Skip to content

Vamos a morir!

diciembre 2, 2009

El Planeta Tierra hierve, el cambio climático (antes, Calentamiento global) acabará con nosotros, el libre mercado y el fiero capitalismo se han confabulado para destruir nuestro mundo. 6.000 millones de apestosos humanos emitiendo toneladas y toneladas de CO2 a la atmósfera. Vamos a morir!

Pero no olvidéis consumir mucho estas navidades. No ahorréis, no penséis en el futuro, coged el coche, id al centro comercial más lejano, atestar la Gran Vía, viciar el ambiente, encended las luces, Consumid, consumid, consumid…

Estas son las claves del credo climatológico contemporáneo. Una ateología más, perfectamente fagotizada por la política, donde toda crítica torna en herejía, con su hoguera, su tribunal inquisitorial y su defenestración incluidas. Primero, “toma de conciencia”; segundo, “chivo expiatorio”; tercero, “una buena obra”… y a vivir que son dos días.

Apoyados en una ciencia incapaz de hacer predicciones más allá de 10 días, siempre en base a elementos formados, variables sencillas, como borrascas, corrientes de aire… Con una paleoclimatología que sabe a priori lo que va a encontrar, un sesgo metodológico que pocos se atreven a denunciar en los círculos doctos, menos aun en los medios de comunicación de masas. Cifras manipuladas, fenómenos irrelevantes introducidos en burdos modelos predictivos. Quien hace 15 años predijo para el 2009, tantos centímetros de subida del nivel del mar, tantos grados más de temperatura media global, tanta desertización, tantas hambrunas… hoy traslada esas mismas predicciones para dentro de 15, 30 o 50 años. El mito del hombre autodestructivo, del infame ser enemigo de la naturaleza. Analizar el cosmos tomando a la humanidad como una variable accidental, ilegítima y anulable.

A eso se lleva dedicando la inmensa mayoría de la clase científica desde que el maltusianismo devino estéril. Tocaba añadir un poco de intriga, datos, mediciones y catastrofismo del bueno. La obsesión por el fin del mundo renació en forma de ateología misántropa. La salvación, como en toda religión, trascendente o mundana, la toma de conciencia, el culto, la misión, la caza del hereje y la resignación flagelante.

Los progres son expertos en practicar una respetable y profunda toma de conciencia esto o de aquello, para después hacer todo lo contrario de lo que rezan, olvidándose del prójimo, entregándose a la lujuria y la ostentación. El País Semanal, ese dominical defendido por tanto listo, progre-pijo, artistillo, cultureta y guarreras perfumado, simboliza todo lo que aquí se ha dicho: reportaje de compromiso, algo de ciencia ficción, un poco de diseño de interiores, moda inaccesible para el gran público, una foto comentada por el imbécil de Juan José Millás, y una moraleja simpática a la par que hipócrita.

Lo llaman Climagate, pero no suena a novedad. La diferencia con el momento anterior de que saltara el “escándalo” de la manipulación de estudios, datos y conclusiones relacionadas con el “cambio climático”, es que ahora se conoce lo que antes se intuía. Los medios de comunicación aguardan silenciosos, ocultan, niegan o yo que sé, demostrando una miseria moral inaudita, una falta de criterio e independencia que duele. Solo algunos se atreven a hablar del asunto. Medios herejes, descarriados, seguramente amancebados por algún maligno contaminante, algún magnate del petróleo o algo por el estilo.

Quien diga que no vivimos dentro de un fundamentalismo dulce pero implacable, es que no se ha dado cuenta de nada. Totalitarismo social envuelto por una ateología compleja que bebe del ecologismo y otras expresiones de la misma falacia liberticida. No es ciencia, es religión. En un mundo de beatos, temerosos, necesitados de salvación (mundana), quién será el listo que comprometa su elevada posición, mediática, política o intelectual, para denunciar la suciedad, la mentira y manipulación.

Climategate: Phil Jones dimite temporalmente!!!! (Act.)

Saludos y Libertad!

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. KELOLO permalink
    diciembre 2, 2009 9:50 pm

    …Se Han…

  2. diciembre 2, 2009 9:56 pm

    Ya te decía yo que lo mejor era tomarnos unos güisquis y esperar a que una ola, un rayo, un terremoto o simplemente la deshidratación termine (lentamente, piensa en las copas) con nosotros. Igual si estamos lo bastante borrachos no nos cobran impuestos por morir ecológicamente en armonia con la madre Gaia.

  3. Liberand permalink
    diciembre 2, 2009 11:31 pm

    Será todo una trola pero nos la hemos tragado bien, bien. Lo del cambio climático es el engaño más masivo de la historia de la humanidad

  4. diciembre 3, 2009 12:19 am

    El problema ya no es sólo el engaño en si, aunque simplemente es uno más de los que nos están colando a diario. El problema más grande que yo veo es que la ciencia queda en entredicho por culpa de estos degenerados. Los que confiamos en al ciencia no podemos consentir que se abuse de ella y se use para los intereses económicos de la clase dirigente. Por suerte muchos científicos no se dejan embaucar, pero aún así la comunidad internacional queda en entredicho. ¿Qué pasa con revistas como Science, que han publicado y rubricado este tipo de mentiras? Van a tener que depurarse responsabilidades en muchos aspectos. Con que haya dimitido el director de la universidad que ha causado todo esto no es suficiente. Hay que limpiar el nombre de la ciencia.

  5. Lozano Garrote Juan permalink
    diciembre 5, 2009 2:28 pm

    Sí, esta gente es capaz de utilizar hasta el clima como arma política…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: