Skip to content

14 de abril, Viva la República!

abril 14, 2010

Un sueño perdido, apenas 10 días duró la gloriosa caída de la putrefacta Restauración. Grandes hombres, grandes proyectos, pero también totalitarismo y falsos amigos. La II República española nació entre la resignación de quienes se sabían superados, y la esperanza de dar un impulso a la particular y atropellada construcción nacional y estatal española. Azaña dijo, pocos meses antes de la proclamación de la que hoy se cumplen 79 años, que “todos cabemos en la República, a nadie se proscribe por sus ideas; pero la República será republicana, es decir, pensada y gobernada por los republicanos, nuevos o viejos, que todos admiten la doctrina que funda el Estado en la libertad de conciencia, en la igualdad ante la ley, en la discusión libre, en el predominio de la voluntad de la mayoría libremente expresada”. Lejos de posiciones del liberalismo imposible, o desencantado, patrio, Azaña quiso intentarlo de nuevo, confió en que la Historia de España admitía cierta regeneración, que el Estado y la Nación por fin podrían definirse superando los viejos letargos y disloques. Su ya rancio liberalismo estatista, que por otro lado dominó el XIX español, era superado por otro de los padres de click to zoomla República: Ortega consideró al Estado el mayor peligro para la espontaneidad social. Sin embargo, junto a otros muchos, entre ellos las mejores mentes de la época, supieron ver que la República sería burguesa o no sería.

La alianza con el socialismo fue estratégica pero maldita. El 14 de abril se desató la furia de los totalitarios, que en apenas una semana comenzaron a definir cuáles serían los espacios de confrontación y crispación que acabarían provocando la guerra civil en 1936. Quema de conventos, proclamación de la república catalana primero, y del Estado poco tiempo después. En 1934 se acabó el sueño y tomó forma, rostro y nombre la pesadilla. La República no era el fin para algunos, sino el medio para conseguir llevar a cabo la revolución socialista en España o la independencia de determinados territorios. Una mocita, chuleada,  prostituida, y que aún hoy sigue siendo manipulada en su esencia, su razón de ser, sus orígenes y mayores impulsores y estandartes, por quienes desconocen por completo lo que significa la causa republicana: gobierno limitado y libertad individual.

El 14 de abril de 1931 Madrid fue testigo del advenimiento republicano. Sin tiros, apartando pacíficamente los restos de un régimen imposible. El gobierno provisional tomó forma, con el apoyo de los mejores, los ilustres y más honorables hombres de España. Salvo el desgraciado caso de Azaña, a quien la historia y las circunstancias condenaron a ser testigo de la agonía institucional y política del régimen republicano, todos huyeron espantados del horror en que demasiado pronto acabó convertida la República. Existe una versión falaz que idealiza los 5 años de “paz” republicana, achaca todos los males a Sanjurjo, la CEDA y la Falange. Trata al Frente Popular del 36 como si de una marcha democrática y liberadora se tratase, un algo antifascista conectado con la lucha que en Europa comenzaba a perfilarse contra los totalitarismos no comunistas.  

En realidad, y los hechos son tozudos, se cumplió, en cierto sentido, la profecía de Azaña y tantos otros republicanos ingenuos, pero sólo en la parte que contenía una negación: La República no será, por no ser republicana, o por no ser burguesa. El retroceso de los partidos republicanos, a favor de los de derecha, muchos con reminiscencias monárquicas, pero leales al régimen vigente, supuso el final del sueño velado y el comienzo de la pesadilla. En 1934 la izquierda rompió con la República dando comienzo a la conquista de su particular objetivo: el Estado socialista. De igual modo, el nacionalismo periférico, rancio y poco o nada liberal, aprovechó el momento para alzarse.

Hoy son muchos los que pretenden reivindicar a los vencidos del 39 blandiendo la bandera tricolor. A los que sí somos republicanos de ideología y corazón, nos duele que lo hagan con tanto descaro y desprecio por la integridad de esos símbolos. La Bandera republicana, el sueño de Azaña, Ortega, Marañón, y tantos otros, son ahora escudo de totalitarios, arma cobarde para su resentida lucha contra el franquismo que en su día provocaron, consolidaron y nunca supieron vencer. Ahora toca manipular, idealizar el fracaso republicano, ocultando la verdad, manipulando personajes y acontecimientos, mintiendo sobre la responsabilidad que se niegan a admitir.

Celebremos pues el día de la esperanza que fue el 14 de abril de 1931. Un día glorioso, un día que simbolizó lo que pudo haber sido. Me niego a que sean los zafios y pérfidos totalitarios de hoy, cobardes y resentidos, enrabietados y tramposos, quienes hagan suya esta fiesta de la libertad y de España. Porque la causa republicana se definió por su españolismo y su esencia liberal, aunque fuera ingenuo, tal y como hemos visto, tanto su estatismo como su confianza en los socialistas y comunistas de antaño.

Saludos, República y Libertad!

Anuncios
8 comentarios leave one →
  1. Requete permalink
    abril 14, 2010 5:13 pm

    Estéticamente (y sólo desde el punto de vista estético) la grafía, los iconos y símbolos de la II República son pésimos…
    Sustituir la franja inferior roja por una morada por ser el color de Castilla, de los Comuneros, podría pasar si se hiciese un diseño nuevo. Pero usar la bandera de Carlos III y modificarla es cutre.
    Con las tres franjas iguales a modo de los tres elementos de la Revolución Francesa pasa lo mismo, si es una modificación es cutre.
    En lugar de una corona, ponen un castillo, eso es requetecutre! Además, como se las den de pacifistas…

    Aunque, la verdad, que la bandera nacional actual (punto de partida de la de la II República) sea el resultado de un concurso para hacer visibles los barcos en el océano como que no es muy inspirador. Las ambulancias, bomberos y policía británica suelen llevar nuestros colores nacionales: por lo menos parece que sí que funciona.

    De todas formas, ¿la III República no puede tener la bandera actual como la I? A mí me da que en España la izquierda por “República” entiende “República(Democrática)”, a lo RDA.
    Y el cambio de bandera lo simboliza.

    • abril 14, 2010 7:12 pm

      Se ha escrito y polemizado mucho sobre la bandera tricolor en este blog. Tienes razón, no es demasiado afortunada. De hecho, creo recordar que en la primera república se usó la de Carlos III, cambiando el escudo. Las murallas de la corona es una reminiscencia clásica: Cibeles, diosa protectora de la ciudad (entre otras cosas), lleva en su cabeza una corona similar; de hecho a ella se confió la República romana en una de sus guerras contra Cartago, así que la simbología es clara y no está mal del todo.
      La izquierda, y ese es el problema, ha patrimonializado la idea de una república, solo nominal, porque en sus manos sería mucho más absoluta y totalitaria que cualquier monarquía típica, así que para el caso, poco importa cómo se llame. El problema de gran parte de la derecha es el miedo que tienen a que España pierda la institución que dió origen a su Estado moderno: la monarquía. Pero eso ha sucedido en muchos países europeos sin mayor problema. De ahí que el auténtico republicanismo español, entre sus variantes radicales, regeneracionistas o progresistas, siempre se ha movido en la órbita liberal (entendido en su sentido clásico, propio del s. XIX), cuya mayor obsesión era consolidar, más allá de la monarquía, su corte y sus intereses particulares, un Estado objetivado, capaz y bien organizado, que sobreviviera a dinastías, regímenes y revoluciones. Curiosamente hubo de esperar al Franquismo para conseguirlo, y en ese Estado seguimos. De ahí que el liberalismo rancio y estatista, se entregará o resignara ante el régimen dictatorial, siempre que poco a poco se fuera consolidando el Estado, a la par de una sociedad más rica y dinámica, como exigencia previa a la superación de la dictadura que produjo la guerra civil…
      La actual monarquía encaja a nivel institucional en la estructura de poderes planteada en la constitución de 1931, reproduciendo funciones y mecanismos. De hecho, la constitución de 1978 es algo así como la versión light (en algunas cosas no, y de ahí vienen sus males) de la republicana, salvo que cambió la presidencia electiva por la monarquía hereditaria, pero con idénticas atribuciones.
      Saludos!

      • Requete permalink
        abril 14, 2010 9:03 pm

        No sabía lo de Cibeles. Pero aún así, estéticamente me parece lo peor del escudo republicano. Parece como si tuviese que tener algo ocupando la zona superior obligatoriamente.

        Con esto de la república y de lo que los izquierdistas entienden por democracia, estoy recordando la diferencia que hacía Hayek entre democracia y liberalismo. Lo contrario de la democracia no es el totalitarismo, sino el autoritarismo.
        Yo interpreto esto como que puede haber democracias liberales y democracias totalitarias. Del mismo modo que podría haber regímenes autoritarios liberales y regímenes autoritarios totalitarios.
        De la confusión de estos conceptos viene el lío de lo que cada uno interpreta por democracia y república.
        Al menos eso fue lo que interpreté cuando leí “Principios de un orden social liberal”.

        Un saludo

      • abril 14, 2010 9:58 pm

        La democracia, en sentido estricto (manejando conceptos como soberanía popular o nacional, voluntad general o interés general, se abre la puerta a que la Legislación se convierta en una herramienta de dominación feroz y potente al servicio del ser humano) es incompatible con la libertad individual, aunque hay grados, y existen moduladores, porque resulta imposible consolidar sistemas cerrados, o sistemas perfectos y ajenos a distintas fuerzas. Tu comentario es muy oportuno. El gobierno limitado y el poder representativo admite variación, alternativas y tipos que incluso somos incapaces de concebir, por lo que tampoco merece la pena descartar conceptos que pueden ser tan amplios como democracia, si bien debemos comprender lo que encierran. Gracias por apuntarlo.
        Saludos!

  2. Alan permalink
    abril 14, 2010 8:18 pm

    os habeis fijado en como era nacho escolar en sus tiempos de joven indie cultureta totalitarios?a no? http://www.youtube.com/watch?v=2v7Eho4rMnQ&feature=player_embedded si no reis o llorais no soys de este mundo

    • abril 14, 2010 9:53 pm

      Me lo dices o me lo cuentas, jejeje, conozco a alguno de los que salen en ese video. Cuando existía meteosat yo era de los que escuchaban sus canciones en la Vía Láctea y sabía de Nacho por sus quehaceres musicales. Ahora es un tipo serio, un listillo vehemente, arrogante y entregado a una causa difusa que aún no me atrevo a definir con rotundidad.
      Saludos!

Trackbacks

  1. 14 de abril, Viva la República! | TengoPolitica.com
  2. La Historia oficial « LA LIBERTAD Y LA LEY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: