Skip to content

Misántropos

noviembre 12, 2009

Una mezcla de fatalismo y pesimismo da forma a la Misantropía. Este post está dedicado a tres personajes: Fernando Sánchez Dragó, Boris Yellnikoff y Arturo Pérez Reverte. El primero y el último, perfectamente reconocibles, son personas reales, de carne y hueso, intelectuales de pro, más o menos ácratas, con un genio marcado y muy productivo. El tercero en discordia es el protagonista de la última película de Woody Allen, Whatever Works (traducida al español como “Si la cosa funciona”). Todos ellos se caracterizan por su marcada y orgullosa misantropía.

Empecemos por Dragó, un escritor (y más cosas) que combina sentido común, estoicismo y un aparente espíritu ácrata, con la arrogancia constructivista más descarada que alguien que se dice “liberal” puede demostrar. Detesta a los españoles, al vulgo, al populacho, es el típico que cae en la autocomplacencia de haber descubierto su pertenencia a un pueblo de ineptos, de vagos, de envidiosos e inútiles, que le es del todo ajeno. Con esas máximas se pavonea de libro en libro, de tertulia en tertulia, hablando de la superioridad moral de los gatos, su mascota fetiche, a la que adora sobre todas las cosas, llegando a preferir su compañía a la de casi cualquier ser humano.

Pérez Reverte escribe (también) y gana mucho dinero con ello, porque gusta. Sus historias sirvieron de argumento para una aburridísima y larga película. Si no usara letra 12 o 14 y doble espacio, sus novelas se publicarían exclusivamente en formato cómic. Para gustos los colores, pero resulta que el único recuerdo que tengo de este señor es el de una entrevista con Jesús Quintero donde desvelaba su aversión hacia el común de los mortales (humanos), considerando al Perro un animal mucho más digno y respetable que el Hombre.

Boris Yellnikoff es un astrofísico, calvo y cojo, que pasea sus miserias por la ciudad de Nueva York. Casi Premio Nobel de física y divorciado, dedica sus días a dar clases de ajedrez a niños y niñas, despotricar cual Risto Mejide con toda clase de tópicos y sandeces (por muy vehemente y razonable que, ocasionalmente, puedan parecernos), y aguardar la enfermedad y la muerte con tontas prevenciones. Un suicida frustrado que considera a los humanos meros microbios, estúpidos e insignificantes. Ya se sabe que hay que saber de astrofísica para poder hablar o teorizar de casi cualquier cosa…

Pues bien, no es que yo sea un humanista convencido (en realidad me puede la indiferencia), pero no aguanto este tipo de aspavientos cuando son pronunciados en público; comentarios que delatan un grave complejo de superioridad inspirado en taras y una profunda ignorancia. El fatalismo está muy visto. Prefiero el pesimismo autocontemplativo que esa especie de coraza intelectualoide adoptada por algunos (en estos tres ejemplos, merced del reconocimiento que, las mismísimas víctimas de sus desprecios, les otorgan).

Respeto a Sánchez Dragó, pero me temo que con los años la nimiedad de sus argumentos va en aumento. Os dejo con tres videos:

Saludos y Libertad!

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. noviembre 19, 2009 6:10 pm

    <>
    El pensamiento abstracto tiene sus límites subjetivos. Aghora bien, no puede caer en defectos de cólera, ira, o desvenencia. La libertad sige no estando en las cuentas corrientes, estamos en lo mismo de siempre. Lo que dicen las personas, lo que piensan es lo que se aconseja analizar, discernir y guardar si es de probecho y si no también por si en el futuro yo no llevaba razón.
    saludos, tengo bulla.

  2. stefany soy atea y muerdo permalink
    diciembre 14, 2010 2:05 am

    al final no te entendí, ser misántropo para ti es bueno o no?

    • Emmett permalink
      febrero 17, 2012 3:16 am

      la pregunta sería ser humano,envidioso, violento o depravado y refugiarse en la moralidad es bueno o malo? es simplemente una cosa que algunos hacen, aunque a mi me desagrade no puedo catalogarlo como lo uno o lo otro, asi que digamos que es algo de por si, y como todo, neutral, existe, aunque sean mas que nada conceptos y pueden o no cumplir una función..

Trackbacks

  1. Isabel Coixet « LA LIBERTAD Y LA LEY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: