Skip to content

Bigelow y el día de la mujer trabajadora

marzo 8, 2010

Nunca acierto. Todo lo que he visto se ha quedado sin premio. Resulta que el mejor trabajo es “En tierra hostil”, y por eso de que ni las historias de guerra ni la muerte fácil me gustan, todavía no he ido a verla.

8 de marzo, día de la mujer trabajador, y Bigelow, ex mujer de J. Cameron (solo estuvieron casados de 1989 a 1991, pero la etiqueta venía muy a cuento), arrasa en los Oscar logrando colocar su nombre en la breve historia del celuloide (ahora digital): es la primera mujer en conseguir el Oscar a mejor dirección. Nominadas ha habido, pero nunca una mujer había logrado el galardón. ¿Por qué los hitos personales acaban siendo adaptados por nuestra estúpida mirada colectivista? Es inevitable. El éxito de esta señora acabará llenando una página o un párrafo en algún libro feminista, lejos de servir como anécdota de serio tratado sobre cinematografía.

La gran frustración que hoy siente el feminismo es no haber conseguido esa sociedad ideal donde las mujeres sucedieran a los hombres como dominantes. Quisieron hacerlo primero mimetizando su comportamiento, después, generando la fantasía de la conciliación. Algunas mujeres lograron relaciones de pareja equitativas, donde cada uno plantea sus inquietudes y expectativas personales y profesionales, y se pacta, de mutuo acuerdo, un compromiso en las cargas familiares. El pacto no está desprovisto de una fuerte presión moral y cultural, arrastrada por unos y por otras, pero sí son muchas las parejas de hombre y mujer donde cada miembro ha decidido su posición sin que quepa reprocharle nada al otro. La frustración es libre, pero ese es otro tema, aunque las mujeres siempre podrán echar mano de los tópicos que siguen hoy rescatándolas en más de una discusión.

Luego están las que se quejan de su marido o de la sociedad, como si algún tipo de fuerza irresistible las hubiera conducido a su actual situación de batalla diaria entre niños, trabajo y hogar. Todos nos atamos voluntariamente a situaciones que terminan resultándonos asfixiantes, y todos, no solo “las mujeres”, recurrimos a tópicos y lugares comunes de corte colectivista, echando la culpa a la economía, a la moral, o a lo que sea. La llorera de las mujeres no deja de ser parte habitual de un todo indeterminado de frustración individual. Lo triste es que sigan recurriendo al “agrupémonos todos” sin motivos, cuando en l mundo sí que existen sistemas culturales, morales, económicos y jurídicos donde las mujeres no es que lo tengan difícil, es que directamente valen la mitad, o un tercio que un hombre. El día de la mujer trabajadora no debería centrarse tanto en el ombliguismo occidental, y sí contemplar la esclavitud a la que millones de mujeres se ven sometidas bajo el parapeto institucional. Que remuevan esas barreras, y no las quimeras y las excusas que aquí les sirven de bandera como reproche fácil o excusa recurrente.

Primero, el feminismo tiene que entender que toda política feminista no es sino un hándicap para las mujeres, como también lo son el sindicalismo y el progresismo: las mujeres pagan con paro e inferiores remuneraciones las barreras que supuestamente se alzan para protegerlas. Bonita paradoja. Les han vendido que la perfección es posible, que pueden actuar como ellos sin perder otras cosas, en vez de introducir la más opción más lógica: compatibilizar sus planes familiares con los profesionales. Lo que sucede es que un mercado intervenido, que deja en el paro a una cantidad considerable de trabajadores, y que es incapaz de ofrecer salarios más altos, no tiene la fuerza para mantener esa conciliación, y son las mujeres las primeras que lo sienten en cada esfuerzo que emprenden. Y es tan triste como estúpido que sea el recurso a más intervención, la única salida que son capaces de atisbar las mentes preclaras del feminismo.

Un mercado abierto y flexible proporciona mejores y más numerosas oportunidades para todos y todas. Ellas podrán decidir si criar a sus hijos en los primeros meses o años es o no prioritario en sus vidas. Ellos tendrán que valorar qué límites han de poner en su entrega profesional si también quieren tener familia con una mujer tanto o más profesional que ellos. Hay demasiados ejemplos para demostrar que una mujer puede hacerlo todo si es capaz de apreciar los costes de sus decisiones, más aun cuando se mueve en escenarios de libertad y competencia.

Saludos y Libertad!

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Pablo el herrero permalink
    marzo 8, 2010 6:51 pm

    Yosoyhayek, hoy en tu post te has quedado en las críticas del escaparate feminista. Es una pena que este día que se celebra el feminismo de escaparate, justo mis obligaciones no me permitan un hueco para ampliar tus reflexiones. Ya sabes, para conocer la realidad de las cosas, no podemos quedarnos en el escaparate que nos presentan, hay que entrar dentro, y no sólo hasta la oficina de atención al cliente. Más allá, hasta la trastienda, pues ello nos dará una muestra real de lo que tiene… y de lo que esconde.

    …y que creo que la sociedad está cada día exigiendo más que ha llegado la hora de entrar en la trastienda del feminismo… para trasladar de ella muchos de sus contenidos al escaparate.

    Ya sabes, las sociedades son más inteligentes que las ideologías (y los políticos/as que las representan), por lo que cuando dichas ideologías alcanzan el poder, aquellas sociedades que en otrora las auparon, comienzan a ser implacables en sus criticas. Cuando la respuesta social entra en ese proceso, quiere decir que la ideología a muerto, sólo le sostiene su poder político; es decir su escaparate.

    Por mucho que lo niegue el feminismo, la sociedad entrará cada día más en sus trastiendas para sacar de ellas y exponer en sus escaparates los abusos que perpetra y la perversión ideológica en la que se sustenta… y hay muchos que conocen sus trastiendas y ya no están dispuestos a callar (http://www.abcdesev illa.es/20100305 /nacional- sevilla-actualid ad/sesgan- tapan-datos- violencia- 201003042250. html).

    En cualquier caso, me alegro que aunque no te hayas atrevido a entrar en la trastienda del feminismo, al menos en este su día, te hayas atrevido a criticar su escaparate.

    Seguro, que me darás ocasión de profundizar en estos puntos en otra entrada tuya. Hasta entonces, un cordial saludo, yosoyhayek…

    …espera, ahora me viene a la mente una famosa frase citada por tu maestro Hayek en una de sus obras. No es de él, es de Lord Acton, cuando dice: “La más sublime oportunidad que alguna vez tuvo el mundo, se malogró, porque la pasión por la igualdad hizo vana la esperanza de la libertad” (¿por qué me recordará tanto esta frase al totalitario marxismo?).

    Ese es desde sus orígenes uno de los cánceres del feminismo… y una de las causas más importantes de los incontables dramas y tragedias humanas que las feministas han generado y esconden en sus trastiendas: la destrucción de la libertad de la mujer en nombre de su reingeniería hembrista de la igualdad.

    Pablo el herrero

  2. miki permalink
    marzo 8, 2010 10:40 pm

    Yo la verdad es que creo que ha sido una genial coincidencia el tema de que “haya caído” justo con el día de la mujer trabajadora.

    Sobre lo que comentas de “dominación” del feminismo, creo que es un tema harto delicado y profundo como para hablar a la ligera, mismamente esta mañana Ferrand lo comentaba en la radio http://www.puntoradio.com/popup/audio.php?id=37847; en su opinión no es un oscar por “feminismo de cuota” pero plantea cosas interesantes sobre el tema.

  3. marzo 9, 2010 11:46 am

    Estoy de acuerdo contigo, los hitos personales acaban colectivizándose, pero yo no solo responsabilizaría de ello a una ideología, sino que está en nuestra forma de pensar. Etiquetamos todo según nuestros esquemas de pensamiento: altos, bajos, rubios, morenos, asiáticos, europeos, americanos….y cuando alguien gana algo por primera vez tendemos a etiquetar, y más la prensa para crear titulares. ¿O no os acordáis del año de los negros en los oscars? con Halle Berry (Monster’s Ball) o Denzel Washington (Training Day), en aquella ocasión fue el año de los negros. O el Año de Italia donde La Vida es Bella se llevó no solo la estattuilla de mejor película de habla no inglesa, sino que ganó mejor actor y mejor banda sonora, ¡la academia dando a una película extranjera el oscar a mejor actor!!!
    Es nuestra tendencia platónica a etiquetar (herencia de mi profesora de filosofía de COU) que a veces nos es útil y otra nos hace errar en nuestros razonamientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: