Skip to content

Lo que no se ve del Plan E y el futuro inmediato de España

agosto 7, 2009

Tras comprobar que hasta Bilbao ha llegado el Plan E y anda todo el norte patas arriba gracias a tanta y tan precipitada obrita de lucimiento bajo cartel de recogimiento, merece la pena rascar un poquito, solo un poquito, para comprobar que no es oro todo lo que reluce, que la economía española aún sigue en recesión y que el próximo otoño superaremos con creces el 20% de paro.

Llevamos tres meses con caídas significativas en las cifras de desempleo. Entre todos ellos rondan los 100.000, por más que se maquillen datos y excluyan tipos incómodos de desempleados. Teniendo en cuenta que, según el gobierno, su flamante, necesario y pródigo Plan E (esos 8.000 millones de euros para pequeñas y rápidas obras municipales a fin de crear cuantos más empleos temporales y precarios como fuera posible), ha logrado colocar a 400.000 trabajadores en tareas marginales, sin apenas cualificación, puro gasto público ínfimamente productivo.

Si tenemos en cuenta las fechas en las que estamos, temporada veraniega, sol y playa, así como otros determinantes bien distintos, el sector servicios tiende por sí solo, a pesar de la crisis, a crear empleo. Con todo, los 100.000 desempleados netos menos, los supuestos 400.000 puestos de trabaja generados y el empuje del turismo y la temporada estival, celebrar sin más los datos estadísticos (de por sí amañados) ofrecidos por el gobierno de turno (en este caso, un gobierno falaz y ruin capaz de ocultar la realidad sin pestañear ni sonrosarse) resulta cuanto menos improcedente. Improcedente, ridículo, propagandístico y peligroso.

El peligro de mentir sobre estos aspectos, aun cuando se crea estar insuflando un espíritu optimista respecto al futuro (corrompiendo las señales propias del mercado que impelen a ahorrar, medir más los riesgos y buscar nuevos ámbitos de inversión), es que se prescinde o se olvida por completo del necesario diagnóstico previo a la adopción de medidas y reformas estructurales (expresión que llena bocas legas e insulsas, políticas y periodísticas). Sin ese diagnóstico exclusivamente la suerte o el acierto por casualidad permiten buenas soluciones.

El gobierno se plantea tres panoramas a medio, largo plazo: uno, que la reactivación económica internacional, con su consecuente incremento de inversión y el número de transacciones, beneficie a España por lo que ya tiene, muy a pesar de sus taras institucionales y su deficiente situación de mercados clave (como el de la energía o el del trabajo); dos, que suceda algo, algo inesperado, un shock tecnológico, o lo que sea, y la economía mundial entre de cabeza en otra fase expansiva parapetada tras un inaudito incremento de la productividad; 3, que nada de lo anterior sucede de una u otra forma, en conjunción o por separado, y España toque fondo en un año demostrándose incapaz de remontar la situación sin graves, radicales y profundas reformas.

En las dos primeras opciones Zapatero solo tiene una cosa que hacer: esperar, sonreír y tirar de deuda pública… ah, y echar mierda sobre el PP, animar el radicalismo político de izquierdistas y nacionalistas, y así repetir su éxito electoral de 2008. En la última opción, que es por la que apuesta un, a sabiendas, derrotado PP (hablo en elecciones generales, porque en el resto parece previsible su ascenso), Zapatero se enfrentaría a la responsabilidad de hacer algo, de hacerlo bien, o por el contrario, quedarse de brazos cruzados, o peor, ahondar en las taras institucionales que hacen de nuestra economía una anomalía manifiesta tanto en sus expansiones como en sus crisis.

Quizá sea un gobierno de izquierdas el único capaz de afrontar la peor de las situaciones. Su propaganda, tanto sofisma y prejuicio político, le brindarían la posibilidad de enfrentarse con sindicatos y sectores profundamente interesados en que todo siga igual. En cambio, con un gobierno de derechas, tan solo cabe la opción radical: liberalismo, un líder carismático y cierta velocidad e impacto en la toma de decisiones. Eso votó Francia, el Estado plomizo y hundido, cuando eligió a Sarkozy. Tristemente, el resultado ha sido muy, pero que muy decepcionante. En España, con la alternativa-Rajoy, dudo que quepa guardar alguna esperanza en el asunto. Dejemos que gire la ruleta y nos sorprenda el destino. Es lo único que nos queda.

Saludos y Libertad!

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. spartan permalink
    agosto 7, 2009 8:30 pm

    De acuerdo. Muy buena la apreciación de que el PSOE podría darle la vuelta a la tortilla y dejar a los sindicatos con dos palmos de narices. Nadie como el PSOE para hacer lo contrario de lo que dijo anteriormente (“OTAN de entrada, NO”, Irak vs Afganistán, etc). Pero me temo que Zapatero, en el asunto de las reformas laborales, la contención del gasto, etc, no va a cambiar, ni aun llegando a los 6M de parados.

    Lo del líder fuerte en el PP….. ¿que posibilidades hay de quitar a Mariano antes del 2012? A mí me parece que ninguna, salvo que los casos de corrupción (independientemente de que haya una cacería contra el PP o no) le den MUY malos resultados en las encuestas, y aun así creo que el PP está abducido por la idea de que el PSOE caerá sólo por el tema económico (parece que no recuerdan que F. González ganó en el 93 con crisis, Gal, etc), así que mal lo veo.

  2. Kokoliso permalink
    agosto 7, 2009 9:11 pm

    ¡Chapeau!

    Estamos de acuerdo, siempre he dicho que un gobierno del PSOE puede hacer una reforma laboral y medidas anti-izquierdas mucho más fácil que uno del PP y viceversa. Recordad las reformas laborales, reconversiones industriales y privatizaciones con Felipe González. A parte de las que dice Spartan.
    El PP puede, si gobierna, aprobar normas izquierdistas sin que le tosa nadie.(Quizá se queje algo la Iglesia en ese caso pero no tanto como si fuera el PSOE el que las propone)… Pero tendría Huelga general cuasi permanente si intentara una reforma laboral importante.

    Decía un Tío Abuelo Ingeniero y Empresario q.e.p.d. mío de sus experiencias de principio de siglo y hasta la II república y que conoció incluso el primer y segundo gobierno de Felipe González … Ya verás, los socialistas gobiernan derrochando hasta que se acaba el dinero y luego no les queda más remedio que irse dejando el país en la ruina para que lo arreglen los otros. Creo que hay que darle la razón, ya he visto eso dos veces una en los 90 y la otra mucho más rápido ahora.

  3. jashondo permalink
    agosto 9, 2009 1:17 pm

    El PP tiene un brillante futuro para recordarnos que de iure , España no es una democracia de partido unico como hace 30 años.De facto lo es.Como lo fue con la Restauracion y su caciquismo.
    De hecho mas que llamar “Transicion” deberiamos hablar de “Restauracion 2.0”.
    Como muestra el acuerdo para el frob y como las fusiones de las cajas se plantean solo en base a territorios controlados por uno u utro partido.Al final habra una cajapsoe y otra cajapp.
    Se estan repartiendo las cajas como se han repartido las teles autonomicas.
    Ni Rajoy es alternativa a ZP ni, no nos engañemos, Aguirre tiene una politica economica diferente.
    Y es que si dejas a la gente en libertad , no manejas tanto presupuesto y ya no te regalan trajes ni jaguars.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: