Skip to content

A pesar de la Fiscalía

mayo 17, 2010

Nuestro ministerio fiscal es en realidad un resorte gubernamental encargado de manipular la acción penal de la justicia. Esto se traduce en varios frentes:

-Por un lado se selecciona, a golpe de orden ministerial (presidencial, vaya), qué delitos deben perseguirse y cuáles no, o en qué casos agudizar el ingenio y desplegar medios, y en cuáles no. Esto, hasta cierto punto, es razonable, más si cabe cuando la lista de conductas delictivas no para de crecer a la par que juzgados y penitenciarías se llenan de ilícitos sin víctima (un sin sentido, lo sé).

-Por otro lado, el gobierno de turno, se reserva el poder para decidir sobre aquellos ilícitos que tengan una traducción política, electoral o partidista. Sucede con la corrupción, cuando en todas las fiscalías y juzgados de instrucción se apilan casos y más casos que afectan a cargos públicos de todos los partidos. Sucede respecto al crimen organizado, o al terrorismo, cuando se quiere o no se quiere apretar todo lo que está en la mano de los poderes públicos. Sucede en casos como el de Garzón, donde el Tribunal Supremo impulsa procedimientos que la Fiscalía se afana por desautorizar y archivar.

La figura del acusador es clave dentro del proceso penal. No voy a discutir la existencia de un ministerio público, como en su día discutiera el monopolio público de la acción penal (salvo determinados delitos o faltas), porque en realidad considero lógico que ciertos magistrados, encargados de instruir o investigar causas, se dediquen a perseguir el cumplimiento de la Ley. El debate que se cierne sobre la fiscalía es doble, aceptando todo lo anterior:

1. Primero, el carácter independiente del Fiscal particular, o, por el contrario, su pertenencia a una estructura piramidal que culmine en un Fiscal General con línea directa con el Ministerio de justicia y la Moncloa.

2. Segundo, las funciones del fiscal, como mero acusador y agente sometido a la instrucción de un juez, o, por el contrario, agente instructor independiente.

Si la fiscalía es gubernamental, es decir, jerarquizada y politizada, atribuirle el monopolio de la instrucción (ya lo hace en determinados ámbitos) sería equivalente a decretar un estado de excepción perenne: sometimiento a la arbitrariedad del gobierno. La única posibilidad compatible con la libertad y las garantías constitucionales de los ciudadanos en lo que a convertir en instructores a los fiscales se refiere, sería que estos fueran absolutamente independientes, como lo son hoy los jueces. Aunque surgiría una nueva discusión: el fiscal busca, persigue y luego instruye, o en realidad son los Jueces de Instrucción quienes absorben la acción del fiscal. Es un debate sin duda apasionante, además de complicado, que afecta a la estructura misma de nuestro Estado de Derecho.

Sirva este breve comentario para advertir de la indecencia con la que actúa el ministerio fiscal ante supuestos altamente politizados, o sobre los que el gobierno de turno fija su atención. La solución no es cambiar de gobierno, sino cambiar de modelo institucional.

Saludos y Libertad!

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. ATR permalink
    mayo 17, 2010 4:54 pm

    Hola Yosoyhayek,

    y qué modelo institucional propones? Llevo tiempo dando por hecho que la Justicia en España no es independiente del poder político pero me parece que no se necesitan cambios estructurales demasiado drásticos para atajar esta situación. En principio el Poder Judicial es independiente, no? No habría demasiados problemas si esta afirmación se convirtiera en realidad.

    • mayo 17, 2010 5:36 pm

      Lo fundamental, para que el poder sea limitado e independiente, es que éste tenga autoridad al tiempo que sea representativo y reconocido. En este sentido, es importante que la figura del fiscal, como magistratura de poder público, fuera independiente y responsable, a la vez que representativo e inserto en una estructura institucional sostenida por un consenso social suficiente.
      El tema de la instrucción es complejo, pero bastaría con que se unificara en una sola magistratura el control sobre la misma, delegando en distintos agentes bajo su control el resto de las potestades necesarias para investigar el quebrantamiento de la ley. Luego están los casos en que resolutor e instructor son la misma persona, y es ahí donde se necesitaría una figura a modo de fiscal que sea independiente, incluso del juez instructor.
      Si te das cuenta ha sido el PSOE quien más ha hecho por politizar la justicia: creación de la fiscalía anticorrupción por el gobierno de la corrupción, además del cuarto turno, con el que consiguieron meter en la judicatura a todos sus amigotes.
      Saludos!

  2. mayo 17, 2010 9:24 pm

    La justicia en este país es de los sectores a los que menos mano se ha metido tras el franquismo. Y, efectivamente, hay jueces que son ganado y por mucho que veas la negra mano del Estado por ahí, los jueces al final son personas que sacan una oposición, al igual que fiscales, si fuciona mal la justicia es achacable solo a ellos, al igual que si mis alumnos de 2 bach llegan mal a selectivo. La culpa no es del ministro, es mía. Pues que cada palo aguante su vela.

    • mayo 17, 2010 9:45 pm

      Hombre, ten en cuenta que los fiscales reciben órdenes directas de sus superiores. En lo habitual sucede lo que dices, pero en los temas de corrupción, por ejemplo, sucede exclusivamente lo que quiere el gobierno. Eso es así, y es algo que deberíamos cambiar. También ocurre con Garzón, con ETA y ciertos empresarios: la arbitrariedad de la fiscalía y la inconsistencia de sus argumentos jurídicos, es un mal que nos afecta a todos, pero con intensidad a aquellos que acaban en la diana del gobierno.
      Saludos!

  3. Berri permalink
    mayo 18, 2010 10:47 am

    No hay solución infalible para arreglar la justicia. El poder tiende a corromper y a tomarse atribuciones. Durante el último mandato Aznar una de las críticas del PSOE era la politización del Fiscal General del Estado. Cuando llegaron al poder, lo politizaron aún más. Por eso, porque si les dejas herramientas para aumentar su poder lo van a hacer, hay que buscar contrapesos.

    Una solución sería que el Fiscal General del Estado, del que dependen y tienen que seguir instrucciones todos los fiscales so riesgo de sanción, sea nombrado de una terna propuesta por el partido con más votos trás el Ejecutivo. Medida parecida propondría para el Presidente del Banco de España.

    Si bien, las consecuencias cuando le toque al PSOE nombrar pueden ser impredecibles, obligando a dimitir y enjuiciando a los Barcenas y Camps de turno, significaría al menos, un elemento de control contra los desmanes del Ejecutivo y, debido a la tendencia a contradecir toda política del Ejecutivo, una apariencia de autentica separación de poderes.

    Por añadir un punto de luz, en la ley de partidos, que permite la ilegalización, no se permiten acusaciones privadas, tan sólo Fiscalia y Abogado del Estado. Lo que, de facto, deja al Ejecutivo la potestad de propulsar la ilegalización (o no) de partidos politicos, según su conveniencia por oportunismo político.

    La Justicia está tendiendo a su politización vía CGPJ sobre todo en los más altos estratos, aunque, todo llega. Por ejemplo, en lo Social con el cuarto turno, se ha conseguido deteriorar el nivel de la Judicatura hasta el lodo. En otra ocasión comentaré la inconstitucionalidad de la reforma de la Ley Organica del Tribunal Constitucional y el plan maquiavelico para que fuese aprobado retorciendo la ley hasta el límite, con el fin de prolongar el mandato de Maria Emilia Casas y con ello, la mayoria. Todos los movimientos con el objetivo de tener una sentencia “favorable” en el Estatut entre otros asuntos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: