Skip to content

Ineptos y chantajistas

octubre 19, 2009

A la economía española le espera un calvario demasiado largo mientras que nos gobiernen Sindicatos y Socialistas. La alternativa siempre será mejor, aunque nunca se sabe, muy a pesar del cariz que ha tomado la oposición popular, capitaneada por Rajoy “el amortizado”.

La rebelión contra una autoridad que no persigue el bien común no es sedición. Tiranos que se pavonean de cumbre en cumbre, de desayuno en desayuno, de despacho en despacho. Méndez, Zapatero, Fernández Toxo… tienen secuestrado a un país de ineptos incapaces de despertar frente a la absurda fauna que nos gobierna.

España es una excepción en muchos aspectos: el que ahora importa, dado que tenemos un 20% de paro, un déficit presupuestario que supera el 10% y un presidente que solicita cariño, augura tiempos mejores a la vuelta de la esquina, y todo sin dejar de sonreír y arquear las cejas, es esa anomalía que representa nuestra regulación laboral. Son muchos los mercados asfixiados, avocados a la corrupción, el clientelismo político y demás excrementos estatistas. Pero es que el mercado laboral, por su especial condición, machaca la ilusión, la moral y la vida entera de millones de españoles. Suerte que existe la economía sumergida, que muchos valientes se atreven a emprender asumiendo el riesgo de la sanción proveniente del Estado.

En España ha habido temporalidad por culpa del Estatuto de los Trabajadores, el Poder de los sindicatos y la cobardía de todos los gobiernos de la Democracia. En España hay paro por las mismas razones, y aquí nadie se moviliza en contra de la gentuza, de esos pedigüeños liberados, de esos camaradas de la subvención y la explotación moral de los trabajadores, de esos mafiosos y chantajistas dotados de refrendo legal… tamaña ofensa a la inteligencia sigue viva y campante por España, dejando que un vulgar y nimio secretario general de la UGT se atreva a dar lecciones de economía explicando las causas de la crisis: por supuesto, por falta de regulación, vaya por Dios!

El tiranicidio light (basta con ponerles de patitas en la calle de sus flamantes despachos y coches oficiales) es hoy más que una posibilidad. Es una obligación promoverlo y apoyarlo.

Saludos y Libertad!

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. octubre 20, 2009 8:28 am

    Amén ¿y dónde dices que hay que firmar?

  2. octubre 20, 2009 3:29 pm

    Si me ayudas a resolver ese pequeño problema… jejeje

  3. octubre 20, 2009 7:39 pm

    Si es sin dinamita sí

  4. octubre 20, 2009 8:05 pm

    Hombre, eso dalo por supuesto.
    Los gobiernos y los regímenes no caen a base de bombas. Las bombas son la consecuencia de su empecinamiento en contra de la opinión pública mayoritaria. Por eso ETA mata: no se resigna a que el proceso de singularización del País Vasco (que existe, por las razones que sean -aquí se han comentado muchas de ellas-) no tiene en el terrorismo una baza tolerable (la mayoría de la opinión pública no confía en semejantes medios).
    Lo que es realmente lamentable es que cuando las bombas proporcionan ciertos resultados, incluso los que se dicen decentes y pacíficos, miran para otro lado. Es lo que tiene convertir la política en religión.
    Tranquilo, la rebelión que promuevo es incruenta, auténtica y benéfica en resultados, 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: