Skip to content

Este muerto está muy vivo

mayo 31, 2010

Las alarmas suenan en Ferraz: este barco se hunde. Pero Blanco, uno de los favoritos para suceder a Zapatero (no sin oposición interna curiosamente nacida a la sombra del actual presidente…), concede su confianza al Maquiavelo de León. ¿A qué puede deber este apodo el desastre de ZP? Muy sencillo, su brillantez política radica en una sola faceta: mantenerse en el poder a toda costa. Y es por ello que Blanco no va a dar un paso al frente hasta que el muerto esté enterrado o, a poder ser, incinerado.

Cuando El País coincide con El Mundo, o viceversa, cabe atisbar que el fondo común de opinión es la traducción de lo que la inmensa mayoría de los españoles consideran. Y luego está Durán, el “Afflelou”, que de moderado y pactista, mesurado catalanista, ha obtenido una innegable autoridad. Confesándose harto del personaje, parece que la corriente de opinión sea mucho más nítida y potente de lo que parece. El caso es que ZP sigue vivo, y a pesar de las encuestas, confía en su suerte. La superchería del presidente es un clásico dentro de su forma de actuar y tomar decisiones. Ha salido de otras muchas y se crece ante la adversidad. Pero hay algo mucho más importante: es implacable con quien le traiciona.

Aunque El Mundo tiña de azul es panorama autonómico español, aunque Rajoy reciba sin mérito alguno (salvo el de mantener unido al PP a pesar de él mismo, que no es poco) el producto de la necedad de su adversario político, la partida no ha terminado, sino que acaba de empezar.

Echar las campanas al vuelo cuando aún queda un año para las próximas elecciones, con las catalanas por medio y una incertidumbre económica y social como la que tenemos, es más que arriesgado y no debería dominar nuestro juicio. Lo cierto es que son muchos los que abierta y públicamente se han pronunciado sobre la idoneidad de ZP como presidente del gobierno. De Rajoy se dice poco, conscientes todos de que en ese sentido, el reparto de papeles en la contienda, todo está resuelto, y sea como sea, en las próximas generales la identidad de los protagonistas no parece probable que cambie. Lo que sí puede sorprendernos es la fecha de los comicios, acelerados tras una más que previsible derrota del PSC y azuzadas ante la profetizada debacle masiva en las autonómicas y municipales. Tendremos ETA, Estatut, Garzón, Dóberman… y un PSOE expectante, dividido, más o menos calmado, preparándose ya para el postzapaterismo, aunque algunos, los mejor colocados, y por tanto, aquellos que más sabiamente deben elegir sus próximos pasos, no den por zanjada la cuestión o por sepultado a Zapatero.

Saludos y Libertad!

Anuncios
One Comment leave one →
  1. ATR permalink
    junio 1, 2010 4:47 pm

    Eres pesimista, y no es para menos. Yo confío en la renovación del PP (alguien sacará, a penúltima hora, un as de la manga, y no sé si ello se traducirá en una remontada para el partido) por el bien de todos. En cuanto al PSOE, ya que los votantes no lo hacen, la historia hará justicia a tan pésimo gobernante. Pesimismo y más pesimismo.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: