Skip to content

Prostitución y otras inconsistencias ideológicas

mayo 18, 2009

No se trata de un post políticamente correcto. Habrá cosas que suenen peor de lo que realmente pretenden expresar.

Resulta tópico y recurrente defender la prostitución sin demasiadas complicaciones éticas o intelectuales en virtud de un presunto efecto apaciguador del ardor violento de ciertos energúmenos sexuales. Pudiendo aplacar sus deseos con señoritas o caballeros que voluntariamente acceden a mantener semejante contacto íntimo a cambio de una retribución, lo lógico sería pensar que los casos de violación y agresiones sexuales caerían. No es una excusa del todo mala, tan utilitarista como la que defiende el aborto como medio efectivo para reducir la delincuencia o la aparición de bandas de desarrapados marginales. La diferencia radica en que la primera opción paliativa no perjudica a nadie, sino que beneficia a todos, cliente y prostituta, siempre que el pacto sea libre y voluntario. En el segundo para un bien “mayor” es sacrificado uno “menor”, o eso creen quienes manejan el argumento.

Otro vicio recurrente que nos sirve como muestra de una grave inconsistencia ética, moral o intelectual es la defensa de ciertas exclusiones en un ámbito definido mientras que descaradamente importamos el producto directo de aquello que propugnamos excluir. Sucede en España con la energía nuclear: nuestros gobiernos, desde que Felipe González impusiera la moratoria nuclear, no ha abierto nuevas centrales, lo que no ha impedido, sino que más bien ha convertido en irremediable, la importación energética desde nuestro vecino galo, cuyo parque nuclear domina por completo su producción energética. Decir que con ello beneficiamos al medio ambiente y mejoramos la seguridad ciudadana es tan absurdo como hipócrita. Un accidente como el de Chernóbil no conoce limitaciones y ni siquiera los pirineos nos salvarían de sus efectos. Aun así, España cada vez más pobre y dependiente gracias a una posición ideológica y supersticiosa en la que unos ganan, y mucho, mientras que los interesados pierden en demasía.Puestos a exportar los males (centrales nucleares) e importar los bienes (energía eléctrica), en relación con las ideas expuestas más arriba, podríamos ver con otros ojos la proliferación en ciertos países de la prostitución involuntaria de niños y adolescentes. Todos nuestros pervertidos y tarados (dolientes de una enfermedad terrible que termina siendo derramada sobre la dignidad, integridad y libertad ajenas) deberían, si lo llevamos al absurdo, recibir una subvención anual a fin de sufragar sus viajes a determinados países. Lo que aquí se prohíbe y persigue (abusos sexuales con menores, o la mera prostitución infantil) sería compensado gracias a su financiación en el extranjero. Esos pedófilos aplacarían sus pulsiones cada cierto tiempo volviendo mansos y satisfechos a nuestras tierras.

Esto suena a disparate pero podría no serlo tanto. La inmoralidad humana no tiene límites distintos de los que puede llegar a marcar el nihilismo más fiero o el relativismo más atroz: la absoluta ausencia de moral. Puestos a no considerar en ningún aspecto la integridad del embrión o el feto, y su derecho sobre sus progenitores a ser sostenido durante el embarazo, no debería alarmarnos que un bebé o un menor de edad, o cualquier persona en cualquier momento de su vida, padeciera semejante merma de reconocimiento. El utilitarismo cosifica a la persona y evade todo respeto de la dignidad y la libertad humanas. Si favorecer la prostitución involuntaria y el abuso o violación de menores fuera de nuestras fronteras sirviera efectivamente para reducir las agresiones locales, parece razonable pensar que se pudiera plantear como solución por parte de los mismos que consideran propios del siglo pasado ciertos debates eternos.

En eses esfuerzo por crear de la nada una arcadia feliz y socialista, dotada de una nueva y perfecta moral, inspirada en un ética del mimetismo, un mal entendido individualismo sobre una creciente irresponsabilidad, qué mejor que exportar los males e importar los bienes. Defendamos lo que se tercie con tal de que beneficie a nuestra pose estética. Edulcoremos realidades, aplaudamos el crimen o peor, permitamos aquello que condenamos pero siempre fuera de nuestras fronteras, para después sanar nuestra maltrecha conciencia a través de un hipócrita activismo solidario.

España puede ser ese vergel de energías limpias y apaciguamiento sexual, únicamente debemos trasladar los fundamentos morales e ideológicos de nuestro modelo energético al resto de calamidades o deficiencias de nuestro orden social. Espero que la izquierda agradezca mi sugerencia: la propaganda conseguirá que parezca incuestionable y benéfica sin excepción.

Saludos y Libertad!

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. "Camino de Servidumbre" de Hayek, MARAVILLOSO permalink
    mayo 18, 2009 9:53 pm

    El Estado no es culpable.
    Culpable es el EXCESO de Estado.
    Culpable es el socialista que algún político norteamericano escondía en su alma cuando intuyó al paternalista modo de tutor (autoproclamado con sus napoleónicas intenciones) de sus compatriotas que el Estado debería excederse de sus funciones y respaldar con el Tesoro Público Federal la irresponsabilidad de los privados Faddie y Fannie (y por ende doblegar y domeñar la voluntad de los libres).
    Culpable es el exceso de delegación de responsabilidad, y con ello de libertad (“quien cede su libertad a cambio de seguridad acaba perdiendo la una y la otra”).
    Culpable es la coletilla “DEL BIENESTAR”.
    Ahí radica la trampa Wyoming-iana, el embaucamiento Gabilondiano, la perorata “bienintencionada” de LA SECTA, la razón de SER del seudo lenguaje más radiofónico, la SANTILLANA (a modo de Santo y Seña) de los profetas de los “mira que lo hago por tu bien”, la kantilena kultureta de los intelektuales de “a tanto el kilo de seudoperiodismo-pelíkula manipuladora y oskurecedora”, derrochadores de derechos(-trampa) a lo largo y ancho de la geografía peninsular, esa perversión del lenguaje, esa neolengua 1984ntera, ese derecho-trampa de 3ªgeneración que confunde el sentido común de los sufridos trabajadores, la que pervierte el sentido de las cosas, la que convierte los puros conceptos en “conzzettos pepiño-blanqueros-ferrazianos” (de cuyos conzzettos concienzudamente reniego a incluirlos en mi vocabulario), la que a base de mil repeticiones (Lenin: “una mentira mil veces repetida hasta la saciedad machaconamente sobre la cabeza del obrero hasta que la tenga por verdad”) asienta como verdad un dogma indemostrable (o según se mire, bien demostrable en los extensos gulags fascistas, siberianos, maoístas, castristas, mussolinianos… en las amplias bolsas de pobreza y desempleo de las socialdemocracias, allí donde la pobreza llama al socialismo, y donde se instala el socialismo se instala la pobreza, en la falta de republicanismo y democracia en las Repúblicas Democráticas Socialistas, en los Cortijos (sureños, por ejemplo), en los Señoríos y demás kacikadas universitarias de provektos hombres de infinitas ansias de paz y progreso), la que rebaja a los hombres a comebocadillos-subeautobuses-meneapancartas-agitabanderas-repiteconsignas-apaleadisidentes-vendetuculoytuconcienciaporcuatrodurosqueademássontuyos, la que asienta la doctrina de la masa informe y de la anulación de las naturales y enriquecedoras diferencias entre los individuos, la que conforma el sentir de los hombres sobre premisas malintencionadamente falsas, falseadoras, ocultadoras de datos relevantes, sobre la que la humana lógica mediante el lógico y humano silogismo no puede mentalmente sino aceptar a “trágalas” la Gran Estafa (Eudocio Ravines), la que lleva a los chorizos a mal enriquecerse, la que eleva a los engendros más mezquinos de las cárceles a Casta Parasitaria institucionalizada en forma de dignidad política, a los bien enriquecidos a empobrecerse, la que lleva a las clases media y baja a su empobrecimiento (porque no hay pobres sino que hay empobrecidos, con bienintencionadas y planificadas políticas activas a la consecución de dicho objetivo tutela-esclavizador destinadas), a perder toda esperanza en el fruto de su esfuerzo y las lleva a sumirse en el igualitarismo (mito de Procusto) en la miseria y en la dependencia respecto al Poder al que les han incitado a someterse voluntariamente (joder, la dictadura perfecta, ya la quisieran para sí Largo Caballero, Pablo Iglesias, Sabino Arana, la Nelken, Pilar Bardem, Leire Pajín, zETAp, Roures, Francino y Carrillo entre otros profetas de las chekas del Bienestar).
    La ciudadanía mundial y la española en particular debe alzarse en urnas, tomar las urnas, aprovechar su OPORTUNIDAD, seguir por el camino que ATENAS y sus griegos a duras penas abrieron y en gloriosa, inmortal e imperecedera herencia nos dejaron, revolucionarse cívicamente (no mediante el Terror, no mediante el Socialismo), y RECUPERAR LA PROPIEDAD DE SU DESTINO PARTICULAR, DE SU INDIVIDUAL BÚSQUEDA DE LA PROPIA FELICIDAD empezando quizás por recuperar su poder en los entes locales, y por recuperar la propiedad de lo que se le roba mediante el latrocinio legalizado de los IMPUESTOS, ese sería un buen primer paso.
    Ya está bien de provincionalismos y de aupar a las públicas magistraturas a los más catetos, cínicos y gusanos desperdicios de la sociedad, rebajándonos con ello al nivel de suciedad, o en el mejor de los casos al de zoociedad.
    SOCIALISMO O DESPENALIZACIÓN DEL ASESINATO POR CUESTIÓN DE LA EDAD DE LA VÍCTIMA,
    BIBIANAAIDÍSMO O MUERTE
    (VALGA LA REPUGNANCIA)
    (puaj, qué asco y vergüenza que esta engendra y perversa desecho de persona, cruel mentalidad y exenta de empatía por los que no pueden defenderse, sea de mi patria chica).
    En tanto hay vida, hay esperanza, y ya que hasta aquí hemos llegado, Esperanza for President, God Blessed la cosmopólita metrópolis madrileña (que no gallardoniana) que al fin y al cabo, en el país de los ciegos el tuerto debe ser el rey.
    ¡Antiliberalismo y estulticia deliberadamente inculcada, delenda est!.

  2. Oscar permalink
    julio 21, 2009 7:31 am

    No se si han notado la diferencia entre el ser real, y el ser irreal. Los
    seres humanos buscan la belleza, eso es natural, y en cierto modo el
    olvido, el olvido se relaciona erróneamente con la belleza, después de
    las relaciones sexuales o después de trabajar muchos seres humanos
    nbecesitan de un sacerdote o de un baño respectivamente, lo del baño es
    comprensible, pero ¿y lo del sacerdote? ¿es tan necesario?. La moral real
    y antigua nace como medio de ordenar la sociedad, y las morales rígidas
    fueron impuestas por los regímenes y sistemas de facto desde el pasado
    más remoto, en estos regímenes de facto el gobernante imponía hermosas
    moralidades(para los demás curiosamente, pero no para el mismo), todas
    basadas en el pensamiento irreal, en lo que no es tal como es en lqa
    realidad, tal como el marxismo contempla un orden estético igualitario y
    violentista que engendrará la paz cuando en realidad engendra genocidio y
    violencia, así, la moral ideal, o sea irreal, es la que engendra estos
    controles genitales, el verdadero nombre de esta moral farisea, esta
    moral que no contempla las miles de variables de la realidad que existen
    más allá del blanco y el negro que el moralista ve, y es más, muchas
    veces no existe el blanco y el negro en esta historia.
    La moral irreal imagina una sociedad limpia, sin prostitución, como no
    puede ver lo que es la naturaleza humana, la moral irreal es capaz de
    igualar la defensa de los homosexuales con el abuso de menores y la
    pederastia, por poco asume que si los homosexuales no son quemados en
    hogueras públicas y decapitados la sociedad se volverá pedófila, esta
    igualación de lo inigualable puede ser llevada al terreno de la
    democracia ¿porque debemos permitir que existan partidos de derecha si
    ellos efectivamente representan a quienes se oponían a la democracia?
    (sistema reinventado tras la revolución de 1789), etimológica e
    históricamente las derechas son anteriores y ajenas a la democracia, como
    las monarquías, e incluso contrarias a ella (a la democracia), incluso
    esta igualación tiene más merito que igualar la pedofilia con la libertad
    de expresión, dos cosas totalmente distintas.
    Hay una moral irreal que es endémica de las derechas–y digo derechas en
    plural para concederles algo del pluralismo que dicen tener pero que no
    poseen salvo en las excentricidades–, esta moral irreal es el moralismo,
    ciego ante la naturaleza humana, imposible que pueda ver por ejemplo, que
    los seres humanos son seres superficiales, incluso nuestras ideas humanas
    de profundidad, de personas inteligentes con alma, de intelectualidad, de
    lo que se opone a lo superfluo son meramente cliches sociales y
    prejuicios, ideas preconcebidas, ¿como no entender que una parte
    importante de la población no es como la ´gente linda´ de las revistas y
    de la TV? ¿como no entender que existen hombres como mujeres que no
    tienen la más mínima oportunidad de tener por lo menos una historia de
    amor, o un desahogo sexual, o una relación sexual como el resto dela
    gente normal?, ¿como no entender que un hombre que padece de enanismo,
    lisiado, o que sencillamente sea feo y sin ninguna gracia–aunque buena
    persona– jamás o muy raramente podrá ejercer su derecho al contacto
    sexual?. ¿Como no entender que la gente no te marginará por ser feo pero
    te sacará de su agenda y no te invitarán a tal fiesta?, ¿como no entender
    que los principes azules y las princesas frambuesas tienen idiotizado al
    mundo y los feos, feas, poco agraciados, o sencillamente, quienes son
    demasiado mala suertes en las relaciones con el sexo opuesto, no pueden
    ejercer su derecho a disfrutar y comunicarse con el cuerpo de otro ser
    humano?. Porque el sexo no es solamente pasar un buen rato, es la
    oportunidad de tener una comunicación distinta con alguien, e incluso, es
    sabido que entre las prostitutas normales(mayores de edad, y las que
    trabajan voluntariamente) los clientes no van solo en busca de sexo en su
    mayoría, porque se sienten solos, porque nadie los escucha, porque han
    pasado 20 años y no han conocido a nadie, y esas historias acontecen
    diariamente, pero ningún periódico colocará en los titulares que un
    hombre de 50 años se suicidó porque no soportó los años de soledad, eso a
    nadie le importa ¿no?. Esto último es prueba de la superficialidad de la
    sociedad, que no recordará al pobre hombre.
    Me imagino que se lograra un sistema moralista, apoyado por tecnología de
    punta, con sabuesos espías, con calzoncillos y calzones de castidad, o
    sea, un sistema de control genital, porque a eso se resume toda la
    patraña moralista que asume que no hay moral bajo la libertad, que asume
    que solo con tiranía se tiene moral y civilización, y que asume que la
    libertad es la libertad que eella pregona, después de todo muchos de esos
    moralistas pensarán que en la época de Franco no habíuan pedófilos, y
    menos en los tiempos de la inquisición, si fuera por eso, los parricidas,
    los delincuentes, los asesinos y violadores de niños no serían
    perseguidos por estas democracias ´socialistas´, sinoque serían
    premiados, como vemos que no es así, podemos ver otra de las gnorancias
    de la patraña moralista, que se empeña en no ver que los seres humanos,
    arrogantes, exitosos y superficiales no creen realmente en el amor, sino
    en el hombre top y guay con el buen auto, no en el joven miedoso, delgado
    y poco agraciado, menos aun en el gordito de la esquina, del barrio,
    ellos no tienen derecho al sexo, para ellos y para muchos más existe la
    prostitución,y me imagino que ocurriría bajo un sistema moralista
    omnipresente, la sociedad enfermaría mucho más de lo que ya está. Notorio
    por último, es que justamente en las instituciones más moralistas, como
    el ejército (ejemplo; las violaciones cometidas por soldados
    estadounidenses en Irak), como en las iglesias, sobre todo la católica,
    es donde se ha visto la inmoralidad más grande, los atropellos más
    grandes ala dignidad humana, y es quizás el aborto uno de los pocos
    crímenes de los liberales, indecible y monstruoso, pero grandes naciones
    de derecha lo practican, porque habría que ser muy idiota para imaginar
    que EE.UU es un país marxista. En el moralismo, la moral irreal es la
    moral ideal, idealista, o sea, sinónimo de irrealista, el parecido se ve
    más en la realidad, en sus consecuencias, idealistas como los primeros
    comunistas, que no tenían idea del trágico camino que tomaban con sus
    acciones, irrealista como el moralismo de las derechas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: