Skip to content

Los malos malísimos: manifestaciones seculares

mayo 4, 2009

La 2, sábado por la tarde, programa musical (“no mates al pianista”), entrevista a Macaco, ese artista de renombre y relumbrón. Admitamos que alguna de sus cancioncillas resulta pasable, que no molesta o invitan a cambiar de emisora.

Macaco, subgénero de ManuChaoismo, canta a la naturaleza y no al “medio ambiente”, por él “no es político ni nada por el estilo”. Defiende a los animales y combate el uso de sus pieles, porque “ya no nos hacen falta para sobrevivir”, asume como dogmas de fe el catastrofismo climático, porque de alguna manera espera que el Capitalismo tenga lo suyo, que pague por sus pecados en forma de plaga y destrucción.aznar

Los presentadores, dos intelectuales de tomo y lomo, ella vozradio (acentillo del norte), él modernillo de chichinabo (barba desaliñada y gafas de pasta, sin ser Nacho Escolar, vaya), destacan el carácter solidario de Macaco y su compromiso con la causa climática. Llega el momento álgido, tres personajes, tres declaraciones, tres enemigos del medio ambiente, herejes contumaces: primero Bush: “por qué tengo que defender yo al planeta, que se defienda él solito!”; Aznar: “no niego el cambio climático, pero nadie me ha demostrado aún que el hombre sea responsable del mismo”; y Paris Hilton, no sabemos si como broma o realidad, defendiendo el uso de pieles animales en costura.Tres muñecos, tres mostruitos: dos conservadores recalcitrantes, poderosos venidos a menos, guerreros, “antidemocráticos”, odiados y vilipendiados. Una aparente estúpida que vive con frivolidad ajena al compromiso y la toma de conciencia de intelectuales de izquierdas como Macaco y los dos presentadores del programilla de televisión de marras.

La modernidad trajo consigo su propia religión. Del cristianismo surgió una ateología secular basada en el culto al conocimiento, la infalibilidad humana, la diosa Razón, la desnaturalización de la realidad, el progreso, el Estado, el socialismo… Terminó por dominar y de ella surgieron los movimientos más sangrantes y genocidas, las guerras más terribles, las estructuras de dominación más liberticidas.

Ateocracias que niegan la individualidad y demandan en todo momento material con el que construir mitos y alimentar el espíritu religioso que caracteriza al ser humano. Dios no existe, pero sí el progreso, la democracia, el clima, el humanitarismo, el estatismo posibilista, el comunismo socialdemócrata… y para que la lucha entre el bien y el mal mantenga el movimiento social, la revolución perpetua que requiere todo movimiento totalitario, resultan indispensables los chivos expiatorios, los demonios y malvados personajes, las ideologías tabú, los principios incompatibles con el “bien” defendido por la religión secular.

Malos malísimos que copan a diario dos o tres informaciones, normalmente como caricaturas de sí mismos, recurso cómico propagandístico facilón y burdo, Aznar, Aznar, Aznar, Aznar… Bush, Bush, Bush, Bush… el negacionismo caprichosa y calculadamente personificado. El fundamentalismo que nos domina es cientificista, tiene fe en la ciencia  haciendo de ella un fetiche deformado al que recurrir. Desprecia la naturaleza humana, la niega por completo, es un culto al aquí y ahora, y al “porque me da la gana”, orientado en un constructivismo biológico que pretende el nacimiento de un nuevo hombre, un hombre nuevo, el hombre del mañana, del progreso, de ese futuro perfecto al que solo se llega recorriendo la senda señalada por los nuevos profetas y líderes religiosos, explotando mitos e ideas, distorsionando la realidad como mejor camino para que la humanidad, como un todo esencial, enfile el rumbo hacia un más allá terrero, mundano y glorioso.

Siempre ha sido duro revolverse contra el pensamiento único.

Saludos y Libertad!

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. mayo 6, 2009 12:09 pm

    “La modernidad trajo consigo su propia religión. Del cristianismo surgió una ateología secular basada en el culto al conocimiento, la infalibilidad humana, la diosa Razón, la desnaturalización de la realidad, el progreso, el Estado, el socialismo… ”

    Y también permitió el liberalismo y la economía de mercado. Cuidado con los discursos contra la modernidad, podemos caer en oscuros lados postmodernistas o lo que es peor aún, segundas y terceras modernidades.

    El estado es anterior a la modernidad, otra cosa es el estado moderno, un concepto cuya primera definición política se encuentra en Nicolás Maquiavelo en su obra “El Príncipe”.

    Saludos.

  2. mayo 6, 2009 2:21 pm

    Quién está construyendo un discurso contra la “modernidad? (que por cierto, no sé qué entiendes por “modernidad” viendo la respuesta a mi comentario, la verdad).
    En cuanto al “Estado”, creo que vulgarizas el término.
    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: