Skip to content

DNI

junio 10, 2010

Estado es sinónimo de colapso, racionamiento y espera, cuando de la provisión de un servicio universalizado se trata. Me toca renovar el DNI en 2011, y menos mal que las últimas noticias sobre semejante calvario me han puesto en aviso: ya no basta con jugársela en una comisaría, siguiendo el consejo o chivatazo de algún conocido que dice “no haber tardado mucho” en realizar el trámite… ahora resulta preceptivo pedir cita previa. Todo un avance, pensarán muchos, si no fuera porque a día de hoy, quien pida su cita tendrá que esperar al menos un mes para poder renovar su DNI.

El Estado termina haciendo de los defectos virtud: un instrumento de control social, por el que los ciudadanos permanecen fichados toda su vida bajo un mismo número, asignado por la administración, y que resulta indispensable para realizar cualquier trámite o gestión ante la misma, pero que además se infiltra en el resto de facetas sociales, convirtiéndose así en un estigma, un código de barras, del que jamás deshacernos, acaba siendo una fuente de ansiedad y deseo por parte de los ciudadanos. Bien por un viaje, o por cualquier tipo de gestión trámite, nuestro DNI debe estar vigente, lo que implica su renovación antes de la fecha de caducidad establecida. Hay quien olvida renovarlo y vive feliz durante algún tiempo, pero no tardara en llegar el momento en que le urja de inmediato. Será entonces cuando adquiera la condición de indispensable, y en su consecución invirtamos horas de espera, planificación de nuestro tiempo y renuncia a otros fines inicialmente más valorados.

Hay mucho debate en torno al DNI, y la falsa obligación de portarlo en todo momento y lugar, o de exhibirlo sin opción cuando así lo ordene la policía. No vivimos en el franquismo, que es el régimen que instauró este tipo de documento de identidad intranacional, por así decirlo, a modo de control social de primer orden. En democracia, como en tantas otras cosas, se agradeció el gesto incorporándolo con gusto a un esquema de organización algo más libre. Lo cierto es que podemos dejar el DNI tranquilamente en casa cuando salgamos a la calle. La policía puede solicitarnos que nos identifiquemos, pero basta con que lo hagamos de palabra, para que sean los propios agentes quienes corroboren por sus propios medios tal declaración (el único inconveniente es que no dispongan de estos medios, aun cuando estén obligados a ellos, y tengamos la mala suerte de toparnos con un policía bravucón). El DNI sí es obligatorio en otro tipo de situaciones, como cuando viajamos en avión, votamos o pretendemos entrar en determinados recintos, pero esto puede ser incluso una cuestión perfectamente asumible en términos de libertad, dado que no estamos hablando de la amplitud del dominio público, sino de concretos ámbitos, públicos o privados, donde se opta por un control específico de quienes pretendan acceder a ellos.

Todos recordaréis la polémica del DNI vasco, y de cómo se detuvo a unos cuantos batasunos por el mero hecho de pretender identificarse ante la policía con este documento no oficial. Pues bien, fueron absueltos. Nuestro Estado es totalitario, pero no a la manera de los Estados estrictamente policiales, o de dominio violento. Aquí nos mienten, nos amodorran y convencen de sandeces, como esa de que existe la obligación de llevar el DNI siempre encima. Los batasunos fueron absueltos porque lo que exhibieron (el DNI vasco: como buenos estatistas, disfrutan siendo fichados y controlados, eso sí, desde casa), servía lo mismo que sirve el carné la biblioteca o cualquier otro tipo de documento, incluso la identificación de palabra. La policía no puede retener más de lo necesario, y menos aún detener, por una mera identificación, sin que concurran otras circunstancias que legitimen el exceso. La policía no puede considerar desacato a su autoridad que alguien pretenda identificarse de viva voz, y no porte ni el pasaporte. Es más, incluso con los inmigrantes, solo cuando exista indicio de delito podrá el agente de policía solicitar a alguien que se identifique: y tener la piel de un color o rasgos más o menos exóticos, además de no comprometer hoy en día la presumible españolidad de quien se trate, no es delito, aun cuando fuera una persona sin autorización administrativa para residir en territorio nacional. La policía sólo puede retener para identificar cuando existan indicios de delito.

Lo dicho: no ansiéis el DNI, dejadlo en casa, haceros vuestro propio documento de identificación o acogeros al que más os guste. Mientras que otros países, como Reino Unido, se debate con cierta alarma sobre la idea de imponer algo parecido al DNI, aquí nos quebramos la cabeza para renovarlo, experimentando el calvario autocomplaciente al que el Estado nos tiene más que acostumbrados cuando provee un servicio universal (algo así como el colapso en las urgencias de un hospital, o el desesperante retraso de los juzgados). Lo triste es que en vez de revelarnos, acudamos sumisos e idiotizados.

Saludos y Libertad!

Anuncios
9 comentarios leave one →
  1. junio 10, 2010 7:12 pm

    Eso pasa porque las cosas se hacen a medias. Se quiere ofrecer servicios públicos pero sin gastar lo necesario para ofrecerlo de calidad, con lo que el resultado es una chapuza.
    Por lo demás, el Estado somos todos.

    • junio 10, 2010 8:13 pm

      Ese es el problema: la tiranía del “todos” es muy difícil de combatir 😉

    • kokoliso permalink
      junio 10, 2010 9:16 pm

      😉 el estado no soy yo luego el estado no “somos” todos.

      La frase me recuerda a aquella campaña “Hacienda somos todos” que se inventaron para imponer el impuesto sobre la renta, la mayor subida de impuestos de la historia de España.

      • junio 10, 2010 9:27 pm

        Subieron los impuestos y no pasó nada… conformismo, de eso vive la socialdemocracia. Nos atemoriza, nos infantiliza, nos entretiene con la libertad del cuerpo, y como dice Dalmacio Negro, inculca la cultura de la muerte, relativizando incluso sobre la que es base de nuestra convivencia: el derecho a la vida.
        Nos fríen a impuestos, nos controlan, nos aleccionan, suavemente, para que no lo notemos, como la madre que seduce a su hijo con avioncitos y chorradas varias. Hacienda somos todos porque no existe oposición a Hacienda. El Estado es totalitario porque nadie es capaz de competir con él, y porque su misión es transformarnos en seres dóciles y complacientes, en tontos útiles y abnegamos.
        Saludos!

    • junio 10, 2010 11:05 pm

  2. junio 10, 2010 10:33 pm

    Yo llevo tiempo sin DNI, un día lo perdí (estoy seguro que durante una mudanza) y nunca más me he preocupado por el mismo. Me matriculo y demás mediante una copia digital que tengo en mis discos duros, y cuando no tiro de pasaporte. Este año, me hicieron un control antiterrorista y me identifique mediante un cárnet estudiantil, el sicario con placa me advirtio de que, según él era obligatorio portarlo en todo momento. A mi no me gusta ir marcado como el ganado. Soy un hombre libre, no una vaca.

    Y creo que a un amigo le multaron ayer en un control antidroga (donde les encañonaron con armas automaticas subfusiles delante de una multitud en plan chulo/prepotente a plena luz del día) por ir indocumentado ¿? ¿Qué le aconsejas hacer si realmente fue así? Por suerte, a pesar de lo peliculeros que fueron no les encontraron nada, je.

    Ya puestos, ¿tienen algún tipo de “argumento jurídico” basado en alguna interpretación sui géneris de su propio sistema normativo que respalde esa supuesta obligatoriedad de portar en todo momento “la marca del ganado” en la “vía pública” o de donde viene entonces tal bulo?

    Un saludo.

    • yosoyhayek permalink*
      junio 10, 2010 11:41 pm

      La ley 1/92, sobre protección de la seguridad ciudadana, obliga a tener DNI desde los 14, y a exhibir éste o el pasaporte para entrar o salir del territorio nacional. No existe la obligación de llevarlo encima, aunque lo cierto es que agiliza la identificación y evita problemas. Pero no existe sanción al respecto, ni si quiera para los inmigrantes, que también deben tener documento, pero no llevarlo encima, aunque en su caso es más recomendable aun. La policía tiene la sartén por el mango y de primeras puede fastidiarte con la mínima tontería… Luego puedes denuciar y lo que quieras, pero el mal ya te lo han hecho. Veis, el estatismo promueve el conformismo y la docilidad de la mayoría. Yo tiendo a plantar cara a los excesos, pero no es lo más recomendable si valoras la tranquilidad. Vamos, que en vez del Estado, parece que hablo de la mafía…
      Saludos!

      • Merco permalink
        junio 11, 2010 10:10 am

        Yo soy experto en controles anti droga, anti terrorista y demás escusas para tocarte la entre pierna. Ya me he comido unos cuantos bastantes desagradables. Respecto al DNI a mí siempre me han dicho que es obligatorio llevarlo en todo momento. Pero lo que más miedo me da es lo que dice Stewie: que una panda de iletrados con fusiles te cachee, te pregunte a dónde vas, te mire tu cartera con tus dineros dentro, el coche, y encima después de quejarte lleno de impotencia sobre por qué coño me hacen eso, te diga el iletrado: oiga usted se cree que a mí me gusta cachearle!!! Cuya contestación oportuna fue: señor mío, nadie le ha obligado a ser policía, hágase panadero!!! Después de aquello, su compañero (un brazo palo con un chaleco y un fusil que pesaba más que él) vino otra vez a pedirme el DNI para apuntar mis datos en una lista, diciéndome que me callara (que yo tengo la pipa). Yo preocupado le pregunte para que era aquella lista, que si había cometido algún delito. La contestación: Ya veremos…
        En definitiva, a uno lo apuntan y no sabe para que…
        Eso sí, cada día me siento más seguro con estos chuck norris sin la ESO.
        Y sí, el estado somos todos, me auto robo por comodidad jaja

  3. JJ.Mercado permalink
    junio 11, 2010 10:10 am

    Tranquilo, hombre. Hay un par de comisarías en Madrid en las que llegas, ves y vences ipso facto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: