Skip to content

Pobrecito Camps

mayo 28, 2010

Camps no es ni el más bobo, ni el más ladrón, pero sí alguien que se está cavando, poco a poco, su particular tumba política. Eso de “estoy muy feliz”, “todos los españoles están conmigo”, y ahora, “ustedes lo único que tienen en las manos es el código penal; yo tengo la senyera…” y no sé cuántas chorradas más. Este tipo es un histérico, que ni sabe estar ni ha sabido afrontar la pobre acusación que se le hace. Lo de Gürtel, entre fallos en la instrucción, prevaricaciones varias y exageración mediática, quedará en nada o casi nada. Se trata de ese tipo de expedientes que, en manos de la fiscalía, son utilizados como arma política ilegítima dadas las reglas del juego partidista de este país: todos roban por el estilo, se valen de las mismas técnicas, y únicamente se procesa en serio a terceros electoralmente incómodos, o a propios que molesten a la ejecutiva. El PSOE, reproduciendo en cada traición su espíritu filibustero y mezquino, rompe la baraja siempre a su favor. ¿O es que alguien se cree que en las comunidades y ayuntamientos gobernados por los socialistas no existen empresas habituales que absorban, por así decirlo, una buena parte de los contratos de servicios celebrados por la administración?

El caso es que Camps no ha sabido llevarlo. Por cuatro trajes acabará apisonado por su propio partido, harto del esperpento que está montando. Es un tipo ridículo, sin discurso ni recursos, que considera Valencia como su cortijo personal (y esto no es ninguna novedad entre los presidentes regionales), y a su partido, como a un grupo de masocas dispuestos a aguantar hasta que escampe. Los valencianos andan aturdidos, noqueados, tras haberle concedido a este señor y/o al pp mayorías absolutas de escándalo. Pero nada dura eternamente y me temo que la credibilidad provoca terremotos de opinión capaces de servir el gobierno a la oposición, por muy dividida y mediocre que esta sea. Camps debe marcharse, por ridículo, por incapaz, pero sobre todo, por el bochorno que les está haciendo pasar a sus conciudadanos y compañeros de partido. Lo de los trajes quedará en nada, a no ser que su falta de habilidad se reproduzca en la elección de su defensa ante los tribunales. Es más, puede incluso que por soberbio acabe pagando sus pecados con alguna pena que, aunque menor, le expulsará incluso de las segundas filas reservadas por los partidos para sus insignes políticos corruptos o caídos en desgracia. Camps debe centrar su estrategia en eso mismo: no perder también su puesto de retiro. Es joven, quizá alguna caja de ahorros (si quedan), empresa pública o consejo de lo que sea, acabe acogiéndole.

Saludos y Libertad!

Anuncios
One Comment leave one →
  1. CMRR permalink
    mayo 28, 2010 9:37 pm

    “por el bochorno que les está haciendo pasar a sus conciudadanos y compañeros de partido”

    Sus compañeros de partido el bochorno se lo tienen bien merecido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: