Skip to content

La Francia Percherona

marzo 15, 2010

El País celebra y comenta la “envidiable” recuperación francesa, que sin ser tan sólida como parece, ni probar grandes diferencias con la amarga situación de otros países de su entorno, marca diferencias con R.U. y Alemania. Sin embargo, revisando los datos de esta última expansión, comprueba este mismo medio que la economía francesa ha demostrado tanta o más rigidez frente a la exuberancia como ante la depresión. Esto es: cuando España crecía al 4%, Francia lo hacía al 2%. Ahora que España decrece al 3,5%, Francia se apunta el tanto de los 0,5% acumulado en los últimos tres trimestres. Vivimos, franceses y españoles (siguiendo con la comparación) dentro de un sistema maniacodepresivo donde los Estados, conscientes de las gravísimas limitaciones y distorsiones que provocan con su intervención, disparan dosis letales de inflación a fin de revivir al moribundo. En España ha funcionado, y de qué manera. Más de 10 años de crecimiento que, como soñaba Zapatero, apuntito estuvieron de colocarnos a la par de Francia en renta percápita. Pero todo era efímero, volátil, y la estructura productiva generada deviene hoy insostenible, condenada a una necesaria e inevitable liquidación. Mientras tanto, en Francia, donde la riqueza viene de lejos, gracias al ímpetu de algunos, pero también de sus agresiones sobre otros pueblos, políticas internacionales irresponsables y demás escabechinas, el empacho económico unido a la tumefacción intervencionista, alejaron toda posibilidad de que un chute dirigido hacia este o aquel sector, la catapultaran a un crecimiento espectacular.

No son ejemplo, Francia o España, como guía para dirigir la política económica de un país. La primera, pierde competitividad y se empobrece, día a día, en una decadencia social, cultural y política, que se traduce a la perfección en sus sindicatos, partidos e intelectuales. La segunda, pudiendo haberse aprovechado de la expansión coordinada de las grandes zonas económicas de la actualidad, no supo eliminar barreras y contenciones para que el chute no sobredimensionara sectores como el de la construcción. También aquí hemos sufrido a nuestra particular clase política, con un PP incapaz de prever y un PSOE confiado y estúpido, a sus sindicatos, y a sus “intelectuales”. Nadie la vio venir hasta que ya era demasiado tarde, pese a que los indicativos, ya en 2003, anunciaban un desenlace parecido al que ahora sufrimos.

Francia, germen del estatismo contemporáneo, ha sido a su vez fuente de casi todo mal que ha contagiado a la humanidad durante los últimos tres siglos. Primero crearon la maquinaria del mal, después fraguaron falacias a modo de respaldo teórico y moral, más tarde la pusieron al servicio de los ideales más liberticidas y peligrosos, para terminar hundiendo a Europa en las primeras guerras masivas y criminales que ha visto la humanidad. En Francia comenzó la primera guerra mundial, no en 1914, sino en su política de la segunda mitad del siglo XIX, y fue Francia la que sentó las bases de la segunda gran guerra. Si añadimos que en Francia tomó forma el estatismo más plomizo y desmoralizador de la segunda mitad del siglo XX, y que de Francia provienen los ideales sesentayochistas, que tanto mal han hecho a occidente… la conclusión es que cualquier ejemplo que puedan brindarnos es digno de no ser seguido en ninguno de sus aspectos.

España no puede ser como Francia, aun cuando muchos deseen ese mundo de estatismo, apoltronamiento y consumo de capital. España no es tan rica, ni lo será nunca si no enderezamos la estructura institucional y el marco de intervención que soportamos. Esta crisis ha de servir para destronar a los sindicatos, abordar reformas valientes como la definitiva liberalización del suelo, la energía y las telecomunicaciones, la defensa de la propiedad privada y el fin del expolio patrimonial al que nos someten vía impuestos. Una España abierta, con bajos impuestos y libertad, pude regresar a llenar los titulares de la prensa internacional especializada, como protagonista de un “milagro” sostenible. España puede tener lo mejor de Florida y lo mejor de California, combinado con otros elementos que harían de este país una de las potencias económicas más pujantes del competitivo mundo que se nos viene encima. La propuesta de Zapatero es resistir, no dar el salto, conformarnos y esperar a ver si otra burbuja nos pone cachondos durante seis o siete añitos. Pero repito, Francia es el ejemplo a no seguir, porque Francia es el referente que tiene toda política que confíe en el Estado y no en los individuos como fuente de soluciones y prosperidad.

Saludos y Libertad!

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. arkan permalink
    marzo 16, 2010 11:54 am

    saludos libertarios.

    Podrías explicar un poco mas en detalle la frase:

    “España puede tener lo mejor de Florida y lo mejor de California, combinado con otros elementos que harían de este país una de las potencias económicas más pujantes del competitivo mundo que se nos viene encima”

    ¿A que te refieres?

    Yo no lo veo tan claro pero me gustaria ver tu vision.

    Un aludo y espero tu respuesta.

    • Yosoyhayek permalink
      marzo 17, 2010 9:15 pm

      Siento la tardanza. España tiene varias ventajas comparativas respecto de otros países de su entorno: la lengua española, el clima, la situación geográfica y la forma de vida. España ya es el segundo país del mundo en recepción de turistas, la residencia de Europa… Con mayor libertad y menores impuestos, España no tardaría en acoger más y más empresas, sedes sociales e industria altamente especializada. No tengo la menor duda: más libertad nos sentaría muy bien.
      Saludos!

    • arkan permalink
      marzo 18, 2010 9:23 am

      Buenas.

      El clima y la situacion geografica si le veo ventaja comparativa.

      No entiendo a que te refieres con la lengua española y no le veo ventaja ninguna.

      Por cierto mucha gente mayor de otros paises se jublian en España por la gran cobertura sanitaria del sistema de salud español, que por cierto es inviable a largo plazo.

      ¿Tu crees que cuando desaparezca el sistema “GRATUITO” de sanidad española vendran ingleses a jubilarse o alemanes?

      En cuanto al tusrismo, como España no diversifique su oferta vamos a perder turistas cada año.

      Paises como Tunez o Marruecos nos estan sangrando tusristas de sol y playa.

      PD.Te propongo un debate serie y en profundidad sobre el tema.¿te pareceria hacer un analisis DAFO sobre España?

      Un saludo y espero tu respuesta atentamente.

      • Yosoyhayek permalink
        marzo 18, 2010 2:27 pm

        Yo creo que la lengua es ya, pero lo será más aún en el futuro próximo, un factor determinante del que emanarán muchas oportunidades.
        Lo que he querido afirmar es que España solo tiene una opción: más libertad. La alternativa es nefasta.
        Saludos!

  2. marzo 16, 2010 10:30 pm

    Me encanta Francia aunque coinido contigo en que es demasiada intervencion hasta para mi.

    • marzo 17, 2010 3:43 pm

      A mí, particularmente, Francia me gusta por muchos motivos, pero no por su historia, y menos aún por su política. No es que sea demasiado intervencionista, es que los franceses creen que sólo existe esa posibilidad. Es como el juego de Yo presidente, que no tiene la opción (o no la he descubierto) de que la gente sea quien haga las cosas… se trata todo de cómo cuadrar el presupuesto y ajustar la intervención, nada más.
      Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: