Skip to content

Rentas del Capital

septiembre 1, 2009

Dos son los éxitos de la libertad individual y la propiedad privada: el imperio del consumidor y la extensión en el dominio del capital. Los hechos son contundentes. El capitalismo no solo hace más ricos a cada vez más número de personas sino que los hace más libres y por ello soberanos dentro de un orden social basado en el intercambio voluntario. Muy a pesar del Estado, de la intervención pública y el esfuerzo de muchos por alcanzar privilegios personales, la Sociedad abierta avanza sin freno.

El Socialismo ha hecho todo lo posible por enturbiar o distorsionar los éxitos de la libertad. Condenando como inmoral el fetiche denominado “consumismo” fomentan al mismo tiempo un espíritu dependiente, imprevisor, por el que cada individuo se afana en dilapidar la parte de su riqueza que no ha sido previamente expropiada por el Estado.Bichopalo En este orden de cosas queda anulada en gran medida la función básica que tiene la preferencia temporal en la acción del individuo creando la apariencia de que el Estado siempre será capaz de garantizar la vejez o el infortunio con cargo a impuestos, y mientras, el ciudadano feliz y concienciado únicamente tiene la misión de gastar y gastar sin freno.

El mito de la sociedad de propietarios de viviendas no deja de ser una triste expresión de lo dicho más arriba: bienes de consumo duradero que generan cierta sensación de seguridad, mientras que el ahorro real, la auténtica capacidad de acrecentar la propia riqueza queda relegada a unos pocos. Esa “minoría” de capitalistas sigue siendo chivo expiatorio del socialismo, monigotes a los que zarandear contra un pueblo aborregado y pródigo. Que Zapatero apunte a las rentas del capital y no a las del trabajo como objetivo de su saqueo nacional no es ni siquiera la opción más eficaz dentro de su lógica de latrocinio moralizante. Para que sí lo fuera debería desmontar todas las fórmulas y subterfugios legales que impiden la salida de capitales de nuestro país. Si apretará más no lograría engordar el erario público, sino todo lo contrario.

El Socialismo quiere pobres, pobres consumistas, atolondrados ciudadanos incapaces de afrontar el futuro, prever necesidades y situaciones desafortunadas. En España no hay cultura del seguro, y no digo ya de pensiones, vida o daños, sino de responsabilidad personal. En España se cuenta con que Papa-Mama Estado proveerá, como un Dios misericordioso que nos permite vivir en un estadio de irresponsabilidad perenne. Esas rentas del Capital que Zapatero utiliza como cortina de humo para distraer a las clases medias de la subida masiva de impuestos que les espera, no son sino los resquicios de éxito y razonabilidad de algunos ciudadanos. Por esfuerzo, acierto, suerte o herencia muchos son los que disfrutan de una renta generada por determinados bienes. El Capitalismo, lejos de la cara consumista de toda socialdemocracia, fomenta una ciudadanía propietaria no solo de los bienes de consumo duradero que deseen, sino de bienes de capital, inversiones que hacen posible el dinamismo y la acumulación de riqueza en beneficio de todos.

Ser propietario de una vivienda no es mejor que tener unas cuantas acciones de cierta inmobiliaria dedicada al alquiler de pisos donde vivir. No nos mueve la avaricia ni la mera contemplación de objetos y títulos de propiedad. Nos mueve el consumo, la satisfacción de necesidades que no están dadas, hoy pero también mañana, y pasado y dentro de 50 años. Adquirir una vivienda, en un mercado libre, no tiene porque ser la mejor decisión de nuestras vidas. Sin embargo el socialismo hace lo indecible para que así nos lo parezca. Todo lo que no sea esto queda en el punto de mira del fisco: rentas derivadas de bienes inmuebles arrendados, acciones de sociedades, deuda… Siendo como es la base de nuestra civilización, la garantía de nuestra forma de vida y la esperanza de ser en el futuro mucho más ricos, los bienes de capital en manos de individuos privados acaban convirtiéndose en piedras calientes que abrasan en las manos. El estatismo prefiere bienes públicos y ciudadanos atados a sus viviendas. Trabajadores pródigos y pedigüeños dependientes. Esa es la sociedad que desea Zapatero, ese es el crimen del socialismo.

Saludos y Libertad!

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. Liberand permalink
    septiembre 1, 2009 9:48 pm

    Viendo la foto de la del bikini, pienso que ya podrían haber dado ejemplo de ahorro los políticos y no marcharse de vacaciones este verano. No se a cargo de quien lo habrá hecho la vice, pero Zp se nos ha vuelto a ir a una residencia de Patrimonio Nacional a cuenta de nuestros impuestos, y ya van…

  2. septiembre 7, 2009 11:08 pm

    Unos apuntes si me lo permiten.

    “erario público”
    Erario por definición siempre es público.

    “El Socialismo quiere pobres, pobres consumistas, atolondrados ciudadanos incapaces de afrontar el futuro, prever necesidades y situaciones desafortunadas.”
    Mas bien impone por la fuerza o con la sutil coacción de los impuestos.

  3. septiembre 8, 2009 3:26 pm

    Ok, permitidos 🙂

  4. SERGIO permalink
    octubre 1, 2009 9:28 pm

    Ah que esta Crísis es debido al Socialismo, y su panda de creadores de pobres alibertarios?
    Es cierto, todo es cuestión de opiniones… Mi opinión no concuerda para nada con la tuya.

  5. octubre 1, 2009 9:39 pm

    No, no todo es cuestión de opiniones. Si tienes una buena teoría que explicar, adelante.
    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: