Skip to content

Paradojas del Clima

diciembre 21, 2009

Resulta que hoy ha nevado, como ya habían dicho hace 3 o 4 días. Lo que no está tan claro es que las previsiones a largo plazo, de hace 5, 10 o 20 años se vengan cumpliendo, ni por asomo. El Hombre es arrogante, pero también estúpido. Igual de ingenuo que decir “esta medida es necesaria por progresista”, es suponer la posibilidad de acierto en predicciones que tratan de abarcar y comprender dentro del modelo predictivo el funcionamiento pleno del orden climático.

Después del orden social, el climático es, posiblemente, el más complejo de todos los órdenes que existen en el cosmos. No se trata de caos, como algunos han querido ejemplificar en la dinámica climatológica. En el clima pueden apreciarse regularidades obvias, pero son tantos los fenómenos que forman el orden general, que toda predicción “no mecánica” (movimiento de borrascas o anti ciclones, corrientes de aire etc.) y a corto plazo, es imposible.

Hoy ha nevado en Madrid, pero no tanto como lo hacía hace 40 años. Influye la boina de Smog que cubre la ciudad, pero no debe despreciarse la variación climática. Lo que sucedía hace 40 años, con nevadas copiosas, persistentes, de 30 o 40 centímetros de espesor, no ha sido la tónica general ni siquiera en los últimos 500 años, y dentro de los cuales, los periodos de más o menos frío han oscilado. Siempre se dice: “no llovía tanto desde el año 1976”, o, “no se registraban temperaturas tan elevadas desde hace  56 años”. ¿Qué quiere decir? Nada. Nada porque si de dos fenómenos y un intervalo de tiempo pretendemos concluir regularidades constantes desde las que inferir un modelo teórico predictivo que nos diga qué sucederá dentro de otros 56 años, no estaremos sino cometiendo una extravagancia científica.

Todos los inviernos nos parecen, o los más cálidos de nuestra vida, o los más fríos, como los veranos nos resultan muy pasados por agua o extremadamente áridos. Tenemos esa característica de sorpresa y entusiasmo por la novedad, aunque la experiencia rigurosa nos indique exactamente lo contrario. Nos encanta hablar del tiempo, nos apasionan los cambios bruscos, los hitos climatológicos, como nos interesó muchísimo contemplar cómo se derrumbaban las Torres Gemelas. Ávidos de drama inusual, siempre.

Otro aspecto que convierte la obsesión de los calentólogos en pura metafísica, es la confianza que tienen en que conocen todos los fenómenos relevantes, así como su repercusión e interacción mutua, hasta el grado de poder aislarlos, proyectar conclusiones y clasificar consecuencias de la alteración en los niveles de alguno de ellos. Sucede con el CO2 y su impronta en la formación del orden climático (siempre dinámico y adaptativo, de ahí el “cambio” inherente).

El ser humano produce contaminantes y calienta sobremanera, capaces de alterar el medio ambiente, degradándolo hasta destruirlo casi por completo. La preocupación conservacionista y el interés por la sostenibilidad, deben conducir la acción del hombre, más si cabe cuando se trata de su relación con el lugar en el que habita.

Dicho esto, sucede que la práctica totalidad del CO2 (recordemos que no mancha, ni huele ni “contamina” por sí mismo) que hay en la atmósfera no procede de la actividad industrial del Hombre, sino de procesos “naturales”, en general, ajenos a sus necesidades. Cualquier variación en la cantidad de CO2 emitida por el Hombre, aunque en toneladas nos pueda parecer una bestialidad, es mínima respecto del total. A lo largo de la historia del planeta tierra otros procesos han alterado con mucha más intensidad la cantidad de CO2 en la atmósfera, y por supuesto que han contribuido al “cambio” en el clima, pero como tantos otros factores que interactúan en dicho orden de forma continua.

No estoy queriendo decir que el Hombre, multiplicando por 10 su población, produciendo tanto como para que hoy haya más personas viviendo mejor que en toda la historia de la humanidad, no afecte al medio donde habita. Lo hace, y en ocasiones con efectos desastrosos, pero no precisamente a través de sus emisiones de CO2.

Ya nadie se acuerda de las ballenas, tampoco de los bidones de sustancias radioactivas o altamente contaminantes alojados en el fondo marino. Nadie habla del apocalipsis nuclear, ni hace cávalas sobre el futuro de los residuos de las centrales alimentadas con reacciones atómicas. No se habla del agujero en la capa de ozono, tampoco de la corriente del Golfo de México, del Niño, la Niña o el Monzón. Nadie se acuerda de la sequía, del avance del desierto ni de cosas por el estilo. Y es curioso, pero cada vez se habla menos del “calentamiento global”, dejándolo en “Cambio climático”, como si decir obviedades fuera bastante como para advertirnos del fin del mundo.

Lo triste es que el estudio de un supuesto “cambio abrupto” concentre la mayor parte de los recursos a disposición de la investigación científica. Cada vez sabemos menos sobre el orden climático porque también en este ámbito de la realidad se extiende la arrogancia de un Hombre que se cree capaz de controlar los elementos y planificar el orden espontáneo. Socialismo climático, permítaseme la expresión, pura metafísica, religión ecologista que tanto daño está haciendo al avance del conocimiento, la salud moral del individuo y una mayor prosperidad para el común de los mortales.

Saludos y Libertad!

Anuncios
11 comentarios leave one →
  1. diciembre 21, 2009 4:52 pm

    Acabo de publicar un post sobre la cuestión basándome en un artículo que encontré el otro día bastante esclarecedor. Es sobre el “enfriamiento climático”, una teoría de los 70 y los 80 que decía que en las mismas condiciones que ahora y los mismos desencadenantes, se producía el efecto contrario: vamos, que entraríamos en una glaciación mundial. Ahora que lo pienso, esto me recuerda a la peli esa de “El día de mañana”, del mismo tío que ha pergeñado “2012”… No, si ya me decía mi madre que era un crédulo…

    Bueno, en resumidas cuentas, el asunto es que los mismos que defendían ese “enfriamiento global” son los mismos que ahora defienden el “calentamiento global”. No sólo en las mismas condiciones, sino en la misma época y momentos concretos. En aquel entonces todo iba de defender el uso de la energía nuclear respecto de los combustibles fósiles. Ahora, el ataque es igualmente a los combustibles fósiles, pero en favor de la energía de moda: la verde. Venga, un sugus para el primero que dé la conclusión lógica…

  2. manin permalink
    diciembre 21, 2009 5:08 pm

    Venga a ver quien dice la mayor tontería. Nieva, no hay cambio climático. Y eso que para que nieve hace falta aire frío y aire cálido que lleve la humedad y ¿por qué chocan dos masas de aire? Para que hacer preguntas estúpidas.

  3. diciembre 21, 2009 10:13 pm

    Manin, no se entiende cuál es tu argumento.

  4. diciembre 21, 2009 11:09 pm

    Pues a ver si entiendes el mio, porque veo que parece que no pillas el meollo de la cuestión.
    Efectivamente, es muy difícil aislar las causas que intervienen en las predicciones climáticas, de manera que en mi opinión (no es que sea un experto) es extremadamente complicado, con el “estado de la ciencia” actual, concluir si el Hombre tiene algún papel en el calentamiento o enfriamiento “global” (sea lo que sea lo que eso signifique) del planeta.
    Ahora bien, de ahí a decir que la “religión ecologista” como tú la llamas, es algo sin ninguna base y una cuestión de poco menos que capricho, o de un conjunto de majaras con ideas conspiranoicas, hay un abismo, y un abismo enorme, de hecho.
    No vamos a entrar tampoco en la sinceridad o falta de sinceridad de ciertas organizaciones ecologista.
    Pero mi pregunta es bien simple: ¿te parece que lleva a algo bueno expulsar millones de toneladas de gases tóxicos a la atmósfera, a los ríos y a los mares, esquilmar los recursos naturales a un ritmo insostenible, contaminar a un ritmo y con una intensidad sin precedentes en la Historia de la Humanidad?
    Creo que la clave está ahí, y lo contrario si que es sesgo y manipulación, y manipulación de la estúpida, porque va contra uno mismo.

  5. diciembre 21, 2009 11:18 pm

    Lo mejor es que si vuelves a leer mi post, no hallarás nada que contradiga tu comentario. Creo que los mayores contaminantes lo hacen con total impunidad gracias a los privilegios que el Estado les concedió en su día. Ahora le remuerde la conciencia, pero no sabe cómo articular aquello de la “economía sostenible”, o evitar la degradación del medio ambiente en el que vivimos los humanos. La solución que se le ha ocurrido es que lo paguemos todos, con impuestos y estúpidas restricciones, y lo que es más grave, a costa de las oportunidades de desarrollo industrial de los más pobres del planeta.
    Para justificar sus errores pasados y el nefasto cariz de sus medidas presentes, no queda otra que montar una farsa catastrofistas con la que desviar la atención de los temas realmente graves: la miseria extrema y la contaminación (esa de la que hablas cuando te refieres a sustancias tóxicas y esquilmar recursos).
    Saludos!

  6. diciembre 22, 2009 12:26 am

    No te digo que no, pero para cualquiera que escuche a unos científicos y a otros, creo que llegaría a conclusiones parecidas a la mía: que la cosa no está clara. Que ni que sí ni que no.
    La teoría es un poco conspiranoica, pero no te digo tampoco que no sea cierta. Al fin y al cabo…¿que manera tendríamos de comprobarlo?

  7. diciembre 22, 2009 12:43 am

    Creo que estáis obviando el problema real de base y es la razón por la que se está generando este miedo. Porque creo que estamos de acuerdo en que lo que se quiere hacer ver es que realmente va a pasar algo catastrófico, cuando sabemos positivamente (y sin saber mucho de meteorología, no climatología, que no existe como ciencia experimental) que no va a ser así. Me imagino que vosotros igual, pero al menos en mi caso ya son muchos años de seguirle la pista a esta gente, aunque lamentablemente, y me avergüenza decirlo, consiguieron convencerme de sus chorradas en algunas ocasiones.

    El problema de fondo no es la hambruna, la miseria y la contaminación. Esos son “síntomas” de la enfermedad. Vivimos una enfermedad que se llama elitismo, y que está provocando esos problemas entre otros muchos. La crisis actual no es más que eso, un síntoma de la enfermedad. El objetivo de esta gente, de la realmente poderosa, es tener el control completo del planeta, y para eso tienen que controlar a su población. En el tercer mundo, el control se ejerce por medio de la miseria, y en el primer mundo, por medio del miedo. Necesitan tenernos dóciles (el miedo sirve muy bien para eso) para que creamos que son imprescindibles y les demos poderes absolutos. A por eso van (empezando por la UE, siguiendo por una hipotética Unión Americana, que será una realidad probablemente en breve plazo, y siguiendo por otras uniones como las producidas en los últimos años: África, Latinoamérica y Ásia). Tras esta crisis, es evidente que el dólar tiene que desaparecer, o al menos dejar de ser la moneda de referencia. Van a pasar al oro y a una moneda, que seguramente será sólo electrónica, que se apoye en ese oro. Consecuencia: como el oro es escaso, esa moneda será también escasa. ¿Por qué hay tantos dólares, creando inflación de caballo y provocando crisis como esta? Porque es una moneda “libre”. Cuando decidieron desligarla del oro sabían bien lo que hacían. Ligada al oro no podían crear un sistema inflacionario como el actual. Cuando vuelvan al oro (y de ahí que las potencias emergentes sobre todo estén acumulando oro como idiotas, porque saben lo que viene), la cantidad de moneda será inferior y… ¿Quien la tendrá? Os lo dejo a vuestra imaginación…

    No os fijéis en los síntomas, fijaos en la enfermedad… Así se entienden muchas cosas, no sólo estas. Yo al menos entiendo porqué no sólo no se solucionan los problemas del mundo, sino que cada día hay más. Nos hacen creer que es culpa nuestra, cuando son ellos los que están provocando catástrofes y desgracias, ya sea hambre, guerras, enfermedades… ¿Tengo o no tengo razón?

  8. diciembre 22, 2009 3:44 pm

    Os recomiendo encarecidamente la lectura de “Caos” de James Gleick, si no lo habeis hecho ya.
    El libro trasluce que lo que estáis diciendo (controlar a la población mundial entera, predecir el clima…) no es tan fácil como parece. Creo que la teorías conspiranoicas, cualesquiera que sean, en el fondo pecan de optimismo: parten de la creencia de que alguien “mueve los hilos”, y que los que son movidos no tienen ninguna oportunidad para “cortarlos”. Creo que en el fondo todos es más impredecible de lo que parece, para bien y para mal, nunca se puede saber por completo el efecto de una medida, cuando estamos hablando de sistemas tan complejos como millones de personas, o el clima.

  9. Yosoyhayek permalink
    diciembre 22, 2009 9:42 pm

    Me lo dices o me lo cuentas? Lee mas a Hayek, dejate de caos e intenta comprender que son los ordenes espontáneos y los fenómenos complejos.
    Saludos!

  10. diciembre 23, 2009 1:18 am

    Como está resultando evidente, tras un par de siglos de planear y planear, parece ser que, cuando realmente tienes el poder (los poderosos de verdad, los mega ricos, que no son ni mucho menos como nosotros, ni por asomo), manejar a millones o miles de millones de personas no tiene nada de caótico. Está todo muy controlado y regulado. ¿Sois conscientes de la cantidad de organizaciones mundiales de estructura jerárquica piramidal que existen, interrelacionadas al servicio de la élite? Si nos ponemos a enumerar las más evidentes te salen algunas como la UE o el Banco Mundial, pero eso es sólo la punta del iceberg. Para esta gente, controlar los destinos de la gente por medio de la tecnología (como ya avisó Huxley) es pecata minuta. Esto, de caótico no tiene nada. Creeme.

  11. hoysecumplen permalink
    diciembre 25, 2009 12:38 pm

    Hola me encanta vuestro blog, si queréis os añado a mis enlaces favoritos en mi web y vosotros me añadís a mi, saludos y gracias por la información que a diario ponéis en la web, nos vemos!!

    http://hoysecumplen.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: