Skip to content

Haidar

diciembre 11, 2009

A Aminatu Haidar se la han organizado, pero no hay mal que por bien no venga: hoy ese habla del Sáhara, el frente Polisario y de la actitud de Marruecos al respecto; un día antes de la expulsión de Haidar, nada de nada (o casi nada). Ha entrado en escena Hillary Clinton, secretaria de Estado de los EEUU. En dos semanas, gracias a su negativa a aceptar las soluciones planteadas por los gobiernos marroquí y español, y su huelga de hambre, Haidar ha hecho más por la causa saharaui que con todas las conferencias y proclamas con las que lleva años denunciando la situación de su pueblo.

Desconozco si Haidar era consciente de la explosión mediática que se le venía encima cuando puso “Saharaui” y no “marroquí” (como figura en su Pasaporte expedido por Marruecos) en la casilla de nacionalidad del formulario de entrada al reino alauí. Una vez devuelta al territorio del Estado de origen, como procede en estos casos, comenzó su personal calvario, pero también su ascenso al orbe de los mártires por una causa justa.

Es curioso cómo los de la ceja, Almodóvar o Saramago, se apuntan a este tipo de causas sin sentir como se remueven sus entrañas. Mantener semejante hipocresía, alentando el estatismo para unas cosas, pero denunciándolo en situaciones tan sangrantes como estas, no deja de ser un ejemplo más de su vacuidad, del gusto por los flashes, por proyectar una pose cómoda, parecer radicales… Haidar ha conseguido resucitar su causa, atraer el compromiso activo de titiriteros, comunistas y demás, todo ello porque el compromiso con el Sáhara es uno de esos lugares comunes para tanto no alineado, o alineado a medias: Carod Rovira e Ibarreche portan la inquietante alianza en su dedo índice, si no me equivoco. Bardem se baja al moro, y de paso, se pega un garbeo por los campamentos. Los hay que acogen a niños saharauis cada verano, para mostrarles las ventajas que tiene el abandono del desierto o la confortabilidad de occidente. Es, sin duda, una causa estética muy curiosa, singular y compleja, dadas las variadas adhesiones que recibe.

España es responsable, por haber dejado que Marruecos se supiera con fuerza de lanzar su famosa marcha verde. Es responsable por no haber impuesto una solución favorable a la legítima autodeterminación del pueblo saharaui, propietario, en términos políticos, del territorio de la antigua colonia del Sáhara, hoy ocupada por el reino alauí. España no ha sabido articular unas relaciones internacionales serias, firmes y coherentes con el peso específico de Marruecos, convertido así en chantajista perenne, irresponsable pedigüeño y chulesco retador.

La crisis de Haidar no solo logrará que, por unas semanas, el Sáhara regrese a una merecida primera línea política y mediática. Ha conseguido que el Gobierno de Marruecos vuelva a convertirse en el centro de atención de todos, incluidos, cómo no, los EEUU. No sabemos qué sacará a cambio. Presionará al alza, regateando hasta el último suspiro. Del mismo modo que Haidar utiliza su drama personal como arma propagandística, Marruecos recurrirá al chantaje contra todos, erosionando, como viene haciendo desde hace décadas, el peso específico del Estado español en el mundo.

Saludos y Libertad!

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: