Skip to content

Invictus, 9000 days

enero 31, 2010

La nueva película de Clint Eastwood, definida como un drama biográfico, se basa en la novela de Jonh Carlin, Playing the Enemy: Nelson Mandela and the Game That Changed a Nation. Invictus. Titulazo que no deja nada para el postre. No es una ligera pincelada sobre la compleja y polémica biografía de este personaje, héroe, mártir, o lo que se quiera, pero ante todo, un símbolo para las sociedades occidentales, donde su impronta ha sido formidable. En mi opinión, la perfecta producción de Eastwood no va más allá del reportaje dramatizado, con un Morgan Freeman fantástico, con una piñata que parecen teclas de piano, cumpliendo con meticulosidad las maneras y gestos de Mandela, un tipo sonriente, entre Cassius Clay y Ray Charles en sus movimientos, dotado de un atractivo singular.

El genial actor de raza negra ve así cumplida una de sus cuentas pendientes, dado su llamativo parecido físico con el ex Presidente Sudafricano, aunque en mi opinión sus mejores papeles son los que no le exigen, a priori, cumplir como negro, dejando que el gran actor que es llene la pantalla sin más. Vedla en V.S.O, los acentos están muy logrados tanto por él como por Matt Damon, el hipertrófico capitán de Rugby que lidera la selección sudafricana durante la Copa del Mundo de 1995.

He contado hasta 10 veces donde resulta inevitable que se le salten a uno las lágrimas. La dramatización es genial, todo un éxito si el objetivo es conmover al público y distraer la atención de otros detalles, como la curiosa banda sonora, muy parecida a la de Gran Torino, pero con ritmos africanos y un tema llamado “9000 days”, interpretado por una voz, que sin serlo, se parece mucho a la de Jamie Cullum (que sí cantó el tema de Gran Torino).

8,9 euros bien gastados en una película que apela a la Grandeza, el Perdón, la Justicia y la capacidad de levantarse, aprovechar las oportunidades a nuestro alcance, y hacer que las cosas cambien. En nuestras manos queda sentirnos inspirados por su mensaje: querer es poder, o al menos esa debe ser la convicción que nos impulse a luchar por lo que creemos justo. Mandela lo hizo, como también lo hicieron los miembros de la selección de Rugby sudafricana. Clint Eastwood contribuye así a la forja de un mito, pero no desde la arrogancia y la mediocridad intelectual, sino con un lenguaje limpio, un espíritu libre y una honestidad que solo un tipo como él puede traducir en fotogramas con tanta brillantez. Algo que ver tendrá con que se reconozca a sí mismo como un Libertario.

9000 days, inspirada en el poema de William Ernest Henley, Invictus, que da título a la película, y cuyo texto reproduzco:

Out of the night that covers me,
Black as the pit from pole to pole,
I thank whatever gods may be
For my unconquerable soul.

In the fell clutch of circumstance
I have not winced nor cried aloud.
Under the bludgeonings of chance
My head is bloody, but unbowed.

Beyond this place of wrath and tears
Looms but the Horror of the shade,
And yet the menace of the years
Finds and shall find me unafraid.

It matters not how strait the gate,
How charged with punishments the scroll,
I am the master of my fate:
I am the captain of my soul.

Saludos y Libertad!

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. Liberand permalink
    enero 31, 2010 10:45 pm

    Emotiva, ese es el adjetivo que mejor define la película.

  2. JFM permalink
    enero 31, 2010 10:57 pm

    Emotiva menos si te gusta el rugby. En la semifinal a dos minutos del final el arbito rob&oacute: un ensayo y el partido a Francia al decretar que la pelota no habia cruzado la linea cuando si la habia cruzado. En la final el equipo de Nueav Zealandia estaba mermado por una intoxicacion alimentaria. Se caiga o no se caiga en la paranoia de la intoxicacion provocdada lo cierto es que queda la duda de si es partido iguladisimo no se hubiese decantado por Nueva Zelandia.

  3. febrero 1, 2010 12:26 am

    Aunque no comparto la ideología de tu blog he de reconocer que está bien montado.Un saludo

  4. Arnaldo permalink
    febrero 1, 2010 10:49 pm

    Acá en Argentina y también en Uruguay, la película ha sido objeto de variadas críticas por parte de la progresía bienpensante, porque según dicen, exhibe una exagerada corrección política al mostrar a Mandela dispuesto a pacificar al país una vez en el poder y evitar la revancha y el odio contra sus enemigos. Esto se explica si tenemos en cuenta que en estos lares la izquierda está dedicada a una campaña feroz contra todo lo que huela a los gobiernos militares. Su lema es “ni olvido de perdón”. Así estamos.

  5. Yosoyhayek permalink
    febrero 2, 2010 12:42 am

    Las situaciones no son comparables, pero sí, me temo que la izquierda, a un lado y otro del Atlántico, se caracteriza por esa falta de grandeza y generosidad indispensables cuando de reparar heridas entre hermanos se refiere. Curiosamente olvidan sus crímenes, perdonan fácilmente los cometidos por fuerzas vagamente identifacadas con alguno de los valores que defienden, y estiran, estiran y estiran, confiados, puerilmente, en la pasividad o nobleza de sus adversarios.
    Saludos!

  6. Adicinarit permalink
    enero 28, 2011 2:07 am

    La izquierda ha reconocido sus crímenes y pagó con 37 años de dictadura militar fascista, el nacional catolicismo, por ellos más que de sobras.
    La derecha todavía no permite ni enterrar a los muertos que hay en las fosas comunes en las cunetas de las carreteras. Ningún fascista fue juzgado por sus crímenes, Manuel Fraga inclusive.
    ¿Falta de grandeza y generosidad?¿y lo dices tú, encima?.
    Me sumo al compañero Labordeta con su: “¡Anda!,…¡véte a la mierda!”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: