Skip to content

Dios salve al Rey

mayo 11, 2010

De la proclama anarquista “Ni Dios. Ni patria. Ni rey” me quedo con la primera y la última. Y no es decir poco. Esto es, creo, todo lo que me une al anarquismo y, sin embargo, llevo un par de días reflexionando acerca de si debería o no revitalizar ese aletargado espíritu anarquista que vive en mí. En mí y en todos, espero.

¿Por qué de repente ese arrebato? Su Majestad el Rey me ha sacado del mismo. Cansada de ver desfilar a media corte y al mismísimo y republicanísimo presidente del gobierno por el hospital en el que se encuentra ingresado Don Juan Carlos y cansada también de que se envuelva en una nube de oscurantismo la crónica del estado de salud de su Majestad borbónica se me ha paseado por la cabeza, una vez más, la idea de que tal vez no sería mala la de exiliar al monarca y a su familia para dar paso a un Presidente de la República elegido por el pueblo. Nada hay de jacobino en esta propuesta que, por otra parte, roza lo convencional a estas alturas de la historia. Mas el tema de la Familia Real sigue siendo tabú en nuestras tierras. Una tiene que poner cara de comprensión, de resignación casi, cuando en una conversación se saca el tema y el interlocutor desliza las ya manidas, las ya inevitables palabras: “ el Rey da estabilidad, el Rey hizo mucho por la democracia, el Rey es un óptimo embajador…” Muchas y similares son las razones que se aducen para justificar la costosa presencia del Monarca y su prole. Todos las hemos oído. Algunos las habrán pronunciado ocasionalmente, para salir del paso, tal vez, o para no tener que hurgar demasiado en el cerebro para sacar a la luz un argumento que apoye la República. Ninguna de esas razones es, sin embargo, lo suficientemente convincente.

No hablamos de una República chapucera, de aquella República del 31 que se hizo a golpe de impulsos. Hablamos de sustituir al Rey por un jefe de Estado que no pertenezca a una estirpe de rancio abolengo, encima impuesta a los españoles y para más inri, cara.  Ya sé que nuestros monarcas son austeros en comparación con algunas de nuestras monarquías vecinas, pero menos costoso sería aún tener a un caballero o a una señora que nos representase sin precisar el mantenimiento de varias residencias que varían con las estaciones, y sin el coste añadido que toda pompa (por muy parca que sea)  real necesita. Hablamos de una República bien hecha y no potestad de izquierdas o derechas. Hablamos, en el fondo, de tocar tan sólo un punto de la Constitución: el que compete a la Monarquía.

Ya es hora de que nos atrevamos a cambiar lo que hasta ahora ha sido intocable, aunque sólo sea para demostrarnos que, como pueblo, hemos madurado y nos hemos reconciliado con nuestro pasado.  Tal vez una reforma constitucional (que, por otra parte, se hace necesaria) nos haga replantearnos la continuidad de la monarquía.

Mis mejores deseos al Rey por lo que a su salud se refiere y, si se me permite, mis peores por lo que a su presencia al frente de la jefatura de Estado atañe.

Un saludo

Anuncios
12 comentarios leave one →
  1. mayo 11, 2010 3:03 pm

    Yo, que soy el editor de todo esto, he sido quien ha elegido la foto. Creo que es adecuada porque resume el espíritu de nuestro monarca: un monigote del que no se espera nada… de ahí la sorpresa. El “¿por qué no te callas?” conmocionó, estimuló y agitó a los españoles. El Rey habla!, más allá de sus chascarrillos campechanos y su gangoso discurso de navidad.
    Queríamos un Jefe de Estado a modo de bandera parlante o escudo semoviente, una suerte de símbolo estático e incuestionable, garantía de no se sabe qué.
    ATR, utilizas el argumento del coste que tiene una monarquía, y la verdad es que nos movemos en los márgenes de gasto de la mayoría de las repúblicas, donde también se tienen residencias oficiales, de verano y primavera, viajes inútiles, séquito y demás. De hecho el coste de la presidencia francesa es hasta 4 veces superior, o eso leí hace tiempo. Poco importa que cueste esto o aquello, la cuestión es si la excusa sirve de algo… me explico. En este país, afanados desde hace dos siglos y pico en constituir un Estado en condiciones, el recurso a la autoridad de la monarquía, o su peso institucional y simbólico, ha servido todo tipo de desgracias para los españoles. Hablo de pésimos monarcas, cortes infames, pero también esperpénticas reacciones: las dos repúblicas y el régimen franquista. Este Rey, todo lo que tiene de estable lo tiene de franquista, admitámoslo. Fue Franco quien, curiosamente, hizo el Estado español tal y como lo conocemos, ese Estado en el que el PSOE se siente tan cómodo, mangoneando, arbitrando e imponiendo.
    No soy tan radical como ATR, pero sí admito que cada vez me gusta menos tener que aguantar este tipo de jefatura de Estado. No tanto por el Rey y su familia, como por todo lo que gira a su alrededor, entre cortesanos, adictos, farándula, aprovechados y cobardes…
    Saludos!

    • JFM permalink
      mayo 12, 2010 2:59 pm

      Para ser justo sobre el coste cuntro veces superior de la Presidencia francesa recordemos que el Presidente francés toma decisiones con todo lo que supone de personal para ayudarle a tomarlas o para asegurar que son implementadas. En Espańa ese personal gravita alrededor de la Moncloa.

      Para hacer una comparacion valida hay que limitarse a la parte comun: salario del Presidente, respectivas guardias personales, gastos de la funcion de representacion “pura” (como lo que hacian los presidentes de la IV Republica de los que se decia que su principal funcion era inaugurar los crisantemos).

  2. JFM permalink
    mayo 11, 2010 3:34 pm

    Hum!  Hace mucho tiempo conoci a un juez francés que pensaba que un Rey costaba mucho menos que una retahila de ex-presidentes (que en Francia perciben sueldo integro) ademas del presidente en funciones y sus residencias oficiales (en Francia sin ir mas lejos hay mucho mas que el Eliseo).

    Por lo demas en las semanas que siguieron al “porque no te callas” e varios paises de Suramerica el Rey hubise sido elegido de calle. Podiamos haberlo mandado para alla. 🙂

    • ATR permalink
      mayo 11, 2010 4:41 pm

      No es la primera vez que me dicen que un presidente de la República sería una carga más pesada que toda la familia real. Con asignar residencia y sueldo (razonable) a la persona que ocupe el cargo se soluciona el problema. Yo creo que cargar con un individuo es en principio menos costoso que hacerlo con toda la pandilla de hijos, sobrinos, primos más los maridos y mujeres (amantes, novios y demás) respectivos.
      Yosoyhayek, yo no me considero radical por afirmar que la República sería el sistema más apropiado y legítimo. Dónde está la radicalidad de mis asertos?
      Un saludo

      • mayo 11, 2010 5:51 pm

        Lo malo de nuestro sistema es que tenemos que soportar dos “cortes” y dos “casas”… Uy, perdón, dos no, 17 más!, y algún que otro alcalde ilustre, uff, qué país más pesado!

  3. mayo 11, 2010 9:24 pm

    Entre la república bananera y la monarquía que tenemos me quedo con nuestra Monarquia. Porque con los políticos de este país nos sale bananera del todo la república.

  4. Marta permalink
    mayo 12, 2010 12:39 pm

    Esto ya lo comenté aquí en otro post anterior. ¿Por qué la república exige tener un presidente-florero de la misma? No conozco el nombre de ningún presidente de ninguna república, lo que dice mucho de su función. Votaría más por la opción república sin presidente, tipo Estados Unidos. Y como representante tendríamos un ministro de asuntos exteriores o como quisiere llamarse elegido democráticamente y con derecho a irse si lo hace mal.
    En sistema democrático hay que reconocer que Estados Unidos es mucho más moderno que nosotros, por no hablar además del sistema de listas abiertas. Me gustaría algo así, me produce sana envidia ver además cómo trabajan los partidos para conseguir fondos (que no subvenciones públicas). Habrá ladroneo y demás, como en todo sistema político que se precie, pero desde luego es más participativo. El problema es que esta Europa nuestra sigue siendo una carca política y no se atreve a dar el salto. Mucha república fififi y mucho presumir, pero en el fondo es todo lo mismo con distinto nombre.

    • yosoyhayek permalink*
      mayo 12, 2010 1:43 pm

      Yo también soy partidario de una república presidencialista con auténtica división de poderes. En eso, el sistema estadounidense puede darnos un par de lecciones. Europa es mercantilista y colectivista, lo que se traduce en Estados absolutos, partidocracia y rigidez frente a los mercados. Así nos va.
      Saludos!

      • ATR permalink
        mayo 12, 2010 3:07 pm

        El presidencialismo puede degenerar en un absolutismo moderno, o lo que es lo mismo, en la toma de decisiones unilaterales por parte del presidente en cuestión. No es sano que un presidente acumule demasiado poder.
        A priori el sistema americano es un modelo democrático impecable pero en el continente las cosas no pueden funcionar así, tal vez porque somos demasiado rancios para cambiar. Es que acaso no funcionan las democracias occidentales? Creo que son otros los elementos que se atacan, aunque achaquéis al modelo obsoleto los males de nuestra Europa. De todo hay, pero yo creo que el modelo americano no funcionaría aquí.

        Un saludo

        ATR

      • mayo 12, 2010 11:09 pm

        La verdad es que en estados unidos cada vez la división de poderes es mas asimétrica, ya que desde la
        II guerra mundial la presidencia ha acumulado mucho poder. Lo explica muy bien arthur schlessinger jr en “la presidencia imperial”

  5. Viva la Pepsi permalink
    mayo 12, 2010 4:49 pm

    Hola a todos,

    Ningún sistema es perfecto, os estáis respondiendo vosotros mismos muy bien. Chirac ha estado, creo, 40 años en Francia, que es una república. La pregunta que quiero plantear respecto a la jefatura del Estado es la siguiente: ¿de verdad creéis que el jefe del Estado en España puede ser neutral? Yo estoy convencida de que no puede, aunque quiera. La verdad es que hace un tiempo pensaba que la monarquía podía ser neutral; luego, cuando me desengañé, pensé que el ejército podía ser neutral.

    En el debate de la forma de estado, creo que en el caso de las monarquías depende del individuo en cuestión; si las cosas siguen como están escritas y si el TC no revoca la Constitución de 1978, cuando Felipe suba al trono de España, veremos cómo plantea su forma de reinar y sobre todo cómo gestiona la institución de la corona. Yo creo que las exigencias de la sociedad a la institución monárquica requieren que pase por una puesta al día legal, en la medida en que la institución es de por sí anacrónica, y por un recorte del gasto si quiere sobrevivir. La monarquía en democracia es una contradicción, esto es así y todos lo sabemos. Pero la república en España ha fracasado, y mucho me temo que en realidad somos una mediocridad democrática, una monarquía bananera: no podemos permitirnos una república. Por muy herederos de Franco que sepamos que somos y por mucho que nos duela. Un país que avance políticamente a base de golpes como el 11M y se olvide de ello no es un país serio ni maduro políticamente. Un país que dependa de un lobby político como los nacionalismos consentidos por los dos grandes partidos mayoritarios no es un país serio. Así que cualquier reforma estructural sería, como siempre, peligrosa por ficticia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: