Skip to content

Lotería y Estado

diciembre 21, 2009

Mañana, fruto del azar, cientos de millones de euros serán asignados a los titulares de unos pocos boletos de lotería. Dos bombos, uno de números, otro de premios. Todos tienen las mismas posibilidades de ganar el Gordo, el segundo, un tercero, un cuarto o un quinto premio. Toca “poco”, pero muy repartido. Y aunque suene tópico, así es.

Ahora analicemos en qué se diferencian la redistribución de los juegos de azar, y la redistribución arbitrada por una estructura de dominación, o Estado.

En la Lotería, el montante patrimonial que se asigna, proviene de las CONTRIBUCIONES (voluntarias, por definición) que individuos libres aportan a cambio de un título de participación en un sorteo objetivo.

En el Estado el montante patrimonial recaudado proviene de IMPUESTOS (involuntarios, por definición) que cualquier individuo, por incurrir en alguno de los hechos imponibles fijados, es expropiado de forma coactiva y sin garantía de ser “compensado” mediante prestación pública.

Una lotería que basa la reasignación patrimonial en un sistema de azar, objetivo y predefinido, distribuyendo el patrimonio recopilado entre los titulares de los boletos agraciados. Un sistema justo, en el que todo el mundo sabe a lo que se atiene, quien entra en el juego lo hace porque quiere, y quien recibe el premio, aunque pudiera ser envidiado por muchos, ve reconocido su derecho a disfrutar de él.

El Estado reasigna en función de la definición política y económica que adopte. Los distintos grupos presionan con sus ruegos y chantajean al resto de ciudadanos, logrando un falso equilibrio en el que la mayoría sufre el expolio a favor de determinados colectivos. Todo ello guiado por una atávica y contradictoria idea de “justicia” distributiva (la Justicia es, en realidad, conmutativa). Quienes reciben, luchan por no perder el privilegio. Quienes pagan, luchan a su vez por recibir algo, o no aportar tanto. Violencia tamizada por la política, pero violencia a fin de cuentas.

Conclusión: lo que mañana sucederá, o lo que ocurre prácticamente cada día de la semana, será Justo, pacífico y emocionante. Sin embargo, la maquinaria de expolio y redistribución que encarna el Estado, es violencia, injusticia y frustrante.

Suerte y Feliz Navidad a todos!

Anuncios
9 comentarios leave one →
  1. Hiel permalink
    diciembre 21, 2009 11:45 pm

    Ya solo falta que el estado saque sus monopolísticas zarpas del asunto “loterías”, y así además de justo, pacífico y emocionante, será ético y respetuoso con el individuo.
    Saludos.
    YO NO LE VOTÉ: ^^

  2. Liberand permalink
    diciembre 22, 2009 12:02 am

    Interesante entrada, muy buena la comparación!!

  3. diciembre 22, 2009 12:21 am

    Decir que el sistema impositivo es azaroso es una locura.

  4. Fritz permalink
    diciembre 22, 2009 4:20 am

    Qué razón tienes, macho, qué razón tienes.

    jajajaja

  5. diciembre 22, 2009 9:11 am

    “Monopolistas manos” ceis al Estado como una empresa más y es un error cuando el Estado es bastante más que eso, de ahí que se quede con ciertas parcelas, porque el Estado es la suma de todos.

  6. jashondo permalink
    diciembre 22, 2009 9:25 pm

    David, muy bien dicho.Lo mismo dice Leire Pajin y su mama.

    • diciembre 24, 2009 11:54 am

      Por favor. Soy socialdemócrata pero no me gusta que se me compare con la caterva de Leire Pajin y su madre. también resultan una vergüenza para los socialdemocratas serios.

  7. Yosoyhayek permalink
    diciembre 22, 2009 9:49 pm

    David, un Estado es una organización, y Poder absoluto, no lo olvides. Creo saber a lo que te refieres cuando hablas de “empresa”, por eso me sorprende que hayas interpretado lo que dices. El Estado es poder, política, redistribución violenta y arbitraria, y niega con esas armas que cualquiera pueda competir con el.
    Saludos!

  8. diciembre 23, 2009 11:16 am

    “Paco, enciende ya la tele
    que va a empezar el sorteo”.
    (A ver si tenemos suerte
    y te mando poco lejos)”.

    “Aquí tengo los billetes
    que compramos en Febrero
    cuando fuimos a Albacete
    a ver a tu primo Pedro”

    “¡Calla! que ruedan los bombos.
    Mira que niña más linda
    ésta de San Ildefonso.
    ¡Ay, que cara más bonita”…

    Dos o tres horas después
    han salido ya los premios
    y Francisco y su mujer
    tienen el rostro más serio.

    “Mira que lacia la niña”

    “¡Anda que no eres malaje!”

    “Una pedrea, chiquilla.
    ¡Cántamela, por tu madre!”

    “Ya no compro lotería
    que siempre toca a los mismos”

    “Y ahora a aguantar todo el día
    a los tontos nuevos ricos
    celebrando con Champán
    y pegando muchos gritos…”

    ¡Apaga la tele ya
    y vete a comprar el ‘Niño’!”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: