Skip to content

López, un Lehendakari que no es euskaldun

mayo 6, 2009

Los nacionalistas ya no saben a qué recurrir para deslegitimar el ascenso de López a la presidencia del gobierno vasco. Primero se habló de pactos “contranatura”, por contener a dos rivales necesariamente antagónicos “en Madrid”, pero capaces de hacer “frente españolista” en las maravillosas tres provincias vascas. Se recurrió al desasosiego comprensible que experimenta todo ganador de unas elecciones que no logra la mayoría parlamentaria para gobernar. Ahora lo que toca es atribuir al PSE y al PP un ánimo antivasquista, extranjero, de usurpación de las instituciones, de falta de abertzalismo, como si tal cosa fuera consustancial a una legítima adhesión al pueblo vasco.

Patxi López no habla vasco, o lo habla malamente, vaya, que no se entiende aunque preparé latiguillos, mini discursos o comienzos y finales a modo de guiño. He escuchado la siguiente recriminación: “¿Qué pensaríamos en “Madrid” si el nuevo Lehendakari no supiera hablar castellano (el Español de toda la vida pasado por el tamiz autonomista, vaya)?”. Hombre, todo llegará, no lo dudo, pero hoy por hoy la inmensa mayoría de los nacionalistas vascos son castellano parlantes. La inmersión lingüística ha tocado techo. Es cierto que cada vez se escucha más, pero no con la intensidad que se creía. Hay pueblos de 5.000 habitantes donde “todo el mundo” habla vasco, es más, hay aldeas donde muchos jóvenes, y algún viejo, chapurrea un español que provoca vergüenza ajena. Pero es que el País Vasco vive mayoritariamente en sus ciudades. Entre el Gran Bilbao, Vitoria, San Sebastián y otros grandes municipios suman el 80% de una población de apenas 2 millones de habitantes. La mayoría son castellano parlantes. Esto no quiere decir más de lo que parece. El castellano es la lengua materna de la inmensa mayoría de los vascos, maketos y enraizados, sin distinción, pero es que además es una lengua mucho más cómoda, abierta a los medios de comunicación nacionales, a la producción audiovisual de cientos de millones de personas en el mundo, y un buen medio de comunicación para ir de fiestas por La Rioja, veranear en Castro o Noja, o tener un apartamento en Torrevieja.

Si en algo coinciden López e Ibarretxe es que ambos han llegado al poder sin pajolera idea de vasco. El primero ya aprenderá, imitando a su predecesor, que en 10 años ha conseguido hablarlo con fluidez (si es que tal cosa es posible con semejante acertijo lingüístico, dicho sea de paso). No invalida al candidato conocer o no el idioma que el nacionalismo ha querido convertir en el “propio de los vascos”. Hasta hace 30 años más del 90% de todos ellos desconocían una lengua que a finales del siglo XIX era despreciada por los abuelos y bisabuelos de los que hoy piden euskaldunidad a los aspirantes a presidir el gobierno vasco.

Los nacionalistas no se van de vacío. Han conseguido autonomía, terrorismo casi perpetuo y que una sociedad entera se crea sus mitos y su misión en la tierra: el buen vasco, la buena tierra de los vascos, independencia, identidad y singularidad. Que tengan por seguro que su nuevo lehendakari no renunciará, en gran medida, a esas máximas fundamentalistas. El PNV ha logrado inocular un virus que ya es imposible de erradicar.

Saludos y Libertad!

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. JFM permalink
    mayo 6, 2009 4:02 pm

    No hay virus imposible de erradicar cuando hay voluntad.

  2. mayo 6, 2009 4:11 pm

    Y cómo lo harías, con sus mismas artes? Yo no, por supuesto. Ignoro si la mejor manera sería disolviendo el Estado, pero es la única que, a pesar de lo disparatado, acabaría con el elemento fundamental de distorsión.
    Saludos!

  3. aob permalink
    mayo 8, 2009 12:34 pm

    Agradezco tu visión realista y absolutamente respetuosa que ofreces de los vascos, YSH. También es de gradecer que un medio que dice defender el progresismo y la libertad de expresión hasta sus ultimas consecuencias, permita la exposición de argumentos y pesquisas sumamente contrastados como los que has expuesto. Dicho esto, supongo que eres, por supuesto, un español de bien, que solo defiende lo que es suyo por derecho, y que solo procura tender puentes entre esos locos separatistas y la españa una, grande y libre en la que vive. Pues bien, lo primero que deberias hacer es pasearte por Bilbao, Donosti o cualquier pueblo o ciudad del País Vasco (traducción al castellano, permitanme señalarlo, de Euskal Herria) y conocer, no solo su magnifica geografía, sinó también a sus habitantes. Charlar, conversar con ellos del tiempo, del fútbol, del Euskera… y verás que, detrás de esa sociopatia nacionalista vasca, se esconde una gente amable, inteligente y leal, tan cálida y respetuosa con los forasteros como arraigada y orgullosa de sus tradiciones. Si escuchas (y aprendes) hablar en Euskera, descubriras un idioma antiguo y moderno, fuerte y afectivo a la vez. El nacionalismo vasco es básicamente eso: orgullo y aprecio a sus tradiciones (especialmente a su lengua, el Euskera) y un profundo respeto a las ajenas. Lo que no podemos pretender es imponer una cultura, una tradición y un sentimiento que les es ajeno: el no reconocido y casi demonizado nacionalismo español. Porque, si lo miras desde otra prespectiva, lo mismo hablas del nacionalismo vasco que te es ajeno, podrian decir los vascos de tu nacionalismo español. Y es que, en el fondo, el nacionalismo no es sino una exaltacion de la propia cultura, un sentimiento tan natural como licito. Lo que ni es natural ni es licito, es tratar de imponer tu nacionalismo al de otro. Porque eso no nos va a llevar a nada más que al frentismo y a la lucha entre naciones que, historicamente, si no han sido hermanas han sido amigas. Por eso basta ya de tratar al nacionalismo vasco con una cruldad y una prepotencia propia de los tiempos franquistas. Basta ya de demonizar al nacionalismo democratico vasco (encarnad en este caso por el PNV) y de hacer creer que esta en el bando de ETA. Porque no hay nada más lejos de la realidad. Desde la transición, tanto el PNV como todas las fuerzas democraticas, han clamado contra ETA y el terrorismo, algo que aún no he visto en el PP (que pareces defender) cuando se le habla del franquismo. Alguno todavía lo califica de “un tiempo de extraordinaria placidez”, cuando todo el mundo sabe de la censura y la represión policial extrema que sufría toda sociedad tanto vasca como española. Así que basta ya de demonizar y faltar al respeto a la sociedad vasca, sean nacionalistas o no. Tendamos puentes de una vez, y dejemos ya de tirarlos todos abajo.

  4. mayo 8, 2009 2:39 pm

    Querido Aob, créeme que entiendo tu postura. Te quedas en lo superficial sin comprender los argumentos que trato de explicar.
    Me pides que vaya por el País Vasco, y te digo que voy cada año porque la mayoría de mi familia es de allí. No hablo desde la ignorancia ni manejo mitos tópicos como los que sí pareces manejar tú. No sé cuántos años tienes, ni qué te han contado en tu casa, en la ikastola o en el instituto. No sé si eres más o menos inteligente. Lo que si eres es una persona respetuosa y que sabe exponer sus ideas con educación.
    Aquí no se defiende el “progresismo”, se defiende la libertad. La tuya, la mía y la de cualquiera. Tampoco se defiende eso que llamas “nacionalismo español”, que no dudo que exista, pero créeme de nuevo no es algo que nos caracterice en este blog. Aquí se defiende la libertad, se critica el estatismo y toda ideología que lo justifique. Nosotros no negamos España, como tampoco negamos que exista un sentimiento común entre los que vivís en esas tierras. Aquí no se niega el derecho de nadie a hablar lo que quiera, pero sí la pretensión constructivista de imponer una lengua como la batua, que ni es vasco ni es nada, únicamente un artificio ideado para practicar la segregación, ahondar en estúpidos complejos identitarios y enturbiar la convivencia. Si el PNV se dedicara a ofrecer su nacionalismo de forma competitiva, no merecería la crítica que le hacemos. Por desgracia el nacionalismo vasco no reivindica la libertad de los vascos, sino su derecho a segregarse del Estado español para construir un Estado igualmente invasivo. El nacionalismo vasco es un movimiento totalitario, xenófobo, racista y muy peligroso, edulcorado con esa adjetivación que tú usas, pero que encarna necesariamente la violencia que ETA ha imprimido en la sociedad vasca y española.
    Yo soy el primero que lucha contra el estatismo, no pretenderás que aplauda el estatismo vasquista. Yo defiendo las libertades políticas de todos, y celebro que los vascos tengan el privilegio constitucional de utilizar las suyas en contra del Estado español. Lo que lamento es que esas libertades y tradiciones de las que hablas estén a merced de un movimiento totalitario y estatista que pretende la creación de una tierra idílica, un nuevo estado, un nuevo vasco…
    Si no entiendes estos argumentos, lo lamento. Aquí no se critica a las personas, se condenan las actitudes liberticidas y los movimientos fanáticos, por muy sosegada que parezca su estrategia. El nacionalismo vasco ha dejado miles de muertos, miles de mutilados, un pueblo enfermo y mucho dolor. Descuida, seguiré yendo a esa que considero mi segunda tierra, pero permíteme que me alinee con los que no entienden el vasquismo desde el odio y el particularismo fundamentalista.
    Saludos y Libertad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: