Skip to content

La selección conmueve

julio 8, 2010

Se dice, se comenta (aunque no he sido capaz de corroborarlo con fuentes fidedignas) que la Generalitat catalana no quiere, y no deja, que los jóvenes que pueblan estos días los campamentos de verano que ella financia y promueve, oigan siquiera hablar de los triunfos de la selección española de fútbol. Desconozco si se trata de un bulo, o hay algo de cierto en todo esto. Lo cierto es que no sería de extrañar, dado el carácter totalitario del régimen catalanista. Un chaval, de mente todavía impresionable, no dudaría en comprometerse y emocionarse con una selección cuajada de jugadores del Barsa de sus amores. Nuestra escuadra futbolera es, ante todo, un reflejo del gran acierto que desde hace muchos años lleva demostrando el club culé, haciendo suyos a los mejores jugadores españoles. Tinerfeños, manchegos, asturianos, catalanes nuevos, viejos, y algún fichaje que pareciendo internacional, no deja de ser una compra temprana y con vista, muy trabajado en la propia cantera. Deportivamente hablando, este Barsa es lo mejor que tenemos en España, y su reflejo es la selección misma, que completada con figuras provenientes de otros equipos nacionales, es más azulgrana que nunca.

Los éxitos de esta Barselección, decía, podrían comprometer el adoctrinamiento catalanista de los jóvenes pioneros agrupados en masías y convivencias laicas por toda Cataluña, y la Generalitat, como mejor ejemplo del nacional socialismo posmoderno de nuestros días, no puede permitir que sus prototipos de eternos adolescentes caigan en las garras de una exitosa y triunfante selección española.

Decía ATR que hasta Londres le habían llegado noticias sobre la euforia rojigualda de sus compatriotas, antaño reacios y con reparos a lucir la enseña nacional, hoy patriotas futboleros, orgullosos festivos. Hombre, parece razonable que la efervescencia identitaria surja ahora,  y no siempre. Un país entregado al culto de sus símbolos, es un país demasiado entretenido en lo intrascendente, supongo. Pero parece cierto que se ha perdido el pudor, que no molestan las banderas y colores nacionales, y eso es algo muy positivo en el sentido de relajar conciencias y aminorar complejos. Lo que esta selección, tan culé, tan española, está consiguiendo en Sudáfrica, merece todas las primas y desembolsos que puedan concebirse. 600.000 euros por cabeza me parece poco dado el entusiasmo que todos (o casi todos) respiramos estos días. La Federación de fútbol lleva recaudados casi 20 millones de euros, gracias al progreso de la selección dentro de la clasificación del mundial. Qué menos que repartir 12 o 15 entre los jugadores y el seleccionador, que en resumidas cuentas, son los artífices de todo esto.

Si jugamos como ayer, Holanda se rendirá al mejor fútbol que he visto en todo el mundial. Ni soy experto ni aficionado, pero me gusta fijarme en los detalles, y lo que ayer percibí es que Alemania no daba más de sí, a pesar de algunos errores cometidos por los nuestros. En lo que flaqueamos, y mucho, es en el tiro a puerta, las remontadas, rematar buenas jugadas de ataque. Quizá sea ese nuestro mayor escollo, y con un gol en contra los nuestros se vean en aprietos para remontar.

Suceda lo que suceda el Domingo, España no volverá a ser la misma. La selección ha devuelto la emoción de compartir un objetivo, de aunar entusiasmo y aliento, de creerse partícipe de una obra común. Todo esto puede sonar excesivamente colectivista, pero en realidad se trata de robustecer sentimientos compartidos, confianza y amistad civil, todo ello como germen de una convivencia más llevadera y practicable. Los deportes de masas cumplen su cometido, y son de afición espontanea, así que no nos queda otra que aceptarlo, contemplar sus efectos sin prejuicios ni elitismo, y si fuera posible, dejarnos llevar por la euforia, porque no sucede todos los días, y estos días los españoles, en general, somos más felices de lo habitual.

Saludos y Libertad!

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. ATR permalink
    julio 8, 2010 8:27 pm

    Muy acertado en todo, incluso para no ser futbolero. Lo que está ocurriendo en España sucedería en cualquier otro país si se dieran las mismas circunstancias. Ciertamente en Inglaterra, eso lo puedo garantizar: esto sería la locura, y una locura mucho más violenta que la española.

    Un saludo.

  2. Sanders permalink
    julio 9, 2010 12:50 am

    Generalmente no me gusta el fútbol, pero el partido contra Alemania FUE UN PARTIDAZO!!!

    Hasta yo que soy enemigo declarado del fútbol me llegue a emocionar.

    Coincido en los tiros a puerta, a la selección le gusta hacer filigranas con el balón en el área de meta y tira poco a puerta desde fuera del área cuando tienen la oportunidad.

    E insisto; no quiero que gane “La Roja”

    QUIERO QUE GANE LA SELECCION ESPAÑOLA DE FUTBOL!!!!

Trackbacks

  1. La selección conmueve « ASC OPINIÒN DIGITAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: