Skip to content

Educación neocon

julio 6, 2009

Modelo neocon para la educación en Madrid. Con este titular Público se suma a la campaña de disenso orquestada por El País de Madrid, el PSOE y los sindicatos de izquierdas en contra de toda acción de gobierno emprendida por Esperanza Aguirre. Estas son del todo criticables, como veremos al final del comentario, pero no desde los planteamientos utilizados por sus opositores, que desde la demagogia se niegan a admitir el carácter estatista de las mismas, y su idéntica adopción en países y regiones gobernadas por socialistas confesos y de sigla.

Dice el Ministro Gabilondo (el de educación, no el de desinformación y propaganda) que “algunos gobiernos no priman la educación como bien público”. No dudo sobre su formación filosófica (con ella y otras artes logró una cátedra y el rectorado de la Autónoma), pero sí de la calidad de su juicio, y más aun de su conocimiento teórico en economía. Cuando dice “bien público” estoy convencido de que utiliza “bien” como sinónimo de “lo bueno”, “lo necesario”, “lo mejor”, y no como medio para lograr un fin. Uniendo “bien” y “público” asimilamos dos de los dogmas de fe propios de la religión democrática: lo público siempre es mejor que lo privado, porque lo público se hace por el bien de la ciudadanía mientras que lo privado siempre responde a intereses egoístas y perversos sentimientos como la codicia.

Seguramente ignora el ministro, pero también el redactor de la noticia publicada por Público, que la educación, en sentido estricto, como cualquier otro bien (entendido como medio para alcanzar fines), puede ser provisto por el mercado con mayor eficiencia que por un ente de dominación y planificación social. Lo que no puede ser provisto por el mercado es “el tipo de educación dogmática que exige la perpetuación del Estado”. Mejor dicho, la función que no tiene porque cumplir ninguna empresa privada (salvo que sus titulares así lo quieran y se sometan al juicio libre del resto de agentes partícipes en el proceso de mercado) es el aleccionamiento y la catequesis estatista que pretende la educación pública.

En la obsesión moderna y contemporánea por “el hombre nuevo”, desde Rousseau, su Estado moral y prototipo de ciudadano, hasta nuestros días, la educación viene concibiéndose desde dos perspectivas igualmente perversas: instrumento capaz de formar espíritus y valores “republicanos” de adhesión a un modelo dado de coexistencia bajo la égida de un Estado todo poderoso, padre y señor nuestro; y la emancipación del individuo rompiendo por completo con el acervo cultural tradicional, presuntamente estático e inhibidor del espíritu, represivo y al servicio de “la oligarquía”.

Oligarquías espontáneas sin acceso a la irresistibilidad del Estado puede que haya, pero su situación es tan volátil como el acierto en sus decisiones estratégicas y de inversión. Cuando media el Estado sí podemos hablar de Oligarquías como elementos de dominación y expolio. En el actual modelo de Estado de Bienestar las Oligarquías se transforman y adaptan, sirviendo de conexión entre las parcelas de libre mercado y la burocracia más invasiva. Es ahí donde pretende colocar Aguirre a los proveedores de servicios educativos.

Los socialistas acérrimos sueñan con un modelo soviético descafeinado por las ensoñaciones acuñadas en Mayo del 68. Un mix capaz de potenciar ese individualismo dependiente y hedonistas compatible con un espíritu colectivista a modo de “concienciación” por “causas justas, antitradicionales y públicas”. En su esfuerzo se topan con la realidad de los hechos: El Estado es ineficaz e ineficiente en la provisión educativa. Y es ahí donde entra la externalización.

Aguirre no va a privatizar la educación (aunque probablemente su modelo sea más proclive a ello, siempre de forma deficiente), sino su provisión. La educación seguirá siendo pública, de eso no cabe duda. Programas, currículum, horarios, títulos, etc. Lo que cambia es un modelo que no afecta tanto a lo realmente perverso del sistema, sino a un sector del funcionariado tradicional. Se resisten a desaparecer los actuales titulares de plazas públicas de enseñanza.

Llevan razón en algo: en su proceso privatizador de la provisión del servicio (no de la educación y su financiación) Aguirre corre el riesgo de contribuir a la desintegración social. Cuando el Estado planifica el suelo, condiciona el entorno urbano y estructura los distintos estratos sociales por zonas y barrios, el desmontaje de lo público puede llevar a situaciones de marginalidad inducida o incremental. Es decir, y en eso puede que lleven razón las críticas, puede que al final del proceso queden bolsas de alumnos sometidos a la provisión pública educativa dentro de pozos de marginalidad difícilmente superables.

Esto, que puede parecer una consecuencia del aguirrismo no lo es en absoluto. Siguen siendo los mismos colegios e institutos marginales de siempre, dada una fisonomía social y urbana, más allá del esfuerzo externalizador emprendido por el gobierno del pp. No han podido demostrar los críticos que haya aumentado este fenómeno, todo lo contrario, y es por ello por lo que prefieren convertirlo en dogma de fe, incuestionable para sus fieles, no sometido a estudio y contraste.

Aguirre no favorece al mercado con sus decisiones. Crea un círculo empresarial “privado” dependiente del presupuesto y la concesión pública. Corrompe así a varios agentes que terminan convirtiéndose en adictos estatales, defensores del expolio y la arbitraria asignación patrimonial. Aguirre, a corto medio plazo, concede un respiro a la ineludible quiebra del Estado de Bienestar: la externalización mejora, en un primer momento, la eficiencia presupuestaria, la agilidad estatal en la ordenación de servicios básicos, pero termina, indefectiblemente, como todo lo que permanece ajeno, con mayor o menor intensidad, al proceso de mercado.

Si por neocon se entiende esa actitud equidistante entre el estatismo más feroz y el aprovechamiento de ciertas ventajas del mercado “libre”, Aguirre sería neocon. Yo, humildemente, prefiero considerarla una socialista más (con espíritu Liberal, dicho sea de paso).

Saludos y Libertad!

Anuncios
14 comentarios leave one →
  1. Liberand permalink
    julio 6, 2009 1:24 pm

    Espero que algún día expliquen claramente qué es lo que quieren decir con neocon. Como bien dices, y esa es nuestra labor, es explicar claramente que esas políticas “neocones” nada tienen que ver con el liberalismo, quizá deberíamos empezar a denominarlas neosoc, o socialistas a secas.

    Muy buena entrada.

  2. Cha14 permalink
    julio 6, 2009 3:43 pm

    La educación debe ser universal (para todo el mundo) y gratuita (para el contribuyente que para eso ya la paga con sus impuestos. Ahora bien eso no significa que tenga que ser publica, puede ser gratuita, universal y privada es decir los maestros no tienen por que ser un funcionarios. yo puedo mandar a mis hijos a una escuela privada y que lo pague el estado. instauremos el cheque escolar. Saludos

    • julio 7, 2009 10:59 pm

      Pues yo como profesor de secundaria del Estado veo que gozo de una mayor independencia a la hora de evaluar y de hacer en mi trabajo. Si a la educación universal, gratuita y pública, sobretodo pública.

      • julio 7, 2009 11:56 pm

        Y por qué tenemos que padecer todos, a costa de sangre, expolio y sufrimiento, que tú libremente pretendas la universalidad y la gratuidad de la educación. No existe la educación pública, sino el adoctrinamiento estatal. La educación es algo bien distinto y lo sabes.
        Saludos!

  3. Cha14 permalink
    julio 6, 2009 3:50 pm

    Se me olvidaba, el mismo argumento puede aplicarse a la sanidad ( universal y gratuita) pero no tiene por que ser publica, a mi me pueden mandar hacer una radiografía a una clínica privada, y que la radiografía la pague el estado. es exactamente el mismo argumento, lo que ocurre es que confundimos lo publico con lo gratuito y lo privado con lo no gratuito, y no es verdad, ni lo primero ni lo segundo. NADA ES GRATUITO. de lo que se trata es de los que administran la educación o la sanidad sean funcionarios del estado o no lo sean, esa es la clave. Saludos

  4. julio 6, 2009 5:21 pm

    Parecía que sí afirmabas que podían ser gratuitos… Digamos que el negocio del Estado es más beneficioso para unos que para otros, es más, para algunos sale muy, pero que muy caro. Si no fuera por lo que optan por un seguro privado, como complemento de la aparente cobertura pública (se preste como se preste), el colapso impediría la mera existencia de algo llamado “servicio público sanitario”. Lo mismo sucede con quienes se pagan un colegio privado: pagan dos veces.
    Tú modelo, ciertamente ingenuo, pretende que a través del Estado se articule el mecanismo que por un lado garantice la universalidad y por otro que cada uno elija. Esa elección es difícil cuando no todos aportan lo mismo, es más, cuando esa universalidad exige que muchos de los beneficiarios directamente no aporten nada. Aun cuando a todos se les diera el mismo cheque, la misma prestación anual, por así decirlo, no existiría libertad: los precios serían públicos aunque el servicio lo prestase una clínica privada. Y en el exceso, si estuviera permitido, cada uno lo abonaría por su cuenta. El resultado es idéntico, incluso más ineficiente, como en parte demuestra la sanidad norteamericana, donde existe un mecanismo que perturba gravemente la libre competencia y los incentivos particulares y de los seguros sanitarios “privados”.
    No sé si te das cuenta de que la libertad solo es posible cuando el Estado, directamente, no existe en la parcela que sea. En este caso, la educación o la sanidad. Esa universalidad de la que hablas no deja de ser pura moralina que acaba imponiéndose por la fuerza, vía tributaria. Esa imposición despliega todos los efectos descoordinadores que representa la irrupción del Estado en escena.
    Saludos!

  5. Cha14 permalink
    julio 6, 2009 6:26 pm

    “”….la libertad solo es posible cuando el Estado, directamente, no existe en la parcela que sea”
    Efectivamente eso de la no existencia del estado es una posición liberal extrema que aparece mucho en los foros y que no comparto pero, aun aceptándola.. ¿como hacemos para llegar hasta ahí? ¿como pasamos de lo negro a lo blanco sin escalas intermedias?,¿como hacemos desaparecer al estado?, ¿por arte de magia?. ¿En los últimos 300 años ha existido alguna vez en el planeta tierra una sociedad, un país, sin estado? ¿que sistema ha usado esa sociedad para pasar de tener estado a no tenerlo?, ¿mediante una guerra? ¿de manera democrática?. Cuando lo liberal se lleva al extremo de manera repentina, se pierden los papeles. Saludos.

  6. julio 6, 2009 8:03 pm

    Ese no es el debate, pero si el rumbo. si se pierde, estamos perdidos. Dicho eso, si te parece utópico luchar porque los contenidos educativos, la lengua vehicular y la prestación del servicio dependan exclusivamente de la voluntad libre de los individuos, no debes ser tan liberal como crees. Es posible, viable y sostenible. Es más, es la única vía para desmontar lo perverso del Estado de Bienestar, su naturaleza totalitaria, su carácter moralizante, haciendo de la sociedad un proceso torpe lleno de individuos que de una forma u otra dependen del expolio general. Si eso te parece un debate inútil, extremo o fuera de lugar, muy liberal no debes ser.
    Saludos 🙂

  7. julio 6, 2009 8:44 pm

    “¿como hacemos para llegar hasta ahí? ¿como pasamos de lo negro a lo blanco sin escalas intermedias?”

    Bueno, realmente el proceso es al reves, de lo blanco a lo negro. No tiene porque ser un proceso violento, y no se da de la noche a la mañana, sin embargo es revolucionario porque supone una ruptura con el ordenamiento establecido aquí y ahora (sin necesidad de tomar el poder por la violencia, lo que incluye la vía electoral, ni cambiar la naturaleza humana).

    Aunque díficilmente vas a asumir esto sin aceptar antes lo que expone Yosoyhayek (dado que el libertarismo, al igual que una casa, no se empieza por el tejado), te dejo el material para que le eches un ojo:

    http://www.youtube.com/view_play_list?p=CB71C8ACF4B7F121

    Este libro, a día de hoy, plantea la mejor teoría formulada en las filas libertarias sobre el asunto vital (y no obstante ignorado la mayor parte de las veces) de como llegar de aquí (estatismo) a allí(anarquía, libre mercado, sociedad voluntarista, etc).

    Un saludo

  8. Bastiat permalink
    julio 6, 2009 10:44 pm

    ¿Por qué siempre que alguien habla de un proceso gradual se acaba dudando de su liberalismo…?

    Hayek… lo ideal sería que opusieras argumentos a los argumentos y no descalificaciones.

    En el tema de la mutualización de la sociedad, cheque escolar y sanidad, ninguno de los que lo defendemos lo hacemos como un fin sino como un paso intermedio y no por eso somos menos liberales. Yo, sin ir mas lejos participé en un debate con Andrés H. Gil von der Walde, cuando se hacia llamar Milton, en el que le daba la razón en cuanto al cheque escolar pero le recordaba el riesgo de pensar que es la solución. Sólo es un paso intermedio.

    Es cierto que el cheque escolar y la sanidad mutualizada se paga mediante impuestos. Nadie lo niega. Es cierto que el riesgo de que los contenidos y los programas pueden seguir estando sometidos al gobierno de turno. Es cierto que la prestación sanitaria puede estar condicionada por un exceso de regulación por el Estado. Pero es que no es esa la idea.

    La idea consiste en ir avanzando hacia la comprensión por parte de la mayoría de la población que lo público no tiene porqué ser “lo bueno” y lo privado lo malo, como tu mismo dices, cuando en realidad todos acudimos a comprar el pan a la panadería que nos parece o al bar que nos apetece. ¿No existen regulaciones en el caso del pan y en el caso de los bares? (Inciso antes de que me crucifiques: No estoy defendiendo ninguna regulación con lo que acabo de decir).

    Pues bien, si se logra introducir el cheque escolar y la mutualización de la sanidad….¿qué os hace pensar que no se haga de manera que se reduzca o se vaya logrando reducir aún mas vez tras vez la intervención y regulación del Estado? Es una pregunta directa. Una sociedad que acepta el que la educación no tiene porqué ser monopolizada por un personal funcionario, privilegiado laboral, y que a cambio pueda elegir la educación que quiera para sus hijos, con los límites normales en cuanto a la posibilidad de ofrecer oferta en todos los lugares, ¿no está encaminada hacia la reducción efectiva del Estado?

    Una cosa es correr el riesgo de perder el horizonte y otra cosa es no ver nada más que e horizonte.

    ¡ah! Y yo me considero muy liberal.

  9. julio 6, 2009 10:57 pm

    El Estado se transforma, muta, avanza y nunca se detiene. Si crees que garantizando un mejor servicio que seguirá bajo su regulación y universalizado gracias a su imperio tributario el Estado cederá espacio, eres un ingenuo. Para que la sanidad sea libre debe poder optarse por tener o no tener sanidad, sometiéndose, en este último caso, llegada la enfermedad, a la condescendencia voluntaria del prójimo. Si articulas un sistema de “solidaridad” pública, lo armes a través de mutuas, o como sea, no lograrás que el Estado pierda su razón de ser y su legitimidad. Lo mismo sucede con la educación: si pretendes que sea universal y obligatoria (hasta la edad que sea), por mucho cheque, forzosamente el Estado deberá expoliar y luego reasignar. Es más, impondrá criterios para obtener los títulos que él mismo dispensará, y sin los cuales no se podrá acceder a determinados ámbitos o no se tendrá reconocimiento alternativo.
    Fue Bastiat quien dijo que el Estado es ese artificio por el que todos tratan de vivir a costa de los demás. Sin duda, con tu modelo de externalización y financiación indirecta, surgirán con más fuerza un número mayor de agentes cuya actividad y riqueza dependerá exclusivamente de la pervivencia del Estado mismo.
    Saludos!

  10. Bastiat permalink
    julio 7, 2009 7:02 am

    Vuelvo a repetir…. por si acaso piensas que no lo tengo claro: “Es cierto que el cheque escolar y la sanidad mutualizada se paga mediante impuestos. Nadie lo niega. Es cierto que el riesgo de que los contenidos y los programas pueden seguir estando sometidos al gobierno de turno. Es cierto que la prestación sanitaria puede estar condicionada por un exceso de regulación por el Estado. Pero es que no es esa la idea.”

    El caso no es el objetivo final, si no el cómo se llega a ese objetivo final. Si cuando hablamos de educación sólo entendemos que es “buena educación” la que está directamente dirigida y administrada por el Estado, no hace falta más justificación para el expolio y la justificación de la pervivencia del Estado mismo.

    Pero lo que verdaderamente me sorprende de vuestras reacciones al asunto del cheque escolar no es el hecho de que os parezca “poco liberal” sino que pensáis que “como va a funcionar va a justificar aún más la razón de ser del Estado y su robo sistemático”. Me lo deberías explicar mejor porque precisamente para lograr acabar con el concepto de “buena educación, la pública,” hay que hacer un gran esfuerzo de lucha promoviendo la idea de que el Estado no da buenos servicios y que quien mejor lo da y mas libertad proporciona es el mercado. Sinceramente creo que vuestras objeciones no se sostienen.

    Además, insisto en mi argumento, quienes promovieran el cheque escolar con algún grado de posibilidad de éxito no lo harían sólo para conseguir tener empresas privadas tirando de la teta del Estado, porque ese sería precisamente el argumento contrario al Cheque Escolar de quienes defienden la Educación Pública, sino que ofrecerían garantías de una verdadera liberalización de la educación en cuanto a materias y sistemas formativos alternativos para garantizar igualmente una mayor oferta y mejorar con ello la calidad educativa, concepto sin el cual no se entiende todo lo que rodea al Cheque Escolar.

    Pero incluso aunque fuera un asunto promovido por un Lobby de empresas de la educación que lograra disimular su objetivo de vivir a costa de los demás, como decía Bastiat, lo que no creo que me puedas negar es que es, al menos un avance en la liberalización de la educación.

    No sé si os dais cuenta que el negar pasos intermedios, como decía Cha14, el liberalismo de forma extrema, lo que estáis haciendo es negar precisamente el futuro del liberalismo. Nadie, en una sociedad fuertemente socializada, llega al individualismo metodológico como San Pablo al caer del caballo cegado por una repentina Luz Celestial. Ni tan siquiera aquellos que han llegado a él desde posiciones comunistas incluso. Todo ha sido mediante un proceso, un proceso intelectual y de honestidad. Algo que la inmensa mayoría de la población ni está preparada para hacer… ni tan siquiera tiene la motivación suficiente para hacerlo… Vivir a costa de los demás es una gran tentación, y el pensar que la mayoría del pueblo, sus iguales, tienen la misma mala educación que ellos…. a muchos les consuela. Es lo que hay, piensan, habrá que conformarse.

  11. julio 7, 2009 2:30 pm

    “Algo que la inmensa mayoría de la población ni está preparada para hacer… ni tan siquiera tiene la motivación suficiente para hacerlo…”

    Precisamente por eso, Bastiat,, la educación pública solo desaparecera cuando la situación sea insostenible. El darle un balón de oxígeno al control del estado sobre el sector, mediante una privatización parcial hacia los amigos que creara nuevos lobbys contrarios a ulteriores liberalizaciones, es un error. Sacamos el cheque, dentro de unos años volvemos a socializar y listo, no hay quiebra del sistema. Solo un continuismo garantiazado por un periodo de externalización saneador.

  12. Bastiat permalink
    julio 7, 2009 2:35 pm

    No está dentro de mi ánimo defender el “cuanto peor mejor”. Quzás eso diferencia a los liberales que queremos avanzar frente a aquellos que esperan… a que todo…se hunda.

    Al final la libertad individual en este caso radica en el hacer o en el no hacer.

    Elegir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: