Skip to content

Gurús analfabetos de la nueva religión

agosto 17, 2009

En verano se escuchan más las radio-fórmulas musicales. Al menos ese es mi caso. Discuten, como cada año, sobre “la canción del verano”. Está la de anuncio de cerveza de cantante torpemente travestido; la de la hermafrodita que tanto pega con “lo gay”; alguna de los donostiarras de siempre o esa que canta la díscola, con el mismo ritmo y las mismas vacuidades mal rimadas… Sólo una llama mi atención, por cansina, pobre pero efectista. Gusta tanto a pijos como concienciados de “vacaciones solidarias en un cole que está en Nicaragua”. Mágicamente seduce a todos, siendo copia descarada del bueno de Manú Chao, con sus mezclas y fusiones, su habilidad para hacer de un sílaba una canción de 3 minutos y medio. Hablo de Macaco, ese gurú del ecologismo, esa mente libre y avispada que ha sabido hacer caja y bolos gracias al tufillo guarreras y rastafari. Lejos de todo eso, en un género del que Chao ha sido padre y fundador (o eso creo), combinando inglés con español, un estribillo y dos estrofas, causan sensación y calan en las esponjosas mentes de la juventud patria. Veamos qué diablos dice:

Moving, all the people moving, one move for just one dream
We see moving, all the people moving, one move for just one dream
 
 
Nada del otro mundo, suena bien, rima fatal… adquiere sentido con el resto de la letra, hablando de sueños y movimiento parece ubicarse en el mundo del guerrillero visionario, del que otea desde la sierra un mundo ideal cargado de aparentes buenas intenciones.
 

 


Tiempos de pequeños movimientos…movimientos en reacción
Una gota junto a otra hace oleajes, luego mares…océanos
Nunca una ley fue tan simple y clara: acción, reacción, repercusión
Murmullos se unen forman gritos, juntos somos evolución

Suena estúpido, lo sé, pero tiene chicha. El mensaje es el que sigue: vivimos tiempos donde los concienciados marchamos desunidos por causas diversas. Juntémonos, hagamos piña, y plantemos cara a los malos, a los malos malísimos, con algo fácil de vender y alimentar. Si el resto de personas, esas que nunca se subirían al carro, de una forma u otra asimilan el mensaje, nos será mucho más sencillo acogotarlos y erosionar su resistencia moral e intelectual. Lo políticamente correcto estará de nuestro lado y la batalla nos brindará pingües beneficios…

Moving, all the people moving, one move for just one dream
We see moving, all the people moving, one move for just one dream
(de nuevo estribillo facilón)

Escucha la llamada de “Mama Tierra”, cuna de la creación
Su palabra es nuestra palabra, su quejido nuestra voz
Si en lo pequeño está la fuerza, si hacia lo simple anda la destreza
Volver al origen no es retroceder, quizás sea andar hacia el saber

Y llega el meollo del asunto. Macaco se rebela como interpuesto entre eso que llama “Mama Tierra” y los pobres e ignorantes seres humanos. Advierte, como buen sacerdote, que su palabra es la de aquella, que la Diosa Tierra habla a través de él, de sus canciones y ritmos. Habla de una queja, de un malestar que ese ser animado e intencionado formado por todas las cosas con excepción del hombre y su mera naturaleza padece por su culpa, su culpa, su gran culpa. Macaco clama al cielo y señala el camino que su Diosa le marca: volvamos a los orígenes, regresemos a la caverna, o mejor, al paraíso primitivista y atávico. Despreciando toda la obra del Hombre, apostemos por la eliminación del 99% de la población y busquemos nuestro sitio entre el follaje, las bestias y el orden selvático.

Ese parece ser el mensaje de este mentecato llamado Macaco, de profesión, músico, o bufón de acera venido a más gracias a una buena promoción y cierta habilidad en elegir estilo musical. No es una canción de misa, ni rock cristiano, no se habla del Padre, sino de la Madre, no se apela a Cristo por ungido, sino a los gurús de una nueva religión cuasi animista cargada de enemistad contra la mera naturaleza del ser humano. Quien se niega a sí mismo, quien parece renunciar a lo que representa, no es sino un parlanchín cargado de mentiras con ganas de medrar vendiendo humo.

Estas son las canciones que triunfan entre propios y extraños, mensajes destructivos que escupen sobre lo que el Hombre es sin otra respuesta que una manada de analfabetos funcionales pidiendo un bis. Todos corean el absurdo escrito por Macaco en cinco minutos de viaje aéreo, o subido en su autocar de gira, o en un frondoso parque de una urbe occidental. Ese señor, ese compositor y presunto cantautor original, parte de una máxima que sirve de redención a todo beato: tomar conciencia. Concienciado él, poco importa que su vida sea una incoherencia tras otra, queda libre de pecado al instante y así todas sus acciones acaban formando parte de la Verdad revelada, la verdad ecologista, la nueva religión secular que seduce sin distinción taladrando consignas gratuitas y falaces como la que esconde esta canción.

Saludos y Libertad!

Anuncios
10 comentarios leave one →
  1. agosto 17, 2009 1:35 pm

    Pues adivina qué gobierno autonómico de taifas ha hecho un anuncio de publicidad institucional con esa canción de fondo…

  2. agosto 17, 2009 2:05 pm

    Ni idea

  3. agosto 17, 2009 3:32 pm

    Pues imagina todo lo que aparece aquí en un anuncio de gente feliz y días soleados con la susodicha canción de fondo.

  4. agosto 17, 2009 4:40 pm

    La Bruja Avería tenía una palabra muy maja para esto: Mentecátodos.

  5. agosto 17, 2009 5:36 pm

    Pues no sé yo pero la cancioncilla es odiosa, cada vez que la escucho cambio de emisora o empiezo a relatar como un jubilado loco… Tampoco aguanto esa musiquita veraniega de chiringuito playero que algunos denominan como “flamenquito” muy de moda desde hace años y que me resulta repugnante y ya no te digo si lo veo bailar!

    En fin, me voy a la ducha a ver si puedo resistir un día más este calor

    Abrazos

  6. agosto 17, 2009 8:03 pm

    A la Junta de Andalucía lo del cambio climático le suena a negocio, eso seguro.
    Hombre, el tal Macaco es un mentecato, pero sobre todo un tipo con poca personalidad pero una gran visión comercial.
    Matritensis, Madrid es un horno, te compadezco, en las islas se está mucho mejor en verano… el resto del año se me antojan bastante aburridas. Volveré, haga o no calor!

  7. luisangel1983 permalink
    agosto 18, 2009 3:09 am

    Hola que tal, soy luis angel , Te interesa poner anuncios de texto en tus blog.
    Puedes ganar hasta 50 euros por cada blog o web.

    Le rogamos nos remita los blogs , para poder revisarlos y cualcular el nº de entradas aceptadas.
    Saludos cordiales.

    Luis angel
    tel : 963237791 // España +34

    Puedes contactar por mesenger si quieres:

    luisangelbaguenarodriguez@hotmail.com

    Puedes contactar por facebook si quieres :

    pnclevante.comercial@yahoo.es

    Tambien tenemos un sistema de referidos , que ganas una comision mensual
    por cada pagina o blog del usuario que traigas , la comision de referidos es de 10 hasta 50 euros mensual por pagina o blog.

  8. Liberal clásico permalink
    agosto 18, 2009 3:12 pm

    “Volver al origen no es retroceder, quizás sea andar hacia el saber”

    ¡Qué rusoniano…!

  9. agosto 19, 2009 8:11 pm

    Esa es la “gran” frase, la más genocida y falaz…

  10. Pirireis permalink
    agosto 20, 2009 10:08 am

    Totalmente de acuerdo el artículo y los comentarios. Este es el tipo de canciones (si es que se puede llamar así), que cuando se oye por primera vez ya cae como una patada. Después de que se le pone atención a la letra, termina por causar nauseas.

    Desde hace un tiempo, no para de oírse esta “canción”. Da igual donde estés: en el trabajo, en el supermercado, en la calle, en el bar…no tienes escapatoria, te atrapa el “moving”. Llega la noche, te acuestas y entre tus pensamientos se cuela un “Moving, all the people moving”. Es casi inevitable dejar a un lado semejante ruido nauseabundo. Sobretodo, esos grititos que se oyen de fondo de vez en cuando que dicen algo así como “…aia…”.

    Lamentablemente, cada vez es más frecuente que este tipo de canciones-basura tenga éxito en un sector de la población que se caracteriza por la falta de madurez. Basta recordar el éxito que tuvo hace un año el “Chiki-chiki”. Lo más importante es contar con una buena maquinaria publicitaria en TV, radio, etc. La calidad es lo de menos. Vemos como cualquier cantante mediocre logra un éxito rotundo en cierto sector de la población a fuerza de que emisoras como “Cadena 100” o “Los 40 Principales” repitan infinidad de veces esas repugnantes canciones.

    Lo que gusta es lo que está de moda, lo que se repite, lo que hace el famosillo de turno, la calidad es lo que menos importa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: