Skip to content

Socialismo contra más Socialismo

febrero 1, 2010

El argumento de Cospedal tiene ventajas e inconvenientes. Personalmente, me preocupan más los inconvenientes que las supuestas ventajas que pudiera generar en el mero debate entre partidos, aprovechando la ocasión y sirviéndose del sofisma más oportuno para abofetear al contrincante. Entre socialistas anda el juego pero, yo me pregunto: ¿son ideas como la expuesta por Cospedal esas que convierten al PP en una alternativa de gobierno capaz de sacarnos de esta crisis? La respuesta es muy simple: No.

Dice la Secretaria General del PP, Presidenta del PP de Castilla la Mancha, expedientadora de alcaldes pro-nucleares, amiga de Aguirre, mano derecha de Rajoy, ochentera y entusiasta de la moda textil-cinegética, lo que sigue:

“Obligar a la gente a jubilarse a los 67 años reduce el número de puestos de trabajo disponibles para los jóvenes”

Vaya con la popular, no se habrá rebanado mucho el seso para decir semejante sandez, más propia de dirigentes sindicalistas, de corte marxista o visión estática de la economía, que consideran todo dado, incluida la demanda de trabajo.

Primero, obligar a jubilarse a los 67 es lo mismo que obligar a hacerlo a los 65, a los 60 o a los 45, una obligación, y como todo lo que toca el Estado convirtiéndolo en imperativo, un grave atentado contra la coordinación social. Cada cual debería ser capaz de plantearse la jubilación cuando quiera, pueda o estime conveniente. En función de la decisión tomada se optará por contribuir más, menos, de una forma u otra, al sistema de previsión que más le guste o convenga.

Segundo, que los trabajadores, por decreto, se jubilen cuando el Estado lo diga, merced del presunto juego contable de un sistema a priori quebrado e insostenible (las cotizaciones no pagan al cotizante todo lo que se supone que cubren… el exceso se sufraga con otros impuestos, ergo, el coste social es muchísimo más elevado que el absorbido por la Seguridad Social, de ahí su falseado superávit, cuando lo tiene), no implica que los puestos de trabajo desalojados queden a disposición de los jóvenes, sino que el coste social crecerá, requiriendo de una mayor recaudación para sostenerlo. Lo que se ve, o se cree ver por ser intuitivo, no es sino un espejismo que oculta la realidad: jubilar por la fuerza a los trabajadores nos hace  más pobres a todos, destruye indirectamente otros puestos de trabajo y merma actividad y producción económica. No es cierto que el mercado funcione como Cospedal describe, no se trata de un trasvase de un mero relevo generacional, sino de someter, vía impuestos y cotizaciones, a un coste que lastra el crecimiento económico empobreciendo a jubilados, trabajadores y parados.

Tercero, las cotizaciones e impuestos que todos pagamos para alimentar al Estado y sus sistemas de cobertura y previsión, dada su naturaleza de mero reparto, dilapidan el ahorro frenando la capacidad productiva de nuestra economía. Dilapidan esfuerzo, creando la sensación de que gracias al Estado se garantizan pensiones y subsidios para todos. Nada más lejano de la realidad: las pensiones y subsidios son pagadas, única y exclusivamente, por los trabajadores, como también son ellos quienes se pagan todas las “conquistas” sociales. Quien crea que la renta que genera es aquella que aparece como bruta en su nómina, está muy equivocado. El empresario asume un coste por trabajador, que desliga en cotizaciones empresariales, impuestos, ventajas laborales y salario. El Salario es sólo una parte de la renta, y aun así está sometido al gravamen mediante cotizaciones del trabajador e irpf. El salario neto es una pequeña parte de la renta total. Si el trabajador medio fuera consciente de esta circunstancia saldría despavorido cada vez que oyera hablar a sindicalistas o socialistas de todos los partidos.

Aquí nadie regala nada, si acaso lo pierde, y los trabajadores, confiados de ser los máximos beneficiarios de todas las conquistas sociales, los sistemas estatales de pensiones y demás ventajas logradas tras décadas de lucha sindical, son los grandes estafados de todo este tinglado. Hasta que no despierten los ingenuos los políticos seguirán echando mano de sofismas como el blandido por Cospedal, como mejor baza para captar la atención pedigüeña de la mayoría, mientras contribuyen a ensuciar y corromper, más aun, el degradado nivel del debate político de este país.

Saludos y Libertad!

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. Liberand permalink
    febrero 1, 2010 9:56 pm

    El PP no ha sido capaz de aprovechar esta nueva “crisis” del gobierno socialista de ZP para proponer una reforma seria de esta estafa social. Cada vez queda más claro que este PP no es una alternativa creible

  2. Laura permalink
    febrero 2, 2010 4:16 am

    Dudo mucho que al PP le interese mejorar el sistema de pensiones, realmente dudo que le interese la economía en general. Están mas centraditos en verter mierda a la opinión pública para arañar votos. Se les tiene que poner una sonrisa de oreja o oreja cuando ven las cifras de parados, de déficit o los numerosos frentes abiertos que tiene el gobierno en torno a inmigración y pensiones. Era de esperar que un gobierno de izquierdas no optase por la privatización y el PP dudo que se decante a formular una propuesta firme. ¿Para qué? si diciendo que ZP tiene la culpa de todo ya llenan folios y folios de discursos. Es asqueroso!!! Realmente vomitivo. Por Dios que no nos gobiernen!!!
    yosoyhayek, respecto a lo de César, no se lo digas, que luego se lo cree y se nos crece 🙂

  3. febrero 2, 2010 12:38 pm

    Estoy plenamente de acuerdo con esta entrada. De hecho en la última de mi blog rondo por el mismo tema. Es penoso que el PP cada vez sea más socialista, es como si la verdadera victoria de Zapatero hubiera sido expulsar del debate toda postura que no sea demagógica y progre.

    Pero aún más, es que la sociedad está tan lastrada por la visión socialista de la realidad que incluso al PSOE le penaliza ante sus votantes la propuesta de elevar la edad de jubilación.

    Y a quienes decimos que la edad de jubilación no debería ser impuesta, ya sabéis: nos llaman fachas.

Trackbacks

  1. Pícaros by Adolfo Domínguez « LA LIBERTAD Y LA LEY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: