Skip to content

Avatar y la Libertad

diciembre 27, 2009

Sé que muchos (es posible que el propio J. Cameron) se han dejado llevar por lo evidente, por el tópico y la interpretación fácil. Avatar, sin embargo, es un canto por la libertad individual, los derechos de propiedad y el respeto de la dignidad personal.

Resulta que la civilización de humanoides azules tiene perfectamente definidos sus ámbitos de dominio, así como el vínculo que mantienen con las cosas que pululan o habitan en Pandora. Vale que sus ritos sean atávicos y rezumen colectivismo. Cameron ha revivido el cuento de Pocahontas y lo ha hecho con brillantez y un gran acierto argumental y estético.

La película tiene ritmo, el guión es aceptable, los actores ajustados y los efectos visuales, sencillamente, fantásticos.

Resulta obvio que muchos analfabetos funcionales, pertrechados de mitos y errores intelectuales de esos de toda la vida, verán en Avatar una lucha entre un Capitalismo fiero y ávido de lucro a costa de lo que sea, y una resistencia ecologista de un pueblo en armonía con la naturaleza que les rodea, cargados de empatía y solidaridad.

Que una empresa privada se dedique a destruir arramplando con vidas y dominios ajenos, no implica que todo liberal que se precie deba sentirse atacado en sus principios ante semejante relato. Poco importa quién decida ocupar y explotar Pandora. Cameron ha optado por una empresa privada dotada de un ejército mercenario. La secuencia no variaría en absoluto si se tratase de un Estado y su ejército nacional. Lo que resulta común es la acción de expolio y vulneración de la dignidad y los derechos de propiedad de quienes, a todas luces, son merecedores de dignidad humana: los habitantes nativos de Pandora.

Si fuera Rothbard quien comentase esta película, no dudaría ni un momento en defender a los indígenas en su resistencia contra el agresor ilegítimo y alienígena. Se trata de individuos que defienden lo que es suyo frente a un grupo de extraños que pretenden apropiarse por la fuerza de lo que sus legítimos dominadores se niegan a entregar.

El Liberalismo se funda en el intercambio voluntario, la ausencia de coacción, el respeto de la dignidad individual.

El imperialismo no es la culminación del capitalismo, como el cancionero socialista se empeña en seguir replicando. El imperialismo exige de violencia y expolio, siendo, en todo caso, la exaltación del nacionalismo. Cuando son empresas privadas quienes actúan vulnerando derechos de propiedad definidos, bien lo hacen gracias a la concesión de un Estado, o bien intervienen, en el escenario concreto, como si ellas mismas fueran tal Estado.

Avatar es un canto por el respeto de la dignidad individual y los dominios ciertos. Si los gigantes azules prefieren su modo de vida, no debe sorprender a quien defiende la libertad, porque la defensa de la libertad no se marca resultados concretos. No importa que bajo el hogar de un pueblo esté la mayor fuente de energía o riqueza que pudiera concebirse. El liberalismo defiende que sus propietarios, sepan o no lo que tienen bajo sus pies, quieran, entiendan o no lo hagan en absoluto los dones de aquello, son los únicos que pueden decidir sobre lo que les pertenece. El liberalismo defiende principios en clave esencialista.

Avatar, con su interpretación para ignorantes (no sé si incluir aquí a su director y guionistas), o con su interpretación perspicaz, es una película redonda, un producto atractivo para el público, un éxito que exige un visionado inteligente, despojado de falacias, complejos y lugares comunes.

Enlazo las impresiones de Albert Esplugas sobre la película.

Saludos y Libertad!

Anuncios
90 comentarios leave one →
  1. diciembre 27, 2009 11:10 pm

    A mí los efectos me decepcionaron un poco, la verdad es que esperaba más de esta nueva forma de ver el cine en 3D… La historia tampoco me cautivó. De hecho, hubo un momento en el que no pude evitar quedarme dormido.

    Y en cuanto a las interpretaciones, creo que estás en lo cierto pero también es verdad que al salir de la película mi hermano, de 11 años, me dijo “¿quiénes eran los buenos?”.

    • diciembre 27, 2009 11:20 pm

      Los buenos eran los Azules, ah, y Sigüini (o como se escriba) y su amiga Ana Lucía (Lost, forever). Sigue doliéndome la cabeza gracias al dichoso 3d 😉

      • diciembre 27, 2009 11:31 pm

        Eso le dije a mi hermano, pero me gustó que, a pesar del guión, empatizara con su raza y no con la de los azules.

  2. Liberand permalink
    diciembre 27, 2009 11:18 pm

    Coincido contigo en que la película es un canto a los derechos de propiedad, la pena es que practicamente nadie va a verla con esa visión, ni siquiera el director. Es como con la crisis, que al final lo que queda es la cantinela de las empresas privadas y bancos malvados sedientos de dinero y movidos por la codicia, como si detrás de todo ello no estuviese la intervención del Estado. Desgraciadamente hemos dejado que el Capitalismo acabe teniendo esa imagen, nos queda una dura tarea por delante…

    • diciembre 27, 2009 11:25 pm

      Hombre, es que el uso de los términos degenera en manos del ignorante, y lo de denominar “capitalismo” a todo lo malo que hacen las personas, incluido el expolio y la ganancia ilegítima, ha hecho mucho mal al discurso liberal. O somos más esencialistas que ellos, o perdemos. O nos centramos en hechos, conceptos bien definidos y principios claros, o la estupidez puede con cualquiera. Date cuenta de que James Cameron no ha querido hacer precisamente una película libertaria… y sin embargo tiene esa lectura, vista con la suficiente inteligencia. Ese es el drama: una lucha contra el sofisma, la estúpida intuición y la modernez de turno.
      Saludos!

  3. alberto.djusto permalink
    diciembre 27, 2009 11:31 pm

    Pero vamos a ver, si estás reconociendo que el director quería revivir Pocahontas por qué te formas ese cacao para ver liberalismo. Si el director quería decir que las empresas malvadas se comen a los niños, y eso es lo que se ve, entonces esa es la interpretación correcta.

    Y como tú mismo apuntas, hay dos partes antiliberales. Primero, los azulados esos, en una peli liberal, no defenderían una puta comuna; que ahí de sociedad evolucionada hay lo justo (y de eso tú sabes un rato), sino algo parecido a lo que tenemos hoy en día y que demuestre los beneficios de las sociedades abiertas frente a las comunas socialistas. Y segundo, los malos, y esto ya es más grave ya que los azules tienen derecho a vivir como les salga de las narices, porque se reitera y deja claro que es una empresa con su ejército propio. Ni siquiera utiliza al estado como realmente ocurre hoy día, el señor Cameron da un paso más y le otorga poder militar a las empresas. Justo la idea con la que se hacen pajas TODOS los izquierdistas. Y por último, también se recalca la maldad de los accionistas.

    Vamos, que puestos a ver una defensa de los derechos de propiedad que están siendo invadidos, se podrían imaginar otros personajes bastante diferentes, por un lado una comunidad de vecinos del futuro contra una expropiación estatal de sus casas.

    Sinceramente te digo que no hay por donde coger esta peli como ejemplo de liberalismo. Ni gota, pues como dije al principio, la intención (y el resultado) del director están clarísimos.

    Y no estro a comentar la peli técnicamente, pero firmo el enlace de Albert, el último, buenísimo.

    • diciembre 27, 2009 11:47 pm

      ¿Y qué más da si el director o el guionista han querido reflejar tantos tópicos y errores? Lo inteligente, o eso creo yo, es analizar la historia que se cuenta sin caer en sus vicios, que es lo que parece que tú haces.
      ¿Por qué desprecias la comuna de los hombretones azules? ¿Te molesta que tengan una trenza-usb, que se conecten los unos con los otros, y los otros con los unos y el resto de seres y arbolillos de su planeta? A mí no; es ficción, y cada uno compone la trama como le apetece.
      Esa empresa privada no me merece ningún respeto. Como no me lo merecen tantas empresas privadas reales, o tantos empresarios de hoy. Eso no dice nada en contra de la libertad.
      Para mí, la empresa privada dotada de mercenarios haciendo lo que hace en Pandora, es perfectamente asimilable a un Estado, porque seguro que es un Estado el que ha concedido a dicha empresa el privilegio de explotar la luna en cuestión. Y si no fuera así, no pasa nada. Lo que hacen es criminal, no tiene defensa.
      La película estará cargada de todas las intenciones que quieras, pero yo, como liberal, he disfrutado viendo como los azules ganaban a los capullos humanos. He disfrutado, sobre todo con la actitud de alguno de esos humanos, que demostrando escrúpulos y coherencia, se niega a destruir lo que no le pertenece ni a quienes son libres de hacer con sus vidas y sus cosas lo que les plazca.
      Si te dejas llevar por las intenciones de un estúpido como Cameron pierdes la oportunidad de tratar de argumentar, a pesar de los pesar, a favor de la interpretación liberal de Avatar. Veo que prefieres rendirte a “lo evidente”, lamentarte y no defender tus ideas.
      He disfrutado con la película, con la historia y los efectos. Y no me quemo ni me rindo tan fácilmente como otros :).
      Saludos!

    • Gabriel permalink
      diciembre 28, 2009 3:42 pm

      Una comunas es algo totalmente liberal. Las comunas son asociaciones voluntarias, a diferencia de lo que buscan los colectivismos (que es adscripción obligatoria de todos los individuos independientemente de lo que estos quieran). Un club gastronómico es una comuna, un equipo de fútbol es una comuna, un matrimonio es una comuna, una empresa es una comuna…

    • diciembre 28, 2009 7:06 pm

      No me considero un analfabeto funcional (¿es necesario no parar de insultar para escribir un blog?) pero creo que Avatar es una película abiertamente contraria al liberalismo, es decir, James Cameron ha conseguido lo que se proponía. Precisamente quería debatir esta película en la próxima quedada liberal hispano-londinense.

      Avatar es claramente anti-desarrollista. Muestra que los buenos son los seres antropomorfos azules y los humanos que se posicionan en contra del desarrollismo.

      La tribu no es una comuna en absoluto, muy al contrario es un claro ejemplo de absolutismo ilustrado donde sólo la familia jefe tiene el poder, toma decisiones y se declaran únicos conocedores de la verdad. Es decir, Papá Estado encarnado en los gobernantes es el depositario de la soberanía y el hombre no puede pensar por sí mismo sino aceptar lo que la sacerdotisa de turno ordene como si fuesen decisiones de la Madre Naturaleza.

      Además, no estoy de acuerdo en que los que nacen en cierto lugar son los propietarios únicos de tal lugar: eso es nacionalismo, que está bastante alejado de la idea liberal.

      Me considero liberal, por tanto estoy en contra del uso de la fuerza para iniciar una agresión, pero esta película intenta asociar la libre empresa al imperialismo y a la violencia. Los liberales no podemos caer en la trampa, debemos indicar que la mayoría de las agresiones están dirigidas o controladas por los gobiernos y los estatistas, aunque muchas veces la ejecución esté a cargo de una empresa privada.

      Hollywood y la Mafia del Cine Español están plagados de socialistas donde las pelis maniqueas que usan sensiblerías en contra del liberalismo ganan el aplauso fácil.

      Love and freedom.

  4. diciembre 28, 2009 12:50 am

    ¿Insinúas que el “liberalismo” que se practica hoy en día no coacciona u oprime, de una manera u otra?
    Me parece una visión un tanto inocente, por decir algo flojo.

    • Yosoyhayek permalink
      diciembre 28, 2009 8:45 am

      Si coacciona y oprime, no es liberalismo. Es tan evidente que duele repetirlo.

  5. diciembre 28, 2009 1:21 am

    ¿Pero quién es más liberal: Batman o Superman?

  6. diciembre 28, 2009 9:20 am

    Es como si me dices “el nacionalismo, si llega al terrorismo, no es nacionalismo”.
    Claro, manipulando las definiciones se llega a donde uno quiere, desde luego.

    • yosoyhayek permalink*
      diciembre 28, 2009 9:58 am

      Te estás haciendo un lío. Liberalismo es el movimiento político que defiende la libertad individual en sentido estricto, es decir, como ausencia de coacción. El socialismo considera que puede organizarse la sociedad vía mandatos, es decir, a través de una coacción que se considera legítima. Sobra repetir que el socialismo parte de un gravísimo error intelectual. Si tienes dudas al respecto, lee a Mises o a Hayek.
      Eso que dices del nacionalismo y el terrorismo no viene a cuento.
      Saludos!

  7. Sonam permalink
    diciembre 28, 2009 10:28 am

    Pues yo lo que he visto es una película un tanto estúpida, y malintencionada por parte de Cameron. Desde luego que nadie tiene derecho a arrebatar su planeta a los azules, pero dando esto por sentado tenemos:
    – Una sociedad paleolitica con arco y taparrabos donde uno no es persona hasta que no es aceptado por el pueblo, es decir, un canto al rebaño que Cameron nos presenta como envidiable.
    – Otra sociedad compleja, evolucionada y tecnológica, rica en opciones; producto de una mente extremadamente sofisticada que a lo largo de mucho tiempo ha alumbrado la fealdad y la belleza, la bondad y el crimen, la estupidez y la perspicacia… Sociedad que este pájaro de Cameron nos presenta como detestable.
    Todos los hombres blancos de la película son malvados, todos loa azules buenos. Pero los blancos se redimen cuando desean convertirse en azules, limpiando así su pecado original.
    Todos los militares son brutales y estúpidos. Hacía pocos días había vuelto a ver “Master and Commander”. Sin comentarios.
    Este pollo de Cameron es un vendedor subliminal de correcciones políticas averiadas. No hay más.
    Entonemos cantos a Eywa: Eooouuuh, Eoooouhh…

    • yosoyhayek permalink*
      diciembre 28, 2009 10:58 am

      Tienes mucha razón.

    • diciembre 28, 2009 12:10 pm

      Sin haber visto la película, y sólo con los comentarios y resúmenes que he ido recopilando, me parece un resumen bastante plausible. Cameron es un director con bastante poca personalidad que hace sólo trabajos super-comerciales, porque aparentemente cree que es la única forma de llegar al público. Además, es un firme creyente de que una película tiene que tener efectos por el mero hecho de ser una película. Me maravilló, por ejemplo, que en El Señor de los Anillos casi no había animación por ordenador (excepto, lógicamente, en las batallas, Mordor y esas cosas). El 70% de la película eran escenarios naturales y maquetas. Y para mi es mucha mejor película (o trilogía) que cualquiera de las de este tipo. La única película aceptable de este señor es Terminator, y sólo por original, nada más. De Titanic ni hablo, claro… Por cierto, ayer en el bus de vuelta a casa pusieron el Master & Commander, y sin ser tampoco un peliculón, me parece una visión muy realista de su época y las circunstancias que acompañaban a ser marinero en el siglo 19, intertextualizando a los personajes, tan opuestos entre si. Y sin usar prácticamente efectos.

      Seguramente terminaré viéndola porque la novia tiene ganas, pero si por mi fuera desde luego es un ejemplo de película a dejar pasar. No son más que efectismos innecesarios para explicar algo que se podría hacer de forma mucho más simple y de mejor calidad. Pero ciertamente la pretensión no es sólo deslumbrar con efectos: se juega a los opuestos, como es normal en la cultura de hoy día, para resaltar los valores de la élite. Se nos hace creer en que es mejor ser como los azules en vez de avanzados y superiores. Parece ser que los humanos normales no podamos ser superiores, sino que tenemos necesariamente que ser un rebaño, como bien indicas. Esta película creo que hay que entenderla “exactamente al revés” de como la presentan. No sabéis como me da por saco tener que ir a verla, la verdad. Y encima en 3D, porque mecagoenlaleche cuando fui a ver Up que me la tuve que tragar en 3D, que desastre más grande. No volveré a caer en eso.

      • diciembre 28, 2009 3:44 pm

        Todavía me duele la cabeza por culpa del dichoso 3D…

  8. Gedeón McHale permalink
    diciembre 28, 2009 12:15 pm

    Ví la película ayer. Desde el punto de vista técnico me parece sencillamente alucinante. Desde el punto de vista argumental, estoy bastante de acuerdo con el comentario de Sonam. Supongo que os habréis fijado en que el guionista se da cuenta, en un momento de la película, de que está entonando un canto de alabanza a la sinrazón, la superstición y el oscurantismo (y, en última instancia, de una visión religiosa de la vida, ¡horror!), por eso pone en boca de la Doctora interpretada por Weaver (más o menos, cito de memorieta): “lo que tiene esta gente con su planeta no es vudú, sino que hay una realidad biológica, una especie de red de comunicación similar a las redes sinápticas del cerebro humano”. Es decir, pese a la iconografía empleada en la película, con sus chamanes danzarines y sus hordas de peña en pelotas haciendo uuhh, uuhh, muy de puntillitas, se trata de diferenciar el “estado de naturaleza” de los grandullones azules del presunto estado de naturaleza defendido por los ecologetas y los misacantanos del buen salvaje, afirmando que la superstición de los primeros tiene raíces científicas (cosa que, obviamente, no sucede con el culto de Manitú o los animismos del África negra). En suma, la película se une a esa corriente panpsiquista tan en boga, seguidora de Lovelock, por la cual la Tierra, Gaia, es una divinidad compatible con el conocimiento científico, cosa que cualquiera que haya estudiado un poco sabe que es, al menos, tan peregrino con afirmar que la Creación Universal puede hacerse compatible con la física de cuerdas.

    Por lo demás, no es ocioso recordar que el concepto de dignidad humana universal es una creación genuinamente occidental, lo mismo que el respeto por el medio ambiente. Contra lo que se nos quiere vender, el buen salvaje era, en realidad, y en todas partes, bastante malo: vivía de la explotación inmoderada y “no sostenible” de su entorno (ahí están las pruebas arqueológicas de las devastaciones medioambientales causadas por las civilizaciones precolombinas), no reconocía el carácter humano de los integrantes de las tribus vecinas (al punto que el nombre nativo de muchas etnias africanas significa, simplemente, “los hombres”) e incurría permanentemente en la crueldad, el sacrificio ritual de personas y animales, la brutalidad y el oscurantismo. Todo lo que Cameron parece defender en la película es una creación moderna y occidental; una cultura terrícola equivalente a la de los gigantones rabilargos de la peli sería, con toda seguridad, muy diferente.

    • Gedeón McHale permalink
      diciembre 28, 2009 12:18 pm

      Ah, yo la he visto en 2D; creo que en 3D es un coñazo y un dolor de cabeza…

      • yosoyhayek permalink*
        diciembre 28, 2009 12:56 pm

        Tienes razón en lo que dices, pero al margen de las estúpidas intenciones del director, creo que la historia puede verse perfectamente con ojos liberales.
        Ese es el propósito del post, y no desesperarse con lo evidente. Este tipo de superproducciones, que llegan a tantísima gente, merecen que hagamos un esfuerzo explicativo.
        Creo que tu comentario es compatible con el mío, y de su comprensión conjunta se obtienen mejores conclusiones.
        Podría haber hecho un post en el sentido que tú señalas, pero he preferido hacerlo así.
        Saludos!

      • Gedeón McHale permalink
        diciembre 28, 2009 1:18 pm

        Que conste que no estoy en desacuerdo con tu post. De hecho, fui a ver la peli con mi chaval, que tiene 12 años, y en la conversación post-peli yo le ofrecí un punto de vista más o menos equivalente con el tuyo. Sobre poco más o menos, entre los dos llegamos a la siguiente conclusión:

        – Una cosa es el caso particular que se explica en la película: una corporación pretende apropiarse de forma ilegítima de unas tierras que pertenecen, por apropiación originaria, a un conjunto de personas (aquí hay que hacer el inciso de que los azulones son personas, porque participan de la naturaleza humana en tanto que inteligentes, libres y responsables; lo de que midan tres metros y tengan rabo es irrelevante). En el caso particular, la corporación actúa de forma ilegal y criminosa, y el coronel de las cicatrices es un delincuente: no hay que asustarse de eso, el género humano produce con tesonera regularidad personas malísimas: la película nos habla de algunas en concreto. Siempre dentro del caso particular, los azules obran dentro de su derecho cuando se defienden del expolio al que pretenden ser sometidos en nombre de su legítimo derecho a la propiedad y a la integridad física. Lo de Arbolmadre, Eywa, el uh uh, etc. son elementos secundarios: cada uno, en su casa, hace lo que le da la gana.

        – Del caso particular no pueden ni deben extraerse consecuencias generales relacionadas con esos aspectos secundarios: las corporaciones no son malvadas por definición, ni los pueblos salvajes son buenos por definición, ni desde luego las supersticiones, invocaciones mágicas y apelaciones a las fuerzas telúricas son modelos de conocimiento válido en las relaciones intersubjetivas, no desde luego por encima del conocimiento científico y el uso de la razón. Como suele suceder, los propagandistas trapichean con la verdad y confunden de forma deliberada lo concreto con lo genérico, lo sustancial con lo adjetivo. Nuestro espíritu crítico debe estar alerta para separar el grano de la paja. Me complace decir que mi hijo lo entendió muy bien. Y además salió encantado con la magnificencia de los efectos visuales, que son la gran virtud confesa de la película, ¿no 🙂 ?

      • diciembre 28, 2009 3:46 pm

        Me quedo con tu último comentario. Creo que aciertas en lo que dices.

    • alberto.djusto permalink
      diciembre 28, 2009 2:59 pm

      Eso es lo que yo quería decir pero mejor expresado.

  9. jashondo permalink
    diciembre 28, 2009 1:31 pm

    ATENCION:NO LEAS, SI NO LA HAS VISTO Y QUIERES VERLA.
    Me parece que la pelicula no es solo anticapitalista sino ademas anticonsumista y todo lo progre que se os pueda ocurrir.¡Si hasta los nativos llevan rastas y trencitas!
    De hecho, me parece que cuando Zapatero dijo aquella de que la Tierra no es de nadie, que es del aire, creo que le entendimos mal,en realidad, dijo que la Tierra pertenece a Eiwa, la divinidad de Pandora que es un calco de la Pachamama de Evito Morales.
    No se si podrian haber encontrado algun intercambio con los nativos.En la propia pelicula el protagonista comenta que no , que los nativos son autosuficientes y se pregunta ironicamente si les interesarian unos pantalones vaqueros o algo asi.Le pasa algo parecido al protagonista.No tiene piernas y el incentivo es recuperarlas cuando acabe la mision,pero con el avatar las tiene igual y encima se busca novia y acaba de jefe del clan.¡Coño , no me extraña que se una a los nativos!
    El general al mando , es un tipo que casi le falta apellidarse Bush cuando dice textualmente aquello de “ataque preventivo” contra los nativos cuando empiezan a concentrarse.Casi parece que el tio aparte de por el metal Inobtanium ha ido alli a probar sus armas directamente y no con mariconadas de esas de los avatares.El hace las cosas a pelo y con dos cojones.
    De todas formas,los nativos no son completamente chupiprogres.Tienen una sociedad jerarquizada y aunque parece que hombres y mujeres son similares tienen roles preponderantes diferentes;la cuspide de la piramide la ocupa el macho alfa , esto es , el que doma el bicho mas cabron.Por cierto, ¿por que no dejan a los bichos en paz en vez de controlarles mentalmente?¡Que coman tofu y vayan en bicicleta!
    En la pelicula se habla de un periodo de dolor y de reunificacion de clanes, lo que me hace pensar en guerras internas.Su sociedad esta basada en condicionar el comportamiento con mitologias subjetivas , no contrastables.
    Si Cameron hubiera querido hacer una pelicula proliberal o procapitalista , hubiera cogido a un Estado como malo que quiere obtener el metal y hubieran montado una guerra entre los nativos,por ejemplo entre algun grupo de sacerdotisas o guerreros descontentos y los actuales mandamases del clan, probablemente a cambio de algun tipo de droga esclavizante.Hubiera salido algo como la guerra del opio en china o la conquista de mexico.El acabose ,hubiera sido que el grupo de descontentos al final se vuelve contra el Estado malo y le montan la guerra,de forma que al final , los planes inciales de ese Estado fracasen y acaban quebrando por una guerra larga que no van a ganar.
    Si la peli la hubiera hecho yo.La empresa hace una declaracion de impacto ambiental primero y extraeria el inobtanium sin joder mas de lo necesario y luego lo deja todo sembradito con arboles chupis de esos.A los nativos los pondria a leer a Ayn Rand para que se les quiten las tontunas esas hippies y se dediquen a comerciar y a ser nativos de provecho, acabando con la jerarquia clerical y guerrera y sustituyendola por una asamblea anarcocapitalista basada en el objetivismo y el egoismo individual.

    Nota final:Las nativas tienen unos ojos muy bonitos pero yo les pondria mas culete y mas teticas.Ale, ya lo he dicho.

  10. diciembre 28, 2009 2:01 pm

    “Te estás haciendo un lío. Liberalismo es el movimiento político que defiende la libertad individual en sentido estricto, es decir, como ausencia de coacción. El socialismo considera que puede organizarse la sociedad vía mandatos, es decir, a través de una coacción que se considera legítima. Sobra repetir que el socialismo parte de un gravísimo error intelectual. Si tienes dudas al respecto, lee a Mises o a Hayek.
    Eso que dices del nacionalismo y el terrorismo no viene a cuento.”

    No veo donde está el lio, la verdad. Me refería a que si ajustas las definiciones como tú quieres, el resultado es el que tú quieres.
    Yo entiendo por liberalismo en la economía a la corriente que predica el “dejar hacer” con una intervención estatal mínima, y esa corriente de pensamiento creo que tiene sus fallos, como todas. Y el principal fallo es el ir a contracorriente de la propia naturaleza humana, o no tener en cuenta los “Animal Spirits” que dirían Akerlof y Shiller. Está visto, que como la economía se deje a su aire, una minoría va tomando poco a poco el poder (por muy “liberal” que sea), y al final, pasa lo que está pasando ahora. Así que supongo que alguien o algo debería intervenir cuando se detectan en los mercados este tipo de irregularidades. Y es por eso que no confío en el “liberalismo”, como lo entiende la mayoría de la doctrina económica. Simplemente me refería a eso. Pretender que los mercados se “autoregulan” por sí solos, me parece una idea inocente, y que da la espalda a los hechos económicos que estamos viviendo, sin ir más lejos, ahora mismito.

    • alberto.djusto permalink
      diciembre 28, 2009 2:52 pm

      Si me permites entrar, creo que deberías leer un poco sobre cuál es la teoría que mayoritariamente se respalda por estos lares como respuesta “a lo que está pasando ahora mismito”, y que, te adelanto, no tiene nada que ver con lo que tú crees que se defiende por aquí.

      • diciembre 28, 2009 3:25 pm

        Pues si alguien me hace un resumen se lo agradezco, porque llevo tiempo leyendo el blog y no lo tengo muy claro.

    • diciembre 28, 2009 4:08 pm

      Cambiosocialya, vale que el liberalismo es un movimiento político, y por tanto, posibilista, oportunista e imperfecto. Cuando se habla de mercados libres desde una perspectiva teórica, o del orden espontáneo y la coordinación inintencional de acciones y expectativas, nada de lo que acabas de escribir tiene sentido. Al contrario, son falacias que no se sostienen manejando una buena teoría del conocimiento y comprendiendo mínimamente el funcionamiento de los procesos de mercado. Resulta que de un orden espontáneo, como es el social, no cabe anticipar, menos aún garantizar, resultados concretos. No es posible, dada la naturaleza de los agentes que intervenimos en el proceso, o el tipo de conocimiento e información relevante en la toma de decisiones y formación de expectativas. Es así de sencillo, partimos de la ignorancia sobre casi todo, nos guiamos por modelos imperfectos y evolutivos, y solo gracias a la perspicacia individual en la persecución de fines particulares se crea o compone el conocimiento indispensable para que el proceso no se detenga. No existe equilibrio perfecto, no es posible asegurar resultados interviniendo como lo hacen los Estados sobre el mercado. La única garantía que tenemos es que somos parte de un orden espontáneo que tiende a corregir desajustes y coordinarse como resultado inintencional de la acción de todos nosotros. Esa es la teoría más lúcida y completa sobre la realidad social. Ahora toca comprender sus implicaciones políticas: de eso trata el liberalismo.
      Saludos!

  11. belick permalink
    diciembre 28, 2009 2:09 pm

    Australia me pareció realmente liberal. A un señor lo matan para quitarle su propiedad y que otro señor organice un monopolio apoyado por el Estado. Su esposa llega y decirse quedarse porque el asunto le parece “una cuestión moral”, simplemente eso, y reúne a un grupo de gente muy diversa. Sin embargo todos ellos entienden bien una cosa: a nadie se le quita lo que es suyo. Más claro, agua. Desgraciadamente, por alguna razón algún zoquete clamaba contra esa película progre.

    • diciembre 28, 2009 4:10 pm

      No he visto la película, no puedo opinar sobre la historia que cuenta. Pero tomo nota para verla.
      Saludos!

    • diciembre 28, 2009 8:48 pm

      Estoy de acuerdo con la apreciación. De hecho se nota que el director (que también escribió el guión) hizo un esfuerzo consciente por describir la alienación de los ciudadanos al poder estatal (él es australiano, igual que los actores protagonistas, y supongo que es una espinita que tienen clavada de siempre), en referencia a las políticas eugenistas del gobierno australiano para con los aborígenes. Los protagonistas intentan luchar contra ese gobierno y la élite (el ricachón de turno que quiere su hacienda) llevando el ganado para ganar el concurso de comida para el ejército (estamos hablando de los inicios de la segunda guerra mundial). Bueno, luego meten las típicas tontadas románticas de los protas, pero obviamente es el menor de los detalles. Me pareció una película bastante bien hecha en general.

  12. raskolhnikov permalink
    diciembre 28, 2009 3:29 pm

    “el buen salvaje era, en realidad, y en todas partes, bastante malo: vivía de la explotación inmoderada y “no sostenible” de su entorno (ahí están las pruebas arqueológicas de las devastaciones medioambientales causadas por las civilizaciones precolombinas), no reconocía el carácter humano de los integrantes de las tribus vecinas (al punto que el nombre nativo de muchas etnias africanas significa, simplemente, “los hombres”) e incurría permanentemente en la crueldad, el sacrificio ritual de personas y animales, la brutalidad y el oscurantismo.”

    ¿Pretendes catalogar millones de personas y miles de culturas diferentes (existentes o desaparecidas) así? ¿De un plumazo?

    Y bueno, el adjetivo “malo” para otra concepción social totalmente distinta te ha quedado muy “científico”.

  13. diciembre 28, 2009 4:47 pm

    No estoy de acuerdo con el liberalismo idealista y quimérico que se está presentando aquí.

    1. Una civilización carente de recursos que le son esenciales, que le son vitales, debe tomarlos si cuenta con los medios y la oportunidad para ello. Suicidarse no puede ser una opción. Los humanos han recurrido a la persuasión y al comercio para convencer a los na’vi de que abandonen árbol-madre. Solamente al fracasar la negociación se autoriza el recurso a la fuerza. En la vida, es la fuerza la que en última instancia lo respalda todo. Todo.

    2. El coronel Miles Quaritch no es un villano ni un criminal. Es un hombre de honor que responde a la palabra dada.

    Dicho esto, reconozco que tal y como James Cameron nos dibuja la historia es inevitable simpatizar con los na’vi. Deseé su victoria en la batalla de Pandora y deseo la victoria en la batalla de los Oscar. Avatar es una gran película.

    • diciembre 28, 2009 5:04 pm

      Vale, me viene bien si tienes un apartamento en la playa, o algo por el estilo. Negociamos para que me lo vendas al precio que yo quiera (que, seguramente, sea muy próximo a 0), y si no te avienes, te mando a una banda de ucranianos. ¿Qué te parece?

      • diciembre 28, 2009 5:45 pm

        Pues me parece que te estás contradiciendo, hasta donde yo llego. Porque eso sería una acción “liberalista”, según tu criterio. Tu te las apañes con los ucranianos, si no nos ponemos de acuerdo. No me vengas luego con que llamas a la policía, porque introducir un “control exógeno” en el sistema, no sabemos donde nos llevará. Tal vez la policía llegue a un trato con los ucranianos, y unos se protejan a los otros la próxima vez, o los policías se vuelvan corruptos, o el propietario del apartamento en la playa contrate a la mafia rusa para contraatacar a los ucranianos. Renunciar al control o a organismos que arbitran, es volver al lejano Oeste, a la selva. ¿Es eso lo que quieres? Porque la verdad, no lo tengo claro todavía.

    • jashondo permalink
      diciembre 28, 2009 5:58 pm

      Quien te dice a ti, que los Navi no se comportasen como los japoneses de la epoca del Kamakura.Te recuerdo que el Commodoro Perry tuvo que bombardear Osaka para abrir sus puertos.EEUU necesitaba un puerto de abastecimiento para sus balleneros.
      Hasta entonces los japoneses solo negociaban con los holandeses y casi nada con los portugueses, querian estar a salvo de la influencia de los demonios extranjeros.
      Hablando de japoneses,¿Lo de los Navi ,no lo ha copiado Cameron del hada azul de Legend of zelda?

  14. etrusk permalink
    diciembre 28, 2009 5:36 pm

    Aun no he visto Avatar. Pero parece que en Ecuador hay un gran problema con los indios de Amazonas. El gobierno les intenta de asentar porque el modo de vida tradicional de los indios representa un gran peligro para la flora y fauna. Por ejemplo, a 20 km alrededor del poblado indio van desapareciendo cualquier animal vivo, la zona del poblado se infecta de tal modo que empieza ser peligrosa para la vida humana. De este modo los indios estan forzados a migrar a otra parte del bosque donde repiten el mismo patron, etc.,etc.

    Es decir la legenda de un feliz salvaje que invento Rousseau fue y es una ficcion.

    • diciembre 28, 2009 9:15 pm

      Es obvio que el Salvaje feliz es un mito. Tener una economía de subsistencia, salvo que se viva en la cornucopia, es característico de ese tipo de sociedades. El individuo no existe, su personalidad es débil y sumisa, las reglas y tradiciones implacables, la autoridad del rey o el consejo, reverenciada, mística, conectada directamente con lo trascendente y lo mágico. En términos de libertad individual no tiene ni punto de comparación, es evidente.
      Dicho esto, nada legitima a un hombre libre perteneciente a una sociedad extensa y abierta a imponer su santa voluntad en dominios que no le pertenecen. Se pueden mostrar las ventajas, tratar de convencer de que el intercambio será bueno para ambos, pero nunca imponer su poderío y arrasar con lo que no es suyo. Esa es la única defensa que hago de esos primitivos seres azules.
      Saludos!

  15. Matar no es un derecho!!! permalink
    diciembre 28, 2009 8:12 pm

    Creo que intentas sacar de donde no hay.
    Aunque esa fuese la verdadera intención de James Cameron, la masa interpreta que el ser humano es un depredador y hemos de sentirnos culpables por vivir.
    Y ésta sí es la intención de los Gobiernos, del Antiguo Régimen. Hacernos sentir culpables para así tener la excusa con la que seguir cargándonos de cadenas “por nuestro bien”. Y es que en el nombre de grandes idearios (el bien de la humanidad, el “derecho de las mujeres a decidir”…) se han perpetrado los mayores crímenes contra el ser humano.

  16. raskolhnikov permalink
    diciembre 28, 2009 8:13 pm

    ¿Entonces si los japoneses no quieren comercio lo tienen que hacer por cojones? ostia con la “no-agresión” del liberalismo.

    “1. Una civilización carente de recursos que le son esenciales, que le son vitales, debe tomarlos si cuenta con los medios y la oportunidad para ello. Suicidarse no puede ser una opción. Los humanos han recurrido a la persuasión y al comercio para convencer a los na’vi de que abandonen árbol-madre. Solamente al fracasar la negociación se autoriza el recurso a la fuerza. En la vida, es la fuerza la que en última instancia lo respalda todo. Todo.”

    Al final va a resultar que Lenin tenía razón “Imperialismo fase superior del Capitalismo”.

    • diciembre 28, 2009 9:07 pm

      Tienes toda la razón, salvo en que Lenin acertase. Parece obvio que muchos que se dicen liberales no son sino unos constructivistas sin escrúpulos, arrogantes utilitaristas, socialistas o lo que prefieras. El Imperialismo no tiene nada que ver con el Capitalismo: cuando hablamos de capitalismo nos referimos a un sistema productivo donde los bienes de capital tienen precios de mercado. Sin Bienes de Capital la Rusia soviética se habría quedado en la indigencia tribal; lo que no tenía era mercado de factores productivos, es decir, no existía “Capital” (precios de mercado de los bienes de producción), pero sí bienes de producción…
      El Imperialismo es una fase del crecimiento del poder absoluto, encarnado en el Estado y alimentado ideológica y sentimentalmente por el nacionalismo. Es más, el sistema productivo y comercial que deriva del imperialismo es tendente al mercantilismo, que es una versión débil, muy débil u opuesta del capitalismo.
      Saludos!

      • diciembre 29, 2009 12:25 am

        En eso no puedo estar de acuerdo. El capitalismo salvaje que vivimos hoy día no tiene nada que ver con eso. El neoliberalismo (montura política de la élite como imposición política y de mercado) que esgrime el capitalismo como valor supremo no un mero “sistema de mercado”: aunque la definición que has dado (“un sistema productivo donde los bienes de capital tienen precios de mercado”) es correcta, contiene en si misma la trampa: lo único importante son los bienes de capital. Derivado de eso, los capitalistas se creen en el derecho (e incluso en la obligación) de hacer todo lo posible (sea legal o no, sea ético o no) para seguir amasando esos bienes de capital caiga quien caiga. Y mira, yo soy liberal, pero desde luego no defiendo eso. Eso no es liberalismo, eso es egoísmo puro y duro y explotación sin más motivo que la explotación. Así estamos en las que estamos ahora. Ah, por cierto, a esos mismos capitalistas ahora les encanta “socializar las pérdidas”, tengo entendido…

      • yosoyhayek permalink*
        diciembre 29, 2009 11:08 am

        ¿Qué es eso de “capitalismo salvaje”? Si hablas del actual sistema financiero, no puedes estar más equivocado en el análisis y la adjetivación.
        No caigas en el lenguaje marxista. No partas de tipos ideales, de la lucha de intereses, de la condena del egoísmo, del desconocimiento de la realidad misma del orden social y el individuo. No atribuyas todos los vicios morales al sistema que presumes libre, no juzgues de esa forma.
        Tú mismo has señalado un aspecto fundamental que compromete tu discurso: el hecho de que las “pérdidas” de algunos sean socializadas no es ninguna novedad. Esos que consideras avaros capitalistas no son sino partícipes de un perverso sistema de intervención, privilegio y negación de libertad. Revisa este blog, hay muchos post sobre el asunto, y lo que es más importante, huye de la composición intelectual marxista que parece dominar tu discurso. Es complicado despojarse de tanto sofisma, falacia y lugar común. Para hacerlo, mi única recomendación, es que aprendas verdadera teoría económica. Una dosis de Mises y Hayek resulta indispensable para empezar a entender la realidad con un poquito más de lucidez y rigor. A mi me fue muy útil.
        Saludos!

      • diciembre 29, 2009 11:45 am

        Sigo sin estar de acuerdo… 🙂 Es más, te voy a indicar que no creo estar cayendo en un análisis marxista, me limito a intentar reflejar la realidad en mis comentarios al respecto. Negar lo evidente, lo que se ve con los ojos de forma directa es taparse los ojos, y eso nunca ha sido bueno (no parto de nada ideal, como digo, me baso específicamente en lo que veo, no me invento utopías). No ataco el libre mercado, ataco que una élite descontrolada y sumamente aristocrática esté usando ese libre mercado para empobrecer cada vez más a la mayoría (no estoy hablando del proletariado, sino de cualquier persona que no sea élite, como yo, que no soy proletario) enriqueciéndose más ellos. Si socializar las ganancias es marxista, pues lo mismo lo soy. Lo que no estoy dispuesto a defender es que mientras esos pocos nos esclavizan, teoricemos sobre el bien y el mal como si fuera posible hacerlo en un status quo como el actual. Yo al menos no estoy dispuesto a consentir que se genere el sistema que está construyéndose por parte de estas élites, cuya única base es el poder del dinero, y que simplemente están sustituyendo a los reyes y emperadores del pasado (a veces ni eso, porque ya lo son, como isabelita). Se dice que el liberalismo surgió para librar al mundo del “antiguo orden mundial”, representado por los reyes y los señores feudales, pero, ¿soy el único en darse cuenta de que ahora está pasando exactamente lo mismo por lo que se luchó con el liberalismo en la mano?

      • yosoyhayek permalink*
        diciembre 29, 2009 12:26 pm

        Creo que no entiendes lo que quiero decir. Esa “élite” de la que hablas no utiliza el mercado para expoliar y vivir del resto. Utiliza al Estado y su intervención, que por definición, es lo contrario del libre mercado. Ese es el aspecto que debes aclarar sin dejar pasar ni un segundo. Tu error es ese y no otro. Lee el encabezamiento de este blog, define conceptos y principios, no te dejes llevar por la verborrea relativista.
        Si no diferencias entre Estado, orden socia (mercado libre), poder, expolio, coacción, libertad, socialismo… en sentido estricto y manejando terminología rigurosa, dudo que puedas garantizar que tus argumentos tengan algún sentido.
        Saludos! 🙂

      • diciembre 29, 2009 2:00 pm

        Por esa regla de tres, la verborrea es compartida: dices que la élite usa a los estados para sus objetivos, no el libre mercado… ¿Hay hoy día alguna diferencia? Me parece que es hacer una distinción totalmente fuera de sentido, porque distinguir esos dos conceptos hoy por hoy me parece un tanto retrógrado. Que aquí se hable del estatismo como el octavo pecado capital me parece bien, y puedo estar de acuerdo, pero negar que el libre mercado desbocado no es el origen de los males actuales, pues me vas a permitir seguir diciendo que es taparse los ojos ante la realidad. Que tú tengas una idea del libre mercado “libre” de despotismos, me parece genial. A mi también me parecería bien. Mira, en los últimos 200 años, y eso no puedes negarlo de ninguna de las maneras, las élites han usado el libre mercado para sustentar su idea de dominación sobre los pueblos. Y vamos, si me niegas esto abandono toda discusión. Desde el colonialismo hasta el nuevo orden mundial, esto ha sido así desde hace mucho, tanto por reyes como por banqueros. Es más, me puedo retrotraer a las compañías de indias, que ya ejercían ese control sobre las poblaciones (indígenas) y las naciones de occidente (con la presión del mercado) para imponer sus criterios. Que ahora usen a los estados para sus objetivos, por supuesto (ya lo hacían antes en realidad). Me parece bien que defiendas unos ideales como lo haces (en realidad, aunque no te lo parezca, los comparto en gran medida), pero una cosa son los ideales que defendemos y otra la realidad PURA Y DURA. Y esa realidad no es la del libre mercado guay que mola a todos y que crea riqueza para todo el mundo. Es el libre mercado que espolia, empobrece y encadena a la gente para que los ricos (los realmente super-ricos) del mundo sigan siéndolo por los siglos de los siglos. Sinceramente, estos argumentos sí me parece que tienen mucho sentido. Negar lo evidente no es una buena forma de enfrentar la realidad (como hizo el comunismo en su día, con los resultados que todos conocemos).

      • diciembre 29, 2009 4:34 pm

        Ok, espero que, poco a poco, nos vayamos entendiendo. No tiene sentido eternizar esto. Te emplazo en otros post, ya escritos, y por escribir.
        Saludos! 🙂

    • jashondo permalink
      diciembre 28, 2009 9:16 pm

      Hombre por cojones ….no, pero te lo he pedido por las buenas y con educacion y me estoy poniendo nervioso ya mecaguenlaputa.

    • diciembre 28, 2009 9:17 pm

      Es que el axioma de la no agresión del anarcocapitalismo es una entelequia, una doctrina para niños. La propia existencia se basa en lo contrario: la agresión. Los fuertes deben imponerse a los débiles. Una civilización superior que se ve privada de las materias primas que garantizan su supervivencia, como la de los humanos en Avatar, no puede declararse contemplantiva y aguardar el colapso. Como último recurso debe ser beligerante y tomar lo que necesita.

  17. Cojoner Fly permalink
    diciembre 28, 2009 9:00 pm

    Estas bueno tu. Creo que alguien ha conectado tu trenza USB con la central de SMS de Ferraz y entre eso y la comida de coco Rothbardiana has conseguido suficientes contorneos y distorsiones de lo que tienes delante de las narices como para ver algo liberal en ese engendro ecosocialista anticapitalista antioccidental.

    • diciembre 28, 2009 9:11 pm

      Échale imaginación y no seas dogmático y reduccionista. Se trata de mirar con ojos liberales, solo eso 😉

  18. uncadaverenmiblog permalink
    diciembre 28, 2009 9:30 pm

    Pues a mí sinceramente me parece que le estás buscando 3 pies al gato. No creo que la peli se trate de una defensa de lo liberal: no hace falta ser liberal para estar en contra de que el poderoso arranque por la fuerza un bien a otro más débil. A ver si vamos a descubrir a estar alturas que robar sólo está mal para los liberales.

    La película es más bien una especie de folletín ecologista políticamente correcto que además está muy trillado. A mí, más que a Pocahontas me ha recordado a Bailando con lobos pero ñoño y con final feliz . Los “gigantes azules” hacen de sioux pero todavía más felices e integrados con la naturaleza: ¡hasta tienen una especie de apéndice que les permite entrar en sintonía con animales y plantas! Y lo que caracteriza a los rostros pálidos es su desapego por la naturaleza que naturalmente les hace ser infelices, ladrones y asesinos.

    Que sí, que si lo queremos ver por el lado liberal lo podemos ver … pero vamos, que no creo que esa fuera la intención del director.

    Por lo demás, a mí me pareció un auténtico coñazo.

    Saludos.

  19. raskolhnikov permalink
    diciembre 28, 2009 9:31 pm

    “Aun no he visto Avatar. Pero parece que en Ecuador hay un gran problema con los indios de Amazonas. El gobierno les intenta de asentar porque el modo de vida tradicional de los indios representa un gran peligro para la flora y fauna. Por ejemplo, a 20 km alrededor del poblado indio van desapareciendo cualquier animal vivo, la zona del poblado se infecta de tal modo que empieza ser peligrosa para la vida humana. De este modo los indios estan forzados a migrar a otra parte del bosque donde repiten el mismo patron, etc.,etc.

    Es decir la legenda de un feliz salvaje que invento Rousseau fue y es una ficcion.”

    ¿Fuentes? ¿O es que simplemente el gobierno quiere una excusa para echar a sus habitantes? ¿Las expulsiones no estarán más relacionadas con esto?

    http://www.kaosenlared.net/noticia/amazonia-ecuatoriana-relatos-colonizacion-petrolera

    ¿O con esto?

    http://www.kaosenlared.net/noticia/repsol-ve-involucrada-segundo-vertido-petroleo-ecuador

    http://www.kaosenlared.net/noticia/repsol-ecuador-historia-sometimiento

  20. raskolhnikov permalink
    diciembre 28, 2009 9:37 pm

    Por cierto Yosoyhayek, tú análisis del “buen salvaje” denota una “pequeña carencia” de conocimientos en antropología social.

    Sobre la jefatura en la sociedad primitiva te recomiendo “jefes,cabecillas y abusones” de Marvin Harris

    Y estos textos de Pierre Clastres:

    http://disiciencia.blogspot.com/2008/06/la-cuestin-del-poder-en-las-sociedades.html

    http://www.psicologiagrupal.cl/documentos/articulos/contra.html

    http://caosmosis.acracia.net/?p=313

    Sobre la economía de los pueblos primitivos recomiendo “Economía en la edad de Piedra” de Marshall Sahlins.

    Un enlace para abrir boca:

    http://www.alasbarricadas.org/forums/viewtopic.php?f=13&t=39810

  21. raskolhnikov permalink
    diciembre 28, 2009 9:37 pm

    Perdona se me ha repetido.

  22. david permalink
    diciembre 28, 2009 9:41 pm

    Me ha gustado mucho esta interpretación. Tienes toda la razón 😉

    Feliz navidad!

    David

    (a ver si nos vemos en el seminario de Huerta algún día!)

    • diciembre 28, 2009 10:24 pm

      Muchas gracias!
      El próximo cuatrimestre intentaré ir más a menudo.
      Feliz salida y entrada de año!
      🙂

  23. raskolhnikov permalink
    diciembre 28, 2009 9:41 pm

    Respecto al imperialismo como fase superior del Capitalismo… tú análisis del capitalismo es totalmente idealista, nada conectado con la realidad, ¿Dirías que el primigenio EE.UU no era ni liberal ni Capitalista? Pues ese EE.UU expulsó a los indios de sus legítimas tierras, yo muy rothbardiano no veo eso.

    Una política exterior agresiva necesita dinero y muchos hombres, y el capitalismo proporciona ambas cosas (prosperidad económica y alta demografía), no implica que países con otro sistema económica (como la URSS) no puedan ser imperialista, pero como nos muestran la geopolítica desde 1991, sólo los países con un economía de mercado pueden aspirar a luchar por la hegemonía mundial.

    • diciembre 28, 2009 10:23 pm

      Creo que no hablas con propiedad, y esa es la causa de tu confusión intelectual. EE.UU, como poder relativamente absoluto, se comportó y comporta como cualquier Estado: de forma expansiva. No confundas política con economía. El Marxismo ha hecho mucho mal. El socialismo depende de la manipulación de términos y acontecimiento históricos. Confundir intercambio libre y voluntario con expolio patrocinado por una estructura de dominación, es tan absurdo como estúpido. Lo primero es liberalismo, lo segundo socialismo. No importan los fines perseguidos cuando para conseguirlos se pisotea la dignidad individual y los derechos de propiedad. Si además dichos fines son atávicos, se fundan en un clamoroso error intelectual, no comprenden el orden social, son constructivistas e ingenuos y no saben nada de los procesos sociales ni asumen los límites de la razón, la incertidumbre inerradicable y demás… sinceramente, no me merecen ningún respeto.
      Mientras que no sepas distinguir entre Política y economía, mercado y Estado, libertad y coacción, individualismo y colectivismo, seguirás anclado en esos sofismas que declamas con tanta vehemencia. Estás equivocado.
      Saludos!

  24. raskolhnikov permalink
    diciembre 28, 2009 10:36 pm

    Pero es que la economía y la política no se pueden separar!! Si estableces y defines el capitalismo como el simple intercambio libre estas creando un sistema social que NUNCA ha existido, nunca. La política, la economía, la sociedad incluso las disposiciones geológicas,ambientales, hasta la propia indiosincrasia cultural son aspectos a observar y comprender si pretendes hacer un análisis de un sistema social.

    Lo demás es conversar sobre el sexo de los ángeles, que no está mal como entreteniemiento sofístico y filosófico, pero para nada más.

    Como muestra de tu error, dices que el expolio es socialista, veamos ¿Thomas jefferson es socialista? Porque participó en las guerras Indias al igual que muchos otros excelsos políticos liberales.

    P.D: Sobre tu análisis del buen salvaje has destacado la oposición entre la irracionalidad mistíca y la razón civilizada occidental, echa un vistazo a Leví-Strauss y a Joseph Campbell, además de ciertas interpretaciones de Marvin Harris para darte cuenta que no existe tal oposición, al menos como la planteais.

  25. Realidad permalink
    diciembre 28, 2009 11:42 pm

    Un bodrio. 160 minutos insoportables.
    Se van a vender millones de muñequitos azules…
    Nada de libertad, propiedad…una full.

  26. Gedeón McHale permalink
    diciembre 29, 2009 10:29 am

    Hola Raskolhnikov.

    No he leído aún los textos que enlazas, aunque sí debo decir que las fuentes de las que proceden todos no son, a priori, muy de fiar: las páginas “kaos en la red” y “A las barricadas” son reconocidas páginas de propaganda antioccidental que se basan en el dogma, asumido acríticamente, de que el capitalismo, la cultura occidental y el liberalismo son malvados per se; por eso, apoyarse en ellas para elaborar un argumento puede derivar fácilmente en una petitio principii. No obstante, para no prejuzgar demasiado a la ligera, me lo leeré pausadamente. Por desgracia, tan pausadamente que no llegaré a tiempo de consignar mis conclusiones aquí.

    Claro que pretendo catalogar millones de personas y cientos de culturas: la tarea de pensar consiste en catalogar, en abstraer, en seleccionar semejanzas fundamentales y descartar diferencias adventicias. Las culturas a las que hago referencia, en general todas las culturas pre-modernas, han sido idealizadas; la realidad de las mismas no coincide en absoluto con lo que se nos quiere hacer creer. Las culturas precolombinas en general abundaban en ejemplos de crueldad, de falta de respeto por la dignidad universal de los hombres y de absoluta ignorancia en materia medioambiental. Está profusamente documentado que, por ejemplo, la gran ciudad Maya de Dos Pilas se despobló porque sus habitantes arrasaron la selva circundante, provocando una enorme catástrofe ecológica; en las culturas Africanas no existe nada semejante a la “comunión con la naturaleza”, y la mayor parte de los ritos religiosos e iniciáticos consisten en el exterminio de animales. Tampoco conviene olvidar que los miembros de unas tribus no consideraban humanos a los de las tribus vecinas, y las guerras tribales solían terminar con degollinas de los vencidos o con la esclavización de los mismos. Las culturas pre-modernas están presididas por una visión religiosa y mágica de la existencia, profundamente irracional, donde entes fantásticos (los dioses, la raza, la tribu) se convierten en el único sujeto de derechos, con la correlativa postergación del individuo, que carece de ellos per se y sólo los adquiere por la vía de su pertenencia a la religión oficial, a la etnia, etc., para lo cual, con frecuencia, ha de pasar por ritos de aceptación que, de no superarse, implican el destierro y con frecuencia la muerte. Eso son hechos, no hipótesis. Te recomiendo vivamente, a cuento de todo esto, la lectura de “El asedio a la Modernidad”, del filósofo argentino Juan José Sebrelli.

    Por cierto, el término “malo” no carece de valor científico, si lo evaluamos en términos éticos. “Malo” es todo aquello que se aparta de la ética en tanto que sistema de regulación de las relaciones intersubjetivas bajo un principio de igual libertad, que diría Kant. Los incas que arrancaban el corazón de sus prisioneros aún vivos, las tribus del oeste de África que vendían a sus prisioneros como esclavos, eran “malos” en ese sentido, naturalmente que sí.

    Termino diciendo que he leído con atención y sumo gusto el opúsculo de Harris que mencionas, “Jefes,cabecillas y abusones”, donde se describe con razonable precisión (aunque con algún sesgo en los ejemplos) el proceso por el cual las comunidades humanas originarias se transforman en proto-estados, con consecuencias generalmente lamentables. Las culturas a las que yo me refiero se encuentran en esa fase: la del predominio de los “abusones”. Hubo de llegar la cultura occidental en su fase de máximo desarrollo para diseñar un sistema de derechos y libertades (la democracia liberal) que sirviese de contrapeso al poder de los abusones y que racionalizase la convivencia. Todo intento de idealizar ese estado pre-moderno de naturaleza que se retrata con trazo tan grueso en la película que comentamos no es más que un rasgo de ignorancia de los hechos históricos, de alejamiento de la razón y de un pernicioso y falaz romanticismo.

    • diciembre 29, 2009 11:47 am

      Sin embargo, el método científico asume que deben tenerse en cuenta todas las aproximaciones al problema para hallar la solución: esos sitios pueden ser no muy fiables desde el punto de vista liberal, pero dan aproximaciones al problema que un estudioso debe tener en cuenta. Ahora, otra cosa es si eres un dogmático: entonces ni te lo planteas, lógicamente. Pero ser dogmático generalmente sólo ha servido para ser un radical, y no un estudioso. Incluso si los consideras un enemigo, tienes que conocerlos perfectamente para criticarlos.

  27. raskolhnikov permalink
    diciembre 29, 2009 12:12 pm

    Pero es que las culturas que yo considero “rescatables” y a las que no se puede recibir esa brutal crítica son las pre-estatales (bosquimanos,zoé, yanomami,inuit) no las proto-estatales, las cuales llevan en su germen la civilización, y con ella sus defectos (imposición,destrucción ecológica, guerra, esclavitud, lo cual no implica que las pre-estatales no recurriesen a ello, pero en menor medida).

    Y los textos que enlazo no son todos de Kaos y de ALB, tranquilo.

    • yosoyhayek permalink*
      diciembre 29, 2009 12:35 pm

      Es un vago argumento decir que una cultura formada por un puñado de individuos, supongamos que habitando en un espacio rico en recursos naturales, respeta su entorno más que una cultura de varios cientos de miles de individuos expuestos con mayor intensidad a la escasez. Ambos son escenarios ideales, ni existe el pequeño grupo nadando en la abundancia, ni el gran grupo miserable y asfixiado. La cuestión es que no resultan comparables en los términos que manejas. Se trata de un juicio sesgado e incoherente que desconoce tantos factores que no permite una explicación suficiente sobre la realidad.
      Saludos!

      • raskolhnikov permalink
        diciembre 29, 2009 4:43 pm

        Yosoyhayek, si yo soy un Inuit y dependo de la caza más me vale no extinguirla, porque o si no me muero, y conmigo todo mi pueblo. En cambio el homo civilizado si extingue la caza de un lugar puede cultivar,o conquistar otro terreno y cazar allí.

        Los incentivos de un grupo tribal a la conservación ecológica son muchos mayores que los de una civilización.

        ¡Saludos!

      • diciembre 30, 2009 12:01 pm

        Eso no es cierto (completamente). Además, la tribalidad no tiene nada que ver con nada. Una tribu es una tribu, tiene cultura propia y puede ser cazadora-recolectora o sedentaria. No creo que sea conveniente confundir los términos así. Lo que sí es cierto es que sólo puede nacer la civilización en grupos sedentarios.

        Aunque aquí se ha generalizado al considerar que los pueblos primitivos han sido grandes esquilmadoras del medio donde viven, eso es cierto sólo en una gran medida, pero no en todos los casos, como creo que todos entendemos. Extender la generalización está bien para teorizar, pero nada más. La situación concreta es que ya sean lo inuit, los masai o los ainu pueden o no esquilmar sus territorios, pero no lo hacen siguiendo un plan rector. Es decir, parafraseando al agente Smith, los humanos somos como virus: cuando hemos destruido una zona, nos vamos a otra para seguir destruyéndola. La agricultura vino a cambiar eso. Aprendimos a no destruir la zona en la que estabamos para reutilizarla innumerables veces. Así que no es cierto lo que dices: el grupo tribal (entendido como cazadores-recolectores, o eso me ha parecido entender) no está más incentivado para proteger su entorno que los sedentarios (civilización), ya que no dependen del trozo de tierra donde están: cuando terminan con los recursos se mueven a otro sitio. Sin embargo, una nota al respecto de esto: los pueblos “primitivos” no son necesariamente ecologistas. Este concepto apareció en el siglo XX y es específico de los occidentales, que luego lo extendimos al resto del mundo. Que los indios americanos u otros pueblos parezcan precursores del ecologismo es mera coincidencia intelectual. El “new age” nos ha hecho creer que es algo que está en el interior del ser humano para que nos hagamos firmes creyentes del neo-ecologismo (cambio climático y demás zarandajas). El ser humano, desde su aparición, no ha tenido nunca en consideración la naturaleza como medio ambiente que es necesario conservar. Y realmente ninguna especie viva lo hace. Lo que pasa es que al contrario que otras especies animales, nosotros no usamos simplemente los recursos que necesitamos para subsistencia: explotamos el medio ambiente al máximo para conseguir el máximo beneficio posible, pero este comportamiento es específicamente humano. El ecologismo “de verdad” actual en realidad viene a decir que precisamente debemos cambiar eso. Con eso estoy plenamente de acuerdo. Con el ecologismo de nueva generación y de cambio climático, no, porque sé (me lleva oliendo mucho tiempo) que su objetivo no es el beneficio del medio ambiente. Cuando hablamos de medio ambiente sostenible, hay dos conceptos enfrentados: el de los ecologistas natos y auténticos (los que defienden una sostenibilidad basada en el uso apropiado de los recursos) y los new age, para los que la sostenibilidad no es natural ni medioambiental, sino económica. Son estos los que nos están imponiendo nuevos impuestos al carbono, los carburantes, etc… En fin, que me voy por las ramas. Lo que quiero decir es que la fantasía de “los antiguos eran ecologistas superguays” es una falacia de nuestra época. Sólo hay que leer la Biblia en el libro del Génesis para darse cuenta de que hasta el mismo Dios manda al hombre dominar toda la Tierra sin excepción, y hacerla suya, cada animal, planta y piedra. Ese era el concepto que tenían las primeras civilizaciones del uso del medio ambiente. Así que lo que se cuenta en la película es simplemente una continuación de la falacia en 3D. El que haya entendido otra cosa, que vuelva a la escuela.

        Existe incluso una teoría antropológica un tanto bizarra pero que tiene hasta lógica que dice que las élites en el mundo primitivo (neolítico) aparecieron entre los cazadores-recolectores, que atacaban a los sedentarios y los tenían dominados (con típicas refriegas para quitarles recursos), ya que estos generalmente no se defendían. De ahí esa teoría deriva luego que los reyes tuvieran la caza como deporte favorito (y la guerra), y que se estuvieran moviendo constantemente de corte en corte hasta que finalmente se aposentaron en una capital fija a raíz de la aparición del estado moderno. Sí, es muy bizarra, pero tiene bastante sentido, de una forma retorcida y extraña.

  28. Gedeón McHale permalink
    diciembre 29, 2009 1:49 pm

    Hola Lainon, una matización necesaria. Mejor dicho, dos.

    – Yo no he descartado en origen la posibilidad de que los textos enlazados por Raskolhnikov puedan contener información útil y, es más, he mostrado mi disposición a leerlos, entenderlos y hacerles la crítica racional que me permitan mis capacidades. Pero sí puedo juzgarlos de forma preliminar en su contexto, que conozco bien por multitud de experiencias anteriores. Imagina que me dices: “no estoy de acuerdo contigo por esto y por lo otro: llamo en defensa de mi tesis los siguientes textos: Job.22.5 y Jueces.7.3”. Aunque no sepa lo que dicen esos versículos de la Biblia de antemano, sí tengo derecho a suponer que contendrán mensajes dogmáticos y basados en una cosmovisión irracional, porque el Antiguo Testamento tiene ese tenor general. El caso presente es idéntico. Como estudioso, no me creo en posesión de la verdad; pero tengo derecho a realizar un juicio preliminar sobre la solvencia de las fuentes.

    – Si muestro mi prevención hacia las páginas aludidas es porque sus textos son generalmente, como ya he dicho, de corte apriorístico y dogmático. Poner en duda la fiabilidad de una fuente por dogmática no me convierte a mí en dogmático: pensar lo contrario sería incurrir en un peligroso relativismo.

    Raskolhnikov:

    Creo que afirmar que “la civilización”, sin más (y habría que precisar el significado relevante de ese término) implica “imposición,destrucción ecológica, guerra, esclavitud” demuestra una insólita pérdida de perspectiva. La civilización, si por ello entendemos la forma de organización social basada en el humanismo y la razón, limita los males que tú proclamas, no los incrementa, mientras que las formas de sociedad basadas en la magia y la identidad grupal los fomentan. Ten en cuenta que esos males brotan del fondo de maldad que forma parte inseparable de la naturaleza humana y que se manifiesta, con estadístico tesón, en un determinado número de individuos de todas las poblaciones. Los inuit, los yanomami no son ni mejores ni peores como individuos que los bostonianos, los bilbaínos, los incas o los mongoles; sin embargo, su forma de organización social es desastrosa y por eso, entre otras cosas, sus sociedades son incapaces de garantizar un mínimo de bienestar material a sus individuos, y por eso también el trasvase de individuos desde esos modelos primitivos a nuestro denostado modelo occidental es constante, mientras que el trasvase contrario es prácticamente inexistente. Repito: la idealización romántica del primitivismo no puede entenderse sino como un intento de poner en valor modelos irracionales y grupales de organización social frente al modelo democrático e individualista que es propio de la Modernidad. Y a mí eso me parece irresponsable y peligrosísimo.

    • diciembre 29, 2009 2:01 pm

      No, si me parece bien que vayas prevenido. Hay que hacerlo con todo :). Pero recalco lo dicho: no hay que rechazar nada por el hecho de que huela. A lo mejor si sabemos porque huele aprendemos a no acercarnos a ello (aunque podría decirse lo mismo de mucha comida oriental, y mira… :)).

  29. raskolhnikov permalink
    diciembre 29, 2009 4:40 pm

    Gedeón la civilización no implica “razón y humanismo” vamos,esa definición es tuya. La civilización se define como cualquier sociedad compleja, con división del trabajo, estado hobbessiano y urbanismo en mayor o menor medida.

    Me hace gracia que digas que los valores de las sociedades tribales o clánicas brotan de la “maldad humana” ¿Que estamos, en religión? si pretendes hablar de grupos sociales y humanos destierra ese vocabulario ¿Tu dirías que un león es malo? pues olvídate de decir eso de una cultura ajena a la tuya ya que es IMPOSIBLE juzgarla de manera científica.

    Dices que la organización social de los primitivos es “desastrosa”, curiosamente este tipo de organización ha sido la predominante durante la mayor parte de la historia del Homo sapiens (la civilización nace hace 10.000 años)..

    Nunca ha sucedido ese “trasvase” de población desde las tribus a la civilización, lo que ha ocurrido ha sido el triunfo darwinista y por la fuerza de la civilización, nunca una tribu se integra en la civilización si antes no han sido sus tierras expoliadas, su sustento económico destruido, etc.

    Respecto al bienestar “material” de los primitivos, sólo tienes que leer la descripción que hace Richard Lee de los bosquimanos ¡En un año de sequía!

    http://www.ikuska.com/Africa/Etnologia/Pueblos/index.htm

    También recomiendo (otra vez) “Economía en la Edad de Piedra” de Marshall Sahlins al respecto.

    La diferencia “científica y objetiva” entre la macro-civilización y los grupos tribales es que la primera necesita expoliar a los segundos para garantizar su supervivencia, como se ve en la peli de avatar, mientras que los segundos han podido aguantar miles de años en el mismo territorio, los bosquimanos en el Kalahari por ejemplo,

    • diciembre 29, 2009 5:21 pm

      Alucinante

      • diciembre 29, 2009 5:28 pm

        Me he quedado sin palabras, lo admito. No se puede luchar contra un solemne juicio de valor. No niego que en lo que dices pueda haber un fondo de verdad parcial, por eso me cuesta empezar desde el principio y rebatir tus argumentos. Te aprovechas de la pereza que produce tu simplificación capciosa de la realidad. Pero no creas, hay muchas respuestas ya escritas, por ejemplo, La Fatal Arrogancia, de Hayek. Quizá te ayude a comprender un poco mejor que no es posible componer un discurso pretendidamente riguroso y “científico” con los mimbres que tú tomas. La antropología no debe convertirse en arte, sino en ciencia. Sin teoría no puede hacerse historia, no es posible comprender la realidad. Creo que algo de eso hay en tus esfuerzos por demostrarnos lo apabullante de tus ideas.
        Saludos!

  30. raskolhnikov permalink
    diciembre 29, 2009 9:33 pm

    Buenas Yosoyhayek, lo primero es que esto es un blog y yo comento como quién habla con un colega en la barra de un bar, no pretendas que te escriba una tesis porque no tengo ni tiempo ni ganas.

    Gracias por la recomendación de Hayek, me gustán muchos conceptos suyos como el de la importancia de la información descentralizada.

    ¿Cual es la afirmación que consideras alucinante? ¿Acaso no está demostrado que conforme aumenta la población el beneficio marginal que otorga un bien público (como el medio ambiente) disminuye hasta el límite de desincentivar cualquier inversión o ciudadanos cómun? ¿Acaso es mentira que un grupo humano que base su economía en la autarquía y la subsistencia en base al media tenderá a valorar más este que una comunidad que base su economía en la división del trabajo y la división internacional/nacional comercial?

    • raskolhnikov permalink
      diciembre 29, 2009 9:38 pm

      He tenido dos faltas quería decir “medio” no media. Y gustan no es con acento, por dios, ¿En que estaría pensando? XD

      • yosoyhayek permalink*
        diciembre 30, 2009 9:23 am

        Tranquilo, el tono es distendido, pero importa el rigor y la pulcritud de los conceptos, de otra forma, no nos entenderíamos.
        Respondiendo a la primera pregunta: no existen los bienes públicos. Hay bienes libres y bienes económicos. La teoría de los bienes públicos habla de bienes económicos (escasos), pero con dos características: son no rivales y no excluibles, es decir, el consumo de un individuo pueda hacer del bien no perjudica ulteriores consumos plenos del mismo bien (no rivalidad), y, la decisión de excluir a ciertos consumidores resulta imposible o tan costosa que convierte la provisión de dicho bien en antieconómica. Es por ello por lo que, según esta teoría, debe intervenir la autoridad pública, asumir los dichos costes y proveer este tipo de bienes.
        Ahora, dime un bien público.
        De lo que creo que hablas es de los comunes. Sobre ello, en el encabezamiento de este blog, podrás encontrar un articulillo dedicado a la ecología de mercado y la tragedia de los comunes.
        En cuanto a esa tendencia a valorar más en función de la naturaleza autárquica de un orden social, es sencillo, mira a tu alrededor: el planeta tierra es una autarquía llena de posibilidades. Por lo demás, tu argumento es inconsistente. O lo explicas mejor o no sabré cómo contestarte.
        Saludos!

  31. Cojoner Fly permalink
    diciembre 29, 2009 10:02 pm

    En serio , tuereshayek, haztelo mirar. No eres Hayek, todo lo mas, un Rothbard cualquiera. Si piensas que el Mises institute y Rotbard es la continuación de la escuela austriaca te equivocas. Toda esa idea criptoreligiosa de la ética basada en la simploneria anarcocapitaista no tiene nada que ver con el liberalismo clasico ni con la escuela austriaca. Deja de utilizar a Hayek y llamate yosoyRothbard. En ese momento a me importará un pito lo que pongas en esta pagina. Como si dices que Hitler era liberal porque protegía los ancestrales derechosde propiedad del pueblo Ario.

    Saludos y feliz ausencia de coacciones y bla bla bla

    • yosoyhayek permalink*
      diciembre 30, 2009 9:34 am

      No sigues muy a menudo este blog, verdad?

  32. raskolhnikov permalink
    diciembre 30, 2009 12:45 pm

    Buenas Yosoyhayek no soy economista y lo poco que sé es lo que he leído en blogs y webs, en clave ideológica y explicado sin los tecnicismos de la materia así que es normal que confunda términos y me equivoque (¡Advertido quedas!).

    En muchas sociedades, especialmente las de pequeño tamaño como las de tribus cazadoras recolectora, la propiedad comunal funciona como bien público a su vez. Pero a diferencia de lo que se destila desde la economía ortodoxa (y la archiconocida “tragedia de los comunes” la cual es una posibilidad más que un destino manifiesto como en ocasiones parece expresar la mayoría de liberales) estos bienes se pueden gestionar de manera común y cooperativa, sin necesidad de estado ni de privatización:

    En este post yo enlazo un texto al respecto e intento explicarlo (de manera chabacana)

    http://www.alasbarricadas.org/forums/viewtopic.php?f=18&t=44606

    Respecto a la tragedia de los comunes, hay que matizarla enormemente, tenemos las aportaciones de Elionor Ostrom, la reciente premio nobel al respecto.

    Voy a intentar explicarme:

    Si un grupo social de alrededor de un centenar de personas, que viven de la caza-recolección no respeta el medio, es decir, extingue la caza, deforesta de manera incontrolada el bosque, etc desaparece, muere. Y si hay pueblos como los yanomamos, los bosquimanos o los Inuit que han permanecido en el mismo territorio durante cientos o miles de años esto implica que han respetado el medio en el que viven, al menos lo suficiente como para no morir de hambre el grupo. Y no me vale que me digas que “no tenían capacidad para destruir su medio” se sabe que los primeros aborígenes norteamericanos extinguieron a la mayoría de grandes fieras, es decir, antropológicamente conocemos que tenían esa capacidad.

    Mientras tanto si la civilización humana aguanta y su medio subsiste es porque es Global, y tiene la capacidad de buscar nuevas materias primas donde antes se habían agotado.

    Aunque aún así incluso se piensa que nos vamos a tomar por culo todos ¿Por qué sino los políticos se iban a preocupar por el medio sino es porque le ven la boca al lobo?

    • diciembre 30, 2009 3:42 pm

      Tienes tu parte de razón, es más, algún día escribiré algo sobre la tragedia de los comunes corregida por reglas de conducta estrictas. Eso es lo que sucede en todo grupo pequeño donde distintos individuos (con una personalidad relativamente desarrollada, conocimiento privativo relevante e intereses particulares definidos) comparten una puesta en común sobre determinados bienes. Sucede en grupos de ganaderos, o montes de titularidad municipal, ríos, fuentes de pueblo, caminos, etc… Estos bienes comunes no se degradan en la medida que existen unas reglas espontáneas y altamente disciplinantes que de forma automática corrigen los excesos y conducen el uso de lo común hacia formas sostenibles.
      Esto sucede en grupos pequeños, bien tramados, poco complejos, donde los sujetos dependen del grupo en gran medida, donde la moral despliega sanciones tipo rechazo, desprecio o desprestigio, que conforman un sistema de normas prejurídico, en sentido estricto, pero más efectivo que cualquier objetivización de contenidos normativos.
      Lo que dices está muy bien pero desconoce de la irrefrenable tendencia que sufre un grupo humano donde el conocimiento relevante crece, se complica, aumentando su dispersión y carácter privativo (división del conocimiento-división del trabajo), cuando abandona la quietud atávica, comienza a desarrollarse el individuo y su personalidad, y a expandirse el orden social donde interactúa. Y no hablo de la sociedad occidental contemporánea. El Hombre lleva viviendo en sociedades complejas desde hace miles de años, mucho antes de que se formaran las primeras civilizaciones más destacadas.
      La realidad de la que hablas no existe, está profundamente idealizada, no deja de ser una construcción imaginaria y muy simplistas que toma ejemplos exóticos, siempre de forma parcial, tratando de inferir leyes históricas generales. Una suerte de historicismo indigenista cargado de los típicos complejos posmodernos y nihilistas, si me permites la impresión.
      Saludos!

  33. raskolhnikov permalink
    diciembre 30, 2009 10:17 pm

    Esa “irreflenable” tendencia a la complejización social no es un impulso irreflenable de la especie humana, sino una potencialidad en el sentido Aristotélico, una apuesta evolutiva, exactamente de los llamados estados prístinos. Como te digo, no fue la mayoría de grupos humanos los que apostaron por el estado y la complejización, sino que estos aumentaron su población y derrotaron al resto, esto se explica muy bien en “Ismael” de Daniel Quinn.

    Y me divierte que digas que es una apuesta minoritaria y postmoderna cuando esta ha representado la mayor parte de la humanidad y en la actualidad son alrededor de 300 millones de personas (aunque han cambiado en muchos e importantes rasgos).

    Saludos

  34. septiembre 30, 2012 3:53 pm

    Curiosamente, España está siendo víctima de ese liberalismo que tanto te fascina. Que exista el respeto por lo ajeno en el liberalismo económico realmente es una novedad sin precedentes, creo que probar que eso es cierto te traería algún premio Nóbel. Hay cantidad de países que han caído como piezas de dominó por las políticas “liberales” impuestas por el FMI, y en el caso latinoamericano, esas políticas han beneficiado siempre a las corporaciones, talando bosques para la soja de Monsanto y matando indígenas para extraer el petróleo bajo sus pies, aunque ellos se hayan negado siempre a que se tocara lo que supuestamente estaba bajo sus pies.
    En cuanto a “verán en Avatar una lucha entre un Capitalismo fiero y ávido de lucro a costa de lo que sea, y una resistencia ecologista de un pueblo en armonía con la naturaleza que les rodea, cargados de empatía y solidaridad”, como eso se vendió la película en muchos lugares del mundo, y desde el marketing, es la interpretación que se intentaba imponer.
    Y sobre el “analfabetismo funcional”, cualquier economista podría decirte que eres uno, sobre todo si se concentrara en tu definición de “liberalismo” tan de florecillas y mariposas volando. Te faltó Barbie corriendo por los prados.
    Un poco menos de arrogancia, compadre, que se trata de una película bastante cutre e hipercomercial que simplemente recurre al efectismo y al marketing para llamar la atención y recaudar, recaudar y recaudar. Como casi toda la obra de Cameron, por cierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: