Skip to content

Atraco que sabe a poco

junio 17, 2009

Masoquistas, inocentes o simplemente idiotas. Deben ser de los pocos que se muestran encantados con el nuevo atraco por decreto del Gobierno a los ciudadanos, es más, no contentos con ello, piden que el robo sea más elevado.

Hablo del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) y de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que aplauden la subida de impuestos al tabaco aprobado por el Gobierno la semana pasada, pero les sabe a poco.

CNPT pide nuevas subidas aduciendo que “está demostrado que es la manera más eficaz para frenar el consumo y para no iniciarlo”. Además defiende el supergravamen al tabaco por los costes sanitarios que genera. Por su parte, OCU, pide más dureza en la aplicación de la ley antitabaco y regaña a los fumadores por gastarse 1000 euros al año en cajetillas, además de insanos, derrochones… vaya.

Argumentar lo de sobrecoste sanitario de los fumadores es típico y falaz. Lo primero, no sabemos bien si los impuestos del tabaco van a parar a costear los gastos sanitarios de las enfermedades producidas por el tabaco. Lo segundo, en el caso de que así fuese, a los fumadores que no desarrollen problemas por el tabaco, no les van a devolver el dinero que han tenido que pagar. Tercero, no se puede demostrar que el que un fumador desarrolle ciertas patologías asociadas al tabaco, sean causadas por el propio tabaco o por una predisposición del individuo. Cuarto, en ningún caso se ha preguntado al fumador si quiere ser atendido por la sanidad pública en el caso de desarrollar una enfermedad, además, él, como el resto de los ciudadanos ya paga impuestos para la sanidad pública de forma obligatoria haga uso de ella o no. Quinto, por eso misma razón, deberían gravar también la hamburguesas XXL, los alimentos con grasas saturadas y subir los impuestos a las personas con hábitos sedentarios. Por todo ello, justificar los elevados impuestos del tabaco  en el sobrecoste sanitario es una simple excusa y, además, bastante mala.

Afirmar que esta es la mejor manera para frenar el consumo es parcialmente verdadero y esconde cierta maldad. Lógicamente, si sube el precio de un producto, habrá gente que no esté dispuesta a pagar ese nuevo coste por ello, pero aún así, no existe una correlación entre las subidas del precio del tabaco y la disminución del número de fumadores, además, ésta, si se ha producido seguramente tendrá más que ver una mayor concienciación de los problemas que puede causar el tabaco que la subida de su precio. Que la elevación del precio sea porque el Estado ha decidido asfixiarlo a impuestos demuestra un paternalismo que no es inocuo. Si tanto se preocupa el Estado de nuestra salud, ¿por qué, directamente, no prohíbe el consumo y la venta de tabaco, como ya hace con otras sustancias como la marihuana o la cocaína? Pues, seguramente, porque ni con ello conseguiría que desapareciese su consumo, como no ha desaparecido el consumo de marihuana o cocaína, y perdería una fuente inagotable de dinero para sus arcas vía impuestos.

Las subidas de impuestos no son fáciles de justificar, afortunadamente para todos, de ahí que esta última se haya producido cinco días después de las elecciones. Subírselos a productos como el tabaco, el alcohol o la gasolina parece que escandaliza menos, a excusas como las anteriores, tenemos que aguantar que nos llamen egoístas e insolidarios las mismas personas que ya nos roban el 50% de nuestra riqueza y regulan e intervienen en la forma en la que usamos el otro 50%, las mismas personas que hace año y medio nos mentían y negaban la existencia de la crisis, los mismos que hace dos semanas anunciaban brotes verdes y que una semana después (tras unas elecciones) pedían un crédito para poder pagar las prestaciones por desempleo y extendían el plazo de recuperación en un par de años más.

Hoy les ha tocado al tabaco y a la gasolina, mañana todos seremos víctimas de un nuevo atraco.

Anuncios
8 comentarios leave one →
  1. junio 17, 2009 10:40 am

    Ergo, legalicemos todo lo adictivo y pongámosle un fuerte impuesto! Conseguiremos ciudadanos capaces de pagar lo que sea con tal de llevarse a la boca, la vena o la nariz la sustancia a la que se hayan enganchado. El Estado, como siempre, aplica su doble moral, y mientras recauda por un lado, obra de hermanita de la caridad por otro. El saldo neto siempre es positivo para sus arcas, por mucha patraña que quieran vendernos. Es más, cuanto más dependientes, adictos y enfermos de cáncer haya, más se legitima la mera existencia del Estado.
    ¿Qué porcentaje de los enfermos de cáncer de pulmón y garganta son exclusivamente por causa del fumeteo? Tengo mis dudas.
    Saludos!

  2. Liberand permalink
    junio 17, 2009 11:15 am

    No des ideas…

  3. framling permalink
    junio 17, 2009 1:25 pm

    Efectivamente Liberand, no des ideas:

    “por eso misma razón, deberían gravar también la hamburguesas XXL, los alimentos con grasas saturadas y subir los impuestos a las personas con hábitos sedentarios”

  4. junio 17, 2009 6:48 pm

    Yo estoy a favor de la legalización de la marihuana pero eso si, con un impuesto del 500% así los fumetas pagarás nuestras autopistas. Es maquiavélico ¿verdad?

  5. Sonam permalink
    junio 17, 2009 9:01 pm

    Yo, por el contrario, quiero que suban el impuesto de escaladas. Me parece intolerable que yo tenga que pagar los gastos sanitarios de un individuo que eventualmente se sube a una montaña de tropecientosmil metros, con lo malo que es para la salud. Luego también empezó a parecerme bien, con las fiestas y el verano, el impuesto por lesiones taurinas. ¿Pagar yo las consecuencias sanitarias del devaneo ante unos pitones de medio metro? Quia. ¿Quien les manda?.
    Inmediatamente pensé en las bicicletas. Invento contrario a la salud donde los haya. ¡Y me quieren hacer pagar los arreglos anatómicos de esos chiflados!
    Pero es que en Octubre vendrán los accidentes de caza, en Navidades las intoxicaciones por marisco de desecho y los atracones, en verano las quemaduras de sol y los quasi-ahogados, en invierno los perdidos en la nieve… Y todos a causa de actos de los que no tienen ninguna necesidad.
    ¿Que me aconseja, Sr. Político? ¿Cree que debo pagar? ¿Saco la pistola?.
    Atte.

  6. Esporádico permalink
    junio 18, 2009 12:52 am

    Sexto, los fumadores que enferman suelen tener la deferencia de morir pronto, el ahorro en caras y largas enfermedades de senectud es muy notable, así como el robo de su parte por pensiones, que al ser de reparto son inheredables y quedan los dineros perdidos en el limbo por siempre jamás.

    Los fumadores somos un chollo, que no os mientan.

    Salud(os). E.

    (cof cof cof kjjj kjjj, este ducados me va a matar)

Trackbacks

  1. Normativa tributaria: el Gobierno niega tener intención de aumentar el IRPF « Comentarios Jurídicos
  2. Mini latas para la super reforma « LA LIBERTAD Y LA LEY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: