Skip to content

Sitel: ¿a qué se debe el cabreo de Rubalcaba?

noviembre 21, 2009

Esta semana hemos asistido al comentario pormenorizado del monumental cabreo de Rubalcaba con dos airados miembros del PP. Un tal portavoz y un tal diputado, ambos de una talla política que roza la insignificancia. Rubalcaba es el más hábil de los parlamentarios, un ministro eficaz, un político que sabe distorsionar la realidad mientras pone en el campo contrario la carga de la prueba de todo aquello que se le pretende imputar. Pero con Sitel ha llegado a un límite.

¿Qué piensa Rubalcaba cuando el PP airea la clamorosa irregularidad del sistema de interceptación del Ministerio del Interior? Se trata de un proyecto del PP metido en un cajón ante los visos de ilegalidad. Un sistema que no estaba operativo el 11 de marzo de 2004, aunque en realidad poco habría añadido al seguimiento efectivo que se les venía haciendo a los terroristas pocas semanas antes de cometer la masacre. Lo que parece claro es que el famoso Sitel ha impedido más de un ataque, o lo que es igual, mantiene controlados a todo sospechoso de estar planeando uno.

El asunto de Barcelona y la conspiración para atentar en su metro, no deja de ser una retahíla de despropósitos más típicos de totalitarismos distintos a la socialdemocracia. Las leyes están diseñadas para que la mera intención o maquinación sea prácticamente tan delictivo como la efectiva comisión de un crimen. Leyes y procederes profundamente liberticidas han contribuido a que estos presuntos terroristas lleven años entre rejas y, más que presumiblemente, pasen otros tantos sin ver la luz de la calle.

Sitel es ilegal, pero no solo eso, Sitel es manifiestamente totalitario. No se trata de un conflicto entre fines y medios. Algunos pensarán que la renuncia general a la intimidad revierte en una inmediata y palpable seguridad. Rubalcaba sabe la cantidad de criminales que han caído gracias al subterfugio que representa un sistema de interceptación, que aun siendo autorizado en su uso por un Juez, excede con creces las previsiones de la ley, llevando la normal intervención de las comunicaciones hasta la total disección de la vida del controlado y de todos con los que interaccione. No se trata de un seguimiento al uso, sino de localización instantánea y precisa, control de cada transacción, conversación y contacto. Su efectividad es obvia: permite trazar un perfil del espiado sin tanto cabo suelto. La Stasi habría hecho virguerías con algo así.

Entonces, los dos torpones del PP, el gato de Alicia el País de las Maravillas y el señorito gangoso tostado al sol de una capea, qué le están pidiendo exactamente a Rubalcaba. Una LO regulando un sistema absolutamente incompatible con la libertad individual de los ciudadanos. No se trata de que un juez apruebe o no la interceptación, aun cuando se tuvieran en cuenta todos sus efectos. Se trata de sencillamente de que el Gobierno refrende con una ley formal la tenencia de un instrumento de control social como nunca antes se había conocido en una democracia occidental. Lo cierto es que todas tienen uno, y desconozco la regulación de cada Estado, pero me temo que el totalitarismo Socialdemócrata ha dado un paso más en su perfeccionamiento.

En los 80´ y 90´ la indignación con que se recibían noticias de escuchas ilegales dominaba a la opinión pública y frenaba a las autoridades en su avance dominador. Existía una conciencia mucho más arisca y formada sobre la propia intimidad y libertad personal. Colocar cámaras en las calles, centros de trabajo o lugares públicos, representaba un debate, popular y jurídico, que copaba tertulias, informes, reportajes e incluso debates entre jueces. Hoy en día todo esto ha quedado atrás. La lobotomización social ha alcanzado una nueva cima en su escalada imparable. Paso a paso, sin prisa y con dulzura, el totalitarismo socialdemócrata ha conseguido para sí lo que al comunismo o al nacionalsocialismo le costó tanta propaganda y violencia.

A nadie le interesa si Rubalcaba, su jefe y el resto de secuaces socialistas, le toman como un incapaz necesitado de tutela. Total, como al 99% de nosotros nunca nos llegará a afectar personalmente el dichoso Sitel, qué más da que el gobierno extienda su control sobre toda la sociedad. El que delinca, caerá con mayor rapidez y eficacia. Se abortarán atentados que hace solo unos años posiblemente habrían sido cometidos. Seguridad a cambio de… nada. Por la conciencia que hoy tenemos de nuestra libertad e integridad, incluida aquí la intimidad, es tan distinta a la que tuvieron hace unas décadas, que un Estado implacable, un gobierno dotado de herramientas tan sofisticadas y arbitrarias, no nos hace temer, sino todo lo contrario.

El PP no está defendiendo aquí la libertad de los españoles. Defiende su derecho a rebelarse contra un gobierno que, sin necesidad de acudir a un juez (dado que su objetivo primordial no es que los datos conseguidos gracias a Sitel sirvan como prueba válida en un proceso judicial), recabe informaciones suficientes para mancillar a los populares y mantenerlos a raya. El PP no quiere que el Estado pierda la capacidad de prevenir el crimen y el terrorismo. El PP no es esa facción política que lucha por el control del poder, sencillamente es una facción política que lucha por el Poder.

En España, con LO o sin ella, con el PP o con el PSOE en el gobierno, seguirá habiendo sistemas de interceptación, Grandes Hermanos cada vez más precisos e invasivos que contribuirán a consolidar un modelo social caracterizado por la sensación de libertad moral, la querencia de libertad del cuerpo, el ánimo securitario sobre el ánimo libertario, y la certeza de que exclusivamente quien se tropiece en el camino del poderoso sufrirá con evidencia los mecanismos de represión extrema de nuestro Estado de Derecho. Si van a por ti, no tienes escapatoria. Mientras tanto, a vivir, a consumir y a tomar conciencia climática, social y de lo que se tercie. Por lo menos en los totalitarismos clásicos, todo es más evidente. La sutileza de la socialdemocracia es la clave de nuestro fracaso dialéctico.

Saludos y Libertad!

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. noviembre 21, 2009 1:31 pm

    Es que cuando a una persona que intenta salirse con la suya, aunque no tenga razón, se le pone contra las cuerdas, reacciona así, siempre. Saludos.

  2. noviembre 22, 2009 11:34 am

    Al margen de instrumentaciones políticas y en visión estrictamente jurídica, SITEL no tiene suficiente cobertura legal. Se precisa una ley orgánica…. En este momento se puede utilizar y de hecho se está utilizando con fines que van mucho mas allá de los fines para los que se creó y que recuerdo son: Terrorismo, Narcotráfico y Crimen Organizado.
    He escrito en mi blog y en alguna revista jurídica varios artículos sobre este sistema.

  3. noviembre 22, 2009 11:54 am

    SITEL es una fuente de antijuridicidad que, en muchos casos, frustra frustrará la efectiva persecución judicial del crimen. Aunque como sistema de espionaje masivo, no tiene precio. Es un instrumento político.
    Saludos!

  4. 1984 permalink
    noviembre 22, 2009 10:44 pm

    Buen artículo.

    Estas dos últimas semanas se ha hablado mucho de SITEL, y casi me enfureció más oír a sus detractores que a sus defensores, pues los primeros sólo sabían repetir como papagayos que había que regular el sistema por ley orgánica, como si fuera la forma de la norma y no su contenido lo verdaderamente determinante.

    Poco o nada se ha dicho de los dos verdaderos problemas:

    El primero, que en la nueva regulación sólo esté amparado por el derecho al secreto de las comunicaciones el contenido de la comunicación misma. En otras palabras, de acuerdo con el planteamiento vigente –que probablemente será el que finalmente se plasme en esa ley orgánica fetiche que todos reclaman– SITEL registra y almacena sistemáticamente, de todos y cada uno nosotros y sin necesidad de autorización judicial, los denominados datos asociados a la comunicación, esto es, las llamadas que hacemos, los SMS y mails que envíamos, nuestros interlocutores o destinatarios, las webs que visitamos, qué compras y operaciones de banca electrónica hacemos y, por supuesto, el lugar desde donde se efectuó la comunicación; de lo que se puede deducir fácilmente quiénes son nuestros amigos, pareja, amante y clientes, cuáles son nuestros hábitos y preferencias, nuestros vicios y debilidades, qué preferencias sexuales tenemos, cuál es nuestra opinión política, ideas o creencias, qué grado de afección o desafección tenemos por el gobierno de turno, etcétera, etcétera, etcétera.

    El segundo problema fundamental es que, con independencia de las máximas garantías que pudieran establecerse y del rango normativo de su regulación, SITEL es un sistema que no debería bajo ningún concepto estar en manos del Ejecutivo. Siendo así, y por muy estricta que fuera su regulación, los jueces no tendrían un verdadero control de su uso por el gobierno, que a hurtadillas podría seguir haciendo con SITEL lo que le diera la gana. Ésta es una arma que debería estar exclusivamente en manos del Poder Judicial, para su funcionamiento sólo a requerimiento puntual de las fuerzas y cuerpos de seguridad. Por su naturaleza y potencial, SITEL, en manos del gobierno, es lisa y llanamente un instrumento de control social.

  5. noviembre 23, 2009 12:10 am

    Pues el sitel lo compró el gobierno del PP, y no me vale que no lo pensaba usar, porque para decorar estan las lámpara de araña de la moncloa.

  6. noviembre 23, 2009 4:20 pm

    Qué más da qué gobierno lo comprara?

  7. noviembre 23, 2009 10:43 pm

    Ahi te doy la razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: