Skip to content

El dichoso volcán

abril 18, 2010

Considero que los ciudadanos de los Estados donde se ha decretado el cierre de aeropuertos y la suspensión sine die del tráfico aéreo, merecemos una explicación ligeramente más rigurosa y docta sobre la presunta peligrosidad generada por la erupción volcánica islandesa.

Como no sé del tema, únicamente puedo hacer conjeturas y tener cierta intuición sobre el asunto. Debe ser terrible, una nube de ceniza capaz de cubrir prácticamente toda Europa. La explicación es la siguiente: partículas que entran en el motor del avión, se funden primero para después solidificarse al entrar en contacto con la superficie helada de algunas partes de dicho motor; la cristalización consecuente puede cargarse el sistema, hacer que el motor deje de funcionar y el avión acabe estampándose.

Todo esto nos lo dicen los medios, con el respaldo de algún piloto o responsable de gestión del tráfico aéreo. ¿Dónde están los físicos e ingenieros estableciendo el nivel crítico de ceniza a partir del cual pueda considerarse peligroso volar? Por mucha nube que haya dudo que la presencia de ceniza en la atmósfera sea tan elevada en todas partes como para tener que interrumpir completamente el tráfico comercial. La lengua de cenizas que nos muestran los meteorólogos en televisión avanza uniforme, del mismo color, como si el epicentro tuviera la misma composición que sus extremos más remotos: esta imagen es falsa. Parece obvio que meterse dentro de una nube compacta sea un suicidio, pero que en el sur de Francia o el norte de España deban mantenerse las mismas cautelas que en Islandia, me resulta cuanto menos cuestionable.

Lo cierto es que el caos nos encanta, siempre y cuando lo veamos con distancia, cómodamente apoltronados en nuestros sillones. La ficción que nos presentan los medios, aun siendo entretenida, también es una forma capciosa de contar algo que sucede en realidad. Y los hechos, las consecuencias de la arbitrariedad adoptada en la UE suspendiendo el tráfico aéreo masivamente, tienen unos efectos desastrosos, no solo en lo personal para millones de viajeros, sino en lo económico, para todos nosotros (con mayor o menor intensidad).

Un sistema asegurador competitivo, dando cobertura a la seguridad de los aviones, podría aportar algo más de luz sobre el asunto. Mientras que sea desde los Estados de donde procedan este tipo de decisiones generales e irresistibles, siempre nos quedará la duda de si no estaremos asistiendo a una nueva treta del tipo de la Gripe A, la aviar, las vacas locas, o el terrorismo internacional. Los Estados legitiman su mera existencia en este tipo de situaciones. Pero es que además no pierden ni un segundo en avasallar a sus ya de por sí domeñados súbditos. Sometiéndonos a situaciones de estrés como la que ahora vivimos, alterando nuestras decisiones, expectativas y sensaciones, los Estados logran introducirse en nuestras vidas dando la impresión de ser indispensables.

La situación es grave, y merece un estudio serio y riguroso, como ya he dicho. Debemos exigir más información, que los medios no se agarren al catastrofismo, el espectáculo del drama individual de este o aquel viajero… No me creo, y no lo creeré hasta que me lo expliquen, que sea más peligroso sobrevolar ciudades como Londres, París o Madrid, por culpa del chorreo de cenizas procedente de Islandia, y no por el resto de partículas en suspensión producidas a diario y a toneladas por la actividad industrial y cotidiana que desarrollamos nosotros los humanos.

Si existiera, como digo, un sistema libre y competitivo de aseguradoras, y no existiera, a la contra, una autoridad con la capacidad universalizar sus juicios sobre el riesgo, dispondríamos de más y mejor información sobre la verdadera incidencia de este fenómeno natural.

Saludos y Libertad!  

Anuncios
25 comentarios leave one →
  1. Liberand permalink
    abril 18, 2010 1:12 pm

    Completamente de acuerdo contigo.

  2. abril 18, 2010 2:50 pm

    Vaya, han reabierto todos los aeropuertos de España… y eso? ¿A qué juegan?

  3. abril 18, 2010 3:31 pm

    “Si existiera, como digo, un sistema libre y competitivo de aseguradoras, y el no existiera, a la contra, una autoridad con la capacidad universalizar sus juicios sobre el riesgo, dispondríamos de más y mejor información sobre la verdadera incidencia de este fenómeno natural.”

    Esto me suena a aquello de “bajo el socialismo nadie pasará necesidad de nada y todos se desarrollarán con igual virtud”.

    De niños.

    • abril 18, 2010 4:34 pm

      Y creerás que tu comentario es afilado e inteligente… Anda que.
      Mira, estudiando políticas o lo hayas estudiado, no se llega más que a funcionario o concejal de pueblo. Para comprender un poquito mejor el mundo que te rodea, primero debes abandonar ese onanismo pseudointelectual en el que tan cómodo te encuentras.
      Me resisto a creer que seguirás siendo así de imbécil el resto de tu vida. Todos podemos cambiar a mejor, no desesperes.
      Saludos!

      • JJ.Mercado permalink
        abril 18, 2010 6:27 pm

        No creas, todo es susceptible de empeorar… Lo único a salvar sería la oratoria de Isidoro que, a la luz de los vídeos de sus mítines que él mismo enseñaba, sólo puede ir a mejor…

      • abril 18, 2010 9:12 pm

        Este chico se merece una segunda oportunidad, es imposible que siga siendo tan memo el resto de sus días 🙂

  4. amartinoro permalink
    abril 18, 2010 4:04 pm

    Interesante post. Sí es posible que los estados aprovechen este suceso, como otros, para avanzar y engordar. Hoy leía un artículo de Robert Higgs “The Political Economy of Fear”: http://mises.org/daily/1819
    También puede que sea que sin saber muy bien qué hacer, y sin intenciones de recortar las libertades, los estados decidan tomar esta vía de actuación, porque es más fácil o cómoda…

    Yo tampoco sé del tema, y pedía ‘ayuda’ a gente que sepa sobre fenómenos y catástrofes naturales: http://amartinoro.wordpress.com/2010/04/17/dudas-sobre-la-recurrencia-de-fenomenos-naturales-extremos-y-catastrofes/

    • abril 18, 2010 4:28 pm

      También son formas de tomarle el pulso a los ciudadanos ante una posible catástrofe o alerta realmente peligrosa. Aprovechan estas cosas para comprobar su capacidad de reacción y los efectos inmediatos de decisiones como cerrar el espacio aéreo. Desde el 11 de septiembre no se había tenido una oportunidad así. Algo parecido sucedió con la gripe A: se activaron protocolos que a la postre se han demostrado desproporcionados, y a sabiendas, fueron seguidos no tanto como cautela, sino como ensayo. Simulacros masivos que prueban el poder de los Estados a un coste que debería hacernos dudar sobre su conveniencia.
      Nadie cuestionará, cuando levanten las restricciones (como acaba de suceder en España) si la medida fue o no adecuada, oportuna o nos protegió de males mayores. Hacen con nosotros lo que quieren…
      Saludos!

      • amartinoro permalink
        abril 18, 2010 5:10 pm

        Pero también es difícil conocer realmente si es una solución adecuada o no, si merecen la pena los costes de prevenir o no. No es fácil lidiar con el argumento de: “por si acaso, por precaución, hacemos esto, si pasa algo malo, estaremos prevenidos, si no pasa nada malo, bueno, nadie sabía los peligros reales… ¿y si hubiera pasado algo?”. Quizás sean argumentos análogos a los de los keynesianos, aunque en otro ámbito, un ámbito del que apenas tengo idea…

  5. Kokoliso permalink
    abril 18, 2010 5:15 pm

    La foto de la nube la ha hecho un avión y no parece haberle afectado la misma.

    Por cierto no son lo mismo los aviones a hélice que los de reacción.

  6. Kokoliso permalink
    abril 18, 2010 5:20 pm

    Otra vez parece el típico caso de prohibir por si acaso, como a ellos les sale gratis:

    http://www.abc.es/20100418/internacional-europa/vuelos-prueba-aeropuerto-201004181053.html

    ¿Porqué no se cayó ningún vuelo de los que había cuando desde que la nube apareció hasta que cerraron los aeropuertos?

  7. abril 18, 2010 10:49 pm

    Caray! La de insultos, alusiones a temas que no vienen a cuento y demás bondades que le son dirigidas a uno con sólo mencionar que afirmaciones como las aquí vertidas son perfectamente equivalentes a las de las profecías socialistas más chuscas. Y es que es así. ¿Dónde está el realismo en considerar que cualquier situación se resuelve de forma óptima simplemente por media competencia en esto o en aquello? Oigan: habrá cosas que, precisamente, un entorno competitivo no puede prever adecuadamente precisamente por sus incentivos. Hay cuestiones que inevitablemente trascienden a la lógica del lorito economista que repetía “oferta y demanda, oferta y demanda”. Y no sería sólo las del orden público elemental (ya debatidas hasta la extenuación en otras fechas) sino de las decisiones colectivas como la que se presenta aquí (la del cierre de aeropuertos) como si fuese “la enésima conspiración del socialismo”.

    En realidad lo que se dice aquí es perfectamente equiparable a lo que en foros de ufólogos y similares se viene diciendo sobre las sucesivas legislaciones internacionales y nacionales para la contención de pandemias. Siempre se va con el populismo de flautín y voz ronca, así como con el conspiracionismo a modo de lógica inmaculada, por delante. Y esos ejercicios son un puro juego de extremismo.

    • Yosoyhayek permalink
      abril 19, 2010 7:36 am

      Hombre, te has dignado a razonar tu intervención, felicidades!
      El conocimiento y la información han de ser creados antes que transmitidos e interpretados antes de orientar una decisión. Ya se cuestiona la idoneidad de la medida. Las compañías aéreas quieren volar y los gobiernos únicamente anteponen las consideraciones de unos científicos que no dan la cara. De eso hablo en este post. Lo demás, te lo has inventado tú y forma parte de tu manera de parecer inteligente sin serlo.
      Saludos!

  8. Drizzt permalink
    abril 18, 2010 10:58 pm

    Explicación sencilla: British Airways Flight 9, en junio de 1982. Si alguien quiere ver lo que le pasa a los reactores de un avión, podéis ver las fotos de los motores de un F-18 que ha volado por loa nube de ceniza. También podéis ver el KLM Flight _867.

    Para mi son argumentos con el suficiente peso para no dejar volar un avión a niveles donde existan las cenizas, a nadie le debe hacer mucha gracia un planeo con un jumbo, como les ocurrió a ambos vuelos comerciales,aunque no acabaron en desgracia porque consiguieron arrancar los motores. Aparte de la sustitución de todos los motores en ambos jumbos.

    • abril 19, 2010 8:18 am

      Muchas gracias por esta información. Parece obvio que existe un riesgo, pero no es eso lo que cuestiono en el post. Tengo dudas sobre la extensión radicalidad de la medida.
      Saludos!

  9. abril 19, 2010 8:37 am

    ¡Tantas ilusiones vacacionales rotas, tantas reconciliaciones que no han podido ser, tantos puestos de trabajo perdidos por no poder llegar a la firma del contrato!
    !GARZON, ACTÚA! ¡ABRE UNA CAUSA,INCOA UN EXPEDIENTE,INVESTIGA SU PERMISO DE ACTIVIDADES VOLCÁNICAS!
    Y a poder ser con caracter retroactivo, que este indeseable volcán tiene otro episodio parecido el siglo pasado.

  10. abril 19, 2010 6:05 pm

    Estoy de acuerdo contigo en parte, porque la seguridad es lo primero y ante la posibilidad que han mostrado las fuerzas aéreas de algunos países como Finladia u Holanda, de que los motores del avión sufran daños, creo que es mejor asegurarse. Entre vctimas mortales de accidente aéreo y pérdidas económicas de las
    aerolíneas tengo claro que me quedo con lo segundo.
    Saludos

    • Yosoyhayek permalink
      abril 19, 2010 7:50 pm

      La seguridad ante todo, pero para aproximarnos, dentro de la incertidumbre inerradicable, al riesgo real, es preferible que sean las empresas aseguradoras quienes pongan el limite. El avión que quiera volar y los pasajeros que lo hagan deberán asumir el posible coste de sus decisiones, y hacerlo sin
      cobertura. Los responsables subsidiarios serán los aeropuertos que dejen despegar o aterrizar… Incentivos todos ellos pare que prime la seguridad ante todo. No veo necesario que sea el Estado quien disponga.
      Saludos!

      • abril 19, 2010 8:52 pm

        Hombre, creo que como Soberano sobre su espacio aéreo algo tendrá que decir el Estado…porque cuando hice internacional público creo recordar que El Estado tiene plenas competencias para la ordenación de su espacio aéreo.

      • abril 19, 2010 9:43 pm

        Eso es una obviedad, David. La cuestión es juzgar y evaluar determinadas decisiones, o si lo prefieres, ir más allá en la consideración del Estado como un agresor más que como un solucionador de problemas. Los crea, no sabe administrarlos y se excede en sus respuestas, a no ser que semejantes excesos sean mecanismos al servicio de la legitimación de su impronta.
        Saludos!

      • abril 19, 2010 9:53 pm

        Te voy a dar la razón que como competente en esta materia el Estado debe dar protagonismo a todos los agentes involucrados que citas: aerolíneas, viajeros y aseguradoras.

      • abril 19, 2010 11:17 pm

        Eso parece que empieza a suceder… ahora, después de días de caos y pérdidas multimillonarias. Bendito Estado!

Trackbacks

  1. elentir.info :: Contando Estrelas | España: lío informativo en los aeropuertos
  2. El dichoso volcán | TengoPolitica.com
  3. Si vuelo hoy, será por el Atlético « LA LIBERTAD Y LA LEY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: