Skip to content

Anormalización lingüística

agosto 15, 2009

Las lenguas evolucionan, varían con el paso del tiempo, no es lo mismo el castellano hablado en el siglo XV que el español del siglo XXI. Razones de utilidad social, de necesidad de entenderse y comunicarse con los demás son la causa principal de la expansión de las lenguas. De poco le serviría a un aragonés de hace 100 años aprender inglés, sin embargo, nadie duda de su utilidad en el mundo globalizado actual. ¿La tendencia es a qué todo el mundo acabe hablando en el mismo idioma? Pues no lo creo, aunque no pueda asegurarlo con plena certeza. ¿Sería eso lo más útil? Desde luego, pero no por ello tiene que cumplirse.

Yo hablo español básicamente porque es el idioma en el que me han hablado mis padres y con el que me he comunicado con mi entorno, y seguramente sea el idioma en el que hable con mis hijos aunque me preocupe de que ellos aprendan otro idioma que les pueda resultar más útil en el futuro.

En España llevamos años sufriendo como desde el Estado a su nivel autonómico se gasta tiempo y dinero en las denominadas políticas de normalización lingüística. Normalización porque suponen que lo que vivimos ahora es algo anormal. Que desde el Estado se pretenda cambiar algo que se produce de manera espontánea no deja de ser un burdo intento de ingeniería social. Que los conflictos provienen de ámbitos en los que el Estado está metido como es la educación o el hecho de que existan idiomas oficiales está claro y ya lo hemos tratado en muchos otras entradas.

Voy a referirme al caso de Baleares, donde la gran mayoría de la población habla y se expresa de forma natural en la variante catalana de las islas, denominada por sus propios hablantes como mallorquín. Ni 40 años de dictadura han impedido que esta lengua se usase en el archipiélago, aunque en esos años no pudiera ser enseñada en las escuelas ni usada frente a la Administración. ¿Qué normalización es necesaria aquí? El Govern lo tiene claro, la catalana, piensan que cambiando de amo vivirán mejor, de un Estado intervencionista a otro que lo es más aún. Hace unos días se anunciaba la decisión del Ayuntamiento de Palma de eliminar el tradicional artículo mallorquín de los nombres de las calles para cambiarlo por el catalán. Es hilarante que los políticos catalanes lleven años quejándose del centralismo español que sufren desde Madrid y defiendan y amparen políticas centralistas desde Barcelona. No soy filólogo catalán ni pretendo meterme en los orígenes de una lengua y otra, pero esto es comparable a si en Argentina se pretendiera que dejaran de escribir las palabras y expresiones propias de su dialecto para hacerlo en el español central, que, por ciertro, ¿cuál sería?, ¿el de España? o ¿el de México por ser el que más hablantes tiene?

¿Expansionismo catalanista? ¿Intento de crear una batua catalana? Lo que está claro es que se trata de un nuevo intervencionismo injustificable, absurdo porque en las islas nunca ha habido ningún conflicto con la lengua, e inútil porque al final y como pasa siempre la gente hará lo que quiera.

P 086

Anuncios
One Comment leave one →
  1. agosto 19, 2009 8:49 pm

    No nos metamos tanto con el euskera batúa que no es más que un registro normativo escrito fruto de una unificación literaria…de entre los cuatro dialectos literarios había que decantarse por algo y nosotros tardamos casi 50 en decidirnos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: