Skip to content

Historia de una industria empeñada en su autodestrucción

febrero 11, 2010

¿Estarías dispuesto a pagar 9,99 € al mes por tener acceso ilimitado y al instante a un amplísimo catálogo musical? ¿Pagarías 0’99 € por la descarga en 30 segundos de una canción en alta calidad y sin ningún problema para almacenarla en cualquier reproductor mp3?

Esto y mucho más es lo que nos ofrece Spotify, para mí, la maravilla del mercado del año 2009. Poder escuchar una canción entera con buena calidad y al instante con solo hacer un click me ha seducido. Su completísimo catálogo que abarca desde las grandes discográficas hasta las más independientes hace prácticamente imposible no encontrar el tema deseado (eso sí, con unos ausentes de peso como los Beatles). Además ofrece la posibilidad de hacernos nuestras propias listas de reproducción, compartirlas con nuestros amigos y recomendarnos solistas y grupos similares a los de nuestra búsqueda. Actualmente en España su servicio de música en streaming es gratuito (sólo con invitación) a cambio de “obligarnos” a escuchar incómodos anuncios entre tema y tema a no ser que te hagas una cuenta Premium por 9’99 al mes, con la posibilidad de escuchar tus listas en el móvil.

Pues bien, hoy nos enteremos que la discográfica Warner ha anunciado que retirará las licencias de sus canciones a los servicios de música por streaming entre los que se encuentran Spotify y otros como Last.fm por considerarlos no positivos para la industria. Con esta decisión, que dudo que al final lleven a cabo, Warner es ejemplo de una industria que cada día demuestra más su incapacidad para adaptarse a los nuevos cambios tecnológicos y las nuevas necesidades de los usuarios. Industria pedigüeña y empeñada en permanecer en una crisis perpetua. La crisis es de las discográficas, no de la música, no lo olvidemos.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Pete Bondurant permalink
    febrero 12, 2010 12:40 pm

    La verdad es que no son más tontos porque no entrenan. En mi despacho spotify está puesto a todas las horas y el emule acabará desinstalado. ¿Para que bajar una canción si por 9.99 al mes lo tienes en el ordenador y en el móvil?
    Y otra industria que tal baila es la editorial….14 dólares por un libro para el Kindle es un poco demasiado. Conseguiran que los escritores negocien sus contratos con Amazon o Apple… y si no, al tiempo.

    PD: Imagino que si pones spotify como hilo musical en TU comercio, tienda, bar o lo que sea…la SGAE se la tendrá que envainar.

Trackbacks

  1. Brandon Flowers, La Riviera y el existente Madrid Río « LA LIBERTAD Y LA LEY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: