Skip to content

Católico festivo

abril 9, 2009

La Semana Santa no es como la Navidad. No hay regalos, ni comilonas (torrijas aparte), ni reuniones con amigos, compañeros de trabajo o familiares. No se despide el año, no hay excusa para hacer el mamarracho, son, o deberían ser (en la medida que se vivan por su contenido místico y religioso) unas fechas de fe y devoción.

La mayoría de la gente aprovecha los días de vacaciones para viajar y descansar, ir al Retiro (si son madrileños o visitantes), pasear con la familia, salir con los amigos. Pocos, aunque parezcan muchos concrentraditos en las pantallas de nuestros televisores, son los que celebran con fervor religioso procesiones y liturgias. De entre todos ellos son más los mirones que los beatos, muchos más los que asisten como meros espectadores que los portadores de capirotes, descalzados y sufrientes costaleros.

Ha sido en el periodo democrático, muerto Franco, bajo palio, cuando procesiones han resucitado y adoptado la condición de fenómeno de masas. No hablo de Andalucía, donde parecen haber inventado estas cosas de lo bien que lo hacen y lo mucho que viven y sienten, pero en Madrid, por ejemplo, y es testimonio de mis abuelos, procesiones las justas, capirotes, beatas y costaleros, y poco más.

Han sido la libertad, la sociedad de la información, el malsano tamiz por el que el turismo de masas desliza cultura y tradiciones, responsables de este estallido de pasión. La gente peregrina en busca de procesión o el conjunto de procesiones más vistoso. Las cámaras digitales salpican adornan los pasos. Flashazos, empujones y madrugones. Del fervor a la frivolidad hay solo un paso.

Cualquiera que lo vea y no conozca el panorama podría pensar que España es un país de disciplinadas costumbres religiosas. Mientras tanto, salvo en barrios muy concretos, las Iglesias no tienen quórum, si no fuera por ancianas resistentes, el grupo de familias numerosas y algún sudamericano que todavía no haya caído en las redes de Testigos o evangelistas llenos de luz y de color.

En España muchos se declaran católicos pero pocos, muy pocos practican. Y no quiero decir que se salten el culto, sino que en sus vidas diarias no cumplen con las más importantes reglas establecidas como requisito para formar parte de la iglesia. Suelen ser los progres quienes, empeñados en repeler a la jerarquía y refundar el cristianismo, no ya abrazados a la teología de la liberación, sino buscando ejemplos de su más fiero comunismo (por mera pose, dicho sea de paso), repiten hasta la saciedad que “la iglesia son sus fieles”.

Bono es católico, o eso dice, y ahí le tenemos cobrando un sueldo a costa de reírle las gracias a ZP. Blanco, ministrillo de fomento (de esto y de aquello), se declara católico, pero a su manera, como si fuera el catolicismo la versión más laxa y permisiva del cristianismo. Si quiere defender el derecho de la madre a matar a discreción, le escuece la conferencia episcopal y tantas otras cosas, que se haga anglicano o se apunte a una de esas iglesias de sudamericanos. Querer reventar la casa por dentro con gestos tan burdos tiene poco sentido cuando la casa lleva reventada desde hace algún tiempo.

Católicos festivos son tanto divorciado que se junta para la comunión del niño o la niña, tanto desligado que paga lo que sea por tener un bautizo facilón, con un guión sencillo y poca liturgia. Católicos festivos son tantos y tantos que se mueren por casarse por la iglesia por hacerse las fotos y montarla como Dios manda. Tanto divorciado, tanta mujer que aborta y hombre que aplaude y queda aliviado. Tanto hipócrita que se apunta a la ruta procesionera, suelta alguna lagrimita, y mientras tanto apoya políticamente a un vestigio del pasado de matacuras y quemaiglesias más negro de nuestro país. Tanto artista, tanto opinador y opinadora, tanta farándula, todos apoyados en sus privilegiados balcones contemplando una Virgen compungida o un Cristo doliente.

España, se mire por donde se mira, desde la derecha o desde la izquierda, es Católica festiva.

Saludos y Libertad!

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. abril 10, 2009 2:39 am

    Es usted todo un liberal, sí señor. ¿O debería decir “cadenero”?

    Por cierto que es curioso que se queje de la falta de ortodoxia de algunos a la hora de vivir la semana santa. Más que nada porque toda la semana santa es… heterodoxa. No en vano es una explosión de idolatría: una de las manifestaciones de culto más heréticas que quepa imaginar en un monoteísmo como el cristiano.

  2. Juano permalink
    abril 10, 2009 11:23 am

    No cuenta la cantidad sino la calidad de la cosecha. Cierto que hay mucha moda y folclore en la Semana Santa, pero también es verdad que los que profesan ahora su fe lo son por convicción personal. Mejor diez de verdad que cien de apariencia. Con todo, lo cierto es que en tiempos de ataque a nuestras creencias los fieles crecen…
    Está escrito que la Iglesia ha de pasar por momentos duros y que las doctrinas erradas serán preponderantes. Lo que importa es que al final el bien se impondrá. De todas maneras, si la institución ha superado épocas en las que la podredumbre la inundaba hasta su cúspide, no creo que los católicos tengamos que preocuparnos por estos tiempos en los que las cosas están mejor situadas.

    Iracundo, ¿quién eres tú para juzgar el cómo viva cada uno su fe? Allá cada cual con sus acciones y su conciencia. Que lo que para ti pueda ser vano y superfluo, para otro puede ser una manera de sentirse unido a Dios, o una manera válida de evangelizar, o lo que sea.

  3. abril 10, 2009 12:07 pm

    Iracundi, te has leído el post o practicas la lectura rápida, en diagonal o como sea… Eres un pesado arrogante. Revisa lo que escribo y no pretendas ir dando lecciones de nada.
    Saludos!

  4. abril 10, 2009 1:50 pm

    Muy estimado “Yosoyhayek”: créame que he leído con atención su anotación. En ella veo fundamentalmente la típica reflexión de una persona que, por fortuna para usted y sus más cercanos, es creyente de una forma superficial. Lo bueno de esa superficialidad es que con el paso del tiempo y con las compañías adecuadas puede que deje de ser un meapilas (véase: persona que intenta imponer su moral a los demás: como manifiesta su oposición, vía penal, al aborto) pero lo malo es que en esa superficialidad va el ser un pretendido “ortodoxo”. Y por eso se nos escandaliza aquí de que la llamada semana santa sea para una mayoría un puro circo con el que atraer a turistas, socializarse o buscar nuevas excusas para embriagarse (por ejemplo). Según usted en este caso esto sería especialmente intolerable dado que la semana santa sería un espectáculo de recogimiento espiritual y no de mera alegría (como en la navidad). Bueno, pues yo a eso no tengo más que decir que la semana santa es, efectivamente, un circo (perfectamente legítimo, pero un circo) en que el catolicismo da prueba de su carácter “aglutinador” de costumbres y tics paganos (no veas lo bien que se lo pasan los indios aztecas, mayas y similares representando la pasión del nazareno: en reminiscencia de sus sangrientas y luego prohibidas costumbres ancestrales). Y es que, siendo de ello lo que fuere, no es históricamente normal que un monoteísmo dé cabida al culto a las imágenes y los rituales “aparatosos” (véase pretenciosos). Para el monoteísmo, si nos fijamos en esta forma de religión, la idolatría es precisamente uno de las más graves manifestaciones de herejía.

    Por supuesto que todo lo anterior puede ser irrelevante a efectos prácticos (dado que yo no pretendo prohibir la semana santa: como usted si pretende prohibir el aborto) sino que sólo me divierte contemplar las contradicciones de los irracionales que adoran leyendas, relatos bíblicos increíbles (por su profuso enredo en lo fantástico y contradictorio) y finalmente nada menos que pedazos de padera con incrustaciones de plata y oro. Cosa ésta, la de reírse de ustedes los beatos, tan legítima como opinar que el Tarot es un cuento chino y que quienes lo pagan son unos tontos.

  5. abril 10, 2009 2:48 pm

    Muy bien Iracundo, te esfuerzas pero no llegas.
    Recomiendo al resto de lectores que desconfíen por completo del burdo intento de Isidoro por distorsionar mis palabras, hasta mi más íntimo sentimiento religioso, si este existiera, claro.
    Veamos, Isi. Obsesionarte por mi postura sobre el aborto e intentar ubicar mis argumentos en el reducto criptocatólico, es un error y una muestra de tu incompetencia intelectual. Advertir en un embrión o en un feto su entidad humana y considerar que merece algo de dignidad y persecución de cualquier ataque contra su integridad o su vida, no creo que merezca una crítica tan estúpida y frívola como la tuya. Tu vida me importa tanto o tan poco como la de casi cualquier persona a la que no conozco. Es más, la tuya hasta me puede importar mucho más que la de un indonesio del que nunca he tenido noticia. Si me enterase de que alguien, sin que mediara legítima defensa o justo castigo, acabara con ella, no dudes que consideraría oportuno y exigible perseguir y coaccionar al criminal. Pues igual con un feto, vamos, que prácticamente no veo diferencia. Tú sí?
    En cuanto al tema de la semana santa y mi reflexión sobre el tema, no pretendas glosar mis post, porque lo haces fatal. Te equivocas, y mucho. “Creyente de forma superficial”, jaja. Ni pertenezco a la Iglesia católica ni a ninguna otra, por no ser no soy ni cristiano, de la misma manera que tú seguramente sí lo seas, no sé si me entiendes? No he sido educado en la fe, ni en la liturgia, ni en nada de eso. No he ido nunca a misa, sin contar bodas, bautizos, comuniones o funerales. Mientras que la mayoría de mis amigos hacían catequesis yo ni me preguntaba porque narices no la hacía yo, sencillamente vivía al margen, como tú lo haces del Ramadán o los ritos budistas de tanto asimilado. No por ello me considero con el criterio superior que tú te atribuyes. Así que deja de incordiar y poner la guinda o la última palabra. No seas tan pesado y recapacita.
    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: