Skip to content

El ecologista nuclear

febrero 11, 2010

Juan José Gómez Cadenas ha publicado en Espasa un interesante libro que mezcla historia, ciencia divulgativa y opinión, sobre energía nuclear y cambio climático. El autor sí admite que el Hombre sea responsable de una presunta alteración abrupta en el devenir climático. La diferencia con otros autores que afirman esta teoría radica en las soluciones que plantea, defendiendo el uso de la energía nuclear, de manera complementaria con otro tipo de fuentes denominadas “renovables”, a fin de evitar y descartar formas más contaminantes de producción energética.

El libro en cuestión, titulado “el ecologista nuclear: alternativas al cambio climático”, lo he encontrado en el montón de “lecturas pendientes” de mi padre, que como el autor, es doctor en ciencias físicas en la especialidad Atómica y Nuclear. Le interesan estas cosas, no tanto por el contenido científico, sino por argumentos didácticos y discursivos a favor del uso civil de la energía nuclear.

Estas son las cuestiones planteadas en la contraportada, y que se supone son resueltas en el propio libro:

¿Qué emite más radioactividad a la atmósfera, una central nuclear o una central térmica?

Una central térmica.

¿Qué supone mayor riesgo, vivir cerca de una central nuclear o fumarse un cigarrillo?

Fumarse un solo cigarrillo equivale en riesgo a vivir dos años a la puerta de una central nuclear.

Una central nuclear produce desechos altamente radioactivos. ¿Cuándo ocupan en volumen los desechos que produce una familia de cuatro personas en España durante toda su vida?

Lo que ocupa una pelota de golf.

¿Qué se hace en una hora punta de demanda horaria si no sopla el viento? Se recurre a centrales hidráulicas de bombeo o a centrales de gas de reserva.

La energía no puede almacenarse.

¿Cuántos aerogeneradores son necesarios para sustituir una central nuclear?

Unos 2.000, separados entre sí por los 500 metros que necesitan para ser eficientes. La fina de molinos se extendería entre Barcelona y Ginebra.

 

Parece interesante.

Saludos y Libertad!

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Liberand permalink
    febrero 11, 2010 10:58 pm

    Interesante la biblioteca de tu padre 😉

  2. JJ.Mercado permalink
    febrero 12, 2010 7:37 am

    Todos tenemos derecho a ella… así que ponte a leerlo y nos haces un resúmen!!! 🙂

  3. febrero 12, 2010 11:44 am

    Si consideramos un reactor de 1.000 MW trabajando 8.000 horas año tenemos (los pepiños que saquen la calculadora) una producción de 8.000.000 MWh/año.

    Si suponemos que los 2.000 molinillos son de 1,5 MW (aquí los pepiños que contraten un asesor, que esto les supera), para la misma producción anual tendrían que trabajar todos ellos 2.667 horas/año, lo cual es muy, muy, muy optimista. Y además tendrían que trabajar coordinadamente acoplándose al consumo. Esto ya no es optimista, es imposible. En realidad haría falta una central de bombeo, para almacenar y devolver energía de acuerdo con las necesidades de consumo. Este subeybaja ocasiona importantes pérdidas. Si añadimos molinos para compensar tales pérdidas y consideramos un funcionamiento en horas equivalentes más realista, la fila en realidad llegaría quizá a Moscú.

    Pero, vaya, tampoco hay que ponerse pijotero. Se agradecen libros divulgativos de este tipo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: