Skip to content

Lo que queda de la Gran Vía

abril 5, 2010

Hoy, 4 de abril de 2010, se cumple la centuria desde que Alfonso XIII diera por iniciadas las obras de demolición que abrirían en canal el centro histórico de Madrid. Expropiación masiva y polvorienta que legaría a la capital de España una avenida singular, un corso como tantos se hicieron en esos años en el interior de las viejas y apretadas ciudades de Europa. París tuvo lo suyo, bajo un proyecto mucho más ambicioso y estatista. En Madrid impera la mesura, y hasta para darle una Gran Vía fueron tantos los debates que desde que se planteara en un primer momento, casi medio siglo transcurrió hasta que se diera inicio a las obras.

La conmemoración de hoy se ha quedado en una breve visita real, cuatro cursiladas de Gallardón y una mini maqueta hecha en metal, a modo de nuevo trasto con el que adornar el espacio urbano capitalino. Alfonso XIII fue un rey atroz, un Rey que no supo administrar la fortuna de ser él la excusa perfecta de tanto cobarde político. En que acabaran a garrotazos los españoles de antaño tuvo tanto o más que ver la ineptitud de este Rey, su corte y su régimen, como la izquierda levantisca que quiso hacer suya la oportunidad perdida del 31. Y hoy, como si nada hubiera pasado, su nieto, aplaudido por el gentío, y embadurnado con halagos por el Alcalde de turno, viene a recordarnos que la Gran Vía cumple 100 años.

Como todo en Madrid, la Gran Vía nunca termina. Fue en los 50´ cuando se cerró, oficialmente, ante los mastodontes de Plaza de España, pero en ningún momento ha parado de mutar en arquitectura, estética, urbanismo y fauna urbana. La Gran Vía está viva, y si algo puede decirse de ella es que ya no es lo que era…

Tres nombres tuvo en su planeamiento: Conde de Peñalver, desde Alcalá a la Red de San Luís, Pi i Margall, hasta la plaza de Callao, y Eduardo Dato, en su tramo más joven, hasta la Plaza de España. Poco le duraría el homenaje a los tres ilustres. En los 30, a punto de que los españoles comenzaran a matarse, se le adjudicó el nombre de Avenida de Rusia. El franquismo la quiso como homenaje a José Antonio. Al final se quedó en Gran Vía, que era como todos la venían llamando muy a pesar de las imposiciones.

Este tipo de expropiaciones masivas, en pleno tejido urbano, aun cuando fueran unos cuantos los expropiados, dado que la titularidad de la mayoría de los edificios madrileños se repartían por aquel entonces entre pocos nombres y familias (el alquiler de vivienda fue dominante hasta el final de la dictadura), requirió de normas concretas, que van desde la ley de 1879, de expropiación forzosa, a Ley para Saneamiento, Reforma y Ensanche Interior de las grandes poblaciones de 1895. El resultado fue decepcionante para muchos y excesivo para otros. El primer tramo, desde Alcalá a la Red de San Luís resulta elegante y distinguido a primera vista, aunque algunos lamenten la poca calidad de sus fachadas y el abuso de la escayola para decorarlas con cierto aire ecléctico y sobrecargado. El Segundo tramo, incluida la Plaza de Callao es, o esa es mi opinión, una acumulación impresionante de magníficos edificios, con un aire cosmopolita inaudito en Europa, quizá gracias a un artificial esfuerzo por hacer del Madrid provinciano un icono de modernidad. Se logró, aunque muy concentrado y en número escaso, con el primer rascacielos europeo, el edificio de telefónica, la verticalidad de las fachadas o el impresionante edificio Carrión (o Capitol), hito de modernidad y contención estética. De ahí hacia abajo, dirección Plaza de España, son muchos los buenos edificios, pero penosos sus estados de conservación y restauración. Colores más propios del extrarradio, una falta de respeto por los elementos originales de la fachada, carteles y suciedad, en el tramo más cutre de la Gran Vía, que más fácilmente puede asociarse con el tópico grisáceo del franquismo. Sin embargo, fue durante esa época cuando más brilló la gran avenida, donde nacieron los mitos más conocidos y rebosaban los cines, los locales de alterne y espectáculo, o los comercios con más solera.

Hoy, La Gran Vía, con todos mis respetos, no dista de haberse convertido en el centro comercial de la fauna del extrarradio. Esto no es ni malo ni bueno, pero sí distinto y perturbador. Tras una época de crisis donde murieron cines y comercios, abundan los Zara, H&M, Berska, Mango, así como los musicales más cutres, orientados a esos mismos que recorren las ciudades desde el segundo piso de esos horribles autobuses turísticos. La Gran Vía no es lo que era, y de la que fue no queda casi nada, tan solo las fachadas que, como ya he dicho, son víctimas de la falta de escrúpulos de quienes las restauran.

Aun con todo, pocos lugares en el mundo retienen la grandeza y el curioso eclecticismo de esta herida de la expropiación tan bien resuelta, que pronto ganó personalidad propia y arraigo popular entre los madrileños, como temprano ha pasado a formar parte de un centro urbano entregado a las masas sin estilo. La Gran Vía vive, a pesar de las autoridades que tanto hoy como hace un siglo quieren y quisieron adjudicarse su impronta. Es curioso como del diseño arbitrario, caciquil y deliberado, ha llegado a surgir semejante orden espontáneo.

(La foto es de Matritensis)

Saludos y Libertad!

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. Juan permalink
    abril 5, 2010 7:48 pm

    La conmemoración de hoy se ha quedado en eso, en un acto oficial, pero ahora comienza el programa de actos culturales, populares, arquitectónicos, turísticos y comerciales, como puedes ver en http://www.esmadrid.com/granvia

    • abril 5, 2010 9:37 pm

      Jajaja, he puesto “hoy, 4 de abril”, y ni siquiera lo escribí ayer… no sé en qué día vivo, perdón!
      Gracias por enlazar el programa de actos conmemorativos.
      Un saludo!

  2. abril 5, 2010 10:18 pm

    Una gran calle que hace honor a su nombre, algo bueno tenía el estatismo. París se reformo por salubridad y para pode tener buen Angulo de tiro contra los revolucionarios del XVIII y XIX. Por lo demás coincido con el diagnostico sobre Alfonso XIII.

  3. Liberand permalink
    abril 5, 2010 10:18 pm

    La Gran Vía comenzó a construirse hace 100 años pero aún no ha terminado, no creo que las recien finalizadas obras en Callao y Red San Luis sean las últimas remodelaciones. A pesar de sus Berskas, Stradivarius y el Zara más grande (y más cutre) siempre merece la pena pasear por ella, de día o de noche a las 4 de la mañana siempre hay gente. Lo peor, caminar al atardecer por el lado derecho hacia Plaza de España en los dos primeros tramos. 😉

  4. jashondo permalink
    abril 6, 2010 7:43 am

    La Gran Via es estatismo, os guste o no.Si bien no tanto como la c/Alcala.Se intento hacer una calle comercial ,desde arriba a abajo.Y eso hace que estuiera alli el Sepu y Galerias Preciados ,por citar dos desparecidos.Eso te parecera hortera(en el mas preciso significado) o vulgar pero si hubieras querido algomas elitista ,comercialmente hablando, para eso esta c/Serrano.
    Probablemente si no se hubiera hecho la Gran Via ,el Barrio Salamanca hubiera sido aun mas comercial y lo mismo la c/Princesa en Arguelles. Tendriamos, repartido por Madrid, mas calles como Fuencarral o Bravo Murillo y no echariamos de menos a la Gran Via.En ese caso la Gran Via seria tan famosa hoy como la c/Sevilla ,la city a principios del SXX o la Plaza de la Cebada ,lo mas comercial a principios del SXX.

  5. abril 14, 2010 8:05 pm

    QUE GRANDES RECUERDOS DE STA HERMOSA CALLE, DESDE EL AÑO 1970 FRECUENTO MADRID Y SIEMPRE ME HAGO UN LUGAR PARA PASEAR POR SUS INCREIBLES ACERAS.-
    FELIZ CUMPLE.-

Trackbacks

  1. Lo que queda de la Gran Vía | TengoPolitica.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: