Skip to content

TVE, la televisión de pago

enero 2, 2010

Mastercard fue el último anuncio no del año, sino de la historia (por ahora) de TVE. Mucho se ha hablado durante el año pasado de este hecho, la supresión de la publicidad en la televisión pública, y hasta se nos han puesto nostálgicos a final de año recordándonos los anuncios que han marcado a la sociedad durante sus 50 años de existencia. Pero muy poco, por no decir nada, se ha nos ha informado y/o remarcado de cómo se va a financiar ahora la “televisión de todos”.

Aunque duela decirlo, no está de más repetirlo por si hay gente que aún no se ha enterado: lo público no es sinónimo de gratis. La Televisión pública cuesta dinero y la pagamos entre todos aunque no nos pasen la cuota mensualmente a nuestra cuenta bancaria como quien tiene el Imagenio o el Canal Satélite. Al suprimir la publicidad, se pierde una parte importantísima de ingresos, a pesar de los cuales y a pesar de los impuestos, TVE era una empresa en déficit, un ejemplo más de la ineficiencia de lo público. A partir de ahora TVE se financiará con impuestos vía presupuestos generales, tasas a las televisiones privadas y, como ya comentamos en su día, con el canon televisivo a las operadoras de telecomunicaciones, la friolera del 0,9% de sus ingresos, que no hay que ser demasiado listo para saber que lo acabaremos pagando los clientes.

Con esto queda claro que TVE ha sido y ahora lo es más, una televisión de pago, con la diferencia con respecto a las otras televisiones de pago, en que es una televisión de pago forzoso.

Pero qué nos ofrece TVE que no nos ofrezcan las demás televisiones, es decir, ¿qué justifica la existencia de las televisiones públicas? Discutiendo el otro día con una amiga, decía que Redes u otros programas de la 2 no tendrían cabida en las privadas. No estoy de acuerdo con ello, cualquiera de los programas de la 2 podrían perfectamente emitirse en alguna privada al uso o si no de pago. Si no lo hacen ahora es porque no merece la pena competir con la pública y si no lo hiciesen una vez desaparecida ésta es porque no habría mercado para ello (cosa que dudo). Pero, ¿realmente creemos que la televisión pública existe por la 2? ¿Más cuando es la menos vista y la que menos dinero cuesta? No, la televisión pública existe porque es un arma de control y manipulación masiva a la que ningún Gobierno del color que sea estaría dispuesto a renunciar.

De todas formas, no basta con que se suprima sólo la televisión pública si el Estado sigue teniendo el control del espacio radioeléctrico y el poder para decidir que cadenas pueden emitir y cuáles no. Esto es algo bastante importante porque dentro de pocos años podemos vernos en la situación en que la televisión pública cierre y sin embargo los gobiernos sigan manteniendo el control sobre la información a través de sus televisiones privadas amigas favorecidas, como ya ocurre actualmente, por otra parte.

Puede que las televisiones públicas sean armas peligrosas pero la intervención del espacio radioeléctrico lo es más, antes se escudaban en que era un espacio limitado y alguien tenía que regularlo. Pero, supuestamente, con la entrada de la era digital, dicho espacio se ha multiplicado exponencialmente y el Estado sigue manteniéndolo intervenido y teniendo el poder para repartir licencias. ¿Hasta cuándo? ¿Hasta que haya creado unos emporios de la comunicación lo suficientemente grandes para no tener que preocuparse nunca más por su vía de propaganda?

Anuncios
11 comentarios leave one →
  1. enero 2, 2010 2:32 pm

    Muy bueno.

  2. enero 2, 2010 3:05 pm

    Este es el típico juego de intereses políticos y económicos mediatizado a través del Estado. La Televisión pública se comía una suculenta parte del pastel publicitario. Por otro lado, fue estrategia del gobierno garantizar a sus amigos dos televisiones en abierto antes del apagón analógico: Cuatro y La Sexta. Y tenemos cuatro grandes privadas, las autonómicas, las incipientes en TDT, y, además, las plataformas digitales. Primero cayó Localia, y los proyectos de Cuatro y La Sexta, por culpa de la crisis y la ambición, estaban en juego. Fusiones y liberación de, al menos, el 20% de la publicidad, hasta ahora, en manos de TV1 y TV2.
    Nos cargan a todos con un canon, se revisa la financiación vía presupuestos y además, tasas a las privadas, que, haciendo cuentas, lo sienten menos malo que tener que aguantar la competencia (esta sí, desleal, por tener detrás a Papa Estado) de TVE.
    Y en esas estamos. La pública no solo no desaparece, sino que nos cuesta más a todos. El gobierno salva a sus amigos, y poco más. Un asco, vaya.

    • Liberand permalink
      enero 2, 2010 3:18 pm

      A quien no les hace tanta gracia es a las empresas de publicidad. Pierden a su mejor cliente. Qué bien se vive del dinero de los ciudadanos!

  3. JJ.Mercado permalink
    enero 2, 2010 5:42 pm

    Ya no es que se pague, y que se pague a la fuerza, sino que es la más cara de todas y la más ineficaz, necesitando para el mismo resultado que las otras -de hecho peor, poque sus índices de audiencia dejan bastante que desear- unas 5 veces más de empleados, constituyéndose en un aunténtico ministerio de chupópteros y caraduras.
    Es paradójico, por otra parte, el argumento que sustenta la existencia de una televisión pública (¿¿¿compraría, por cierto, alguien un periódico editado en Moncloa???): el “interés general”, ya que si no existiera TVE habría muchos contenidos que no darían nunca las otras cadenas, dejando a una parte mínima de la audiencia sin la posibilidad de acceder a dichos contenidos. El problema o la paradoja de esto es: ¿cómo se sirve al interés general (o sea, a la mayoría) programando contenidos para la minoría?
    Más coherencia tendría decir que el Ministerio TVE se basa en la protección de la élite cultural del país, pero ante esto nos encontramos de nuevo con problemas. Primero, porque habría que ver si ver “Humor se escribe con hache” -ya sé que esto ya no lo hay, pero el fondo sigue siendo el mismo- o los famosísimos documentales de La 2 -¿me hace más culto ver la tendencia sexual del escorpión surafricano?- ayudan al desarrollo intelectual de las personas. Y segundo, porque por cada programa cultural o documental que se diga en ayuda de la pública podría uno citar 4 o 5, no ya programas, sino cadenas enteras dedicadas a la ciencia o al arte o a la historia o a la naturaleza.
    En fin, que no tiene un pase la existencia de lo que hemos llamado aquí el Ministerio TVE y que no hay ningún argumento mínimamente decente con el que poder defender su existencia.

  4. JJ.Mercado permalink
    enero 2, 2010 5:46 pm

    Se me ha olvidado incluir en el comentario que en la defensa de cosas tales como el Ministerio TVE subyace la afirmación de un supuesto derecho a “que nos den” o “nos faciliten” la cultura. Como dijera Antonio David, preguntado por sus infidelidades a Rociíto (viva el Tomate!!!!): “el que quiera saber, que se compre un libro”.
    Hoy día, con internet al alcance de cualquiera, nadie puede decir que no tiene acceso al conocimiento y a la cultura. Eso sí, el problema es que exige un esfuerzo.
    Lástima…

  5. Pinciano permalink
    enero 2, 2010 8:31 pm

    Así han podido poner una piedra enorme en el camino de verificar la rentabilidad de la TV española. Ya no podemos hablar de ingresos/gastos. Ahora, todo es gasto. Ya no podemos decir que no es rentable.

  6. Marta permalink
    abril 26, 2010 3:20 pm

    Primero reivindicar la tv pública y dar mi maximo apoyo a todos los profesionales de la misma q están luchando porque no deje de existir la única isla que queda en este oceano audiovisual de carroña en donde todavía el trabajador tiene derechos, un convenio y puede exigir que le paguen por su trabajo al mes. Para esos q dicen: “la pagamos entre todos”, cuando había publicidad la mayor parte de la financiación venia de esta, el ciudadano pagaba entorno a 1 euro al mes, no nos subamos por las paredes sin motivo, todos los datos estan en el informe de los sabios que quién quisiera opinar de este tema creo q antes debería leer, ahora sin publicidad, esa cantidad de 1 euro sigue siendo parecida, y como puede ser? reduciendo el presupuesto de rtve en muchos millones, no gana nada, sólo pierde, es más ese dinero público ni siquiera se queda en rtve, según entra sale hacia empresas privadas del gobierno, ya que la producción propia está siendo robada, es muy sencillo, ejemplo: la sexta (=Mediapro=Roures, marido de Chacón=psoe) tiene que pagar un porcentaje a la pública, según ese dinero entra, el programa se le encarga a mediapro y se le paga por ello con ese dinero y más, a la productora y a los directivos externos que han facilitado la operación, la sexta no esq pierda, esq gana, es un sistema de yo me lo guiso, yo me lo como, amparado por el gobierno y este es el verdadero problema, la malversación de fondos y trafico de influencias que esta sufriendo rtve. Quejemonos de q el periodismo esta secuestrado, de las productoras que maltratan a su personal, de la corrupción que existe en estos medios, de la precariedad, de los millones tirados a la basura de publicidad, si estos problemas externos cambiaran, rtve sería otra, la que añoramos y deseamos que algún día vuelva.

Trackbacks

  1. TVE, la televisión de pago - apezz.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: