Skip to content

Fusileros de ayer y hoy

febrero 22, 2010

JJ Millás es uno de los fusileros preferidos de El País. Cada domingo, en su especial, comenta una fotografía en apenas doscientas palabras. Ayer le tocó, cómo no, a Esperanza Aguirre. No merecería un post si no fuera por la especial gravedad que tienen las palabras del escritor. Asumamos que la política es como es, y los medios toman siempre partido, en forma de editorial o a través de sus firmas colaboradoras. No es ninguna novedad que desde uno y otro periódico se lancen bofetadas, airadas críticas o demoledoras consideraciones sobre el adversario de turno. Lo que resulta llamativo en este caso, es el carácter endiablado del autor.

Llamar Judas a Esperanza Aguirre mientras se abraza y besa con Rodrigo Rato, es una opinión. Atribuirle prácticas propias de Al Capone, resulta bien distinto. Ha preferido no recurrir a otros criminales, por no desdibujar su frivolidad con una demasiado obvia gravedad en sus palabras. Pasar de Lideresa a Gangsteresa, es para Millás, una propuesta simpática y aceptable en un país democrático y con mínimas garantías, donde la susodicha no solo ha sido elegida en las urnas (esto nunca basta), sino que además, no figura en ningún sumario por acciones asimilables a las que cualquier mafioso o gangster pudiera llevar a cabo.

Agarrándose a lo de “hijoputa” (ya le tocará a Aznar con su peineta), Millás recuerda el Tamayazo como la constatación de que Aguirre es una criminal peligrosa, ávida de poder a toda costa, capaz de subvertir normas y principios con absoluta indiferencia y frialdad. Lo que sucede es que a pesar de los esfuerzos del PSOE por desviar la atención de sus males internos, y de El País, medio que da cobijo al propio Millás, de distorsionar la verdad aun a costa de hacer públicos datos (irrelevantes) pero privados (lo cual sí es un delito, y sí es propio de gangster conseguir que la Justicia no lo persiga como debería), lo del Tamayazo quedó en nada respecto a Aguirre y al PP, y en mucho, muchísimo, en cuanto al PSOE y sus hooligans.

Millás es un fusilero, un señor que ha crecido en el odio y el rencor, creyendo que todo lo malo que le ha sucedido, la precariedad de su infancia o sus desgracias familiares, tiene nombre y apellidos en cada momento y situación. En su día fueron Franco y los suyos (y seguro que algo de razón llevaría, porque lo de Franco, como lo de Castro o lo de Chávez, fue un régimen criminal), y ahora les toca a los del PP, considerados por él y por todos aquellos que comparten esa mitología del 36, los herederos directos de cada crimen cometido por el régimen anterior. Ni más ni menos. Y son determinados líderes, principalmente Aznar y Aguirre, quienes se llevan todos los perdigonazos lanzados a discreción por esta clase de francotiradores de pluma y papel.

Millás teme por su seguridad, bromea pero lo deja claro: considera a Aguirre un peligro. Pero no como muchos podamos considerar a Zapatero en su labor al frente del gobierno español, sino en clave personal, lejos de la crítica meramente política. Aguirre es una gangster, una criminal reincidente, y Millás la teme. No son un chiste sus palabras, son la muestra palmaria del espíritu crispado y enfermo que alimenta a este tipo de esbirros acomplejados de la izquierda más ruin y encarnada.

La pulserita de la bandera de España que siempre llega Aguirre en su muñeca, es el broche que Millás recoge para su pobre argumento: España, PP, Aguirre, Franco, Guerra Civil, los buenos, los malos, y yo, JJ Millás, hijo de la derrota, deseoso de venganza, caiga quien caiga, pero siempre desde la barrera, escupiendo cosas de este estilo desde la comodidad de mi residencia en la Alameda de Osuna… ventajas de tener amigos en los medios , y una corte de lectores aficionados a mis historias de rencor y traumatología de la memoria perdida. JJ Millás, un fusilero que marca el objetivo, apunta y dispara balas de aire, rogando que sean otros quienes ejecuten sus asertos.

Y a todo esto, un señor de izquierdas, decepcionado con los de su “bando”, replica al leer la gracieta de Millás: “no me extraña que acabáramos a palos y matándonos hace 70 años”. Los hay que, como Millás, viven en la comodidad de saberse a salvo e ileso de los efectos de sus palabras.

Saludos y Libertad!

Anuncios
11 comentarios leave one →
  1. Realidad permalink
    febrero 22, 2010 6:03 pm

    Pues es por partida doble el ataque siniestro y chabacano que le ha dado El País con este piltrafilla y el hijo tonto del gran filósofo Julián Marías.
    El muy bellaco no quiere recordar que Esperanza Aguirre estuvo en el funeral de su gran padre. Nunca pensé que ese sujeto sería capaz de decir
    las cosas que ha dicho de Aguirre. Ver para creer…

  2. febrero 22, 2010 9:00 pm

    ¿Fue Millas o fue Marías? No obstante, es bien cierto que la frase del “hijoputa” y “esa puta mierda” no es muy propio de alguien que se sabe rica de toda la vida…si ese es el exponente de la educación privada me quedo con la pública. Solo lanzo una pregunta al aire ¿Qué dirían los miembros de la prensa conservadora si hubiera sido un ex primer ministro socialista el de la peineta o el hijoputa? no me lo quiero ni imaginar.

    • febrero 22, 2010 11:16 pm

      Yo no pongo la mano en el fuego por nadie, menos aún por un periolisto o por un “escritor” o intelectual, pero te aseguro que nunca he leído a nadie decir de un socialista que es un gánster, porque por muy simpático que suene, no solo está feísimo, es que denota una inquina detestable. Millás es un zafio y un violento.
      Saludos!

  3. febrero 22, 2010 9:01 pm

    Por cierto enhorabuena por ese gran puesto en el rankin de los blogs políticos. Os lo merecéis.

  4. Realidad permalink
    febrero 22, 2010 11:13 pm

    Lo que es preocupante es el puritanismo de la izquierda de Atapuerca que tenemos. Es decir, que espantan que una mujer (MUJER!) presindenta por enésima vez de la más grande comunidad autónoma, y que no es progresista, pueda decir un taco!!. Ay!!, madre mía, ha dicho puta!!. Es ridículo todo esto.
    No leo esa mierda de periódico. Me enviaron esta mañana el artículo de Javier Marías y no doy crédito todavía. No sé como no se le cae la cara de vergüenza, aunque sea en memoria de su eminentísimo padre, D. Julián Marías. Marías, padre, siempre estaba hablando de que el gran problema del nuestro tiempo era la MENTIRA. Y su hijo miente. Miente al presentar a esta señora como lo que no es. Miente al decir que es la España que nunca cambia. Miente. Y lo sabe. Por eso insulta bajando a un nivel indecente. También le tengo que recordar al siniestro hijo de tan insigne español, que D. Julián siempre nos estaba hablando de CONCORDIA.
    Gente como Javier Marías explican exactamente lo que es la izquierda en España: mugre. Mugre intelectual.
    Es evidente que la batalla de las ideas la perdieron hace mucho. No así la propaganda y la agitación. O mejor dicho: son maestros del ODIO.
    Pobre familia Marías.

    • febrero 22, 2010 11:25 pm

      Hombre decir que la izquierda es así es un poco duro. Salve usted a algún hombre de izquierdas.

  5. Realidad permalink
    febrero 22, 2010 11:26 pm

    El vómito de Marías ha sido en El País Semanal. Pongo link. El de Millás no lo he leído.

    PD: ¿por qué odian tanto estos bestias a Esperanza Aguirre? He podido comprobar que es odiada de forma total por conocidos del PSOE que uno tiene. Muchos la quisieron muerta con lo del helicóptero. Sin embargo, Rajoy no produce tanto odio…

    Link:
    http://www.elpais.com/articulo/portada/puta/mierda/elpepusoceps/20100221elpepspor_14/Tes

    • Gordopilo permalink
      febrero 23, 2010 2:39 am

      ¿Y qué era exactamente “esa puta mierda”? ¿Un edificio, una nave industrial, un pseudo-monumento?

      Creí escuchar algo de “una nave”. No tengo suficiente información, y ningún interés específico en defender a Aguirre, pero a lo mejor la mujer tiene razón. Quizá sea realmente una “puta mierda”, puesta ahí, en un paraje natural. Vamos, que a lo mejor hasta un ecologista habría aplaudido el comentario. Pero ya digo que no tengo todos los datos. ¿A qué se refería?

  6. Realidad permalink
    febrero 22, 2010 11:27 pm

    David: en España es difícil salvar a alguien en esta izquierda tan cainita. Proponga ud un nombre.

    • febrero 22, 2010 11:35 pm

      Espero no sonar pretencioso, me tengo por una persona de centro-izquierda y comulgo con las ideas de la socialdemocracia y estoy en contra del insulto como el que más.

  7. Viva la Pepsi permalink
    febrero 23, 2010 4:26 pm

    Hola,

    Están disparando en una diana clavada, valga la redundancia, a la que le montaron a Aznar desde el año 2002. Personalmente pienso que estos giliflautas en realidad no se creen lo que vomitan, pienso que como Bernanke y Trichet saben muy bien que lo que dicen es falso, y solo llevan a cabo una tarea destructiva y propagandísitca de destrucción del adversario. La paginita de Javier Marías cierra esta vomitiva campaña dominical. El susto que dice tener Millás no se lo cree ni él. Nadie le va a pegar una paliza por sus ideas y me da que él lo sabe. Pero… quéjate de cuando los Terstch reciban la patada por la espalda.
    Lo que está claro es que, más que la peineta de Aznar, por sorprendente que parezca, les importa Aguirre, es decir, el poder que ellos no detentan. Eso, literalmente, no puede ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: