensar, ¿la oposición lo haría mejor?

  4. abril 8, 2009 1:24 pm

    Peor, seguro que no; aunque habría que verle (al PP) tratando de emprender cualquier medida (incluidas las que toma ZP) con la oposición navajera y sangrante de los sindicatos y algún grupo mediático. Casi prefiero que gobiernen los socialistas… quién sabe, quizá Zapatero intuya la luz y deje de hacer todo lo posible para destruirnos. De lo que estoy seguro es que con Rajoy, en esta situación, y con la que se avecina, el ambiente acabaría siendo irrespirable. España es España.
    Saludos!

  5. abril 10, 2009 2:31 am

    Sabes que siento la salida de Solbes. Pero también sabes que estoy a favor de eliminar ministerios: yo empezaría con igualdad, Cultura (con educación) y vivienda (con fomento) eso para empezar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: