Skip to content

Pícaros by Adolfo Domínguez

febrero 4, 2010

Se cumple una semana del famoso “pensionazo”, aún proyecto, pero que se ha erigido como protagonista indiscutible en las tertulias radiotelevisivas y como tema preferido para discutir en familia, entre amigos, en el mercado o en la consulta del médico. De hecho, en este blog, ya le hemos dedicado cuatro entradas.

Se nota que el sentir mayoritario de la opinión pública es contrario a retrasar la edad de jubilación a los 67 años. En ese termómetro social que es facebook ya podemos encontrar varios grupos diciéndole a Zapatero que sea su “puta madre” la que se jubile a los 67 años, y también otros menos ofensivos con su progenitora como el “Vale Zapatero yo me jubilo a los 67 pero tú dimites mañana”.

Es una pena, tenemos una oportunidad de oro para acabar con uno de los pilares clave del estatismo, la Seguridad Social, pero el debate se está llevando, como siempre, por el lugar equivocado. Parece que lo único que nos molesta es que tengamos que trabajar dos años más, ese es el punto que suscita las quejas de sindicatos y parece que de la mayor parte de la sociedad, pero es que el problema no es que nos obliguen a trabajar hasta los 67, el problema es la obligación en sí misma, me da igual que sea a los 67, a los 65 que a los 50. Y centrándonos solo en este punto, estamos obviando lo fundamental, y es que el sistema de reparto de la Seguridad Social es fraudulento, injusto y además nos obliga a trabajar cada vez más por menos dinero. Pero, lo único que se oye en la televisión y en la calle es que “nos van a hacer trabajar hasta los 67”. Es lo que tiene vivir en un país de dependientes, que lo único que quieren es chupar cada vez más por menos y encima que les den todo hecho y mascadito.

Con un gobierno socialista en coma, un partido de la oposición que es para echarle de comer a parte, unos sindicatos de los trabajadores empecinados en el hambre para todos y un sindicato de los empresarios que solo se muestra interesado en mantener este sistema socialista de grandes empresas, siempre es de agradecer que de vez en cuando salgan voces ajenas a las alimañas antes citadas, diciendo verdades como puños. Adolfo Domínguez se alzó ayer como defensor del despido libre y de toda medida que se tome para hacer más fácil el trabajo del emprendedor como única solución a las escalofriantes cifras del paro, un mercado laboral intervenido hasta la médula como el español nos ha llevado a tasas de desempleo por las nubes, a cualquier persona con dos nociones de buena economía se le ocurriría que su liberalización sería la solución. Además, el diseñador gallego (y empresario) arremetió contra el mal llamado Estado del Bienestar generador de una sociedad de pícaros, contra el Gobierno y contra la oposición. En lo único que creo que patina es en que apoya el retraso de la edad de jubilación a los 67 años. Nobody’s perfect.

P.D.: Thanks to JJ 😉

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. febrero 4, 2010 3:48 pm

    Yo ni apoyo ni rechazo el retraso de la edad de jubilación, no creo que sea un defecto en sí mismo decantarse por una u otra alternativa. El problema, como también has dicho, es de raíz, y no de artificio.
    Saludos!

  2. febrero 4, 2010 3:56 pm

    Creo que lo que se critica es que alguien a quien no le van bien las cuentas y recibe ayudas públicas (más aquí, haga esta clase de declaraciones. Porque a la vez que dijo esto, debió continuar diciendo que él iba a renunciar a partir de ahora a cobrarlas. Si somos liberales, lo somos para todo y no sólo para lo que nos facilite la labor.

    A eso se une que en muchos de estos casos, se han llevado las fábricas a países donde no sólo no existen derechos laborales (falta de higiene, vacaciones anuales y tiempos de descanso, nada que no sea necesario para rendir en el trabajo), si no en los que también trabajan niños, a los que se paga salarios míseros, para obtener un mayor margen de beneficio (Bangladesh o China, por ejemplo). Los expertos aseguran que con que sólo se aumentara un euro el precio de cada camiseta, los salarios a pagar serían los necesarios para tener una vida digna, de acuerdo con la calidad de vida en esos países.

    Es posible que me lluevan de todos los sitios. Pero creo que el Sr. Domínguez, por mucho que esté acertado en cuanto a los abusos que mucha gente hace de sus derechos (¿por qué no se les investiga?), debería ser un poquito más coherente.

    • febrero 4, 2010 4:02 pm

      Aunque imagino que se me ha entendido, quería decir que carecen de la higiene básica, no que “la falta de higiene sea necesaria para rendir en el trabajo”… Las prisas no son buenas al escribir. 😳

      • febrero 4, 2010 5:48 pm

        Una opinión oportuna, incluso una buena opinión, no exoneran a nadie de su lacra personal, y menos aún le convierten a uno en liberal, o en liberal coherente, si lo fuera. Dudo que Adolfo Domínguez diga de sí mismo que es “liberal”. Estoy seguro que su cabreo radica en el disgusto que tiene provocado por el tipo de política de intervención que practica el gobierno, no por la intervención en sí.
        Saludos!

  3. febrero 4, 2010 5:31 pm

    Hola:
    Debido a la desaparición de la Red AntiZP he decidido volver a crearla de nuevo.
    Está aquí
    Pido la máxima difusión a esta iniciativa.
    Si quieres unirte envía un email a adantizp(arroba)hotmail.com
    Un saludo

  4. Arnaldo permalink
    febrero 4, 2010 10:37 pm

    Una de las señales de que todavía hay esperanza y que no todo está perdido es que de vez en cuando levanten la voz algunos individuos de renombre y que sin temor a ser presentados en los medios del progretontismo como dinosaurios vivientes, apunten contra los vicios del estado -mal llamado- benefactor.
    Lógicamente, no puede esperarse que el tal Domínguez tenga en su biblioteca una colección de libros de Hayek, Mises, etc. pero esto ya es un gran paso.

  5. Hiel permalink
    febrero 4, 2010 11:16 pm

    El señor Domínguez hace lo que casi le obligan a hacer: ‘si tengo que “casarme” con los trabajadores que contrato, cuando me vayan mal las cosas pediré toda ayuda que implique un retorno en los impuestos que pago’.
    Pero si hoy, 4 de febrero de 2010, lo que toca es seguir padeciendo el vampirismo monetario vía impuestos de los cretinos que por el simple hecho de portar en su cartera un carné de esa cosa llamada partido político, pues a mandar. Je. Yo prefiero ser coherente: por aquello de la amenaza carcelaria, me dejaré robar cada vez que compre una simple barra de pan, pero procuraré aprovechar cuanta subvención me caiga por la gracia de “papá-estado”. Y si no gusta mi actitud… que me den la razón: fuera ayudas. Y, de paso, fuera impuestos.
    Al respecto de la manida edad de jubilación, pues no, no es la solución idónea; pero sí de las que, mientras el atontado español no se dé cuenta de que su esfuerzo “cotizador” tendría más y mejor resultado en el ámbito privado, se hacen necesarias tomar.
    Porque el problema no es la falta de inteligencia, sino la falta de capacidad de raciocinio del vulgo.
    Saludos.
    YO NO LE VOTÉ: ^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: